SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


248 conectados
247 anónimos
1 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·Poemas sin primavera
·Alexis en la ciudad sitiada
·El interviniente Petroni
·Conjurar el miedo con la palabra
·Los caminos perdidos

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Noticias CF: Fotos del GolemFest celebrado en Valencia
·blog_ Noticias CF: Portada y contenidos de la antología de cf "Efeméride"
·blog_ Noticias CF: Subasta de trajes y objetos de series de cf
·blog_Mar de tinta: Señoras que se empotraron hace mucho
·blog_ Noticias CF: Los replicantes de 'Blade Runner' protagonizan el día 29 la Noche Negra de Avilés

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - El Exilio
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

El Exilio
Ir a página Anterior  1, 2, 3
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Marca Tenebrosa
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Vlad_Temper
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 1852
Ubicación: Bokerovania
MensajePublicado: Vie Jul 15, 2005 3:20 pm    Asunto: Responder citando

Hay un universo que no se llegó a completar del todo. En él, las razas surgían de la imaginación de otros seres, tomando forma abstracta, y llenando un mundo que se configuraba a sí mismo con cada paso que daban sus habitantes.
Y allí, un Señor Mentiroso de los demónium, con su mirada arrogante y su pendiente de concha marina, cae al suelo de su alcoba en mitad de un brillo de oscuridad pura. Cuando los sirvientes, pequeños y deformes diablum se acercan a él para ayudarle a levantarse, él los aparta, y se levanta, mostrando en sus ojos, antaño amarillos, la tiniebla del espacio sin estrellas.

Hay un universo que está a punto de completarse. En él, orcos y humanos luchan constantemente, unos con el poder de las antiguas leyendas, otros con nuevos cultos. Allí, un joven mago albino que aún no ha demostrado el poder que pronto alcanzará, recibe igual impacto de oscuridad, que vuelve sus ojos rojizos en pozos hacia lo que se oculta más allá de las hogueras.

El más insignificante de los seres, un mísero hobbit.

Una bruja del Norte, del clan de Sefarina Pekkala.

Un mago Slytherin.

Una bruja tan poderosa como para plantarle cara a la Reina de los Elfos.

Un médico obsesionado por obtener la inmortalidad.

Un monstruo transilvano con la mirada puesta en Londres.

Una criatura que nunca tuvo que existir.

Una enfermedad con cuerpo propio y roja máscara.

Y más, y más, y más.

¿Cómo de poderoso puede ser un mito alimentado por la imaginación de miles en un mundo que es en sí imaginación?


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
_gilean_
Colono
Colono



Registrado: Apr 01, 2005
Mensajes: 196
MensajePublicado: Mar Jul 19, 2005 1:25 pm    Asunto: Responder citando

Me has matado.

_________________
CDK: 8420.
Soy lo que soy. Y por eso, no dejes nunca de pedirme más...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Vlad_Temper
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 1852
Ubicación: Bokerovania
MensajePublicado: Sab Jul 23, 2005 9:04 am    Asunto: Responder citando

Engorn miraba orgulloso su plan, viendo cómo los hilos del destino entretejían un futuro de lo más... interesante. Entonces notó que algo no estaba bien, había alguien más allí. Se dio la vuelta, presto a enfrentarse a quien hubiera osado invadir su sacro espacio, pensando en que tal vez Vlad_Temper o Finarfin hubieran decidido semejante atropello. Pero lo que allí encontró fue una figura ligeramente traslúcida, con un hábito gris, que flotaba en mitad de la nada y que, aún sin tener ojos, le miraba.
-¿Quién eres y por qué osas entrar en mi reino? -preguntó el Guardián de la Vida y la Muerte.
La figura encapuchada no habló, respondió haciendo que la realidad se ajustara de tal forma que ya hubiera hablado:
No hay individuos, hay un trabajo que hacer.
-Contéstame.
Engorn, la Realidad es un tejido frágil, lo sabe. Es preciso que exista una auditoría que cuide de ella.
-Ah, Auditores de la Realidad, ¿qué quieres?
No hay individuos, sólo el trabajo. Señor Engorn, debo decirle que hay problemas con usted. Permitir que las amenazas Vlad_Temper y Finarfin vaguen a sus anchas por todas las Realidades, destruir una de las manifestaciones de Cthulhu, matar a sus hermanos, dar lugar a una nueva Muerte. Todo eso está muy bien. Pero sentirse complacido, disfrutar con ello. Eso es una falta de eficacia realmente inconveniente.
-¿Qué estás diciendo?
Está usted despedido, señor Engorn. Por consideración a su trabajo, no perderá todos sus poderes, pero tendrá que abandonar esta Meta-Realidad y perder buena parte de su control Espacio-Temporal.
-¿DESPEDIDO? ¿CÓMO VA A SER ESO?
Son órdenes de instancias superiores.
-¡¡¡YO SOY EL ÚLTIMO DE LOS CUATRO GUARDIANES DEL ESPACIO TIEMPO, NO HAY INSTANCIAS SUPERIORES!!!
Olvida la primera regla de la empresa: siempre hay instancias superiores, aunque a veces para haberlas tienen que ser inferiores.

Engorn despertó. Cosa curiosa, pues nunca había dormido. Se encontró mirando a Calcien, que le pasaba un pañuelo por la frente, preocupada.
-¿Dónde estoy?
-En uno de los Mundos, el que nos acoge a los aurores.
-¿Qué ha pasado?
-Caíste del cielo, pensé que no sobrevivirías.
-Soy un Guardián, no puedo morir, no me pueden herir.
El rostro de Calcien hizo dudar a Engorn, que poco a poco levantó la sábana, para ver sangre. La cuestión es que era su sangre. Todo era demasiado nuevo.
-Hay otro problema Engorn.
-¿Qué? -respondió confuso.
-Ha aparecido un ser en los límites del país. Se mueve hacia aquí con gran velocidad. Nadie ha podido vencerle. Dicen que es inconmesurablemente grande, que puede llenar el cielo con su tamaño. Y tan veloz que parece que esté en dos sitios a la vez. Los que lo han visto hablan de un toro rojo...


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Finarfin
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Feb 18, 2005
Mensajes: 523
Ubicación: En el comienzo. Antes del tiempo
MensajePublicado: Dom Jul 24, 2005 10:49 pm    Asunto: Responder citando

La cerveza sabia a meados

El caido se habia dedicado a esperar a observar. Se oian rumores de que la autoproclamada "luz" habia caido tras un intenso combate en su guarida celestial. Otros que habia tropezado. Lo unico que se sabia era que los aurores contaban con una poderosa espada.

Incautos. Llevan demasiado tiempo sin luchar. Las bestias, tras un periodo de calma tras la Matanza de los Seis Dias, volvian a resurgir, quien sabe si de las mismas puertas del infierno. Habladurias, de que los pueblos de Terifas y Guimara habian sido arrasados por una bestia enorme, roja y de largos cuernos.

Y yo aqui, bebiendo cerveza

- Tomad, quedaos con el cambio
- Esto... señor, aqui faltan dos maravedies
- ...
- Tomad el resto

La espada brillo en la punta cuando la luna incidio en el filo.

- Volvamos pues, al trabajo

Finarfin se dirigio a donde los rumores situaban a la bestia


_________________

Unbreakable

Mi blog, no tengais miedo
DNI Cyberdarkiano 7772 (Tenia que haberme esperado V puestos mas :rol
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Engorn
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 08, 2005
Mensajes: 1592
Ubicación: La forja del universo
MensajePublicado: Lun Jul 25, 2005 1:05 pm    Asunto: Responder citando

La imagen que Calicien le describía se formó nitidamente en su cabeza enseguida. Había oído hablar de ella antes, al principio del todo. Su padre, el que le había enviado a él y a sus hermanos mayores a mantener la Creación le había hablado de aquel momento. Un momento en el que volvería a ser mortal. Un momento en el que la Creación se mantendría por si sola para que el pudiera regresar con su padre y sus hermanos sin riesgo a destruirlo todo. Sonrió.
-Ha llegado el momento entonces -dijo y Calicien le miró sorprendida mientras el ángel se levantaba de su lecho- . Tranquila, Hades sigue haciendo su trabajo. Él jamás será interrumpido. Yo he de ausentarme una corta temporada, pero volveré, y no lo haré solo.
Y sin más, desapareció.


_________________


Ultima edición por Engorn el Lun Jul 25, 2005 1:07 pm, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
_gilean_
Colono
Colono



Registrado: Apr 01, 2005
Mensajes: 196
MensajePublicado: Lun Jul 25, 2005 1:07 pm    Asunto: Responder citando

-Aquí?

-Sí, déjalo aquí. Aquí debería ser.

El gigantesco minotauro lanzó al suelo el fardo de provisiones con el que había cargado esos dos últimos días de marcha. Su hombro estaba en carne viva por el continuo roce del palo del fardo, bastante pesado incluso para uno de los de su especie, pero si eso lo molestaba, Kempes no dio muestras de ello.

Crane, mucho más ligero de equipaje que su compañero y ayudante, cogió un pequeño saco que llevaba atado a la cintura y lo abrió. De él sacó un espejo de mano. Acarició su llana superfície con las yemas de los dedos, como solía hacer siempre que tenía algo de tiempo, y dejaba que los pensamientos acudieran a su mente para girarlos, torcerlos y jugar con ellos, haciéndoles adoptar mil formas diferentes, contradiciéndose ellos mismos con cada nueva interpretación. Unos instantes de placer personal que reafirmaban cada vez más sus creencias.

El simple hecho de pensar que esta vez podría ser la última en la que experimentara tal placer lo asustaba tanto como lo excitaba... Faltaba poco para que un nuevo cambio lo tergiversara todo... Y las contradicciones se manifestarían a gran escala.

Se serenó intentando evocar el pasado. Había descubierto que pensar en lo que ya estaba hecho lo tranquilizaba siempre, a diferencia de lo que ocurría cuando aún era algo más que un susurro entre viejas leyendas y mucha cerveza...

Había sido un elfo oscuro. Un general... Aunque el apodo mercenario le hubiera hecho más justícia. No creía en esa lucha. Sabía, aunque no era consciente de ello, que por más dogma que les inculcara a sus soldados, y por más dogma que sus superiores le intentaran inculcar a él, las tornas podían cambiar en cualquier momento, y cualquiera de las palabras que en su infancia le habían hecho recitar una vez tras otra sin descanso podían ser tortuosamente retorcidas para encauzar sus acciones hacia una meta totalmente distinta de la original.

Ahora sí era consciente de eso, y había elegido una de las muchas alternativas. La mejor, según su criterio: la que carecía de palabras.

Dogma. Dogma. Prosiguió su juego con esa palabra. Mientras una sonrisa divertida asomaba en sus amoratados labios, dejó el espejo al suelo y sacó su daga de pedrería. Tenía que esperar alguna señal antes de descargar su arma preferida para romper el espejo. Siguió con el juego para contener el torrente de sentimientos que lo asaltarían si se paraba a pensar una vez más en lo que estaba a punto de hacer.

Kempes se dejó caer sentado en el suelo nevado del glaciar, observando como siempre a su amo a la espera de alguna orden que éste le quisiera dar. El fuerte y helado viento del lugar apenas representaba una carícia para él, pero era consciente de que su amo debía acusar mucho más el clima que él. No obstante, no se le había dado ninguna orden, y allí se quedó.

-Bien, Kempes, ahora nada más queda que esperar la señal. Sólo espero que ésta no tarde más de lo que yo puedo mantenerme en vida en estos parajes... Y que sea capaz de reconocerla.

-¿Éste es el sitio y el momento en el que se dará la señal, amo?

-Estoy casi seguro de ello. Aunque en realidad no tengo ni idea.

Ninguno de los dos dijo nada más.


_________________
CDK: 8420.
Soy lo que soy. Y por eso, no dejes nunca de pedirme más...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
_rs_
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 25, 2005
Mensajes: 995
Ubicación: There is a Manor in the Clouds
MensajePublicado: Jue Ago 04, 2005 4:01 am    Asunto: Responder citando

r.s desperto. Habia estado flotando por mucho tiempo, mucho antes de la destruccion del ultimo Multiverso. Ahh, aquellos tiempos...
Aunque ella no se encontraba estrictamente en ese universo, tampoco estaba completamente desligada de el y su realidad. No... Algunas charlas con Merrick a traves de los espejos, y una que otra miradita a los asuntos de su gente la mantenian en contacto. Hasta que ocurrio. Y entonces, ella floto en algun limbo dimensional, lejos del alcance de todos. Mucho tiempo permanecio en un sopor indiferente, sin saber ni interesarse que habia sido de sus aliados mostruosos en el Lado Oscuro. La informacion no llegaba. Hasta que desperto. Y entonces llego en olas y olas, y tenia que asimilarlas con toda su gran cantidad de cambios.

Todo este Exilio no la habia tocado. Ella estaba en un Exilio propio mucho antes que Engorn se emocionara con sus poderes y jugara a cerrajero dimensional.

"Ahh, vida. No, no exactamente vida..." ella murmuro. O eso creemos que hizo.

Asi que Vlad habia mutado, Chutlhu habia sido un estupido( otra vez... Increible... Toda la Eternidad en sus Multiples Versiones y siempre terminaba frustrado, apaleado y escupido... Cuando aprendera?), Engorn habia tomado clases de Aterizaje Terrestre y Finarfin( Fifi, mi querido, tenemos que encontrarnos y discutir un poco...) estaba jugando a los Caballeros de la Espada Afilada. Muy interesante.

Ya era tiempo de volver. Ella concentro sus pensamientos en recordar en que Realidad habia enterrado su antiguo cuerpo. La memoria era una de sus fallas. Pero al final, lo encontro, enterrado entre las raices de una antigua caoba. Era su cuerpo.

r.s volvio a su cuerpo. Y se desenterro, saliendo a la superficie en medio de las sombras de una ladera nocturna. Y se levanto de la tierra, se alzo en los aires; se suspendio en la infinidad del firmamento por un instante y susurro: "Vlad, yaqquir oheb, aqui me tienes, oscuro mal' ahk."


_________________
Además son muchos los humildes de mi pueblo.
Yo escribí sus nombres sobre los muros, pero no los recuerdo.
Yo rescaté su corazón de la carcoma y el olvido.
Yo los besé, y mi ósculo fue como tilde sonora impar
sobre su frente. Porque ellos están solos.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Engorn
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 08, 2005
Mensajes: 1592
Ubicación: La forja del universo
MensajePublicado: Jue Ago 04, 2005 1:49 pm    Asunto: Responder citando

Engorn no recordaba. Llevaba demasiados años lejos del reino de su padre, en complicada Creación como para poder recordar la simplicidad de aquelo lugar. Ni siquiera la dimensión en la que él habitaba, rodeado de nubes, era tan simple y despojada de cualquier cosa. Solo había luz.
-Hijo -dijo una voz que lo envolvía todo. Engorn miró a su alrededor, pero no veía nada. Ni siquiera podía ver sus propías manos, ni sus pies. Allí nada tenía forma. Todo era energía.
-Padre -respondió Engorn humildemente-. ¿Ha llegado la hora de que regresen?
-Eso me temo, pero han aprendido la lección -respondió la voz.
-¿Por qué han de volver?
-Porque los necesitas Engorn -contestó la voz tranquilamente-. Eres poderoso, pero no puedes ocuparte de todos los asuntos tú solo. Tú y tus hermanos detendréis La Guerra llegado el momento adecuado. Nosotros velamos por el equilibrio. Ni Vlad ni Calicien son capaces de ganar esta guerra para sus respectivos bandos sin desequilibrar La Creación. Ni siquiera serán capaces de derrotarse el uno al otro. Si no la detenéis, La Guerra será infinita.
-Entiendo -murmuró Engorn-. ¿Que es esa criatura que me visitó?
-Nada que tenga importancia, una ilusión -respondió la voz-. Adquiere la forma de los temores de cada uno, como un boggart, en tu caso toma la forma de tus preocupaciones. Y en parte a tí te preocupa Vlad, por eso se comportaba de esa manera, como si fuese un personaje sacado de Mundodisco. Pero no te preocupes por el, lo tengo a buen recaudo.
-¿Quien mantiene ahora La Creación?
-Thor
-¿Thor?
-Si, Thor.
-¿Quien es?
-Un elemento sorpresa.
Engorn sonrió.
-¿Ahora somos cinco entonces? -preguntó el ángel.
-Si, creo que Calicien te habló de él...
-¿El toro rojo?
-Más o menos... Al chico le gusta mucho esa bebida llamada RedBull...
Engorn volvió a sonreir. No se acordaba de aquellas conversaciones con su padre.
-¿Y mis hermanos dónde están?
-En cuanto vuelvas a La Creación estarán a tu lado, y tanto tú como ellos habréis recuperado vuestros poderes.
-¿Que tal está Madre?
-Quejandose, como siempre... Tus hermanos le dan mucho trabajo.
Engorn sonrió otra vez más.


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Vlad_Temper
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 1852
Ubicación: Bokerovania
MensajePublicado: Lun Ago 08, 2005 12:18 am    Asunto: Responder citando

Cuando Rincewind intentó recordar lo que había sucedido, debía retraerse al comienzo de todo.
El Tambor Remendado estaba moderadamente lleno de clientes, la mitad ya en el suelo, bien muerta, bien borracha, de forma que llegar a la salida era una versión sádica del juego infantil “las tinieblas”. Sólo que aquí, si fallabas, el castigo era llevarte a casa la bota llena de sangre o, en ciertas instancias, bazo.
En esto que apareció el Bibliotecario, arrastrando los nudillos, y se dirigió hacia él.
-Oook.
-Hola –respondió Rincewind.
-Oook eeek oook oook eeek oook.
-¿Cómo? ¿Que esta noche me visitarán tres Manifestaciones Antropomórficas Con Poderes Suprahumanos?
-Eeek.
-¡Ah! Poderes Cuasidivinos. Perdón. Pues muchas gracias. Nos vemos.
Cuando el simio se fue, Rincewind se paró a pensar en dos cosas. La segunda era el porqué le había dicho eso. La primera, el porqué estaba cubierto de cadenas.


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
_gilean_
Colono
Colono



Registrado: Apr 01, 2005
Mensajes: 196
MensajePublicado: Lun Ago 08, 2005 12:38 am    Asunto: Responder citando

Ocurrió que al salir del Tambor, Rincewind se encontró con el primero de los Tres Seres Cuasidivinos. Ante Rincewind apareció una vaca, y comenzó a hablarle. Curiosamente nunca le había hablado una vaca, lo cual, teniendo en cuenta que le habían hablado árboles, era cuanto menos sorprendente. Teniendo además en cuenta que conocía a un baúl con personalidad propia y mala leche y hablado con piedras (que habían resultado ser trols, pero no por ello dejaban de ser piedras) lo de la vaca era una novedad. Al menos la vaca era un mamífero, detalle que era sin duda evidente. De hecho seguro que era el más mamífero de los mamíferos, por motivos que algunos pervertidos podrían encontrar graciosos.

-Buenas tardes, señor Rincewind. Soy Gilean, el dios neutral -dijo la vaca.
Se habían dado casos de dioses cocodrilo, dioses escarabajo, dioses tortuga y dioses hechos de múltiples animales en Mundodisco, pero era la primera vez que Rincewind veía manifestarse a un dios como candidato a sacrificio en su propio nombre. Aun a pesar de su inocente apariencia Rincewind tembló no por la forma de la vaca, que no parecía amenazadora en absoluto, mas bien por que la mera aparición de un dios no traía nada bueno. Generalmente lo que conllevaba la presencia de un dios era muerte destrucción y sufrimiento, normalmente la del propio Rincewind.

-Tengo un trato que proponerle.

-¿No requerirá realizar aventuras, verdad? ¿Ir a lugares jamás visitados? ¿Salvar el Mundo o al menos algún continente?

-Mmm, es bastante probable. Pero le aconsejo que si intenta huir piense que soy un dios, y que tengo cierta omnipresencia. Y la promesa de ser apelado, traumado y esquizofrenio en caso de no cumplir el trato es inherente a mi aparición.

Rincewind no sabía qué era ser apelado, traumado y esquizofrenio, pero tenía mucha imaginación, siempre opinaba que demasiada, sobre todo cuando se es un mago.

-Además, puedo prometerle un gran botín a cambio de sus servicios.

-No me interesan ni el oro, ni la plata, ni los diamantes ni las huríes con mantequilla y sal. Quizás un huerto de lechugas, eso me gustaría.

-Eso entraría en las competencias del Gran Dios Om, y está quisquilloso con el tema. No, lo que le ofrezco es el Artilugio Más Útil Durante La Vida Del Aventurero.

-¿Una armadura realmente a prueba de espadas?

-Un tirachinas.

Muchas respuestas ingeniosas se le pasaron a Rincewind por la mente. Eran ingeniosas, atrevidas y de esas que se dicen cuando se mide dos metros y se apunta con una espada al interpelado. Pero Rincewind solo dijo

-Oh.


_________________
CDK: 8420.
Soy lo que soy. Y por eso, no dejes nunca de pedirme más...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Vlad_Temper
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 1852
Ubicación: Bokerovania
MensajePublicado: Lun Ago 08, 2005 12:50 am    Asunto: Responder citando

Estaba Rincewind dormido cuando un soplo de aire helado le despertó. Pensó que el que entraba por la ventana era un asesino. Sabía sin embargo que el gremio no trabajaba con magos, eran demasiado engorrosos Abrió los ojos lentamente, temeroso de lo que podía encontrar. Quizás tuvo demasiada imaginación, y la aparición tenía menos pinchos, garras y colmillos de lo esperado. Pero sin duda el aparentemente ridículo florete apuntando a su garganta tenía ese toque intimidatorio que Rincewind había aprendido a reconocer. Cuando un extraño te apunta con una espada busca tu temor. Y por los dioses que el lo había conseguido. Puso su mejor cara de pánico desencajado y su voz más temblorosa y dijo:
- Hola, ¿buscabas a alguien?
La aparición era una criatura de la noche, sin lugar a dudas. La palidez extrema, los ojos brillantes y los colmillos afilados eran la primera pista. Las enormes alas de cuervo que emergían de su espalda, la segunda. Luego estaba el hecho de que no se reflejaba en los espejos. También dejaba notar que o no usaba desodorante, o el que usaba era de una marca posiblemente llamada "Eu de Pantano." También conocido por ser la marca usada por los trols del tambor remendado
-Eres Rincewind, el mago fracasado. Podría decirse que soy un fan tuyo.
El mago no estaba demasiado acostumbrado al concepto de fan, pero sospechaba que captar la atención de un vampiro que sonreía de aquella forma no era una gran idea. Aunque esperaba fervientemente que “fan” significara amigo, no acosador. Fijándose mejor, notó que su amenazadora visita tenía el pelo rizado, del color de los desvanes; los ojos variando entre los tonos de la ciénaga; y una perilla que sería ridícula si fuera Rincewind quien sostuviera la espada. Aunque observando la energía contenida en el vampiro, cual felino albino, incluso en esa situación se abstendría de comentarlo.
-Tengo un encargo que hacerte, Rincewind. Nada demasiado complicado para el que salvó el Mundodisco dos veces, el Infierno, el Continente Contrapeso y XXXX.
-Conoces mi historial.
-Ya te dije que soy fan tuyo. Bien, aceptas, supongo.
-¿Qué me ofreces a cambio? No sé, una vaca me ha ofrecido un tirachinas por realizarle otro encargo, no es una oferta difícil de superar.
-Mmm, supongamos que esta espada puede succionar toda tu sangre y tus músculos para posteriormente atrapar tu alma en su interior y someterla a una eternidad de torturas que dejo a tu incomparable imaginación.
-Arrrgg.
-Supongamos ahora que no aceptas el trato de quien te apunta con dicha espada.
-ARRRGGG.
-Exacto.


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Finarfin
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Feb 18, 2005
Mensajes: 523
Ubicación: En el comienzo. Antes del tiempo
MensajePublicado: Lun Ago 08, 2005 1:41 am    Asunto: Responder citando

Más tarde, esa misma noche, Rincewind se despertaba de nuevo. Un punto de luz brillante se presentó ante él. Sería bonito decir que Rincewind siguió a la luz, pero fue más bien al contrario.
Durante su huida, por alguna extraña razón, la mente de Rincewind comenzó a pensar en cierto detalle. Que lo expresara en voz alta, mientras atravesaba la Plaza Sator, no produjo más efecto que el de inquietar al pobre Escurridizo. Y es que dijo:
-¿Forma antropomórfica, una vaca???
Pero luego pensó en las otras manifestaciones que podían tener los dioses, y acordó consigo mismo que "vaca" era lo suficientemente antropomórfico.
Finalmente, apareció en un cementerio. Quizás la gente opinaba que un cobarde integral como Rincewind nunca se acercaría a un cementerio, pero para Rincewind un sitio donde la mayor parte de los habitantes no se va a mover para amenazarlo era un lugar muy seguro.
Se apoyó en una lapida, que rezaba:
“Buen padre, buen hijo, buen hermano, mal alquimista.”
No era propiamente una lapida, sino un cubo de un palmo por un palmo por un palmo.
Entonces lo vio, una figura apoyada en la lapida enfrente suya. La penumbra lo ocultaba y Rincewind lo agradecía. Sin embargo cuando sus ojos se acostumbraron a la penumbra (contra su voluntad) distinguió lo que a primera vista parecía una persona normal. Armada eso si, de un espadón largo y estrecho.
- Llegas tarde - dijo el desconocido
-No sabía que me estuvieras esperando, si no, hubiera huido a toda prisa más rápido.
El desconocido no sonrió, ni dijo nada. La gabardina ocultaba cualquier cosa que llevara debajo, aunque la espada seguía allí delante. Fuera un héroe o un asesino no parecía que fuera a matarlo. Al menos, no inmediatamente, así que continuo hablando para prolongar su valiosa vida.
- Bueno, y supongo que tu eres la 3º manifestación antropomórfica ¿no?
- Digamos que si, tengo forma humana
Rincewind estiro la sonrisa como si tiraran de ganchos. Forma humana. No quería saber cuales eran las otras.
- Y que querías de mi?
- Lo mismo que ya te han pedido
- ¿Por que me lo pides tú?
- Para asegurarme de que lo cumples
- Ah
- ¿Qué?
- Es que ya me han amenazado de muerte
- ¿Y?
- Y me han ofrecido un tirachinas
- No puedo superar el tirachinas
- Lo suponía
- Pero puedo superar lo de la muerte
- Oh
- Te gustaría que te hiciera resucitar?
Rincewind pensó en levantarse de la tumba con articulaciones de menos.
- Me conformaría con no morir.
- Digamos que si no cumples dejaría que te mataran.
- Oh.
- Luego te resucitaría.
- Eso es bueno.
- Luego te mataría de nuevo.
- Eso no.
- Al fin y al cabo no te pido mucho, lo haras verdad?
- Claro claro - Despues penso que serian tonterias, pero juraria que la espada le sonreia


_________________

Unbreakable

Mi blog, no tengais miedo
DNI Cyberdarkiano 7772 (Tenia que haberme esperado V puestos mas :rol
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
_gilean_
Colono
Colono



Registrado: Apr 01, 2005
Mensajes: 196
MensajePublicado: Mar Ago 09, 2005 12:53 am    Asunto: Responder citando

Así fue, más o menos, cómo Rincewind se vio teleportado a una dimensión tan simple como puede ser el esbozo de un papel en blanco. Allí, el Creador, su mujer y sus cinco hijos comentaban los últimos cotilleos acerca de la relación entre Atenea y Seth.
-Disculpen –dijo.
Los siete se volvieron a observarle. Allí estaba el Creador, con su enorme barba y su imagen de proporciones áuricas. Y su mujer, que preferimos no describir. Se encontraban a su vez allí Ra, el Escarabajo Pelotero Gigante (con una enorme pelota de Estiércol que antaño fuera una galaxia); Zeus, el Señor del Rayo, con un águila chamuscada en su antebrazo; Yahvé, el Único, con un catálogo de libros monoteístas en sus manos; Thor, bebiendo Red Bull y, finalmente, Engorn.
-¿Alguno de ustedes es Engorn?
-Rincewind, un personaje de Mundodisco. ¡Padre! Dijiste que aquel ser, el boggart de los dioses, estaba a buen recaudo.
-Y lo está, hijo mío, él es el verdadero Rincewind.
-Veo que todo el mundo me conoce, me parece genial, en serio. Pero, la cuestión es que me han enviado a matarle, señor Engorn.
Siete risas ultraterrenas llenaron aquel espacio de simpleza absoluta.
-¿Y cómo pretendes hacerlo, pequeño mago fracasado? –dijo Engorn.
-Bien, tengo esto.
El mago sacó de su manga un calcetín. Parecía tener medio adoquín dentro. Comenzó a voltearlo encima de su cabeza.
-Patético, realmente patético que ni si quiera se te ocurra una idea original –dijo Engorn.
En aquel instante, el sudor nervioso que bañaba a Rincewind hizo que el calcetín se soltara en mitad de un giro, y que, a través de la fuerza centrípeta, saliera despedido más allá de aquel universo (tan simple que los objetos poseían un movimiento rectilíneo uniformemente acelerado).
-Por nosotros, ¿acaso no había nadie más patético para intentar asesinarme? –soltó Engorn.


_________________
CDK: 8420.
Soy lo que soy. Y por eso, no dejes nunca de pedirme más...
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Vlad_Temper
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 1852
Ubicación: Bokerovania
MensajePublicado: Mar Ago 09, 2005 12:54 am    Asunto: Responder citando

Y el calcetín siguió aumentando su velocidad, atravesando distintas dimensiones de distintas gravedades y propiedades físicas.

-¿Me matará? –preguntó el ovillo anteriormente conocido como Rincewind.
-La Muerte es tan sólo un principio –dijo con una sonrisa horrible Engorn.
-Eso también lo dijeron los otros.
-¿Los otros?

El calcetín rompió a arder al atravesar una atmósfera, hasta dejar tan solo el adoquín, brillando al rojo vivo.

-Ah, te refieres a esos tres. Maldita sea, tendría que haberlos matado, no encerrado en otras dimensiones.

Un elfo oscuro y un minotauro salieron corriendo, al observar el objeto ardiente que caía del cielo.

-Da igual, pronto no podrán hacer nada contra mí. Y tú habrás muerto, para regocijo de mis… hijos.

El espejo se quebró en mil pedazos, que salieron volando al rojo blanco. Como había sospechado Crane, el espejo no era un espejo cualquiera. Era un nudo, una Encrucijada, un lugar para atravesar de un mundo a otro. Como una ventana abierta por la Daga Sutil, pero condensada en azogue y extendida sobre su superficie.
Y el resultado fue un sonido que tan solo los Dioses podían escuchar. Sonaba como un “Tang”.
Thor se asustó, al ser un Dios recién nacido jamás había escuchado cómo una Encrucijada era destruida. Dejó caer por descuido su lata de Red Bull.

-¿Alguna última palabra, Rincewind?
-Eh, ¿no me mate por favor?
-Eso son cinco.

Un paso, un simple paso, que hizo que Engorn pisara la lata. La lata resbaló, salió despedida, y se estrelló en algún lugar más allá de las Esferas.
Y el enorme Ángel, el que sostenía la Creación, Engorn, cayó hacia atrás, golpeando su cráneo divino contra un muro de simpleza, partiendo el hueso, acabando para siempre con su vida. Engorn había muerto.
Rincewind se levantó, al lado del cadáver, y dijo, antes de huir tan rápido que ni los otros seis Dioses pudieron verlo:
-¡Y esto no es un sueño, es importante que lo recuerdes, si no, no me darán el tirachinas!


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Finarfin
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Feb 18, 2005
Mensajes: 523
Ubicación: En el comienzo. Antes del tiempo
MensajePublicado: Mar Ago 09, 2005 12:55 am    Asunto: Responder citando

-Al fin Engorn ha muerto –dijo el más pálido.
-Bah, hubiera preferido matarlo yo –respondió el de la gabardina.
-Siempre quejándose –apostilló el vampiro.
Tras lo cual entró una vaca:
-Hum… llego tarde, ¿me he perdido algo? ¿Empezó ya el plan?
-… -respondió el de la gabardina. Luego agregó-: Todo ha salido como estaba previsto, como debía ser.
-Bueno, más o menos –añadió el paliducho.
-¿Eh? ¿Así que ya está hecho? Conservaréis fotos, al menos... les prometí a las vacas que les traería un recuerdo
-Mira, -le enseñó el vampiro-. Con un iconógrafo de último modelo, aquí cómo se cae, aquí la lata incrustada en el ojo de Asthathoth, aquí Engorn golpeando el suelo, esta... uuups, esta no...
-Oooooooh... pásame esa...
-Toma... Es hora de que yo parta. He escuchado risas en otras dimensiones, otras realidades. Es hora de que se vuelvan gritos.
- Vete vete, disfruta mientras yo llego... –sonrió el del espadón, y su espada también.
-Hum... sí, hay demasiada cordura por esos mundos. He tardado mucho tiempo a arreglar un poco las cosas, pasé demasiados años perdiendo el tiempo por aquí... –comentó la vaca.
-Bien, no os preocupéis, -se despidió el pálido-. Siempre nos quedará Hobbiton. Creo que este es el principio de una gran Enemistad... y de nuevas leyendas... –el vampiro se deshizo en una nube de pestilente oscuridad.
-Yo me voy, si me volvéis a ver será con una espada y no con una sonrisa. Vigilad vuestras espaldas - el desconocido de la gabardina desapareció.
-Espero volver a encontraros en algún otro lugar, en un tiempo indefinido. Será agradable volver a distorsionar realidades a capricho... al menos según el criterio de los otros ^^ -fue lo que dijo la vaca antes de abandonar la sala en un haz de leche.

"Así termina el relato del Exilio, que perdure por siempre en la memoria de quienes lo vivieron, y en las páginas de la historia"


_________________

Unbreakable

Mi blog, no tengais miedo
DNI Cyberdarkiano 7772 (Tenia que haberme esperado V puestos mas :rol
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Engorn
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 08, 2005
Mensajes: 1592
Ubicación: La forja del universo
MensajePublicado: Mar Ago 09, 2005 1:59 pm    Asunto: Responder citando

Muy lejos de allí, donde el inerte cuerpo de Engorn reposaba, una bola de fuego como tantas otras antes de aquella surgió de la nada.
Yahvé recordó. Aquellas bolas de fuego habían sido su mayor pesadilla durante los dos siglos que había durado su duelo con Engorn.
Como tantas veces antes, volvía a resucitar allí donde había perecido, cosa que sorprendió incluso a su padre. Generalmente, sus hijos, al morir, regresaban a la Forja del Universo, junto a él. Así había pasado primero con Rá, después con Zeus y mucho más tarde con Yahvé. Pero Engorn había muerto muchas veces y siempre había reaparecido en la tierra. Ni Padre mismo sabía que había fallado a la hora de crear a Engorn y porqué resucitaba como el ave fénix. Tal era su preocupación que pensaba que su mujer le había puesto los cuernos. Pero Engorn era hijo suyo, lo sabía.
Pero aquella vez el ángel de la destrucción y creador de la muerte había muerto en la Forja del Universo, no en La Creación. Padre dudaba de que su hijo volviese a la vida como de costumbre. Nunca se había preocupado tanto por un hijo.
Habían colocado el cuerpo del ángel en un lecho, el que creían que sería su lugar de descanso eterno.
Lejos celebraban la caida de Engorn, pero el ángel de la destrucción y creador de la muerte, su espiritu más bien, reía en su fuero interno. Ilusos.
-He de evitar que haya vencedores -dijo el ángel cuando las llamas se esfumaron. Su rostro comenzaba a mostrar un leve color azul, algo que inquieto a Yahvé. Sabía que eso no era bueno-. El equilibrio seguirá intacto...


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Hace tiempo era Calíope
Invitado





MensajePublicado: Jue Abr 27, 2006 8:40 pm    Asunto: Me alegro de veros Responder citando

No me puedo creer que sigais aquí, y además casi todos!!!! Enhorabuena por continuar. Viva cyberdark y vivan los aurores!

Y haced el favor y continuad la Marca anda... aunque solo sea por los viejos tiempos. Mr. Green Jeje

Volver arriba
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> La Marca Tenebrosa Todas las horas son GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3
Página 3 de 3

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:1.73 / php time:66 ms