blog_ Crónicas Literarias

Distribuir contenido
Desde New York, Reseñas Literarias
Actualizado: hace 1 hora 40 mins

Reseña: Espadas contra la Muerte, de Fritz Leiber

9 March 2019 - 1:05am

El ciclo de aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris representó la gran obra de madurez de la fantasía heroica. Fritz Leiber proponía abandonar el modelo descarnado establecido con el Conan, de Howard, y llevó el género al terreno de la picaresca y lo elevó a cotas de ironía muy al estilo de lo que hoy podéis encontrar en las Crónicas del Asesino de Reyes (El Nombre del Viento, El Temor de un Hombre Sabio) o en ciertos personajes de Canción de Hielo y Fuego (la saga de Juego de Tronos). Fafhrd, un corpulento bárbaro norteño, y el habilidoso Ratonero Gris, forjan su amistad en las tabernas de la decadente y seductora Lanhkmar y emprenden la búsqueda de nuevos horizontes topándose con adversarios temibles, féminas sugerentes, hechiceros diabólicos, así como bestias sobrenaturales y demonios. Sinceramente, no entiendo como esta saga a día de hoy no tiene peli o una de esas grandes productoras de series de televisión ha comprado ya los derechos y tiene en mente llevarla a cabo.

Hoy os traigo la segunda de las novelas que comprenden la serie del Ciclo de Lankhmar, la cual ha visto la luz al mismo tiempo que su primera hermana Espadas y Nigromantes que os reseñaba ayer. Después de los años, Fritz Leiber regresó y organizó las historias en orden cronológico, y desarrolló algunos temas ya que algunas novelas de la serie fueron escritas posteriormente pese a que ocurren antes. Todo los nuevos cambios se recogen en estos nuevos volúmenes que Ediciones Gigamesh publica. Ahora tenemos (en orden de trama) dos héroes más rápidos que se conocen bien y están forjando su reputación. En el transcurso de las historias, logran algunas victorias, mandan a descansar algunos de sus fantasmas y se venden a extraños señores adinerados. Van explorando el mundo lo suficiente para que con cada paso nosotros los lectores tengamos la sensación de que Nehwon, es un mundo más extraño de lo esperado y por tanto, terriblemente atractivo. Historias ambientadas en un escenario cuya tecnología varía entre la Edad del Hierro y el medievalismo.

En Espadas contra la Muerte (Swords Against Death), después de un exilio autoimpuesto, nuestros héroes, regresan a sus viejos chanchullos en la ciudad pecaminosa de Lankhmar. Poco después de su regreso, se encuentran hipnóticamente arrastrados hacia el mar exterior y viajan a tierras desconocidas, solo para sobrevivir en un peligroso viaje donde pretenden llegar a un acuerdo con la muerte en un intento de reparar los corazones rotos de sus amantes (cosa que sucede al final del primer volumen). Una historia evocadora, con muchas “sugerencias”. Lo que está por venir. Sazonada con un final humorístico, además de servir como introducción a dos magos que serán famosos a lo largo de toda la saga. Ideas realmente interesantes aparecen aquí, maldita sea, ¡Leiber tiene algunas ideas muy locas!

Fritz Leiber comparte el trono como maestro de la Fantasía junto a dioses como J.R.R. Tolkien, Robert E. Howard o C.S. Lewis. De hecho, he escuchado en varias ocasiones que el Ciclo de Lankhmar fue modelo e inspiración para los primeros juegos de mesa y rol de Dungeons & Dragons. Un verdadero clásico que nadie debería obviar en su vida lectora. Así que preferiblemente si ya has viajado por la Tierra Media, Narnia, has ensartado a alguien junto a Conan El Bárbaro o has sufrido la melancolía, ira y venganza del Elric, de Michael Moorcock; Fafhrd y el Ratonero Gris, son otro pastel a devorar.

Seguiré reseñando cada una de las siete novelitas que comprenden la saga. Insisto, quiero que probéis esta delicia no solo fans de la Fantasía, de Leiber o amantes de los juegos de rol (especialmente de AD&D, Rolemaster, Merp…); estas historias son una necesidad absoluta. Después de ver que Ediciones Gigamesh en breve publica la tercera y cuarta parte, se ve que van en serio. Además, la otra noche, un viejo bufón en una taberna me comentaba que se oyen rumores de una posible nueva edición del descatalogado cómic que Mignola hiciera en su día de la obra…

No puedo esperar.

Reseña: Espadas y Nigromantes, de Fritz Leiber

8 March 2019 - 1:05am

En un mundo ideal, la primera motivación de las grandes editoriales debería ser satisfacer al lector en sus servicios mínimos. Qué quiero decir con esto: lo he sugerido otras veces, pero lo diré una vez más. Siempre deben/tienen que esforzarse por que los mejores títulos en su género estén disponibles, a mano de la tentación del aficionado. No solo eso. Si es posible en bolsillo y tapa dura. Ese sí sería un mundo ideal. Por ello hay que alabar entonces la nueva iniciativa de Ediciones Gigamesh de sacar una obra indispensable dentro de la fantasía heróica como son las novelitas de Fafhrd y el Ratonero Gris (el denominado Ciclo de Lankhmar) en formato bolsillo. No de una manera simple, con nuevas ilustraciones de Enrique Corominas (cuyas portadas comprenden un todo), editando del tirón los dos primeros titulos (Espadas y Nigromantes y Espadas contra la Muerte), quizás las dos con más impulso de la gran saga que escribiera Fritz Leiber.

Recorrer la oníricas tierras de Nehwon donde ambos antihéroes cometerán mil fechorías. Fafhrd y el Ratonero Gris son dos héroes fantásticos que han transcendido. Son los protagonistas de las que probablemente sean las historias más conocidas de Leiber y han influido a otros autores con sus ocurrencias. Fafhrd es un bárbaro del norte de 2,10 m de altura. El Ratonero Gris es un pequeño ladrón, que antes fue aprendiz de mago. Fafhrd habla como un romántico pero en la escena, su enorme fuerza se sobrepone. El pequeñajo, en cambio, es cínico y tiene propensión a mostrar sus verdaderos sentimientos en momentos inesperados. Ambos son pícaros, virtud en un mundo decadente, apocalíptico, en el que muchos gastan su vida bebiendo, festejando, flirteando con mujeres, ocupados en peleas, robos y con el juego. Y rara vez son quisquillosos con quien contrata sus espadas. Pero son humanos y lo mejor, saborean una verdadera aventura en cuanto se les presenta la oportunidad.

Espadas y Nigromantes (Swords and Deviltry) es la primera aventura de la saga. La primera con la que alucinaréis. Atrapado te encuentras de primeras en la trama de la liberación de Fafhrd, de los tabúes de su pueblo, mentalidad cerrada y la “moralidad helada” de su madre y su clan en los resquicios del reino del norte. Fafhrd es ese gigantón que anhela la civilización y por ello, cuando tiene la oportunidad de “escapar de un mundo de nieve estúpida y mujeres que encadenan hombres”, dice adiós con su dedito porrudo… Una segunda parte nos presenta a Ratonero Gris, un aprendiz del mago blanco Glavas Rho. La atracción por la magia negra a un paso. A lo que suma un asesinato y una traición que le pondrá al borde del abismo.

Una novela inicial que no es moco de pavo. Espadas y Nigromantes fue Premio Nebula (1970) y Hugo (1971). Los dos más grandes premios que existen dentro de la literatura de Fantasía y Ciencia Ficción. Sinceramente, una lectura que proporciona grandes emociones, la prosa de Fritz Leiber enamora. Aventura acelerada, camaradería masculina, lucha a puñetazos y espadazos y mujeres sugerentes. La fantasía más clásica bien llevada. Una obra recuperada brillantemente y revisada con una excelente traducción de Jesús Gómez. Una portada estupenda del genial dibujante de la saga de Canción de Hielo y Fuego en España, un “empezar” magnífico si aún no le diste una oportunidad. De las que dejan un vacío por dentro cuando acabas. Comentaros también que Ediciones Gigamesh cuenta con dos tomos recopilatorios de todas las novelas de la saga (que por supuesto, tengo) sólo por si os pudiera el ansia.

Tras la obra de Tolkien, el titulo de Fantasía que más he releído y cuya más ediciones diferentes tengo en mi biblioteca. Y ahora una más, llevadera y de esas que da gusto tener entre las manos doquiera que te encuentres.

Mañana más.

Reseña: Batman/Superman 400, de Sienkiewicz, Miller, Steranko, Bolland, Adams, Pérez y VVAA

7 March 2019 - 1:05am

Hoy toca reseñar uno de esos cómics clásicos que si bien fuera del polifriki no es muy conocido, sí que marcó un antes y un después en la historia de DC Cómics. En realidad, un tomito que nos trae ECC Ediciones que junta a los dos grandes héroes de la editorial en un volumen que comprende dos hitos: los números #400 de las respectivas series USA de Batman y Superman. Dos especiales conmemorativos para el que se juntaron grandes maestros del noveno arte.

Corría el año 1984 (¡Benditos los 80!) cuando El Hombre de Acero en su serie regular llegaba a su número #400. Celebraba con todos los galardones una buena época, un nuevo estilo, algunos de los mejores y más brillantes momentos de la industria del cómic. Para ello se citaba a los mejores a participar. Escrito por Elliott S. Maggin y con una portada de Howard Chaykin, aparte, el cómic presentaba arte de otros grandes como Frank Miller, Brian Bolland, Moebius… Toda una fiesta para los ojos, con una trama que examina la vida de Superman a través de los ojos de varias civilizaciones futuras. Un argumento al que se le añadía un relato visionario escrito y dibujado, nada más y nada menos. que por Jim Steranko. Con una introducción escrita por el famoso autor de CF (el mejor de todos los tiempos para mí) el maestro Ray Bradbury. Menuda joya, ¿no?

Dos años después, el segundo personaje en discordia (que a día de hoy ha superado de todas-todas al Hijo de Krypton en casi todo), llegaba también a su número #400. Todavía 1986 estaba dentro de la primera década de esplendor y por tanto, uno sabía que casi cualquier cosa que se encontrara era como mínimo digno de disfrute. Y por parte de DC, se siguió el mismo procedimiento. De la mejor forma se invitaba a buenos autores a participar en el homenaje. Uno años oscuros para el orejas picudas en los que sus historias jugueteaban bastante con el género de Terror (¡Ideal para mi!), un cómic que se divide en doce partes, cuya introducción corre a cargo del dios del género, el famoso escritor de terror Stephen King; el cual nos cuenta “por qué” eligió a Batman.

Y donde Ra’s al Ghul se embarca en uno de sus planes más malvados para confundir a Batman, dirigiendo revueltas masivas tanto en Arkham Asylum como en la penitenciaria de Gotham. Uniendo a prisioneros y pacientes, armas y uniformes, otorgándoles instrucciones especiales. El Caballero Oscuro encuentra una nota pegada en su bat-computadora que dice: “¡Conoce a tus enemigos!” y entonces el villano aparece por la roca para contarle lo que realmente ha hecho… Una idea original que lo atará de pies y manos, si decide no colaborar. Otra chulada que se marcaba DC, gracias a grandes fichajes. Además que se exponía, se sugería de algún modo, que estábamos ante un cómic que era el último que presentaba a un Batman pre-Crisis en Tierras Infinitas. Y ya sabemos lo que eso supuso: cambio de dirección de toda la compañía, cambio en los equipos creativos… Una historia donde destaca sobremanera los capítulos de Arthur Adams (entintados por Terry Austin) y Bill Sienkiewicz dándolo todo, sin dejar de mencionar el último capítulo y epílogo dibujado por Brian Bolland, algo más que increíble.

Como bien dice la sinopsis editorial, dos historias del pasado que abordan el presente y el porvenir de dos de las grandes figuras del Universo DC. Indispensable para ti, si leíste la reseña al completo.

Reseña: Yūrei. Los Fantasmas de Japón, de Zack Davisson

6 March 2019 - 1:05am

Nuestro autor comenzará este ensayo relatando su propia historia personal de cuando vivía con su mujer en una casa encantada en Osaka. Sus vecinos les advirtieron con estas terribles palabras: Aquí hay un yūrei… Aunque Zack Davisson desde pequeño ya se sentía atraído por el mundo paranormal, fue a partir de esa vivencia que decidió investigar el origen de los fantasmas japoneses también llamados Yūrei, combinando respeto e interés por la tradición japonesa. Él cree que todo tiene un alma y ésta debe ser respetada. ¿Quién no ama una buena historia de fantasmas? Davisson no sólo nos da eso, también una mirada sobre la identidad cultural.

La palabra Yūrei está construida de dos kanji: “Yu”, que significa tenue o pálido y “-rei”, que significa espíritu. Ellos no son espíritus tristes por su muerte, es venganza lo que les trae de vuelta, no el amor por aquellos que han dejado atrás. Quieren hacer daño, incluso llegan a formar parte de la vida de las personas influyendo sobre ellos según han sido tratados en vida. Tienen raíces profundas en la tradición cultural. Para la gran mayoría de japoneses son reales. La forma en que Davisson describe la diferencia entre fantasmas occidentales y orientales es muy interesante. Narra de los espíritus occidentales como más pasivos, deslizándose de un lado a otro entre mundos. Los espíritus japoneses no son tan pacíficos, se enganchan a las personas o incluso a sus descendientes, creando horror y angustia entre ambos mundos. Ellos deben ser tratados con precaución, respetados y ser evitados siempre que sea posible.

En este magnífico ensayo investiga con tanta atención los detalles, que su trabajo es un activo para aquellos que buscan más información sobre este fascinante estudio de lo sobrenatural japonés. Detalla las diferencias, similitudes y conexiones entre los tipos de Yūrei y cómo aparecen en la historia, la literatura, el arte y el cine, tanto en el pasado como en el presente y su propagación por Occidente. Para ello aportará documentos históricos, leyendas, obras de la literatura japonesa donde participó igualmente la literatura china. Tampoco faltarán películas contemporáneas de terror, teatro Noh y Kabuki y tradición oral. Aquí presenta la historia única y muy completa del Yūrei en la tradición japonesa, de lo que son capaces de hacer y la manera de apaciguarlos.

Ya hacia el final del libro os encontrareis una selección de relatos Kaidan, cuentos sobre lo extraño y lo místico. Con alguno de ellos terminaréis de entender este magnífico ensayo. Aunque si bien el horror es evidente, también hay belleza y humor. Una amplia gama de emociones capturadas en cada ilustración hace que las imágenes sean dignas de ser exhibidas. Independientemente de dónde terminemos después de la muerte, este libro os apasionará.

Reseña: Duende, de Ramón San Miguel Coca

5 March 2019 - 1:05am

El Niño del Duende es un guitarrista flamenco cuyo arte ha llegado hasta oídos de la reina Maria Cristina. Félix Camporreal, ex empresario y agente, viaja desde Madrid a Sevilla junto a un amigo pintor para escuchar sonar esa guitarra. Cuál no será su sorpresa al reconocer en el artista a Paquito de Cádiz, al que conoció seis años atrás cuando era uno de tantos guitarristas vulgares. ¿Qué milagro transformó al guitarrista? ¿Por qué le acompaña cuando actúa una extraña caja de madera con relieves y agujeros? El ex-empresario no duda en encontrase con Paquito para saber qué misterio hay detrás de tanto arte y éste le cuenta una increíble historia…

Nuestro autor mezcla una historia del siglo XIX con Ciencia Ficción usando un lenguaje apropiado al ambiente de la novela y a cada personaje. Captura el espíritu festivo del flamenco como si lo que transmitiese al espectador traspasara el tiempo. Atrapa momentos, destila su esencia para luego transferirlo a nosotros, los lectores. Con una exactitud histórica, cuidando cada detalle logra llevarnos a un fondo de tristeza y miedo. Usando los dejes y giros andaluces, aplaudir aquí al escritor que sin ser andaluz dejó un gran trabajo escrito de la manera de hablar andaluza. Narra un cuento que bien podría haber formado parte de esas antiguas leyendas españolas, donde no falta una especie de pacto, ni esa gitana dispuesta a todo por su hombre.

El arte flamenco deja paso a extrañas pesadillas de mundos y seres incomprensibles que sufrirán los protagonistas muy a lo Lovecraft. Entre cuerdas de guitarras que hablan de tragedias y esa añoranza infinita que queda después de la pérdida, seremos conscientes que en el universo podemos no estar solos. Ramón San Miguel envolviéndolo todo en una atmósfera melancólica, nos irá poco a poco acercando a la tragedia.

Una amistad más allá de razas, escrita con una sensibilidad a flor de piel. Un universo que tal vez no sólo contenga horror, también puede esconder seres maravillosos. Estoy convencida de que cuando terminéis de leer esta novela corta más de uno saldrá a contemplar el cielo nocturno y buscará allí, entre las estrellas, una luz extraña que brille esa noche más que cualquier otra.

Os recomiendo mucho esta historia.

Reseña: God Country, de Donny Cates y Geoff Shaw

4 March 2019 - 1:05am

Si bien ya no se suele hacer por atribución infantil, algunos lectores (¿de toda la vida?) intentan desprestigiar a los cómics agarrándose a la idea de que, “donde esté un buen libro…”. A todos esos con los que consigo hablar en persona, siempre los sentencio con la misma frase: «Ya hace bastante tiempo que las mejores historias se publican en formato cómic». Y soy consciente que nunca es bueno generalizar: si el mundo del noveno arte es amplio en cuanto a títulos, el de la literatura casi lo quintuplica. Sí, no es bueno generalizar y menos en tal desventaja. Pero en mi opinión (un colgado que puede leer más obras en una semana que muchos en un año), os aseguro que desde hace tiempo ya, los mejores momentos lectores (esos de sonrisilla de ¡Wow!), me los está dando el mundo el cómic.

Historias diferentes, independientes, que no esperas. Ahí está el verdadero mithril literario cada vez más difícil de encontrar. Pero ah, cuando lo encuentras… Un ejemplo de todo lo comentado: God Country. Una joyita de Image que acaba de publicar Panini Cómics en formato integral en su sello Evolution. Una alucinante historia con la que se descubrió al mundo Donny Cates (Doctor Extraño, Veneno).

¿La historia de un hombre y su espada?

God Country habla de Emmet Quinlan, un viudo anciano afectado por la demencia, que no es solo un problema para sus hijos, sus arrebatos violentos son más duros de lo que los policías locales pueden manejar. Sin embargo, cuando un tornado azota el oeste de Texas, el señor Quinlan emerge de sus restos. Cambia. La espada, su inseparable arma años atrás que habita en el ojo del huracán, ha venido para darle una mente y cuerpo sano. Vuelve a ser el único hombre con poder suficiente para hacer frente a las criaturas de otro mundo que se le vienen encima… ¿Qué criaturas? Mientras que Emmett Quinlan intenta reconstruir un poco los destrozos que la tormenta ha dejado, algo de otro mundo grita y retumba a través del cielo. Quiere, viene exigiendo el Dios de la Guerra. La Muerte ha venido al oeste de Texas para mostrarle a la familia Quinlan el precio de la resurrección… Después de la tormenta no viene la calma, la batalla por Valofax acaba de comenzar. Y es cuando la verdadera naturaleza de Quinlan sale a la luz.

El arte de Geoff Shaw y los colores de Jason Wordie se combinan maravillosamente a lo largo de esta historia. Digo más, el estilo artístico de Shaw es impresionante desde el principio, pero lo que realmente hace que el integral se destaque sobremanera es la forma en que van evolucionando las ilustraciones. Dibuja un vasto campo de Texas con líneas nítidas y detalles ásperos, consolida la realidad, para más tarde representar un caótico campo de batalla celestial. Un perfecto escenario a lo Kirby, pero actual. Con trazos capaces de transmitir tanto ruido como calma. Me encanta.

Lo dicho. Toda una sorpresa. El mensaje de la historia es genial y está bien elaborado en todo momento. Al final, un relato conmovedor. En general, un contexto de fantasía mística basado en la idea de ese examen mental que nos hará a cada uno de nosotros la Muerte algún día. El que nos llevará a pensar en familia y legado. God Country, de Donny Cates, no es solo una historia sobre una espada mágica. Es toda una epopeya, una alegoría impregnada de temas que nos tocan la fibra. Con algunos momentos brillantes y siempre-siempre un dibujo magnífico y una narrativa que atrapa.

Reseña: El Puente del Troll, de Neil Gaiman y Collen Doran

3 March 2019 - 1:05am

Puede ser uno de los mejores relatos pasados a cómic que he leído. Y he leído bastantes. Entre otras muchas joyitas que Planeta Cómic nos está trayendo cada mes, El Puente del Troll, de Neil Gaiman y Collen Doran, ya cuenta como una de ellas. El Puente del Troll continúa una especie de serie de relatos trasladados a cómic que Gaiman decidiera publicar para Dark Horse. Un proyecto que contaba con muy buenos talentos, prometedores ilustradores.

Una historia original que se publicó por primera vez en 1993, escrita por Gaiman para una antología de cuentos de hadas para niños que pretendían reimaginar ciertas historias clásicas. El cuento corto de Gaiman fue un homenaje a Los Tres Cabritillos (Three Billy Goats Gruff) con un toque de oscuridad e inquietud. Relato que obtuvo una nominación para un World Fantasy Award en 1994 y que yo me encontré en una antología del autor llamada Humos y Espejos que Editorial Salamandra publicó en 2017. Una recopilación muy buena, y en este caso, uno de los mejores relatos del libro.

Una inquietante historia, una trágica narración que habla sobre el paso de los años, la maldad, la inocencia y el arrepentimiento. El Puente del Troll además, es una historia cuya moraleja te perseguirá un buen tiempo. Donde Colleen Doran hace mucho más que ilustrar la historia, en sus suaves lápices e ilustraciones exuberantes y detalladas, agrega matices al perturbador paso de los años del narrador a la edad adulta y eleva los ritmos emocionales de la prosa de Gaiman. En un brillante día de verano, un niño llamado Jack toma un camino desconocido a lo largo de la campiña inglesa y descubre un puente ferroviario abandonado. Debajo vive un horrible troll, el cual solo desea COMERSE LA VIDA de Jack. Astutamente, Jack le dice que no ha vivido lo suficiente, su alma apenas tiene sabor como para ser una comida satisfactoria, y convence al troll para que lo deje ir. Prometiendo regresar cuando sea mayor para que haga con él lo que le plazca. Años después volverá casi sin darse cuenta al mismo sendero, al mismo puente, pero no sólo esta vez…

Un gran trabajo de Gaiman que retoma en cierto modo el folclore, los mitos y los cuentos de hadas. Además de hacer una critica al desmantelamiento que sufrió la infraestructura ferroviaria en los años sesenta y los pueblos más alejados de las ciudades. Su ciudad natal “se convirtió en el final de la línea” y vivía con su familia “en las afueras de la ciudad”, a menudo explorando lo desconocido. Un reflejo aquí.

A veces, las adaptaciones gráficas literarias solo tienden a encontrarse en el estante de completistas. Me atrevería a decir que El Puente del Troll no debiera ser el caso. Es más que eso. En futuros regresos a la historia, no dudaré un segundo. Me pondré antes que nada con este maravilloso tomito.

SOY UN TROLL… OL ROOL SI GOL FINNOL… ¡Y VOY A COMERME TU VIDA!

Reseña: Batman. La Noche de los Búhos, de Scott Snyder, Greg Capullo, Simone, Albuquerque y VVAA

1 March 2019 - 1:05am

Si alguien se pregunta a qué vienen estos nuevos tomos de Batman que ECC Ediciones ha diseñado con el frontal superior amarillo, ha de saber que corresponden a la colección denominada “Batman Saga”. El Caballero Oscuro celebra en 2019 ochenta años de existencia por lo que DC Cómics (y ECC en nuestro país) dan la oportunidad a muchos lectores para descubrir (o redescubrir) al personaje de cómic que más vende en el globo. Batman Saga es, en esencia, la recuperación de toda la trayectoria moderna del protector de Gotham. Unos tomos donde apreciar las características principales en las que se mueve el Caballero Oscuro de unos años atrás hasta ahora. Unas ediciones que tendrán un diseño, una presentación común para todas las entregas, y una doble numeración. A mí me llama. ¿A ti te llama? Pues has de saber oh fan, que Batman: La Noche de los Búhos es donde Scott Snyder vuelve a la trama que más fama le ha propinado en los últimos años.

De vuelta al crossover que agregó algo nuevo al mito del murciélago. Pues El Tribunal de los Búhos se ha levantado de las sombras para reclamar Gotham. El Tribunal… es una camarilla secreta tan antigua como la propia Gotham, la cual posee un ejército de asesinos llamados talons (garras), que imponen su voluntad a cualquier liderazgo alzado en la ciudad oscura. Fue Snyder quién aprovechó el relanzamiento DC de Los Nuevos 52 para proponer tal dicha. Pero Snyder quería más, quería cambiar algo de “lo intocable” y enriqueció al reimaginar retroactivamente conceptos familiares en la historia de fondo del orejas picudas, Gotham o incluso los Wayne. Una serie de números en diferentes colecciones que en su conjunto forman un buen cúmulo de historias.

Un regreso al caos, a la locura, a la desazón, al Mal en sí mismo. Batman: La Noche de los Búhos recopila los núms. 8 y 9 de Batman y Nightwing, el Batman Annual de 2012 y los núms. 9 de All-Star Western, Batman: The Dark Knight, Detective Comics, Batgirl, Batwing, Birds of Prey, Batman and Robin, Catwoman y Red Hood and the Outlaws. Y no es coincidencia que las historias más potentes encontradas aquí sean precisamente las que llevan el nombre de Batman. Snyder es el arquitecto de las mejores y modifica el origen de Dick Grayson de un modo molón, apenas sin salpicarse. Un cruce lo suficientemente bueno, pero tampoco maravilloso. Habría preferido que Snyder tuviera una mano más firme para orquestar lo que aquí se propone en esencia, desarrollándolo más a lo largo de la serie regular de Batman. Avisaros que no todos los cómics que se involucran aquí son realmente parte del evento, aunque sí que contienen cierta información chula de conocer. Vamos por orden:

Venganza en Nueva Orleans tiene muy poco que ver con el evento. ¡Ni siquiera está en el mismo siglo! Si eres fan de Jonah Hex, te gustará. Se te ha declarado indigno es la historia de cómo Batwing impide que un talon matara a Lucius Fox, un objetivo de alta prioridad para El Tribunal de los Búhos. Muy buen número. En la línea de fuego está muy bien dibujado, se cuenta aquí como están enviando ninjas zombis y un tipo de bomba a ciertos lugares. En Asalto a la Mansión Wayne, no puedo evitar amar el hecho de ver a Batman venciendo a cantidad de garras, a algunos en especial como William Cobb… Genial el trabajo de Capullo y de Albuquerque aquí. En La llamada tenemos a Damian Wayne ayudando a todo un pelotón de soldados armados a combatir a un solo asesino. Mola. Robin oye ulular conecta el origen de Dick Grayson con El Tribunal de los Búhos. Una retroactiva no contada aún. Linajes habla de otro ser a eliminar por los talons como el Sr. Frío. Capucha Roja no lo permitirá. ¿Quién eres tú? ¿Uh? ¿Uh? es pura acción; Batman dando toñas y el diseño de Capullo de un Batmóvil por primera vez.

La noche de los búhos es la primera introducción a la Nueva Máscara Negra. En Los búhos toman Arkham aparece La Garra al más puro estilo Michael Meyers o Jason Voorhees. Al Estilo de las Bandas se relaciona con todo lo anterior. El Hijo Gris cuenta el infierno a pasar antes de destruir a La Garra. Ya no puedo permitirme la derrota establece un nuevo camino para el Sr. Frío. En Primeras Nieves, Catwoman se encuentra accidentalmente en una situación en la que tiene que salvar al Pingüino. Y por último en Hay espejos de todos los tamaños (muy bien dibujado) se muestran ciertos detalles personales sobre El Caballero Oscuro y su entorno que no conocíamos.

Un buen cúmulo de historias que complementan el mejor arco argumental creado para el Caballero Oscuro en el nuevo siglo.

Reseña: Lobezno. Origen, de Paul Jenkins, Joe Quesada, Bill Jemas, Andy Kubert y Richard Isanove

28 February 2019 - 1:05am

Uno de los reconocidos títulos de Lobezno que me quedaban por leer, Origen (también conocido como The True Story of Wolverine) fue una serie limitada de seis números publicada entre noviembre de 2001 y marzo de 2002, escrita por Bill Jemas, Joe Quesada y Paul Jenkins e ilustrada por Andy Kubert (lápices) y Richard Isanove (color). Tras haber disfrutado con joyitas como Honor o últimamente con Logan, y habiendo reconocido oficialmente que nunca fui muy fan del personaje; decidí que Origen era quizás un nuevo empujoncito para alcanzar ese “feeling” que nunca tuve. Pensando en ello, y a la vuelta en metro tras haber visto casualmente a un chico que leía Lobezno en la Guerra Civil Española (disfrutado hace poco también); decidí echar un ojo y di con que Panini Cómics acaba de reeditar uno de los llamados grandes títulos del personaje.

Lobezno: Origen en un nuevo 100% Marvel HC denominado como “Uno de los relatos más deseados del Universo Marvel”. Más esperados por lo que cuenta, diría yo. Cuenta los principios de Lobezno, uno de los más conocidos miembros (si no el que más) de los X-Men. Desde que el personaje apareciera por primera vez a principios de los 70 en The Incredible Hulk #181 (un numerito que por cierto Panini sacó hace nada en unos Marvel Facsímil la mar de curiosos); la historia inicial de este rudo personaje ha estado envuelta de misterio. Cierta información de sus inicios se fue dando a pinceladas en la recomendable Arma-X. Los primeros días como Wolverine y sus antecedentes. Pero el personaje se mantuvo siempre con pocos recuerdos de su procedencia. Y esto era atractivo. A la vez que deseado de explorar por lectores y guionistas.

Lobezno: Origen revela como el personaje nació en realidad como James Howlett, hijo de ricos propietarios de plantaciones a finales del siglo XIX en Canadá. Débil, a tope de alergias. James es un niño enfermizo y solitario por lo que su amado padre, John Howlett, trae del pueblo a una niña huérfana llamada Rose para que le haga compañía. Ambos niños también juegan con Thomas “Dog” Logan, hijo del jardinero (que se parece mucho a un Wolverine adulto) y aquí se hacen ciertos giros de guión para que los lectores piensen lo que no deben pensar…

Y no sé como de oficial llegó a ser esta serie, pero os aseguro que aquí se cuentan cosas que os dejarán con la boca abierta. Así como otras que os harán dudar sobre cual de los detalles que sabías (si has leido Arma-X) son ciertos y cuáles no. Pues la amistad de los niños se ve arruinada por la tensión entre los padres y por cierto tema con la madre de James, quien se volvió loca después de que su primer hijo muriera en circunstancias misteriosas años antes. Curiosidades como encontrarnos a la pequeña Rose descubriendo por accidente, como la mamá de James tiene tres cicatrices a lo largo de las costillas, dando a entender que aquel hijo que murió tenía sus propias garras… Lobezno: Origen es de esos cómics de los que poco puedo hablar sin spoilearos demasiado el guión. Cuenta tal cantidad de detalles chulos que hablar poco, es muy arriesgado. Una historia muy disfrutable. Aunque si os diré que me encanta el entorno y los misterios que se van descubriendo. Esa época de enormes plantaciones de algodón y maíces del medio oeste norteamericano, escenario donde tantas buenas historias se han escrito.

Paul Jenkins quería que esta serie, ciertos personajes, el arte y las relaciones, sorprendieran a aquellos que creían conocer bien la historia de Lobezno. Haciendo además homenajes chulos como poner a Smitty pareciéndose a Cíclope, la relación de los pequeños James y Rose similar a la de Wolverine con Jean Gray, y de manera similar, Dog como una representación de Dientes de Sable, el mayor enemigo de Lobezno. Y se consigue. Vaya si se consigue. Aunque años más tarde el autor dijera que no fue a propósito. En 2009 se lanzó un one-shot titulado X-Men Origins: Sabretooth, dentro de una serie de historias de origen con personajes relacionados con los X-Men. Tras el éxito, Lobezno: Origen tuvo una continuación (Origin II) en 2013. El film X-Men Origins: Wolverine se inspiró parcialmente en estos cómics. Un joven Logan del siglo XIX descubriendo sus poderes mutantes… Dadle un tiento.

Reseña: Star Wars. Rebel Rising, de Beth Revis

27 February 2019 - 1:05am

Por si no lo sabéis, la trama de Rogue One ha dado como resultado varios libros. Naturalmente, con un puñado de nuevos personajes e historias por explorar. Esto no debería ser una sorpresa para nadie, si algo bueno tiene el Universo Star Wars es que se ha ido profundizando en personajes a cual más interesante. Para los fanáticos de la película –Rogue One fue una grata sorpresa y se ha convertido en una de las más queridas de la saga-, me consta que las novelas paridas después del film, no son otra cosa que ideales acompañamientos donde saber más. Explorar personajes que es muy poco probable que volvamos a ver en otras películas (Están mueeerrtooosss…). ¡Uff! ¡Spoiler! Pues no. Entiendo que si estáis leyendo esta reseña es por que ya habéis visto la peli. Y sin haberla visto, sabiendo de qué va, no hay que ser muy listo para darse cuenta cómo acabará todo.

El último lanzamiento de estas geniales novelas que Planeta Cómic está editando se llama Star Wars: Rebel Rising. Escrita por Beth Revis, una autora best-seller del New York Times, las primeras aventuras de la heroína de Rogue One, sigue a la hija de Galen Erso. Jyn (cuya mínima historia es descrita en la película), aquí descubrimos con detalle todos los pasos que se dieron en su juventud y cómo Saw Gerrera (interpretado por Forest Whitaker) la rescata, cuida y entrena. Una serie de vivencias que apenas se cuentan en la peli (¿una oportunidad perdida?) y que es bueno descubrir lo que realmente sucedió.

Sin embargo, si estáis buscando una historia feliz, os llevaréis una decepción. Jyn, su vida, todo lo que hay a su alrededor, rebosa tristeza y desesperanza. Después de todo, se trata de alguien que con sólo ocho años vio cómo asesinaban a su madre y a su padre y es secuestrada por el Imperio. Pero aunque estemos ante un drama, no quiere decir que no sea una buena lectura. Porque lo es. La autora captura muy bien la esencia de la tristeza de Jyn y traduce esto en una serie de acontecimientos interesantes que encajan de lujo en la línea de tiempo de Rogue One. Narrando la experiencia, el trato rudo del héroe, su forja, sin perder demasiado tiempo en minucias. El desarrollo de su naturaleza desafiante. Eso importa.

Además, Revis pesca bien el tono sombrío que persigue el alma de Jyn. No importa las pequeñas victorias que la chica logre, ella siente en su corazón que la felicidad está justo en la otra punta del universo a donde se encuentra. Es triste sí, pero hace que su sacrificio en Rogue One sea mucho más poderoso en retrospectiva. La autora comentó en una entrevista a la web oficial StarWars.com: «Me gustaba la forma en que pude explorar como se sentiría en la cárcel. Se me ocurrió contar gran parte de la historia con intersticiales de ella en prisión durante los meses que estuvo allí. El hecho de estar en la cárcel, para mí, fue el último punto y aparte antes de que perdiera toda esperanza”.

Después de cantidad de escenas que irritaron a los fans en Star Wars: The Last Jedi, seguramente algunos quieran retomar ese toque clásico que molaban en los primeros mitos del Universo Expandido. Y ahí es donde Star Wars: Rebel Rising se convierte en plato de buen gusto. Recordando, enfatizando una vez más, que no es una historia feliz. No hay esperanza. Optimismo no hay aquí.

Reseña: Marshal Bass. Black & White, de Darko Macan, Igor Kordey y Desko

26 February 2019 - 1:05am

Seamos sinceros: sólo por una portada o por el género, te puede interesar un cómic. Y suma sabiendo que el mejor cómic western curiosamente se elabora en Europa. Un motivo más para echarle un ojo a un cómic como Marshal Bass, que con una pintaza tremenda, cumple expectativas. Aunque estos álbumes se hacen muy cortos, una vez que sucumbimos al hype, todo sea dicho.

Después de mi último disfrute con Sykes y Undertaker, como no interesarme con una nueva serie del Oeste, la cual ECC Ediciones dispone esta vez para todos aquellos aficionados que saben disfrutar del mejor tono negro de estas historias de frontera. Un primer número (de cuatro ya en el país vecino), un inicio llamado Black & White, donde Darko Macan e Igor Kordey sientan las bases de una de las series más destacadas de la BD actual. Incentivando que Marshal Bass se basa en una historia real de uno de los primeros marshal que hubo en la historia de Estados Unidos.

Un escenario que nos muestra a un personaje muy característico y como consigue dicho puesto vigilante. Por lo que he podido leer, con una adaptación de los hechos históricos totalmente fiable, con una buena introducción y unos diálogos magistralmente labrados. La atmósfera y los personajes están al quite, confirmo. Los rostros no muy finos pero los paisajes y la paleta de colores soberbios. Una serie que descubrí un poco por casualidad y que me ha encantado como muestra la visión del Oeste americano que despliega. Os aviso que es realmente diferente a lo que se suele encontrar habitualmente. Bastante más realista, en mi opinión, a lo que debió ser la vida en ese momento. Llevándonos a la Arizona de 1875, donde una banda de esclavos liberados dirigidos por el misterioso Milord está atemorizando a todo el Estado…

River Bass, el primer sheriff negro de los US Marshal, conmovedor, sucio, inmoral y cínico también es un hombre, un coyote, un hombre fuerte de las llanuras de Arizona. Donde la ley del más fuerte siempre es la mejor, siempre que te sientes en lado correcto del caballo, dice Bass. Taciturno e indefinible, realmente más “negro” que “blanco”, un idealista pragmático que simplemente intenta cada día, poder hervir la olla para los suyos. River Bass también es el único que consigue infiltrarse en dicha organización de desalmados para intentar desmantelarla. Hasta que lo desenmascaran…

El dibujo de Igor Kordey es una maravilla. Se siente el calor del desierto, ese mismo que hace preferir el agua al whisky. Los colores coinciden perfectamente con el estado de ánimo de la trama. Dicho esto: deseando ya, hincarle el diente al siguiente número. Además, me dicen que cada álbum es una historia independiente. ¡Genial!

Reseña: Guardianes de la Galaxia. El Regreso de Halcón Estelar, de Jim Valentino y VVAA

25 February 2019 - 1:05am

Por fin sale a la luz el segundo integral de Los Guardianes de la Galaxia. Los originales. Aquellos que innovaron en los 90s y que tanto me molan como grupo. Una joya de publicación. Un tomaco que continua la serie del primer tomo integral (que recogía Guardians of the Galaxy 1-20, entre otros), una etapa que se cierra en este El Regreso de Halcón Estelar. El final de la etapa de Jim Valentino como explorador del Universo Marvel del siglo XXXI. Un pasote sí, pero os aseguro que es una de las mejores sagas de Ciencia Ficción que se pueden leer en formato cómic.

Una reseña personal y biográfica que me lleva a rememorar años de mi ilusión por los cómics. Verano de los 90 charlando con los amigos hasta la madrugada cuando uno de ellos me comenta que iba a dejar una de las series (en grapa, por supuesto) que había empezado un par de meses atrás. No por disgusto, sino por no poder seguir tantas económicamente. Ese punto de inflexión en el que si hubiera tomado otra decisión quien sabe cuál sería mi rumbo lector a día de hoy. Me enganchó el oírle decir que eran personajes nuevos (eso me encantaba), una serie de CF futurista, aunque basada en el Universo Marvel pero tratado bastantes siglos en el futuro y de un modo diferente. Y no dijo más. Supe que había algo. La quise. Eran años en los que andaba muy ansiado con leer las mejores obras de CF, y en formato cómic, algo así, era un respiro.

Una de las series que mejores momentos me ha dado. Por eso me alegró tanto el ver que en la Era de los Integrales, Panini Cómics también le daba un empujoncito a esta franquicia, trayendo el primer tomo que recopilaba los primeros veinte números. Una etapa que quedaba por cerrar. Y dos años después, por fin he podido devorar, volver a soñar con este Marvel Héroes Guardianes de la Galaxia: El Regreso de Halcón Estelar.

Los Guardianes de la Galaxia componen un grupo de personajes que tienen procedencia. Una base. Nada de nuevos, en realidad. Han tenido tres etapas. Siempre han sido un grupo de superhéroes alienígenas pero por primera vez vieron la luz en Marvel Comics en 1969 y curiosamente se han hecho famosos por una peli Marvel en la que ni siquiera salen los originales. Exceptuando a Yondu (el azúl que silba a las flechas), aunque con otro rol. Fue Jim Valentino quién se atrevió a recuperar al mítico grupo y concederles su propia serie mensual. Un Valentino desatado al ver como se le ofrecía una colección sólo para él; reescribió y reedibujó ilusionado y eso se percibe en las viñetas. Un lugar para innovar y crear, demostrar al mundo el autor completo que era. Así vieron la luz Charlie-27, Nikki, Yondu, Martinex, Vance Astro, Halcón Estelar y Aleta. Y los situó donde debían estar. En el Siglo XXXI (un siglo alternativo creado por Vance Astro de forma accidental), y a través de ciertas aventuras obró por enlazarlos con el Universo Marvel de nuestro siglo. Un futuro que vino…, pero que nunca llegó, como bien dice Julián M. Clemente en la Introducción de este tomo.

Nos topamos entonces con la implacable Rencor y su banda de mutantes malvados viajando a la Tierra en busca de Lobezno. Quien en el siglo XXX, presumiblemente ha muerto, ¿no? Pero ella continua rebuscando entre antepasados y descendientes mientras su banda de asesinos mutantes se enfrentan a los Guardianes. Preguntándonos muchos si el nuevo Halcón Estelar es enemigo o aliado…, hasta que sus motivaciones son reveladas. Es entonces cuando Norrin Radd hace una entrada sorprendente para dar muy malas noticias. Silver Surfer viene a reclutar a los Guardianes, los necesita nada más y nada menos que para eliminar a Galactus. Una batalla desafiante, una batalla de su tiempo, ya que Los Guardianes de la Galaxia se enfrentan al destino, a la posibilidad de una vida futura…, que parece borrarse con el paso de las horas.

Conoceremos también el origen secreto de los Guardianes. ¿Fue solo una coincidencia que forjaran un equipo o hubo otra razón? Una genial historia donde se cuenta como Vance, Charlie, Marty y Yondu comenzaron su guerra personal con Badoon. Y mientras tanto, lo que os comentaba antes, el cruce donde también los Guardianes participan en la Guerra del Infinito. Los Maestros del Mal han lanzado su ataque contra los héroes más poderosos de la Tierra y la Mansión de los Vengadores parece ser uno de los últimos fortines hasta que se desata la locura. Esa misma que algunos conocéis, aunque tal vez no desde este punto de vista. ¡Ah! ¡Y Dormammu dando caña a tope!

Aunque la serie regular seguiría hasta el número #62 (1995), Jim Valentino puso fin a su participación en el último ejemplar de este tomo. Un volumen que mantiene la genialidad, con muchísima más acción, tortas y momentos épicos que el primero. CF de la buena en formato cómic.

Reseña: El Abrazo del Monstruo, de Félix J. Palma

24 February 2019 - 1:05am

Diego Arce es un escritor de novelas de misterio que tras conocer la popularidad con su primer libro no ha logrado un nuevo éxito. En una fiesta dedicada a la literatura, su editor le anima a resucitar en una nueva entrega al personaje al que debe su fama: un psicópata apodado «El Monstruo», que secuestraba a niñas en la Barcelona actual. Esa misma noche cuando regresan de la fiesta alguien decide llevar la ficción a la realidad y revivir al Monstruo secuestrando a la hija de Diego, Ariadna, de siete años y en un juego macabro, proponer a Diego tres pruebas que deberá superar en directo, a través de internet, si quiere recuperar a su hija.

De esta novela me sorprendió lo pronto que empezó la angustia, para sus setecientas treinta y seis páginas, en los primeros capítulos, saboreamos el misterio. Con ello, entraremos en un libro adictivo. En verdad, os absorberá una trama tan increíble como aterradora. Eso no quiere decir que sea un novelón, pero hay que aplaudirle al autor lo bien que supo hilarlo todo sin desvelar nada. En ningún momento, me pareció estar leyendo “relleno”, alargar por alargar. Casi todo lo escrito es necesario para entender tanto el pasado como el presente. Nos hará comprender que ciertos terrores y fantasmas de la infancia, si no se saben curar a tiempo, se vuelven demonios en personas adultas.

Estamos ante una historia de superación de nuestros propios miedos y del amor a los nuestros y lo que somos capaces de hacer por ellos. Con un equilibro delicado, el autor crea una trama original con muchos giros increíbles, de esos que los lectores leemos con el corazón en un puño. Una historia dentro de otra historia. Por ejemplo, veremos en la novela al protagonista comentarnos su obra “Sangre y Ámbar”, mientras seguimos sus intentos de salvar a su hija. Y todo esto en un estilo realista haciéndonos sufrir en nuestro mundo seguro. Como lectores, llegaremos a preguntarnos si el monstruo del libro puede llegar a nuestra vida al fin y al cabo. Stephen King ya escribió en una ocasión que los monstruos son reales y viven dentro de nosotros. Y a veces, ganan.

Lo que más me inquietó fue ese morbo de la superación de pruebas. El comprobar lo enfermiza que puede ser la gente, con ese fondo malsano haciendo que muchos disfruten del dolor ajeno. Duele saber que todo eso, es verdad. A los extremos que hemos llegado como seres humanos, intriga descubrir quién puede ser el imitador de “El Monstruo” y por qué nadie, ni siquiera su mujer, sabe de dónde salió ese personaje para su novela. Recordándonos con ello que todos tenemos secretos.

Recomiendo el libro.

Reseña: Los Dioses de Bal-Sagoth, de Robert E. Howard

23 February 2019 - 1:05am

Más caña de la buena. Lomo del bueno por que esta vez hemos disfrutado de lo lindo de una apuesta segura como es siempre leer cualquier historia de Robert E. Howard. Más títulos de los que gracias a la ya indispensable editorial de libritos de bolsillo Costas de Carcosa podemos ir encontrando cada poco. Autores, obras y ediciones, donde disfrutar, novelitas de aventuras para disfrutar doquiera que vayáis. Un buen cúmulo de pulp, de sword & planet (como se dice en mi tierra), condensado en poco más de trescientas páginas. Los Dioses de Bal-Sagoth, como os decía, era una apuesta segura. Como no va a serlo una antología del gran Robert E. Howard donde se recogen nada más y nada menos que siete relatos, las historias que abarcan la saga de Turlogh O’Brien, «El Negro». Uno de los mejores mosaicos que Howard construyera jamás. Un autor entonces en pleno esplendor, dándolo todo en relatos como La Marcha del Dios Gris (The Grey God Passes), El Hombre Oscuro (The Dark Man) o la trama que da titulo al libro Los Dioses de Bal-Sagoth (The Gods of Bal-Sagoth). Tres cuentos donde disfrutar de un personaje histórico, que participara en la épica batalla de Clontarf. La versión howardiana del personaje, obviamente. Por eso verás y disfrutarás de su lucha contra norteños, seres aberrantes e incluso brotará de ti una sonrisilla cómplice cuando lo veas jurar por Crom.

Empezaré por hablaros de la historia principal y la que más me ha gustado. Calidad por encima de la calidad. Páginas arrancadas de un ejemplar de 1931 de la revista Weird Tales, de ahí procede Los Dioses de Bal-Sagoth, donde se presenta a Turlogh O’Brien, un forajido del siglo XI que posee todos los atributos de un héroe de Howard. En este caso, un guerrero irlandés de carácter violento y temperamental de pelo negro-azul-volcánico. Turlogh es casi idéntico a la mayoría de los berserkers de Howard, compartiendo además otra característica ya usada: es un marginado, alejado de su propia familia, condenado a vagar por un mundo hostil… solo. Dice mucho acerca de la soledad y los sentimientos de aislamiento del autor en aquellos momentos. Bien, pues con este tipo, se abre una historia con un comienzo explosivo. Una apertura brillante que te empuja directamente a la acción. Una acción violenta en un barco en una tormenta; el ritmo te atrapa, se acelera y todo explota en un holocausto de destrucción masiva. Y Turlogh se encuentra naufragado en una isla misteriosa, con un reacio compañero, un gigante guerrero sajón llamado Athelstane. Poco después, ambos guerreros rescatando a una joven que está siendo perseguida por una enorme rapaz que no vuela. Después de ayudarla, esta chica linda resulta ser Brunhild, una diosa blanca, temida y adorada por los indígenas de las ciudad… ¡Y ya estás enganchado! Una serie de historias que te meten en vereda desde la primera página. A tiro hecho. Sin complicaciones, ni descripciones eternas. Robert E. Howard a pleno pulmón entre saltos, hachazos y cabezas cortadas de cuajo.

La Marcha del Dios Gris combina la fantasía con la historia, para contar el fin de los dioses o seres sobrenaturales además de la facción cristiana liderada por el Gran Rey Brian Boru (y los principales protagonistas de Howard, Turlogh D’ubh O’Brien y Conn, un escuadrón huido de los vikingos) luchando contra el rey Sittric de Dublín y su tío Mael Mordha, el rey de Leinster.

El Hombre Oscuro es otro de mis favoritos. Relato de Howard que recordaré mientras viva. Turlough perdiéndolo todo en una lucha final contra los vikingos. Brutalmente brillante.

Lanzas de Clontarf, Fragmento sin título, La Sombra del Huno y El Túmulo en el Promontorio son los relatos que completan esta magnifica antología. Y aunque no suelo hablar de precios, friends, once euritos por estas maravillas… buah. En fin, civilizaciones perdidas, horror sobrenatural, fantasía histórica e incluso western. Protagonistas con tendencia a trascender, músculos y juramentos que rara vez no se cumplen. Howard sabía narrar y con una prosa tan depurada que asusta ver como no ha perdido un ápice de fuerza después de más de ochenta años. Ahí es nada.

Reseña: Planetary. Libro Uno, de Warren Ellis y John Cassaday

22 February 2019 - 1:05am

Estoy seguro. Si todos aquellos cándidos que desconocen de qué va realmente Planetary supieran, en cuanto tuvieran un momento, se harían con esta obra. Porque el desconocimiento es dañino, aunque a veces bueno en el sentido que ayuda a descubrir joyitas que a uno, por mor del destino, puede pasar por alto. Es así que estamos ante una de las obras punteras de uno de los mejores guionistas en activo. Uno de los mejores que ha dado el noveno arte. Planetary, quizás considerada una obra de culto, o mejor dicho, una de sus obras de culto. Una serie limitada de cómics ideada por el guionista británico Warren Ellis e ilustrada por John Cassaday, que fuera publicada en su día por la americana editorial Wildstorm y a la postre en diferentes formatos en nuestro país por ECC Ediciones. Y casi que os diría que la mejor hasta el momento acaba de llegar. Se presenta el Libro Uno (de dos), toda la serie bien recopilada en formato integral de tapa dura. Este inicial comprendiendo los números del #1 al #14 más los one-shots Planetary Preview y Planetary/The Authority: Ruling the World.

La huella de Wildstorm en DC que ya no existe, a través de una serie. Wildstorm fue una editorial que en su apogeo, albergó una serie de proyectos estupendos, muchos de los cuales fueron cortesía de Warren Ellis. Donde comprobar el amor de Ellis por la Ciencia Ficción, las historias de anticipación y la sátira mordaz de la que gozan los cómics para adultos. Universos perfectos, orientados a un público…, bah, para todos. Donde entramos nosotros como lectores hace tiempo. Y mientras Stormwatch y The Authority podrían ser las contribuciones más duraderas de Ellis a la casa DC, Planetary es sin duda su logro más importante y del que oirás grandes palabras de todo aquel que la haya leido. Es fácil: es original, diferente, atractiva, y toca a su vez temas que en muy pocos (poquísimos) cómics se tratan.

Pongámonos en situación: Planetary narra las aventuras de un trío de misteriosos personajes que se denominan a sí mismos Arqueólogos de lo Imposible y que trabajan bajo la consigna: «Es un mundo extraño. Mantengámoslo así». Tres personajes que recorren el mundo en busca de rarezas y prodigios y descubren cosas que a otros les gustaría que nunca se encontraran. Son arqueólogos del misterio, exploradores de la historia secreta del planeta, los que trazan las fronteras invisibles de un mundo fantástico; esos mismos a los que preguntarles sobre la veracidad de cualquier leyenda o conspiración de un lugar específico del planeta, y ser capaces de tener información sobre ello.

Una serie que destaca por lo actual y puesta al día de argumentos, personajes y lugares comunes de la ficción del Siglo XX. Tratando desde cultos secretos, grietas en el tiempo, pasando por monstruos de serie B o historias chinas de fantasmas. Tramas plagadas de referencias a otras historias, si bien se cambian nombres y situaciones tanto para crear un universo propio como para dejar de pagar derechos de autor; seamos sinceros. Un cómic hecho cien por cien para los que amamos el tema paranormal.

Más allá de la narración y la ambición, lo que hace que Planetary sea una de las mejores obras de Ellis, es el sentido inusitado de optimismo y asombro ante todo. La escritura de Ellis tiende a ser oscura y cínica (ver Transmetropolitan, de la misma época, otra obra de arte); aquí encontraréis protagonistas sarcásticos y amargados, los mundos que habitan están llenos de corrupción… Pero no hay que olvidar que Cassaday a los lápices fue una de las principales razones del éxito de Planetary. Incluso en los primeros números, donde el arte de Cassaday es algo tosco, con el paso de los números su trabajo va aportando un gran sentido a los detalles que se narran y se afina el diseño de un modo alarmante en algunas historias. Un estilo cinematográfico impecable. No sé como Netflix no se ha fijado ya en esta serie ahora que busca argumentos y casi todo tipo de historias para sus abonados más frikis.

Y es que el gozo va llegando a la vez que la escala de Planetary se vuelve épica con la presentación de monstruos gigantes, viajes transnacionales como norma, una serie que ofrece una mezcla eléctrica de ciencia ficción, pulp, horror y superhéroes. Que actúa casi como una Liga de Caballeros Extraordinarios para esos géneros específicos, juntando personajes tan dispares como Doc Savage, Sherlock Holmes, Drácula o Los 4 Fantásticos, todo en un universo cohesionado.

Personajes análogos, inspiraciones claras, casi cada número un homenaje, elementos que se entrelazan en una exploración ambiciosa de un multiverso que te mantendrá enganchado. Y como yo ansioso, deseando leer ya el tomo que completa esta magníficia serie. A nadie que haya leído esta reseña, le debe pasar inadvertida.

Reseña: Nightflyers, de George R.R. Martin

21 February 2019 - 1:05am

Hay una versión de escritor diferente en George R.R. Martin que no todos conocen. Una enorme minoría que lleva toda la vida leyenda Ciencia Ficción sí que sabe…, pero cierto sector me consta que no. Quizás sean los mismos que se sorprenden cuando ven en las novedades libros de Martin, No-De-Juego-de-Tronos, y se preguntan: ¿es el mismo autor? Y si lo es, ¿George R.R. Martin sí tiene tiempo para escribir otras temáticas pero no para acabar de una vez la saga de Canción de Hielo y Fuego? Para los lectores que se hayan podido hacer alguna de estas preguntas aclararé, que hubo un antes prolífico a Juego de Tronos. Un antes maravilloso en mi opinión de un autor que ganó lo más gloriosos premios de género. A pares.

Hubo un antes. Uno se siente raro cuando lleva aconsejando tanto tiempo a un autor, y resulta que hasta que no se hace mundialmente conocido (¡por una serie de TV!), no empiezan a reparar en sus obras. A George R.R. Martin lo descubrí hace unos veinte años. Lo recomendé y lo recomendé. Sus cuentos molaban cantidad. Para mí fue un enorme descubrimiento encontrarle en un ejemplar de la extinta colección de Martínez Roca, en la colección Gran Súper Ficción. Una antología que trataba los Premios Hugo (el premio más importante a nivel mundial que se otorga a la literatura de Ciencia Ficción), y que se llevan dando desde casi principios del Siglo XX. En fin, di con un tomo que contenía dos relatos suyos. ¡El tío había ganado el Hugo al Mejor Relato con dos cuentos de su propiedad! Uno era El Camino de la Cruz y el Dragón y el otro Los Reyes de la Arena. Dos joyas de la CF que recomiendo que leáis cuanto antes. Era entonces un joven George R. R. Martin, que ya había ganado anteriormente un Hugo con una novela corta, pero que a partir de aquí empezaba a dar que hablar bastante dentro de la literatura fantástica. Hasta que dio el pelotazo con sus novelas de Fantasía de Canción de Hielo y Fuego, o como lo conoceréis muchos por la serie de TV: Juego de Tronos.

Por ello, os gustará saber que Nightflyers, la nueva novela que edita Ediciones Gigamesh (una editorial que no deberéis perderos como amantes de la Fantasía y CF), decía que dicho título se publicó por primera vez en 1980 y ganó el Premio Locus a la Mejor Novela y fue nominado al Hugo de ese año. Aunque ahora resuene tanto por la inminente serie de Netflix, también os gustará saber que tuvo un film fallido en 1987, estuvo un tiempo en los radares del Canal SyFy, tuvo una edición ilustrada (ésta misma que hoy os reseño) e incluso una versión narrada en audio por la actriz Adenrele Ojo.

Nightflyers cuenta como nueve excéntricos académicos viajan en una nave espacial con dicho nombre, cuyo destino es estudiar a una antigua raza alienígena. El capitán de la nave es aún más extraño que sus pasajeros y se presenta en forma holográfica en lugar de física. Espía a sus pasajeros, observándolos en sus literas por la noche, personas promiscuas y bastante activas por la noche, cambiando de pareja con frecuencia… Las cosas comienzan a cambiar, a volverse tenebrosas, cuando los pasajeros comienzan a morir, uno por uno, de forma muy similar a lo que cuenta en Diez Negritos, de Agatha Christie. No obstante, aquí algunas de las muertes son bastante espantosas y el terror psicológico de estar atrapado en una pequeña nave espacial con un asesino se hace palpable de forma abrumadora casi en cada página. Martin demostrando lo que mejor sabe hacer.

Pues sí friends, quizás no lo esperabais después de todo lo explicado, pero en efecto, Nightflyers es una historia de Misterio, Ciencia Ficción y Terror. Una trama convincente, especialmente después de que comiencen los asesinatos. Ya sabéis el gusto de nuestro autor por esto, ¿no? Así que sabemos que ninguno de sus personajes, por muy importantes que sean, están a salvo. Afortunadamente (o desafortunadamente, dependiendo de cómo lo mires), os confesaré que no me hizo especial tilín ninguno de ellos por lo que en esta ocasión poco me importó si sus cabezas explotaron, las cortó un láser por la mitad, se aplastaron al salir por una escotilla, etc, etc. Es lo que nos caracteriza a los fans de Martin. Nos mola la sangre. Aunque me gustó bastante la reunión y opinión de personajes académicos debatiendo, con toque desinhibido, drama y pasión.

Nightflyers, esa interesante mezcla de géneros que os demostrará el “buen antes” del maestro George R.R. Martin.

Reseña: El Vigía, de Paul Jenkins, Jae Lee, Bill Sienkiewicz, Mark Texeira, José Villarrubia y VVAA

20 February 2019 - 1:05am

Lo mismo que no gusta que me pase, tampoco deseo para vosotros la mala anécdota de que una buena historia solo porque el titulo o la portada no te atraiga en un primer momento, en ese nanosegundo que hace que te intereses por leer, un de-qué-va (sinopsis); vuele por delante y no la leáis. Estoy aquí para evitarlo. Para comentaros esos títulos destacables que en mi opinión, no debierais pasar por alto. Correcti. El 90% de nuestras reseñas son positivas. Aunque por un lado no son criticas, son reseñas, hay una diferencia. Y por otro, procuramos reseñar solo obra destacables, como mínimo, gustosas de leer. Todo esto lo he comentado en más de una ocasión, pero parece que hay que recordarlo de vez en cuando. Bien, pues ahí estamos. Además, coincide con el titulo de hoy, una miniserie que Panini Cómics acaba de publicar en formato integral en su colección 100% Marvel HC y casi se me escapa. Pues por mil demonios, estaba deseando leerla, esperando que apareciera en nuestro idioma, grandes críticas americanas la alaban.

Tenemos en la obra además, a un gran guionista como Paul Jenkins formando equipo con grandes ilustradores, coloristas y entintadores. El Vigía (The Sentry) es un viaje a través de la llamada Modern Marvel, de esas historias de origen que amo leer y adoro que se publiquen por estos lares y en dicho formato recopilatorio. Inicios que tanto nos gustaron en nuestra niñez, llevados a la actualidad. El Vigía, una miniserie que vio la luz a principios del nuevo siglo, una de esas historias inmiscuidas en los eventos Marvel del momento pese a que la continuidad es lo que menos importa. Eso sí, ya os aviso, los temas que conforman la historia es de esos argumentos entrelazados y curiosos, muy raros visto en el pijameo Marvel. Un superhéroe autónomo (ideal para la Edad de Plata), un alter ego olvidado de un hombre envejecido, junto a un one-shot donde seguimos a Los 4 Fantásticos, Spider-Man, Ángel y Hulk con un tema final que araña el tejido del Universo Marvel promoviendo un final épico.

Entonces, ¿qué hacer cuando te das cuenta de que el mundo entero te ha olvidado? ¿Cuándo te cercioras de que nadie tiene recuerdos de tú existencia y han seguido adelante sin ti? Pero eso no es lo peor, ¿y si descubres que fuiste el héroe más importante que haya existido jamás y nadie sabe nada? El Vigía es esa historia. La historia de Robert Reynolds, un alcohólico, agorafóbico, que resulta ser el mejor salvador que la Tierra tuvo alguna vez. Un héroe querido, luchando contra el crimen antes de que Los 4 Fantásticos emprendieran su fatídico viaje a las estrellas. El Vigía luchó en su día contra todo tipo de villanías disfrazadas, haciendo que la idea de la lucha contra el crimen fuera aceptada por los ciudadanos de Nueva York. Y con los años luchó junto a Hulk, Spider-Man o Los 4 F…, pero hoy, nadie recuerda a Bob Reynolds. Con una vida rota, un matrimonio fallido, se despierta hoy para descubrir su verdadera naturaleza. A tiempo para reconstruir su vida pues casualidad o no, la entidad maligna conocida como El Vacío está regresando a la Tierra. Así que Reynolds se pone su uniforme de centinela una vez más y tiende a desentrañar la conspiración que hubo para borrar su memoria, mientras se acerca El Vacío…

Paul Jenkins al guión, ilustrado por Jae Lee, Bill Sienkiewicz, Phil Winslade, Rick Leonardi y Mark Texeira, y toda una serie de maravillosos colaboradores. No es la primera vez que Marvel tiene un superhéroe al estilo de Superman en sus historias. Un personaje diferente, cercano, muy a lo Astro City, por eso quizás me ha gustado tanto. El Vigía es diferente. Si bien un personaje que lo puede todo, cualidades para lo bueno y para lo malo de Superman, por ejemplo; en gran parte es un personaje que se mantiene solo. Pero mola ese enfrentamiento final que se espera durante toda la trama, empujado por la supuesta conspiración en dicho universo donde se evitó recordarle. A un ser tan magnífico que describiría como el “Superman de Marvel”. En definitiva, una epopeya monumental que si te decides, leerás en dos sentadas.

Reseña: Sombras en la Tumba, de Richard Corben

19 February 2019 - 1:05am

Quien nos lea asiduamente sabrá de nuestro afán por el género de Terror en films, novelas y cómics. De nuestro gusto por lo mejor de lo mejor. De nuestro seguimiento a grandes autores, a grandes maestros ilustradores, y de querer compartir con vosotros nuestra opinión sobre ello, intentando teneros informados con títulos que cada mes salen a la palestra. ¡Para que no se os escapen! Y si habéis leído hasta aquí, puede ser por varias razones: estáis interesados en el título que reseño y no os decidís aún, sois un verdadero/a seguidor/a del maestro Corben o simplemente leéis todo tipo de reseñas y lo pasáis bien sabiendo más. Adquiriendo conocimiento. Bien, por cada una de ellas me alegra que lleguéis a este punto. Si sois más de cómic, también sabréis de nuestro afán por todo lo que sacan en especial dos grandes autores: Mike Mignola y Richard Corben.

Y qué decir que no hayamos dicho ya. Algo habrá, ¿no? En especial, si Planeta Cómic vuelve a poner su ojito derecho en una obra que muchos necesitábamos en español. Sí, «necesitábamos» es la palabra. Porque es con esta serie de historias con lo que Richard Corben da seguimiento al tomo Los Espíritus de los Muertos (publicado por Planeta Cómic también), también una buena antología de historias cortas de Terror inspiradas en lo mejor de lo mejor. ¿El qué? Pues aquellos grandes cómics de Terror de los 50s, 60s o 70s, grandísimos cuentos de Terror de la editorial EC que fueron perseguidos por la sociedad ilusa del momento y que vemos, al igual que muchos, como Corben ama e idolatra aquí. Sombras en la Tumba no es otra cosa que un buen tomo, indispensable para amantes del autor pero también del mejor género de todos (el único que activa tu sistema nervioso); una buena recopilación de macabras historias narradas por un personaje viejo, excéntrico, de extraña procedencia.

Cuentos de final inesperado, algunos quizás demasiado precipitados pese a su bastante potencial. Quizás bocetos o historias guardadas en un cajón que tenían prisa por salir y asustar al mundo mientras se interese por ello. Es curioso como en USA, en sus principios, Corben solía ser conocido como un autor gore en sus primeras historias clandestinas. También fue conocido por sus innovadores y pioneros usos del color (donde gana mogollón aunque Sombras en la Tumba no lleva). Sin embargo, también parece tener un don para la combinación en ciertos elementos del blanco y negro. Especialización que adquirió en su paso por las revistas Warren de los 70s.

Cuatro décadas después, con Sombras en la Tumba vuelve a causar pesadillas a nuevas generaciones. Algunas de las más de veinte historias de esta colección proveniente de la editorial Dark Horse y que ahora Planeta Cómic suma a su genial colección de joyitas: véanse Creepy presenta a Richard Corben, El Dios Rata, Creepy presenta a Bernie Wrightson o toda la colección de Eerie, Creepy… En la introducción Mike Shields nos informa que Corben, el maestro del color, ha planeado deliberadamente estas historias para blanco y negro y entonces ahí entendemos bastantes cosas. Es su homenaje, su visión de aquellos juegos y giros de guión que series de televisión de Terror de principios de la década de los 60s como Way Out!, Thriller o Alfred Hitchcock Presents, tenían. Donde el blanco y negro jugaban un papel indispensable.

Por eso, en Sombras en la Tumba encontraréis tanto monstruos humanos como inhumanos, aunque también encontrarás un puñado de cadáveres ambulantes, seres sobrenaturales y maldiciones antiguas. Como vemos con demasiada frecuencia en la vida real, las cosas que los humanos son capaces de hacerse a sí mismos, tal vez sea más aterrador que cualquier monstruo ficticio que la mente pueda imaginar. Si es que son ilusiones, claro.«Perturbadora», quizás sea la palabra que mejor define esta antología. Casi cincuenta años preceden a este magnífico autor que como mínimo os debería sonar.

Sombras en la Tumba es definitivamente inquietante. Es ese lugar donde algunas tramas deben ser leidas en lugares bien iluminados. El ejemplar que si tienes un momento puedes abrir y vivir un par de “sufrimientos” o bien sentarte a degustar un tomo que se lee perfectamente de un tirón. Aunque ya sabéis que el mejor manjar hay que degustarlo a intervalos. Si eres un fanático del horror, apenas necesitas consejo, ¿no? La madera cobra vida.

Reseña: Varsovia, de Carlos Sísi

18 February 2019 - 1:05am

¿Quién no ama dormir y tener hermosos sueños? No hay nada malo en ello…, a menos que los sueños reemplacen la vida. Ese es el peligro en esta historia. La gente comienza a abandonarse a sueños maravillosos, eufóricos, no hacen nada para permanecer despiertos y poco a poco, el mundo se va vaciando de personas. Ya que el sueño en sí es una trampa, pues a medida que el mundo duerme, un pequeño grupo se mantiene despierto… La historia nos sitúa en París en el siglo actúal. Allí llegarán unos enfermos después de abandonar el psiquiátrico de las afueras de la capital francesa. Se les unirán a ellos otros no durmientes que tampoco entienden qué está ocurriendo. Pero lo que en verdad traerá el Terror será cuando una realidad extraña involucre a soldados nazis desfilando y luchando por las calles de París. Pronto entenderán que todo lo que ven es real, que hay saltos en el tiempo, tratarán de desentrañar el misterio y encontrar las respuestas que parecen encontrarse ocultas en el pasado de la Segunda Guerra Mundial y los guetos de Varsovia.

Dicen que nada malo puede florecer de la verdad. Se hacen cosas horribles tras las cortinas de la ignorancia. La mejor manera de que el Mal sobreviva es permitiéndole crecer sin control porque pasa inadvertido. Carlos Sísi lo entendió escribiéndonos una maravillosa historia donde nos recuerda que también se puede dominar a ese Mal. Con unos personajes increíblemente vivos, maravillosamente descritos con una precisión que asusta. Es capaz de adentrarnos en el amor por los libros gracias a Marie y sabe cómo llevarnos al trastorno bipolar o darle vida a un terrorífico monstruo que crece alimentándose de odio y miserias humanas.

En esos saltos de tiempo, Sísi nos lleva a la invasión de Polonia junto a otros lugares y escenarios de guerra. Datos históricos y otros de ficción se juntarán creando una trama tan bella como de horror ilimitado. No, tranquilos, no vais a leer ninguna lección histórica tipo Wikipedia, y eso es lo más sorprendente de todo: la manera en que cuenta una nueva historia en el gueto judío donde vive Józef y su sobrina Wislawa, una niña muy especial. El autor nos muestra bien lo que fue ese infierno, ese horror, contándolo como una prolongación de lo que ya hay narrado. En verdad, lo ha dejado tan bien escrito que hasta yo misma me quedé sorprendida del lenguaje que utilizó, tan puro, capaz de lograr llevarnos a un París apocalíptico, a aquellos interrogatorios de la Gestapo cuando llenaban el aire de gritos, llantos desgarradores que nunca cesaban. Sentiremos el sonido de esas botas alemanas aplastando el suelo, moliendo la esperanza de las personas. La clave se encuentra en el pasado, pero para descubrirla Carlos Sísi nos dejará un dolor en el alma, llevándonos de nuevo a esa época. Himmler y el ocultismo nazi, experimentos, un terror más allá del odio, saltos temporales buscando la respuesta para sanar el mundo.

Me gustó, disfruté el libro, tenía muchas ganas de escribir una opinión de una novela de Carlos Sísi. Estaba segura de que era cuestión de tiempo que su novela, sería un día también mi novela.

Reseña: La Máscara de la Muerte y Otras Historias, de H.D. Everett

16 February 2019 - 1:05am

La Máscara de la Muerte y otras historias es una pequeña antología publicada por primera vez en 1920 por Philip Allan & Co. Uno de los pocos libros en los que la señora Everett no aparece con el sobrenombre de Theo Douglas. También es la última novedad de La Biblioteca de Carfax, la siempre recomendable editorial de estas chicas tan amantes del mejor género de Terror. Os lo confieso: un libro extremadamente raro que ahora se encuentra disponible. Y lo llamo así por identidad; no recuerdo haber visto nunca en nuestro idioma a alguien apostando por esta autora de la que se sabe muy poco. En su país al menos, Philip Allan editó en 1932 dos relatos de los que se encuentran aquí; el que da titulo al libro y La Cortina Carmesí. Por mis datos, ambos se incluyeron en Creeps Omnibus, una antología donde los recuperaba en 1935. Y es que la mayoría de los cuentos de señora Everett quedaron descatalogados de una forma u otra hasta que en 1995 apareció un enorme tomo publicado por Ghost Story Press, que es lo más reciente donde se podían encontrar… Hasta ahora.

Sobre la autora: Henrietta Dorothy Everett (1851-1923), comenzó a despuntar a la edad de cuarenta y cuatro años. Durante los siguientes veinticinco -entre 1896 a 1920-, aparecieron veintidós libros de un tal Theo Douglas, publicados por diecisiete editoriales diferentes, los cuales hasta que no fue un “buen momento”, no fue revelada su verdadera identidad. Trece años antes de su muerte, H.D. Everett empezó a ser reconocida.

Relatos aquí que dan muy mal rollo. Así catalogo dicha antología. En La Máscara de la Muerte, la moribunda Gloriana, le pide a su esposo que le haga una promesa: una vez que muera, él deberá cubrirle el rostro con un pañuelo en particular. Unos días después de su muerte, justo antes de que el enterrador cierre el ataúd, el caballero cumple los deseos de su esposa. A partir de ahí: sobresaltos. Uff. El otro relato que destaca por encima de todos es La Cortina Carmesí. Coincido totalmente con Philip Allan en que son las dos puntas de lanza de la autora en la narración breve. Aunque tampoco están mal los otros que aquí se aportan. En La Cortina Carmesí, Ronald McEwan, de dieciséis años, va a pasar unos días con su tío el reverendo Sylvanus Applegarth. Sus dos primos, burlándose de su procedencia en las Highlands donde se cree fervientemente en fantasmas, lo llevan a visitar una casa abandonada que se dice embrujada. Exactamente, un gran ventanal de un primer piso, con vistas al jardín, protegido con una enorme cortina roja y descolorida, ahí dicen que se aparece. Regresan pasada la medianoche, y los tres niños obtienen más de lo que esperaban. Un relato que te puede marcar o asustar bastante, dependiendo de cuándo y dónde lo leas.

De los nueve relatos recogidos aquí, me gustaron mucho también Los Dedos de una Mano, donde dos tías solteronas, Sara y Grace, se hacen cargo de sus sobrinos Dick y Nancy, durante unas vacaciones mientras su padre viaje a la India. Es en una casita de retiro junto al mar, donde vivirán una intrigante historia con una garra que se dedica a dejarles mensajes en clave: «PELIGRO», «MARCHAOS», «SALID DE AQUÍ»… Uff, no digo nada y os lo digo todo.

Y La Bruja del Agua que cuenta como las hermanas de Robert Larcomb se sienten decepcionadas cuando “el niño” se casa con Freda, una mujer de poca fortuna, que da a luz a un bebé que no sobrevive, y que sufre una enfermedad grave. Mary, la narradora, acepta a regañadientes quedarse con Freda, mientras Robert se va de caza. En su ausencia, vivirá los momentos más terroríficos de su vida: extraños goteos, noticias de una vaca recientemente ahogada, un médico demasiado cariñoso o una leyenda local sobre una mujer blanca que fue enterrada en una encrucijada cercana… Una variada cantidad de ingredientes que la autora aúna de forma magnífica al final.

Aunque ambientadas predominantemente a principios del Siglo XX, las historias de H.D. Everett tienen un estilo cercano a las grandes escritoras de época victoriana como Amelia B. Edwards, J. H. Riddell o Mary Elizabeth Braddon. En mi opinión, una autora a sumar entre las indispensables escritoras que siempre deben estar disponibles en la mejor Biblioteca de Terror que se precie. Calentando el sitio estáis, si aún no tenéis esta antología.