SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


158 conectados
158 anónimos
0 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·Sexo robótico
·Amamos el Mar Menor
·Una voz en la noche
·Más allá de las ruinas
·La Moneda, 11 de septiembre

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Noticias CF: Fotos del GolemFest celebrado en Valencia
·blog_ Noticias CF: Portada y contenidos de la antología de cf "Efeméride"
·blog_ Noticias CF: Subasta de trajes y objetos de series de cf
·blog_Mar de tinta: Señoras que se empotraron hace mucho
·blog_ Noticias CF: Los replicantes de 'Blade Runner' protagonizan el día 29 la Noche Negra de Avilés

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - [Análisis] Norwegian Wood, de Haruki Murakami
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

[Análisis] Norwegian Wood, de Haruki Murakami

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Taller Literario
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
FranOntanaya
Administrador
Administrador



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 2496
Ubicación: Por ahí
MensajePublicado: Mie Sep 12, 2007 2:18 am    Asunto: [Análisis] Norwegian Wood, de Haruki Murakami Responder citando

Un nuevo fragmento para analizar. Esta vez tened en cuenta que se trata de una traducción. No obstante, el estilo de Murakami da más para un análisis de contenido que de retórica.

El título de la novela en España es "Tokio Blues".

La ficha del libro en Tusquets:
http://www.tusquets-editores.es/lib_ficha_prn.cfm?Id=1903

El fragmento:

Cita:
Fuimos en tren hasta Ochanomizu. Puesto que no había desayunado, al hacer el trasbordo compré un sándwich en un puesto de la estación de Shinjuku. Después tomé una taza de café negro como la tinta. El domingo por la mañana el tren estaba lleno de familias y de parejas que salían de paseo. Un grupo de estudiantes de uniforme y con bates de béisbol en la mano corrían de arriba abajo por el vagón. En el tren había muchas chicas con minifalda, pero ninguna la llevaba tan corta como Midori. Ella de vez en cuando tiraba con fuerza del dobladillo de la falda. Yo me sentía incómodo porque los hombres no apartaban la vista de sus muslos. A ella esto parecía traerla sin cuidado.

—¿Sabes lo que me gustaría hacer ahora? —me susurró cuando pasábamos por Ichigaya.

—Ni idea. Pero, te lo ruego, no hablemos de esto dentro del tren. A la gente no le importa.

—¡Lástima! Mira que esta vez es increíble… —se lamentó Midori.

—Por cierto, ¿qué hay en Ochanomizu?

—Tú acompáñame y verás.

Los domingos Ochanomizu se llenaba de estudiantes que iban a hacer pruebas de exámenes o que asistían a cursos en escuelas preparatorias. Midori agarró el asa de su bolso con la mano izquierda, tomó mi brazo con la derecha y se adentró en la multitud de estudiantes.

—Watanabe, ¿puedes explicarme la diferencia entre el condicional simple y el condicional perfecto de los verbos ingleses? —me preguntó de repente.

—Creo que sí —reaccioné.

—Era una simple pregunta. ¿Crees que eso sirve para algo en la vida cotidiana?

—Supongo que no —dije—. Más que servir para algo concreto, es una especie de práctica para aprender a sistematizar las cosas.

Midori estuvo reflexionando un rato con expresión seria.

—¡Qué listo eres! —exclamó—. No había caído en eso. Sólo me había preguntado qué utilidad debían de tener el modo condicional, el cálculo diferencial o los símbolos químicos. Por eso siempre había ignorado esas cosas tan complicadas. Quizás estaba equivocada.


© Haruki Murakami, 1987, © de la traducción, Lourdes Porta Fuentes, 2005

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Nasi2
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 2759
Ubicación: Paseando con Odette por los Champs-Élysées
MensajePublicado: Mar Sep 18, 2007 9:37 pm    Asunto: Responder citando

Cada día que pasa, la "manera" de escribir de este hombre (al que yo no llegaría a calificar de "estilo) me parece más y más irritante. Venga a llenar frases y frases de apuntes que no aportan nada, absolutamente nada a la narración, como si así pudiera lograr algún tipo de realismo o de vete a saber tú qué. ¿Qué más da si en el tren hay chicas con minifalda, estudiantes con bates de béisbol o familias enteras? ¿Es necesario dedicarle taaaanto espacio a una descripción que, por otra parte, se sostiene precariamente en una simplicidad mal entendida?
A mí no me gusta nada de nada, la verdad.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ataulfo
Leyenda
Leyenda



Registrado: Feb 06, 2005
Mensajes: 5448
Ubicación: Murcia
MensajePublicado: Mar Sep 18, 2007 10:56 pm    Asunto: Responder citando

Cita:
Venga a llenar frases y frases de apuntes que no aportan nada, absolutamente nada a la narración, como si así pudiera lograr algún tipo de realismo o de vete a saber tú qué


Sólo por tocarte un poco las narices, seguro que si no supieras que es de Murakami no hubieras dicho nada Wink . Porque lo que acabas de decir arriba es aplicable al 90% de las descripciones de cualquier libro, o al menos yo no la veo especialmente "intrascendente" (de hecho se explaya bastante poco en los detalles para justificar ese "frases y frases"), tendrás que explicar mejor cual es la diferencia porque yo no la pillo.

La descripción acompaña bien al diálogo, jugando con el tema de la falda corta (en todo el libro el personaje de Midori es una constante fuente de tensión sexual, y el autor lo va reflejando siempre con pequeños detalles). El diálogo es un poco chorra, como ese hay varios, aunque algunos acaban conduciendo a divagaciones que parecen tener cierto sentido (o a lo mejor no, depende de lo que lea cada uno).


_________________
Cyberdarkiano 1714
------------------------------------------------------
We don't have to be stars exploding in the night, nor electrical fuse under the cover. We don't have to be anything quite so unreal, let's just be lovers.
-----------------------
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Nasi2
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 2759
Ubicación: Paseando con Odette por los Champs-Élysées
MensajePublicado: Jue Sep 20, 2007 2:35 pm    Asunto: Responder citando

Ataulfo escribió:
Sólo por tocarte un poco las narices, seguro que si no supieras que es de Murakami no hubieras dicho nada Wink

Sin duda, sin duda. Laughing
Pero eso no hace que mi comentario sea ni más ni menos válido, ni hace que el texto de Murakami sea más o menos bueno. Mr. Green

Me centraré en el primer párrafo:
Cita:
Fuimos en tren hasta Ochanomizu. Puesto que no había desayunado, al hacer el trasbordo compré un sándwich en un puesto de la estación de Shinjuku. Después tomé una taza de café negro como la tinta. El domingo por la mañana el tren estaba lleno de familias y de parejas que salían de paseo. Un grupo de estudiantes de uniforme y con bates de béisbol en la mano corrían de arriba abajo por el vagón. En el tren había muchas chicas con minifalda, pero ninguna la llevaba tan corta como Midori. Ella de vez en cuando tiraba con fuerza del dobladillo de la falda. Yo me sentía incómodo porque los hombres no apartaban la vista de sus muslos. A ella esto parecía traerla sin cuidado.


Nos encontramos al narrador, que junto a alguien más va a Ochanomizu. Como no ha desayunado, al hacer trasbordo se compra un sandwich, y después toma una taza de café. Hasta aquí perfecto. Lo que ya no me parece tan perfecto es que me repita, a las cien páginas, y por cuarta vez, que el tipo se ha tomado un sándwich en tal estación. Porque me da totalmente igual lo que se tome o deje de tomar, cuando importa un pepino y no hay ninguna diferencia si se toma un sándwich o una ensalada.

Está de muerte decir que, en un momento puntual, el tipo este se toma un café. Lo que ya es insoportable es que a lo largo de cualquiera de sus libros se nos describa una y otra y otra vez lo que come o bebe, cuándo va al lavabo, si cuando se ducha se limpia los sobacos o los genitales, si se limpia los dientes a conciencia o los deja pudrirse. Todo ello está muy bien para destacar alguna característica del protagonia, pero como recurso al que se vuelve una y otra y otra vez lo veo insufrible.

Otro ejemplo. Está de muerte decir que en el tren viajaban dos o tres familias, o chicas con minifalda. El problema viene cuando a cada viaje que hace el protagonista se nos diga quien viaja en el tren. Más que nada porque son cosas totalmente innecesarias. Son recursos que no aportan nada.
O si no: En el primer viaje hay una anciana. En el segundo dos hombres cogidos de la mano. En el tercero una madre soltera acompañada de un compañero de trabajo. En el cuarto un niño pequeño que se ha perdido. En el quinto una monja llorosa. Y mientras tanto, el protagonista se ha comido un sándwich allí, un café aquí, se ha tragado un tazón entero de espaguettis que estaban demasiado calientes, ha comprado una botella de agua para el camino, se la acaba por el camino, se compra un chicle, lo masca, lo tira para comerse otro sándwich, y luego se limpia bien entre las nalgas y bajo las orejas.

¿Cambiaría algo si en vez de una anciana, en el primer viaje el prota se encontrara a un hombre con sombrero? No, porque la manera con la que Murakami lo plasma en el papel es pobre, forzada e innecesaria. Con sus palabras intenta reflejar la realidad, pero no consigue, ni por asomo, crear a ese hombre o a esa anciana. Su manera de escribir es pobre en el sentido que su lenguaje no va más allá de su significado primario, de lo que denota. Todo lo que comenta, ya sean ideas abstractas o objetos materiales, es lo que es, tal cual, y no permite (ni consigue) que haya algo de vida debajo de ellos.

Así que, por una parte, tenemos un estilo muy depurado, muy "realista", y por otro un recrearse gratuitamente en detalles que no aportan absolutamente nada ni a la narración ni al contexto. Un tostón, vaya.

Espero que haya quedado algo más claro. Smile

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Maelstrom
Afincado
Afincado



Registrado: Apr 23, 2006
Mensajes: 403
Ubicación: Valencia
MensajePublicado: Vie Sep 21, 2007 8:12 am    Asunto: Responder citando

Aquí va el comentario de mi esposa, que se lo leyó hace un par de meses:

"La verdad es que no pasan muchas cosas en el libro y las situaciones son bastante ordinarias, pero vaya, el libro tiene algo que te atrapa y te hace seguir leyendo"

Yo apenas llevo cuatro capítulos y en efecto, no han pasado muchas cosas. Con respecto al estilo, esperaré a terminarlo para pronunciarme.

Un saludo


_________________
www.facebook.com/people/Toni-Maelstrom/1558445079
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Ataulfo
Leyenda
Leyenda



Registrado: Feb 06, 2005
Mensajes: 5448
Ubicación: Murcia
MensajePublicado: Vie Sep 21, 2007 6:52 pm    Asunto: Responder citando

Agradezco profundamente que te hayas molestado en explicarlo con tanto detalle, y de forma que resulte hasta convincente. Aún así no puedo evitar pensar que sí, que lo que dices está muy bien, pero que me parece completamente secundario con respecto a lo que cuenta la novela, ni de hecho creo que Murakami pretenda plasmar en cuatro frases algo de realidad en los elementos "decorativos" de la ciudad. Tampoco creo que se "recree" especialmente, para recrearse hay que ser un poco más denso o pirotécnico.

Al fin y al cabo el protagonista es el tamiz de la narración, y lo que vemos de la ciudad no es más que su percepción, la percepción de un adolescente algo aburrido y sin mucho interés por el resto del mundo. Es normal que se nos presente su rutina y su visión de una ciudad llena de seres extraños (otras personas) cuyo universo es completamente ajeno al suyo, y no siente ningún interés más allá de eso.

¿Es posible que repita mucho el recurso? pues puede que sí, yo la verdad es que no me fijo tanto en estas cosas a no ser que me molesten especialmente.


_________________
Cyberdarkiano 1714
------------------------------------------------------
We don't have to be stars exploding in the night, nor electrical fuse under the cover. We don't have to be anything quite so unreal, let's just be lovers.
-----------------------
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
FranOntanaya
Administrador
Administrador



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 2496
Ubicación: Por ahí
MensajePublicado: Vie Sep 21, 2007 8:53 pm    Asunto: Responder citando

Bueh, para repetitivos ya están Proust y Saramago. Yo creo que al ser un libro que parece querer evitar la retórica elaborada y al mismo tiempo tener un estilo definido, dispone de menos recursos y variantes entre los que elegir.

En algunas formas de arte vemos cómo la repetición de motivos sencillos puede crear efectos tan sugestivos como el de un paisaje realista de campiña al atardecer. No quiero caer en el estereotipo, pero quizá esto parece más apropiado viniendo de un autor japonés.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Nasi2
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 2759
Ubicación: Paseando con Odette por los Champs-Élysées
MensajePublicado: Vie Sep 21, 2007 10:16 pm    Asunto: Responder citando

FranOntanaya escribió:
para repetitivos ya están Proust y Saramago.

Lo que acabas de hacer no tiene nombre, Fran. Shocked Laughing

Leed, leed lo que dice Proust sobre unos crisantemos:
Proust escribió:
Mi admiración por ellos [los crisantemos] [...] provenía sin duda de que, rosa pálido como la seda Luis XV de los sillones, blanco de nieve como la bata de crespón de China, o de un rojo metálico como su samovar, superponían al del salón otro decorado suplementario, de un colorido no menos rico, no menos refinado, pero vivo y que sólo había de durar unos días.


Y sigue:
Cita:
Pero me emocionaba porque aquellos crisantemos eran menos efímeros que relativamente duraderos comparados con aquellos tonos, no menos rosas o no menos cobrizos, que el sol del crepúsculo exalta tan suntuosamente en la bruma de los atardeceres de noviembre y que, después de haberlos visto apagándose en el cielo antes de entrar en casa de Mme. Swann, volvía a encontrar, prolongados, traspuestos en la incendiada paleta de las flores.


Decidme, decidme qué os parece. Smile
Supongo que cada cuál es bueno en su estilo, pero la capacidad de recreación de Proust en lo que a impresiones se refiere, la veo totalmente desaparecida en Murakami. Las palabras del japonés están muertas, no desprenden nada más allá de lo que cuentan en un primer momento. La justificación de Fran de que, al prescindir de la retórica, tiene menos recursos de los que poder servirse, no me convence para nada, porque la imagen subyace en las palabras, independientemente de qué palabras uno utilice. Se pueden acompañaer con más o menos adjetivos, o incluso se puede hablar sin ellos, pero las palabras deben llevarte más allá de ellas mismas, tienen que abrir caminos en tu cerebro que te permitan pasearte por sus significados más recónditos. King, que no es un gran retórico, lo consigue ampliamente en algunos de sus mejores novelas. Murakami se queda en el camino (a mi entender).


Ataulfo escribió:
Aún así no puedo evitar pensar que sí, que lo que dices está muy bien, pero que me parece completamente secundario con respecto a lo que cuenta la novela, ni de hecho creo que Murakami pretenda plasmar en cuatro frases algo de realidad en los elementos "decorativos" de la ciudad.

Sí, desde luego no creo que todo esto influya directamente en lo que se cuenta, pero si salté a la yugular cuando se me dio la ocasión fue, precisamente, porque encontré en este extracto de Norwegian Woods lo que me resultó muy, muy irritante en el libro que he leído de él, Kafka en la orilla. Es totalmente secundario a la narración, dices. Yo diría aún más: que es totalmente innecesario.
Lo que me fastidia (y este es el motivo por el que digo que este recurso es innecesario) es que no entiendo por qué Murakami tiene esta tendencia a decir qué se come y qué se bebe en cada momento en sus novelas. No le veo el motivo, no veo que añada absolutamente nada a la narración. Y eso me molesta, y me expulsa de la historia. Porque resulta tan y tan secundario de la trama, que acaba sobrando.

Cita:
Tampoco creo que se "recree" especialmente, para recrearse hay que ser un poco más denso o pirotécnico.

Quizás en este extracto no, pero en el de Kafka recuerdo un párrafo entero en el que se describen los distintos envases de comida que hay encima de la mesa, empezando por aquél que el protagonista ha vaciado primero y finalizando con aquél que aún tiene entre las manos. Que si fideos, que si albóndigas, que si no sé qué... Si eso no es "abusar", ya me dirás tú qué lo es. Twisted Evil

Cita:
Al fin y al cabo el protagonista es el tamiz de la narración, y lo que vemos de la ciudad no es más que su percepción, la percepción de un adolescente algo aburrido y sin mucho interés por el resto del mundo. Es normal que se nos presente su rutina y su visión de una ciudad llena de seres extraños (otras personas) cuyo universo es completamente ajeno al suyo, y no siente ningún interés más allá de eso.

Yo no me quejo de la apatía del protagonista, ni de que dicha apatía se traduzca en la manera que tiene el personaje de ver lo que le rodea. Lo que me irrita es la manera con la que se nos presenta todo el meollo, la pobre manera con la que Murakami intenta decírnoslo. Y no es que este personaje en particular (el de Tokio) esté apático, es que el de Kafka es exactamente igual, dice exactamente lo mismo y de la misma manera. No es tanto que los protas estén aburridos, es que el estilo del propio Murakami es el que los tiñe de ese tono gris tan insoportable.

Cita:
¿Es posible que repita mucho el recurso? pues puede que sí, yo la verdad es que no me fijo tanto en estas cosas a no ser que me molesten especialmente.

Será que a mí me molesta un montón, pues. Razz

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Elisabet
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Oct 02, 2006
Mensajes: 749
MensajePublicado: Mar Oct 02, 2007 8:45 pm    Asunto: Responder citando

No conozco a Murakami ni el libro, pero el debate que traéis entre manos es interesante. Algunos abogáis por la sencillez del estilo, otros lo consideráis vulgar y falto de arte y preferís la elaboración exquisita de un Proust...

Sobre gustos, ya lo dicen, no hay nada escrito. Puede gustarte más un estilo minimalista y sobrio que un estilo barroco y recargado, o al revés. Es más trabajoso y requiere más habilidad -o, al menos, tiempo- una descripción como la de Proust, pero conseguir simplicidad también conlleva maestría y capacidad de síntesis, y de plasmar en uno o dos detalles una atmósfera concreta.

Tampoco me considero capacitada para criticar otros autores, y menos a los clásicos, pero personalmente me gusta el lenguaje más sencillo, aunque tampoco desnudo de plasticismo. El texto de Murakami me ha parecido, de momento, muy elemental. Lo que capta el interés es la relación entre los dos personajes y el morbo de la minifalda... Una forma muy pedestre de captar la atención, realmente, pero efectiva. De Proust, lo reconozco, sólo he leído fragmentos y creo que me costaría acabar un libro suyo. Tampoco me va tanto preciosismo.

Un autor español que para mí es referente, por su sobriedad, pero con las pinceladas estéticas justas y efectivas, es Pío Baroja. Es un auténtico maestro con la prosa. Sus narraciones fluyen... con elegancia. Esa sería la palabra. Cuando encuentras autores así, da gusto leer.

Otro autor que para mí es sublime en su estilo es Gustave Flaubert. En él se aúnan perfectamente el esteticismo con el realismo. Sus obras son joyas. Leed Madame Bovary, o la histórica Salambó... Son de esos libros que impresionan.

Bueno, creo que me he salido del tema. Fran planteaba analizar más el contenido que el estilo, pues poco hay que decir de ese estilo tan plano.

Ese diálogo, a mi ver, saca a colación la necesidad o la importancia de ciertos conocimientos intelectuales para la vida real, del día a día. Midori plantea esa dualidad estudios-vida; erudición-experiencia; teoría-práctica... Se cuestiona la utilidad de las enseñanzas de la escuela. Pero Watanabe la sorprende con su respuesta. Por muy alejados de la vida que puedan parecer esos conocimientos -el condicional simple y compuesto, o los algoritmos, o una fórmula química...- en realidad sí tienen una utilidad práctica y real. Se trata de aprender a vivir de forma más consciente, "sistematizando las cosas" (o léase, reflexionando sobre la realidad). Watanabe alude a una forma de vivir que va más allá de la pura acción-reacción, instinto o determinismo. Está sugiriendo vivir con un grado mayor de conciencia sobre las cosas, lo cual, indirectamente, apunta hacia una idea de libertad y toma de posesión de uno mismo y de sus actos.

No sé si he visto más de la cuenta o es que me he enrollado como una persiana... Smile

Saludos,


_________________
Elisabet
http://comollegarapublicar.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Maelstrom
Afincado
Afincado



Registrado: Apr 23, 2006
Mensajes: 403
Ubicación: Valencia
MensajePublicado: Jue Oct 04, 2007 10:05 am    Asunto: Responder citando

Ya lo terminé.

De manera muy general podría definirse como la historia de las relaciones entre varios personajes desarraigados. Tiene tintes de tipo existencialista, en especial cuando entra en las valoraciones del protagonista acerca de hacia donde va su vida.

Como apuntaba Nasi2, Murakami a veces abusa de las "descripciones inútiles", en el sentido de que con el ánimo de dotar de mayor realismo a las situaciones, se centra en hablar de lo que comen, cómo visten, qué música escuchan, etc. En cualquier caso en "Tokio Blues" no llegan a hastiar.

Por otra parte, es una agradable sorpresa su habilidad para retratar los caracteres y sus relaciones. A veces, quizás demasiado forzadas, pero en cualquier caso interesantes para el lector. Tampoco cae en el error de describir a los japoneses con los típicos clichés folclóricos, por esa parte, el plantel de los protagonistas es de lo más variado.

Es fácil de leer. No esperéis muchos personajes o varios puntos de vista. Todo parte de los recuerdos del Watanabe, el protagonista principal, con lo cual es una novela en la que es difícil perderle el hilo.

En definitiva, una buena novela, sin ser una obra maestra, que ha logrado hacerme empatizar con unos personajes de otra época (finales de los 60) y otro lugar (Japón). Jo, que hay momentos muy bonitos ::032

Puntuación: 7

Un saludo


_________________
www.facebook.com/people/Toni-Maelstrom/1558445079
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
sergiourra
Campista
Campista



Registrado: Sep 20, 2008
Mensajes: 71
Ubicación: São Paulo- Brasil
MensajePublicado: Sab Sep 20, 2008 2:05 am    Asunto: Responder citando

Nunca he ido ni iré en tren hasta Ochanomizu. Es cierto que no he desayunado, pero no compraré un sándwich en un puesto de la estación de Shinjuku. Tal vez en la esquina me fien una taza de café negro como la tinta. Es domingo por la mañana, el tren no estará lleno de familias ni de parejas que salen de paseo. Tampoco habrá grupos de estudiantes de uniforme y con bates de béisbol en la mano corriendo de arriba abajo por el vagón, ni muchas chicas con minifalda menos cortas que las de Midori. Ella no tirará del dobladillo de la falda. No me sentiré incómodo porque no habrá hombres que no aparten la vista de sus muslos. A ella todo esto la traerá sin cuidado. A mí tambien: No hay tren por estos lares.


Sin duda no soy de los que aprecian las descripciones excesivas y que nada aportan al relato, pero al hacer este ejercicio me encontré con:

Sucede con Murakami lo mismo que le sucedió a los padres evangelizadores con las tribus del oeste norteamericano. Difícil hacerles entender la supuesta virginidad de María y de que el haber dado a luz a Jesús en esa condición le otorgaba un cierto estado divino... Para los "salvajes" importaba un pito si la flaca era virgen o "tuvo conocimiento" de todos los hombres de la nación israelita antes de parir en Belén. El punto es que era la madre de Dios hecho hombre y blablavlad. Y lo que importa es la hitoria de ese hombre/dios. (?) Bueno, de ese encuentro cultural resultaron unos cuantos cristianismos sincréticos en todo el continente Americano. Las actuales expresiones religiosas de los llamados "pueblos originarios" pueden ser incomprensibles para los cristianos occidentales tradicionales. Incluso cercanos a la herejía.

A dónde voy con todo esto? Pues, no me olvido del origen de Murakami, ni dejo de observar una cierta relación con cierto cine japonés y chino en que abundan los detalles y los enormes silencios. Un occidental, en general, tendería a contar la misma historia en minutos.

Tengo la impresión de que el pecado de Murakami no es el de extenderse en descripciones superfluas, sino en que aquellas descripciones carecen del encanto que las haría valer por sí mismas. Y ese pecado se basa en lo que podría llamarse "intento de occidentalización" de una forma oriental de ver y sentir el mundo. Ante ese intento quedan dos posibilidades (aparte de la desidia):

Acusar a Murakami de hereje (y compararlo con "santos" como Proust), o entregarse al encanto del sincretismo que, aunque poco lo entendamos, lo reconocemos como válido, ya sea por pintoresco, porque es expresión de los nuevos tiempos (new age) o por simple snobismo. Hasta por todos ellos juntos.

Mmm, me parece que hay más opciones. Mejor lo dejamos para después.

En todo caso, distorciendo (no recuerdo si existe en español esa palabra) el fragmento de Murakami, me parció que el ritmo es coherente con el relato y, además, sentí cierto placer en aquel ritmo. La hitoria en sí, no me atrae para nada.

Bueno, pasaba por aquí...

Abrazos mil!!!

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Litel
Peregrino
Peregrino



Registrado: Dec 10, 2009
Mensajes: 1
MensajePublicado: Jue Dic 10, 2009 11:17 pm    Asunto: Responder citando

Que tal, me presento como nuevo en el foro. Lo admito, me gusta mucho H.M. ¿Por qué?. Pues ni yo lo se. Admito que sus novelas siguen patrones muy repetitivos ( chicos anodinos y solitarios, jóvenes misteriosas y en cierto sentido "raritas", gatos, apariciones fatasmagóricas, tensión sexual, ...). Es cierto, su lenguaje es simple y sus historias con finales ciertamente esparcidos. Pero en el conjunto siempre me gusta. Despues de leerlo queda esa sensación de decir. Vaya, este personaje es un tío que no se limita a pasar por el mundo. Ahora, creo que no se puede hablar de "descripciones inútiles" como se indica en el foro. Las cosas "inútiles" sirven para generar el contraste que siempre llega con las cosas "sorprendentes" que afloran en las historias. Y eso es lo que gusta. Las historias distintas, a veces ilógicas, dentro de otras historias, pero siempre profundamente humanas.

En todo caso, personalmente la novela que más me atrae de el es Cronica del pájaro... , libro que apasionará a sus defensores e irritará hasta límites insospechados a sus detractores.

Un saludo a todos.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
julioduran
Colono
Colono



Registrado: Oct 08, 2010
Mensajes: 197
Ubicación: Argentina
MensajePublicado: Vie Mar 04, 2011 12:58 pm    Asunto: Responder citando

Nasi2 escribió:
Cada día que pasa, la "manera" de escribir de este hombre (al que yo no llegaría a calificar de "estilo) me parece más y más irritante. Venga a llenar frases y frases de apuntes que no aportan nada, absolutamente nada a la narración, como si así pudiera lograr algún tipo de realismo o de vete a saber tú qué. ¿Qué más da si en el tren hay chicas con minifalda, estudiantes con bates de béisbol o familias enteras? ¿Es necesario dedicarle taaaanto espacio a una descripción que, por otra parte, se sostiene precariamente en una simplicidad mal entendida?
A mí no me gusta nada de nada, la verdad.


Efectivamente, no hay información importante en el parrafo, salvo, tal vez (no conozco la historia y mucho menos a Murakami) cuando Midori dice:
—¡Lástima! Mira que esta vez es increíble… , pues sugiere la aparición allí del nudo de la cuestión.
Es lo que yo llamo "cháchara de locutor de FM". Al menos en mi país llenan el aire con estupideces sin decir nada significativo, y asi, entre eso y la música se "salvan" el día.
Ahora bien, en el supuesto caso de seguir la historia un hilo interesante, con hitos sí significativos, pues esas tonterías de relleno le dan carne al texto, y es un elemento presente en cualquier novela convencional. Y a veces esa "carne" es lo más interesante de la historia, especialmente en la ciencia ficción y fantasía. Y en los relatos más convencionales, confiere realismo.


_________________
:113 Luchando con el maldito capítulo 6

www.algopaso.com.ar
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Taller Literario Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:0.4 / php time:63 ms