blog_ Athnecdotario incoherente

Distribuir contenido
Actualizado: hace 3 horas 57 mins

En defensa del altar de la victoria, de J.F.P.R. Tales

11 November 2018 - 11:58am

Por Soraya Murillo.

 

Roma, verano de 384.

Una ciudad donde las prostitutas y afeminados hacían negocio repartiendo placeres y enfermedades por igual, se jugaba a los dados o al tres en raya, con apuestas que conducían, en muchos casos, a la esclavitud o a la muerte. Donde tahúres, magos, alcahuetas y curanderos ofrecían sus servicios. En esos tiempos, los romanos se dividen en cristianos y creyentes de los antiguos dioses, todos conspirando para llegar al poder de un imperio que, poco a poco, se va desmoronando. Esto traerá grandes cambios.

Mientras que el Imperio Romano se fracciona en tres partes, cada una regida por un emperador, los hunos buscan territorios donde asentarse, llegando aquí probablemente al ser expulsados de sus tierras y amenazando las fronteras del Imperio. La nación goda (tribus germánicas) pactan con Roma para establecerse en las provincias de Mesia y Tracia. A cambio de territorio protegían la zona, sirviendo en el ejército romano. Hasta que vieron que podían ser ellos los amos…

El cristianismo goza del respaldo de los emperadores, primero con el edicto de 313 y posteriormente con su imposición definitiva con el edicto de Tesalónica de 380. Pero un grupo de senadores urden un plan para conseguir que el joven Valentiano II ayude económicamente a los cultos paganos y restituya la estatua de la diosa Victoria. Unos monjes destruyen un santuario dedicado a la diosa Diana, en lo profundo de un bosque.

Vais a leer la historia de la definitiva desaparición del paganismo bajo Teodosio.

Los libros no deberían escribirse para contentar lectores, siempre deben de pertenecer al autor. El escritor al que vais a leer es licenciado en Historia, narró basándose en sus propios conocimientos, no queriendo en sí agradar a nadie, sino exponer lo que ocurrió destacando su punto de vista. Puedo decir con ello que es un libro muy honesto. Rehace situaciones, inventa personajes dentro de otros reales para desarrollar una historia llena de acción y que el lector no pierda interés o le abrumen los hechos históricos. Me ha sorprendido gratamente la forma con que lo ha narrado, un estilo pulido muy parecido a cómo se escribía la literatura clásica. Como una introducción, os diré que en el Bajo Imperio había un sinfín de cultos y entre ellos el cristianismo. El cristianismo es un credo monoteísta y por tanto excluyente, aunque la propia doctrina en sí no, por eso tuvo problemas desde un principio donde se les acusó del incendio de Roma en tiempos de Nerón o cuando, por ejemplo, no aceptó los cultos imperiales que otros no tenían problema para hacerlo, como se puede ver en la famosa carta de Plinio el Joven a Trajano sobre cómo tratar a los adeptos de esta religión. Pero eso ya lo dejo ahí, pues es un tema con mucha complejidad. También el autor toca algunos asuntos refiriéndose al sincretismo que se dan en las religiones, es decir, lo que una toma de la otra, ya sea para adaptarse o por influencias.

Los romanos tenían una gran conciencia de ser romanos, por eso algunos creían que no debían abandonar a los antiguos dioses, pues, al hacerlo, al dejar de lado los antiguos cultos, no protegían Roma.

Entre libros griegos que describen lugares donde existen plantas con forma de mujer que devoran hombres o sitios misteriosos más allá de las columnas de Hércules, templos cuya sangre de sacrificios mancha el mármol blanco, los cristianos hacen propaganda de su doctrina. J.F.P.R. Tales moverá unos personajes con una historia pasada y futura, hilará historias, algunas humorísticas que me recordaron a las andanzas de Quijote y Sancho. Otras, en cambio, serán bélicas, religiosas e incluso místicas. Vivencias de cada uno de ellos, romanos y godos, así como la nueva fe cambiará a sus amigos y antiguos esclavos.

Con un vocabulario muy rico nos adentra en el comportamiento de los primeros cristianos, la lucha de diferentes religiones por mantenerse y con ellas el poder del Imperio. También nos hará cuestionar lo endeble que es todo lo que nos rodea.

Página a página nos acercará hacia el final, a la espera del dictamen del emperador, pero no por eso abandona lo sobrenatural, de la mano de la bruja Equilona.

Una gran novela histórica bien documentada, grandiosamente bien escrita y en la cual, si nos detenemos un momento a pensar, mucho de lo que nos narra lo estamos viviendo actualmente con las doctrinas políticas totalitarias.

Tal vez sea por eso que dicen que la historia, por muy antigua que sea, está condenada a repetirse.

Muy buen libro que os recomiendo. Sí, en España se escriben grandes obras. Aquí aplaudo una de ellas.

https://www.casadellibro.com/libro-ibd-en-defensa-del-altar-de-la-victoria/9788417382001/6563286

 

 

Tiempo de caza, de José A. Bonilla

10 November 2018 - 10:00am

Por Jorge Herrero.

Tiempo de caza es una novela que contiene todos los elementos para hacer de esta historia una lectura adictiva. Tiene viajes en el tiempo, aventuras a cada cual más sorprendente, grandes misterios y revelaciones que harán que el lector no pueda dejar de leer hasta llegar a la última página.

El autor ha pasado del steampunk de su anterior novela, Sombras de metal, al tecnothriller con el más puro estilo del mejor Michael Chrichton. Pero no se queda solo en eso, si no que también se notan las influencias de las novelas de aventuras clásicas, tomando referencias de gente como por ejemplo Ray Bradbury, más concretamente de su relato El sonido del trueno, por destacar alguna de las más evidentes. Las demás las tendrán que descubrir los lectores que se adentren en esta apasionante novela.

Como digo, Tiempo de caza es una historia de viajes en el tiempo principalmente, pero como verá el lector, va mucho más allá y no se queda solamente en eso. Es una novela rica en detalles, donde se nota el trabajo del autor en temas de documentación, para dotar de cuerpo a la trama y hacerla más creíble, teniendo en cuenta que es una novela de ficción. Es una historia que atrapa al lector desde la primera página. José A. Bonilla se toma su tiempo para presentar a los distintos personajes que irán saliendo, la información esta dosificada de una manera muy lograda y acertada, logrando captar la atención del lector y mantenerlo enganchado, deseando saber más sobre la trama, lo que le hará que no suelte el libro hasta acabarlo.

Puede parecer que otra historia de viajes en el tiempo no vaya a aportar nada nuevo al género, pero como el lector descubrirá leyendo Tiempo de caza, no es otra novela más. El autor ha sabido dotarla de entidad, con un estilo propio como ha hecho con sus anteriores novelas. Está escrita de una manera amena, pero a la vez está bien elaborada, con momentos más tranquilos que se alternan con otros donde la acción no da ni un solo momento de respiro, tanto a los protagonistas como a los lectores, teniendo como resultado una trama bien equilibrada. Una de las cosas a destacar es la parte dedicada a los viajes en el tiempo; se nota que el autor ha trabajado mucho esta parte, para que resulte creíble, y no haya anacronismo ninguno. Los personajes viajarán tanto al pasado como al futuro, con resultados sorprendentes.

José Bonilla ha sabido llevar a sus personajes al límite, exponiéndolos a situaciones que les harán actuar de manera distinta a sus principios e ideales, con situaciones sorprendentes y que dejarán con la boca abierta al lector.

Tiempo de caza es una novela que no tiene nada que envidiar a otros títulos escritos por autores foráneos. Es una historia bien escrita, con un ritmo ágil, buenos diálogos, giros inesperados y con unos personajes bien perfilados. Todo esto hará de este libro una lectura entretenida y que no se hace nada pesada. El autor demuestra con este título que no se conforma con escribir lo mismo una vez tras otra, si no que se atreve con cualquier género, logrando salir airoso y con una muy buena nota.

A destacar la edición que han hecho la gente de Dilatando Mentes, muy trabajada y maravillosa, como suele ser habitual en ellos. La portada y las ilustraciones han sido realizadas por Cecilia García, y tengo que decir que ha hecho un trabajo espectacular, dotando a la novela de una fuerza aún mayor, siendo el resultado final algo que no tendría que perderse ningún lector.

En definitiva, Tiempo de caza es una novela muy recomendable para todo aquel lector amante de las buenas lecturas, indistintamente del género al que pertenezcan. Una historia que atrapa y que hará pasar muy buenos momentos con su lectura. Solo me queda felicitar al autor por esta novela y a la editorial por su trabajo en la edición y por haberla publicado.

Sinopsis:

El magnate de las comunicaciones Alan T. Henderson lo tiene todo en la vida: éxito, dinero, y está a punto de casarse con su prometida, una famosa modelo internacional. Sin embargo, un inesperado encuentro con el inquietante doctor David McLawson y la invitación a formar parte de su elitista club de caza harán temblar los cimientos de su mundo, sumiéndole en una vorágine de acontecimientos que le llevarán a desafiar los límites de las leyes físicas en una cuenta atrás por salvar su vida… y la de toda la humanidad.

¿Qué se esconde tras la Magnetophysics Corporation, el innovador complejo científico propiedad del doctor McLawson? ¿Por qué pagar diez millones de libras por formar parte de su misterioso club? ¿Será capaz Alan de asumir las terribles consecuencias de infringir las tres estrictas reglas que deben cumplir sus exclusivos miembros?

Un tecno-thriller de aventuras y ciencia ficción a través de las líneas temporales que te dejará sin aliento.

 

 

Doble sesión, de David G. Panadero

3 November 2018 - 10:05am

Por Soraya Murillo.

Antes que nada, mencionaré el trabajo de edición de la editorial Vernacci. Lo que recibieron en un primer momento fue Sin contraseñas. La editorial entendió que se podía sacar algo más y ahí es donde entra El último vagón. Esa unión de relatos criminales terminó siendo Doble sesión, tras darle algunas vueltas.

Nuestro autor es un gran enamorado de la novela negra. Aunque él sigue viviendo la vida con todo lo que esta le ofrece, son sus recuerdos los que le empujan a escribir. Aquí podemos contar las veces en que aparece el barrio de Vallekas junto a calles que tantas veces lo vieron caminar con o sin rumbo fijo. Música, libros, películas… Incluirá un poco de todo en su obra, porque, aunque mueva a sus personajes, en el fondo también nos deja parte de su persona.

Empezaremos con Sin contraseñas y continuaremos con El último vagón. Leyéndolos tenemos la extraña sensación de que no estamos en un libro de dos historias, sino ante una enorme pantalla de cine viendo una suerte de grindhouse nacional y género negro, con dos películas cortas donde el autor se sienta a nuestro lado y nos las va contando…

Ahí tenemos a José Tascón (bueno, uno de sus tantos nombres), un confidente de la policía que se infiltró en un centro social con los supervivientes que quedan de aquel 15-M. Allí conocerá a Gloria. Aunque todo empezó mucho más atrás, allá por los primeros años de la transición, la estrenada democracia. Los años en que la droga mataba sin compasión. Esa juventud que no terminaba de encontrar su camino, buscando sus sueños con una jeringuilla colgada del brazo. Por entonces nuestro protagonista era joven, tenía otro nombre y, desde luego, no soñaba con ser un confidente policial. La vida es así de cabrona; te da lo que ella quiere, no lo que tú le pides. 

Entre letras de Obus, canciones tristes de Triana, canutos y botellines de Mahou, nos irá relatando cómo terminó en ese nuevo mundo de las sombras, viviendo en el límite de esa frontera de la legalidad. Nombres, disfraces, haciéndose pasar por docenas de personas que, poco a poco, se comen su propia identidad. El saber infiltrarse bien, adoptar otra personalidad, mimetizarse para que no huelan el miedo. David G. Panadero, sabe cómo manejar a su personaje emocionalmente, olvidando quién fue, adaptándolo a su nuevo papel. Sí, hizo un buen trabajo, muy creíble. Una historia, un viaje, en el cual encontré mucho, incluido lo que no pensé encontrar.

En el segundo relato, El último vagón, conoceremos de la mano de su protagonista Antón, lo que es el mundo del graffiti y las pintadas en las calles. Regresaremos a los barrios de Madrid, de nuevo entraremos en Vallekas. Canciones en cintas, Metálica, Barricada, Bloque…

De pequeño se sentía intrigado por esas firmas que dejaban en las paredes. Cada vez que dejaba su firma nos da la sensación de que ya no es solo por divertirse, si no también una forma de sentirse vivo. Eso lo iremos entendiendo cuando sepamos que, en realidad, nunca ha dejado de perseguir un fantasma. Ya se sabe: nadie muere del todo si otro lo recuerda.

Los primeros cigarrillos liados, los amigos, los amores de verano. La vida sigue, aunque una película le marcará para siempre: La ley de la calle.

Siempre he dicho que me encanta cuando un libro me lleva a otro libro, pero algo en mí se paraliza cuando nombran esa película que pensaba que solo yo adoraba. 

La historia de Antón es una vida de recuerdos y sueños, que un buen día sin más, se encontrará de cara y se cuestionará, acariciará esa pared preguntándose quién es en realidad.

He disfrutado leyendo estos dos relatos, creo que me han gustado por su sencillez. Bien podrían ser dos historias de la calle, de esas que se viven sin llegar a molestar a nadie, como si no existieran. Barricada dijo una vez en una de sus canciones “Estás asustado, tu vida va en ello, pero alguien debe tirar de gatillo“. David G. Panadero lo entendió, dejándolo escrito de forma maravillosa. Entrad con él a esta Doble sesión. Permitid que se siente a vuestro lado en este cine improvisado. Tiene mucho que contaros…

https://www.edicionesvernacci.com/producto/doble-sesion/

 

 

-EL CÍRCULO- PASO 7: EL DÍPTICO SADAKO 3D Y EL CORTO FAN FILM.

2 November 2018 - 11:07am

Un nuevo capítulo de la serie de artículos dedicados a la franquicia The Ring, de mano de José Luis Carbón.

NOTA: A pesar de que en la entrega anterior se anunciaba ésta, la séptima, como la última entrega, se ha preferido hacerla en dos partes, por lo que en este artículo se analizarán (añadiendo notas sobre el corto RINGwhispers):

-2012 –Sadako 3D -director: Tsutomu Hanabusa

-2013 –Sadako 3D 2 -director: Tsutomu Hanabusa

-2015 –RINGwhispers -directores: Todd Kaumans, Jesse Stipek

En el 2012 el director japonés Tsutomu Hanabusa, especializado hasta ese momento en comedias románticas, dirigió Sadako 3D, film que al tener las temibles 3D en su cabecera ya muestra su objetivo primario: puesta al día la historia original de The Ring, versión Hideo Nakata, con la tecnología de las 3D para crear ese efecto de profundidad que creará más terror (1) en los espectadores. No es este el lugar para analizar el cine en 3D de los últimos años, casi se diría desde el estreno de Avatar en el 2009, dirigida por James Cameron, y juzgar cómo en estos años se ha finiquitado la asistencia a las salas que han proyectado films en ese sistema (muchas veces una 2D reconvertida a 3D), con causas tan diversas como que las películas se ven más oscuras, son más caras, hay muy pocas escenas donde se pueda ver esa pretendida profundidad, y en definitiva, que la tecnología ha de estar al servicio de la historia y no usar un efecto tridimensional (como podría ser cualquier otro) de forma gratuita. En definitiva, las 3D se han relegado para las salas Imax y en determinadas películas de animación. Como diría Sarah Connor: el futuro está por ver.

Que sea el cine de terror el que haya sido considerado idóneo para el uso de las 3D (sólo hace falta recordar algunas muestras tan curiosas como divertidas en films como Cat-Women on the Moon –1953, de Arthur Hilton, Los crímenes del museo de ceraHouse of Wax, 1953, de André de Toth, o Crimen perfectoDial M for Murder, 1954 del mísmisimo Alfred Hitchcock) no es excusa para sólo usarlo en las escenas donde se ha de lanzar cualquier tipo de arma u objetos al espectador.

Como dice el cartel: “No te has asustado hasta que has sido asustado en 3D”

Hay, como menciona el citado James Cameron cuando estrenó Avatar (2009), o Alfonso Cuarón con Gravity (2013) (2), un motivo primordial para usar bien las 3D: hacer sentir al espectador que estás inmerso en el lugar donde transcurre la acción y vivir con ello una maravillosa experiencia sensorial. Bien, si hay algún espectador que no se haya sentido inmerso dentro de los desiertos árabes en Lawrence de Arabia (Lawrence of Arabia,1962, David Lean), en la habitación de la poseída Regan en El Exorcista (The Exorcist, 1973, William Friedkin), o pasillos y salas en la academia de baile en Suspiria (Suspiria, 1977, Dario Argento) o en las inmensas montañas verdosas o nevadas en la trilogía El Señor de los Anillos (The Lord of the Rings, 2001-2003, Peter Jackson), igual es que tiene un problema de percepción. No se trata de ser un enamorado del séptimo arte, llamadlo friki si queréis, para poder ver cómo la fotografía, la música, la interpretación, el vestuario, el maquillaje, el montaje, el sonido, los efectos visuales, la trama argumental… en definitiva, lo que viene siendo…el CINE, sí, ese arte que aglutina todo eso para que podamos estar ahí dentro, en cada una de las ficciones que nos proponen directores, escritores, actores, músicos… Y es por eso que, ahora ya llegamos a nuestro film, las películas de terror pueden ofrecer, a priori, ese algo más que cualquier drama o comedia pudiera dar: un casa claustrofóbica, un bosque enigmático, o en el caso de Sadako 3D, el pozo desde el cual fue lanzada Sadako, primera escena de la película, y primer efecto buscado: que el espectador pueda sentirse en el fondo y pueda ver cómo el cuerpo de una joven cae. Por supuesto, el visionado en 2D crea un efecto si no risible sí tosco, de esos en los que la escena en sí muestra el truco de una forma tan evidente que nos hace pensar en el truco en sí, no en el momento, la escena, la trama. (3)

¿Qué Sadako 3D es mala?             ¿En serio?

Y precisamente la trama (adaptando las línea argumental básica de la novela de Koji Suzuki en la que se basa S, publicada en el 2012 y con el guión escrito por Tsutomu Takahashi y la ayuda del propio Suzuki ), nos muestra cómo un joven lanza a un pozo a una joven, en esa primera escena que no hace recordar cómo empezó todo, cómo el mal del hombre hizo que Sadako usara sus poderes para atormentarlos. Ahora es la nueva generación de los videos compartidos en Internet lo que hace que el video maldito pueda llegar a cualquiera, en principio. Aunque aquellos que se atrevan a verlo (¿hay más tentador para ver que el no-veas-esto-que-es-peligroso? El video es visto por un grupo de jóvenes que mueren mientras una voz susurra “tú no eres el elegido”. Las muertes no harán más que empezar. Al ver el film me recordó escenas del tono de Destino final 5 (Final Destination, 2011, Steven Quale), curiosamente, un film que se proyectó también en 3D, film de la irregular saga Destino Final, donde la muerte, también, es uno de los personajes principales.

La investigación policial, como en todos los films de la saga, se encuentra dando palos de ciego ante los hechos paranormales que se muestran. Y es una profesora, Akane Ayukawa (interpretada por Satomi Ishihara, de forma correcta cuando no está asustada y de forma genial cuando grita de terror, cual scream queen clásica…ayyyy ese grito de Marion Crane en la ducha será siempre imitado y homenajeado!!!) la que descubrirá qué hay en el video (su alumna Risa está obsesionada con el video) y como afecta a su vida. La trama se complica cuando vemos en flash-back cómo Akane tenía poderes siendo niña y tras ver parte del video parece que ella es la elegida: y es aquí cuando las lagunas (por no decir mares) de guión se empiezan a notar.

¡La madre que me parió!                  ¡¡¡¡¡¡WTF!!!!!!

Hay algo interesante en este film fallido: cuando las alumnas intentan entrar en Internet o en sus móviles para ver el video, una vez localizado, al clicar, sale la nota Error 404, es decir, uno de los errores más habituales cuando tratamos de entrar en una página o contenido concreto, sea video o documento. Si lo pensamos fríamente, lo que sentimos cuando nos encontramos con este error es un cabreo mayúsculo. En el caso que nos ocupa la imagen de ese error crea suspense y en esos momentos la cinta gana algunos puntos.

El resto de la cinta es un delirio surrealista en el momento en que aparecen numerosas Sadakos cuales arañas/saltamontes gigantes ávidas de sangre, que persiguen a Akane en una sucesión de imágenes que se alejan del suspense y puro terror que ha sido la esencia de esta saga. Con fallos narrativos, pero sobre todo el hecho de que no sea entretenida el intento de reinicio de la saga, Sadako 3D tiene algo a recordar extra cinematográficamente: la impresionante campaña publicitaria que en el año de su estreno, el 2012, recorrió las calles de Tokyo. Viendo las fotos, sobran las palabras:

¡¡Viene a por ti, Bárbara!!                                                                   ¡Ya están aquiiiiiiiii!!

Movidos por el éxito de la película en Japón, la secuela no se hizo esperar en Sadako 3D 2 dirigida de nuevo por Tsutomu Hanabusa y con los nuevos guionistas Daisuke Hosaka y Noriaki Sugihara ayudando al creador del mundo de The Ring, el escritor Koji Suzuki, que ya escribiera la novela S, de la cual parte la trama principal.

 

Como hemos comentado más arriba, el éxito comercial (que no crítico) hizo que Sadako volviera a lucir en pantalla, pero esta vez en la mirada de una niña de cuatro años: la hija de Akane, la joven profesora de Sadako 3D. Y cual remedo de La Profecía (1976, Richard Donner) la niña, Nagi, cuidada por Fuko, la hermana de Takanori Ando, el supuesto padre al haber tenido una relación con Akane, se convierte en la personificación de Sadako y la muerte se propaga allá donde ella está: amiguita de la guardería, la niñera…junto a todos los que ven su móvil y una señal interfiere en su sistema haciendo que se vuelvan locos sedientos de matarse o de matar en algunas ocasiones (muestra más de la incoherencia narrativa, tanto de ésta como de su predecesora…¿la maldición puede llegar a cualquiera?).

Pero sorprendentemente, y, como digo, a pesar de que estamos ante un nuevo intento fallido de hacer resurgir la maldad de Sadako, la secuela es mucho más divertida que la anterior entrega, aunque sea por la mezcla de homenajes o copia descarada de otras cintas de terror: aparte la mencionada La Profecía tenemos unos momentos que nos recuerdan a los giallo más setenteros como la espléndida escena en la que una joven se suicida clavándose un cuchillo en el ojo con un plano en el que vemos a la niña en plan pose-Sadako o aquella en la que Nagi toca la pantalla de un televisior creando el caos a su alrededor en todos los que están usando el móvil en copia absoluta de la niña Carol en Poltergeist (1982, Tobe Hooper), film muy referenciado en toda la saga. (4)

   ¡Veo, veo!                                                                                       ¿Qué ves?

Suele ocurrir que tras visionar una cinta fallida, la visión de otra un-poquito-mejor nos hace ver más cosas positivas. Y eso a mí me ha ocurrido con Sadako 3D 2, y sobre todo, por la planificación de algunas escenas previas a los asesinatos, de esas en los que los personajes están pensando algo, ensimismados ante una ventana, justo aquellas en las que el plano, el montaje, el tono hacen presagiar otra película. Pero naturalmente eso se desvanece en poco tiempo. La música de Kenji Kawai, responsable de Ring (1998) y de Ring 2 (1999), aporta dramatismo y los consabidos ambientes sobrenaturales con sus sintetizadores electrónicos. Pero, desgraciadamente, el uso abusivo de las tonalidades azules y el buscar los trucos de efecto en escenas de susto fácil (la escena en la que Fuko se esconde debajo de la cama huyendo de Nagi, es brillante…hasta que aparece el susto fácil!!!).

  ¿Quieres jugar conmigo?

Es triste ver cómo una saga que tenía títulos interesantes acaba en un díptico 3D que hace que todo aquello que provocaba miedo, en el sentido más original de la palabra, es decir, esa angustia ante lo que te acecha a ti o a tus seres más queridos, se pierde ante el terror de los efectos, muchas veces risibles, y un argumento lleno de incoherencias narrativas, repitamos también risibles.

Antes de pasar al siguiente film de la saga, reseñar que en el 2015 apareció un corto en You Tube como homenaje al film The Ring versión Verbinski del año 2002. Este corto (5), escrito y dirigido por Todd Kaumans y Jess Stipek, se tituló RINGwhispers y es un fan film, es decir, un corto realizado por fans con muchas ganas de homenajear o seguir las historias de sus películas o personajes preferidos.

  Susurros…                                       ¿Has salido del pozo, Samara?

En el caso que nos ocupa, el corto juega bien sus bazas al presentarse como una secuela directa del primer remake norteamericano. Como reza el subtítulo: Han pasado tres años desde que Rachel dejara encerrada a Samara el en pozo. Pero varias desapariciones en Moesko Island hacen que Rachel vuelva allí … donde empezó todo, por supuesto. Corto muy bien filmado, con el tono de la cinta de Verbinski, las tomas aéreas, la interpretación de Lauren LaPlante para el papel de Rachel, casi un clon de Naomi Watts, y sobre todo el sorprendente final (que no desvelaré) dando pie a teorías diversas sobre cómo se desarrolla la maldición.

versión Verbinski                                                                versión RINGwhispers

Y hasta aquí, nos hemos quedado a las puertas de la última entrega de esta amplísima saga. En la entrega número 8 analizaremos: Sadako vs. Kayako (2016, Kôji Shiraishi), Rings (2017) y una valoración final sobre toda la saga.

NOTAS:

  1. Tema de debate: ¿qué da más terror? Se alude casi siempre en los estudios cinematográficos que el terror más auténtico es el sugerido, por lo que nos situamos en esa frontera tan fina entre el susto de barraca o feria (sin que haya ironía o sarcasmo en ello, de hecho es su función primaria) y la perturbación de aquello que no comprendemos (cualquier escena típicamente lynchniana valdría).

  2. Precisamente en estas dos películas citadas, tanto Avatar como Gravity, el efecto tridimensional está integrado en el argumento: un mundo nuevo, el espacio exterior, lugares donde la percepción juega ese papel tan importante.

  3. Que la tecnología ha de ir pareja a la narrativa es algo que se estudia perfectamente en la ya imprescindible Historia del Cine de Mark Cousins, publicado en 2004 y edición castellana en el 2005 por Blume. Anotar asimismo el grandioso estudio en 15 capítulos de su Historia del cine: Una Odisea del 2011 y editado por Cameo en el 2014.

  4. Y ya anotado en la entrega 3 al hablar de The Ring (1998).

  5. Podemos ver el video en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=C-F0UGWYRHI

El niño rey (La tormenta y el amanecer I), de Andrés Díaz Sánchez

1 November 2018 - 9:18am

Por Jorge Herrero.

Mejor comienzo no ha podido tener la trilogía de La tormenta y el amanecer, la nueva obra de Andrés Díaz Sánchez. El niño rey es una gran novela de principio a fin. Tiene todos los ingredientes de las mejores historias de la fantasía, en este caso de su vertiente medieval. Todos los personajes tienen su razón de ser y están muy bien desarrollados desde el protagonista, el joven Argaut, hasta los secundarios. No hay ninguno que sobre, todos ocupan el lugar que les corresponde. Algunos aunque aparecen relativamente poco, estoy seguro que tendrán bastante importancia en las siguientes novelas de la trilogía. La trama es muy adictiva. Altas dosis de intriga y de conspiraciones en la sombra, venganzas, enfrentamientos, designios que cumplir y deudas que saldar.

Uno de los puntos fuertes que tiene la novela es sin duda todo lo relacionado con las tramas conspiratorias, las intrigas palaciegas y las luchas en las sombras por el poder, cobrando altas dosis de la historia principal. El autor va colocando a los distintos personajes que acompañarán al protagonista, Argaut en sus posiciones como si fuera una partida de ajedrez, preparándolo todo para cuando la trama requiera de todos y cada uno de estos personajes. Como si fuera una tela de araña, la historia se va dividiendo en varias subtramas donde el lector asistirá a los distintos acontecimientos que se irán sucediendo hasta unirse en un final que sin duda satisfará a todo aquel que se adentre en el fantástico mundo que ha creado Andrés Díaz Sánchez.

Otro de los puntos a destacar es el desarrollo del personaje principal, Argaut, al que conoceremos siendo un niño y que irá madurando a la vez que se irá convirtiendo en todo un hombre con la enorme responsabilidad de gobernar un reino donde hasta el momento los nobles tenían carta blanca para hacer lo que quisieran si que nada ni nadie se lo impidiera y que verán peligrar su status inamovible hasta entonces. El lector se encontrará con un personaje lleno de matices y que tendrá que dejar de lado su inocencia y tendrá que madurar a pasos agigantados y prepararse para poder convertirse en el rey de Brajairi.

Las batallas están muy bien narradas. El autor demuestra que no hacen falta tropecientas páginas para crear unas batallas espectaculares, las sabe condensar en pocas páginas, siendo todas ellas espectaculares, el lector asistirá a ellas en primera fila. La ambientación es simplemente genial. El autor ha sabido crear un mundo atractivo, duro y muy bien logrado. Puede recordar a otros lugares de otras historias, es cierto, pero sin ser una copia, ya que Andrés le ha sabido dotar de una entidad propia y donde se ve y se nota el esfuerzo del autor. La novela tiene muchos momentos de esos que al lector le hará amar y adorar a la fantasía. Y después de un final muy bueno, el lector solo querrá seguir leyendo las otras dos partes de la trilogía, que son El rey justiciero y El viejo rey.

El niño rey es una muestra más, y van ya unas cuantas de por qué Andrés Díaz Sánchez es uno de los mejores autores dentro de la fantasía nacional. Absolutamente recomendable para todos los amantes de este género.

Sinopsis:

La soberana del reino de Brajairi ha muerto y la corona del país queda en manos de su hijo Argaut, un niño criado en el seno protector del palacio. Los diferentes y violentos clanes de la nobleza querrán dominar y controlar al pequeño rey para así dominar y controlar todo el convulso país de Brajairi, y estallará una gran guerra para hacerse con la regencia.

El niño rey deberá viajar al norte lejano, donde ni los sicarios ni los hechiceros puedan asesinarlo, pero allí habrá de enfrentarse a sus peores miedos y encontrar el coraje que le permita tomar las riendas del reino y de su propia vida

El niño rey es la primera parte de la trilogía La tormenta y el amanecer, una historia de Fantasía Medieval protagonizada por muchos y diferentes personajes de ambos sexos: reyes, reinas, príncipes y princesas, brujos, sacerdotes, guerreros, caballeros…

Intrigas políticas y cortesanas, pactos, honor y traiciones, amor, hechicería, demonios, dioses oscuros y el clamor de los aceros en la batalla.