SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


168 conectados
168 anónimos
0 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·Poemas sin primavera
·Alexis en la ciudad sitiada
·El interviniente Petroni
·Conjurar el miedo con la palabra
·Los caminos perdidos

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Noticias CF: Fotos del GolemFest celebrado en Valencia
·blog_ Noticias CF: Portada y contenidos de la antología de cf "Efeméride"
·blog_ Noticias CF: Subasta de trajes y objetos de series de cf
·blog_Mar de tinta: Señoras que se empotraron hace mucho
·blog_ Noticias CF: Los replicantes de 'Blade Runner' protagonizan el día 29 la Noche Negra de Avilés

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - El vino de Hargoth
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

El vino de Hargoth

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tierra de Leyendas
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
raelana
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 19, 2005
Mensajes: 612
MensajePublicado: Sab Jun 02, 2007 9:15 pm    Asunto: El vino de Hargoth Responder citando

Este relato es en realidad un fanfic ambientado en Dragonlance, no sé si puedo colgarlo aquí o si correspondería ir en otro sitio, movedlo si acaso.



EL VINO DE HARGOTH


A veces echo de menos sus ojos, cálidos, expresivos, oscuros como el vino de Hargoth. Ojos que me miraron con miedo y con respeto, preguntándose por qué yo continuaba en pie y él no. Tocó mi piel con sus dedos ásperos y sintió la fiebre recorriendo mi cuerpo; las marcas de la enfermedad que nos corroía no eran ronchas secas en mi piel sino pústulas vivas, tan supurantes como las suyas. Y no lo comprendió. No, no lo comprendió.

Deliraba, con ese delirio que te deja abrir los ojos aunque no puedes entender nada de lo que sucede a tu alrededor. Hablaba en susurros, comentarios incomprensibles, absurdos, me pedía que moliera el trigo para llevarlo al mercado, hablaba de cosechas imaginarias cuando en nuestra tierra hacía tiempo que no creía nada. Me decía que me cuidara y acariciaba mi vientre donde tú estabas, vivo, más vivo que nosotros aunque aún no hubieras nacido.

La comadrona vino a vernos una tarde, era una mujer enorme, oronda, con el pelo blancuzco y grasiento y la boca cubierta con un pañuelo. Me dijo que no nacerías, que si llegabas a nacer de mi vientre saldría un monstruo deforme y enfermo, pero yo sabía que no era verdad. Me lo habían prometido. Ella miró con codicia el medallón que colgaba de mi cuello. No sabía qué era. Ya nadie recordaba a los antiguos dioses, no sabía que aún estaban ahí, escondidos, riéndose de los que tan fácilmente los habían olvidado. Yo no olvidé, nunca, recordé las historias que contaban mis abuelos hablando de su infancia, en un mundo que no se había partido en dos. Recordé los nombres de los dioses verdaderos y me negué a creer que nos hubieran abandonado. Recé, sí, recé con el miedo latiendo fuerte en mi corazón. No voy a decir que pensaba en ti. Tú eras solo una molestia en mi vientre que me volvía torpe y débil. No, no pensé en ti. Pensé en mi. No quería morir.

Morgion se lleva el dolor y el miedo a la muerte. Te lo quita y te deja vacía. No sientes nada aunque estés ardiendo de fiebre. El dios habló en mi mente y me conminó a alejarme de aquellas viejas paredes donde intenté crear un hogar, me habló de otros como yo, otros elegidos por el dios que se reagrupaban para servirlo y me esperaban.

Sabía que tenía que irme pero no quise hacerlo mientras él tuviera los ojos abiertos y buscara mi mano que estaba mucho más caliente que la suya. La comadrona puso a calentar unas hierbas y yo la dejé hacer, tranquila, porque sabía que pasara lo que pasara yo no iba a morir.

Me sentía fuerte, como antes de que aquella horrible enfermedad comenzara a acosarme, pero disimulé y dejé que la mujer me llevara en brazos hasta las roídas mantas que había dispuesto en el centro de la habitación. El humo de las hierbas relajaba mis sentidos y espantaba a las ratas. La comadrona dispuso pequeños cuencos con hierbas ardiendo en torno a la manta y acercó dos de ellos a mi cabeza. Aspiré el intenso aroma y miré el cuello de la mujer, oculto entre anillos de grasa. Me sorprendía que pudiera ser tan fuerte pero ella no lucía ningún medallón en su cuello. La mujer simplemente miraba codiciosamente el mío.

Llevaba semanas luchando con la fiebre y mi cuerpo se había consumido hasta parecer de cristal. Aquella mujer me cogió entre sus brazos como si yo fuera una muñeca rota y sólo mi vientre hinchado parecía escapar de la cadavérica imagen de la muerte.

-No es cierto -me dijo-, tu vientre también está muerto, no sobrevivirías al parto.

Miré hacia la cama. Él se había quedado quieto. Murmuré su nombre y volvió la cabeza, mirándome con aquellos ojos oscuros que todavía podían hacerme temblar, intentó sonreír, darme confianza, pero sus labios resecos solo consiguieron fingir la mueca. Yo sabía que estabas vivo, eras lo único vivo que sentía dentro de mi, lo único que me ataba a mi anterior existencia, lo único que me recordaba que no siempre había llevado el símbolo de Morgion en mi garganta.

El dios no reclamó tu vida. Se la hubiera dado con gusto pero no la pidió. Era otra forma de hacerme estar en deuda con él. No, pensé, pagué y pagaré por mi vida, no por la de mi hijo. Con cuidado, acerqué mi mano hasta el cuerpo de la comadrona que extendía su instrumental a mi lado. Fue la primera vez que lo hice, mi primera vez. La rocé con uno de mis dedos y murmuré una plegaria a Morgion. Sentí el poder del dios en mi interior y me sentí poderosa y fuerte. Supe entonces que nunca me arrepentiría de mi decisión.

La comadrona calentó el cuchillo en el fuego hasta que la hoja adquirió reflejos rojizos. Se acercó a mi y rajó mi vientre de arriba abajo, de un solo corte. La sangre comenzó a salir a borbotones de la profunda incisión pero a la mujer no pareció preocuparle. Con movimientos precisos y seguros, la mujer introdujo sus manos en mis entrañas y te arrancó de ellas.

Eras una masa informe, rodeada de coágulos de sangre y con el cordón umbilical enroscado en torno a tu cuerpo. La comadrona lo cortó con el mismo cuchillo y te dejó en el suelo, a mi lado, para cerrar sin demora la herida abierta.

Mi cuerpo no hubiera soportado un parto, decía ella, pero quizás tampoco soportaría la brutal herida que me había inflingido. Te miré con odio. Me habías destrozado, habías consumido mi cuerpo tanto como la enfermedad, te habías alimentado de él y me habías dejado seca. Incluso te habías llevado la sangre que me quedaba al salir de mi. Y, sin embargo, estabas vivo.

Tu respiración era débil, entrecortada, parecía detenerse completamente para luego continuar. ¿Cómo iba a amamantarte con mis pechos secos? Di un manotazo para apartar a las ratas que se acercaban de nuevo al olor de la sangre y te acerqué a mi cuerpo. Estabas frío. O tal vez era que yo estaba ardiendo. La comadrona terminó de cerrar la herida y me miró con expresión satisfecha. Había hecho un gran trabajo. Me había salvado la vida. Tú no ibas a matarme, hijo mío, sólo me mataría la enfermedad. Pero ella no podía esperar. Había trabajado bien, quería cobrar por sus servicios.

Sentí el tirón en mi cuello cuando intentó arrancarme el medallón. Sentí un dolor mucho más intenso que cuando tenía las entrañas abiertas, era un dolor que atravesaba el alma y que me hizo reaccionar. Con una fuerza que a mi misma me sorprendió agarré la mano de la mujer y la retorcí hasta romper los dedos que atrapaban el sagrado símbolo que me había salvado la vida. De un manotazo la empujé y la oronda comadrona perdió el equilibrio y cayó, haciendo temblar el viejo suelo de madera bajo su peso. Tú empezaste a llorar. Yo me levanté y la sangre que aún goteaba de la herida resbaló por mis piernas formando caminos que se extendieron al suelo.

Quemaba. La sangre quemaba y yo cogí la cabeza de la comadrona y restregué su rostro contra mi vientre hasta que las quemaduras la hicieron gritar. Empecé entonces a entonar un cántico que no sabía que conocía, mi garganta estaba tan seca que salió como un estertor, las palabras no eran mías aunque las estaba pronunciando, el medallón emitía un brillo amarillento, enfermizo. La voz del dios habló por mi.

La solté y la dejé llorando en el suelo. Me volví a buscarte, mi pequeño hijo maldito, tan pequeño, no pesabas nada, te recogí y te llevé a la cama donde tu padre agonizaba entre sudores y pesadillas.

La comadrona intentó limpiarse el rostro con el delantal pero las quemaduras habían creado líneas oscuras en su cara. La mujer se levantó y me miró un momento, sin comprender nada.

En su rostro, bajo la piel quemada, se veían ya las señales de la peste. En sus manos, sus brazos, en todo su cuerpo la fiebre comenzaba a estremecerla. Ella sabía lo que le estaba pasando. Llevaba demasiado tiempo combatiendo la enfermedad para no reconocer sus signos. Gritó y me llamó maldita. Pero ella no se postraría en una cama, no agonizaría durante días. Moriría en cuestión de horas entre dolores atroces, el tiempo suficiente para que sufriera, el tiempo justo para que yo pudiera verla morir.

Intentó escapar, salir por la puerta, como si al salir de la casa pudiera escaparse de la mano del dios. Vi como se desplomaba junto al umbral, llorando, mientras su cuerpo robusto se consumía y su piel se desprendía ante sus ojos.

Morgion estaba complacido. Tu padre, cansado por la fiebre y el dolor, se sumió en un sueño tranquilo. Tu dejaste de llorar. Tu padre había cerrado los ojos y yo miré los tuyos buscando su sombra en ellos. Pero tus ojos son dos saetas verdes, como los míos, y no vi el reflejo del calor de tu padre en ellos.

A veces echo de menos sus ojos. Podía hablar con ellos cuando la enfermedad le quitó la voz. El hogar que había intentado crear estaba en sus ojos. Los abrió, por última vez.

Me miró.

Te miró.

Te miró y yo te odié.

Salimos de la casa aquella misma noche. Te envolví en trapos y nos fuimos de allí. Te dejé en medio del camino. No me importaba saber si alguien te encontraría o no. Tú destino no era el mío. Te di la única herencia que podía darte, la señal de Morgion. No morirás como murió tu padre. Era lo único que podía hacer por ti.

No te pareces a él. Te pareces a mi. Eso me da miedo. No esperaba encontrarte de nuevo. En mi interior, deseaba que hubieras muerto. Despiertas recuerdos que ya estaban dormidos y, sin embargo, no puedo evitar venir a verte, aunque tú no sepas quien soy ni lo sabrás nunca.

Mis ropas andrajosas no te impiden servirme vino de Hargoth cuando ves las monedas sobre la mesa, aunque no me tocas. Sin embargo, a veces, te he visto mirarme a los ojos.[/b]

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
ch3p3
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 05, 2005
Mensajes: 2183
Ubicación: La Quinta Alauda
MensajePublicado: Dom Jun 03, 2007 1:38 am    Asunto: Responder citando

Very Happy !ah! me gustó bastante. Tiene ese aire sombrío de las mejores obras de espada y brujeria. Wink

_________________
http://www.argothelerrante.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Nachob
Afincado
Afincado



Registrado: Feb 02, 2007
Mensajes: 390
Ubicación: Soy un baturrico en Madrid.
MensajePublicado: Mar Jun 05, 2007 9:41 am    Asunto: Responder citando

Es un relato duro, un poco sádico.

Pero impacta, que es de lo que se trata.

Aunque a lo mejor por desconocer el mundo fantástico en el que se basa, el final me ha quedado un poco confuso.


_________________
Mis libros:

http://nachob-elhombreimaginado.blogspot.com/

http://nachob-elmonstruoenmi.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
solharis
Afincado
Afincado



Registrado: Apr 11, 2007
Mensajes: 254
MensajePublicado: Vie Jun 08, 2007 8:48 pm    Asunto: Responder citando

Sí, es un relato duro.

Hace tiempo ya desde que leí las Leyendas y las Crónicas de la Dragonlance pero recuerdo que el tal Morgion era un dios de las epidemias. Aunque no sé si este relato tiene algo que ver con el nacimiento de uno de los protagonistas de la Dragonlance. ¿Puede ser? Hacer relatos cortos de fantasía no es nada fácil y me ha gustado mucho el tuyo.

Otra duda: ¿eres por casualidad la raelana de OJ?

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
raelana
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 19, 2005
Mensajes: 612
MensajePublicado: Sab Jun 09, 2007 4:00 pm    Asunto: Responder citando

Sí, es el problema de los fanfics, como no conozcas el mundo en el que está ambientado es fácil perderse, yo soy bastante reacia a colgar los que hago por eso.

Morgion es el dios de la enfermedad y las epidemias, cierto Wink Los personajes no tienen nada que ver con los que salen en las crónicas y las leyendas, tomo el mundo como marco para utilizar mis propios personajes. Me resulta cómodo trabajar en DL.

Sí, me suelo pasar por OJ y tengo el mismo nick en todas partes. Wink

¡Gracias por vuestros comentarios!

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
baldukari
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 07, 2006
Mensajes: 730
Ubicación: Queriendo creer, creyendo querer
MensajePublicado: Dom Jun 10, 2007 3:06 pm    Asunto: Responder citando

Pues a mí la DragonLance empezó a atragantarseme cuando me leí el octavo o noveno libro de la saga. Ya quisieran muchos escritores que se arrastran a la estela de Weis y Hickman poner tanta calidad como tú has puesto en tu relato. Engancha, de veras.
Morgion, además, era de mis dioses preferidos, porque mira que Paladine me daba pena...

Lo mejor para mí, el rápido contagio de la comadrona por querer quitarle el colgante. Lo peor, no saber cómo se cruza la madre con su hijo tras abandonarlo para saber que es él.


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
raelana
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 19, 2005
Mensajes: 612
MensajePublicado: Dom Jun 10, 2007 3:53 pm    Asunto: Responder citando

Gracias por el comentario, Baldukari Smile .


No había pensado en contar cómo se encuentran la madre y el hijo, no me pareció que fuera importante aunque ahora que lo dices sí es cierto que es un cabo suelto que tendría que haber resuelto. Si no desarrollarlo, al menos dar alguna idea o sugerencia de cómo ha sido.

A mi la Dragonlance siempre me ha gustado, aunque es cierto que hay mucho libro malo (y malísimo). Precisamente yo llegué a Sedice por "El Ultimo Hogar" y ya luego empezé a dar vueltas por el resto de los foros. Wink

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Isis_Luz
Afincado
Afincado



Registrado: Jun 10, 2007
Mensajes: 206
Ubicación: Valencia
MensajePublicado: Mar Jun 12, 2007 9:46 pm    Asunto: Responder citando

Hola Raelana, me gustó mucho tu relato.
No se si lo entendí correctamente pero me pareció que era la comadrona la que pagaba el precio a ese dios por la vida del niño nonato.
Es vivo y cruel, y contiene una gran fuerza.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
raelana
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 19, 2005
Mensajes: 612
MensajePublicado: Dom Jun 17, 2007 7:20 pm    Asunto: Responder citando

Sí, lo has entendido perfectamente, Isis. ¡Muchas gracias por el comentario!

A ver si tengo tiempo esta semana y me paso a leer los vuestros, que veo muchas cosas nuevas por el foro. Wink

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Nebulos
Leyenda
Leyenda



Registrado: Mar 24, 2006
Mensajes: 6721
Ubicación: San Pedro del Pinatar (Murcia)
MensajePublicado: Vie Ago 10, 2007 10:54 pm    Asunto: Responder citando

Hola.

Yo creo que también leí seis libros, dos subsagas dentro de la saga, y decidí aparcarlo para siempre, aunque siempre es mucho tiempo.

El relato de raelana es largo, pero muy intenso.

Saludos.


_________________
En feisbuk
Acantilados de Papel
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
palabras
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 30, 2007
Mensajes: 2434
Ubicación: Sevilla
MensajePublicado: Mar Ago 21, 2007 12:27 pm    Asunto: Responder citando

Saludos Raelana.
Un relato muy curioso el tuyo, apasionado oscuro y muy intenso.
La verdad es que para nada se me ha hecho largo, ni tan siquiera me paré a pensar en ello, empecé a leer y no paré hasta acabarlo, por que el mismo relato te incita a seguir.
Lo cierto es que no soy muy docto en lo que a dragonland se refiere, (ademas de las cronicas me habré leido alguno suelto) pero ya me hubiera gustado encontrarme partes como estas.
Mis felicitaciones.
Nos seguimos leyendo por aquí.


_________________

http://tenderetedepalabras.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Cromber
Colono
Colono



Registrado: Jun 21, 2007
Mensajes: 152
MensajePublicado: Mar Ago 21, 2007 6:30 pm    Asunto: Responder citando

Hola raelana,

Me ha gustado el relato, tiene fuerza y te arrastra a seguir leyendo. El dramatismo de la escena está mejor logrado que en la saga original.

Lo cierto es que sólo recuerdo vagamente las sagas de la dragonlance, que comencé a leer hace veinte años. Entonces fueron para muchos de nosotros como un oasis virgen en medio del desierto. Apenas existían unos pocos títulos en español del género. Los amantes de la literatura fantástica sólo teníamos acceso a la obra de Tolkien, a algunos relatos de Robert E. Howard que comenzaban a traducirse empujados por el éxito de los comics y a muy poco más. Significó un soplo de aire fresco, con escritores aún vivos y en plena producción. En aquel momento no nos importó demasiado su escasa calidad literaria (o la de sus traducciones) o las muchas incongruencias de la historia. No estábamos para sibaritismos. Teníamos hambre de leer y ya habíamos devorado a los clásicos.

Perdón por la digresión, tan sólo deseaba aclarar, ente el rechazo que hoy en día suscita, por qué la dragonlance fue importante en una época de sequía.

Saludos

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
raelana
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 19, 2005
Mensajes: 612
MensajePublicado: Mar Ago 21, 2007 10:00 pm    Asunto: Responder citando

¡¡Gracias por vuestros comentarios!! Very Happy


Sé que hoy en dia está mal vista pero a mi Dragonlance me sigue gustando mucho, hace cuatro o cinco años releí la trama principal y me gustó tanto como cuando era adolescente, es más, si estoy hoy aquí es gracias a ella, yo llegué a este foro por el subforo que tenéis dedicado a ella: El Ultimo Hogar.


Precisamente allí tengo colgado otro de mis fanfics, que aunque sea un fanfic creo que es de los mejores relatos que he escrito. Os dejo el link por si queríes leerlo.

https://www.sedice.com/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=23946

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
esthercita
Campista
Campista



Registrado: Apr 15, 2007
Mensajes: 96
Ubicación: Argentina
MensajePublicado: Dom Sep 02, 2007 4:19 am    Asunto: Responder citando

Hola, Raelana

Me gustó. Es un relato denso, duro. Sin la enfermedad y muerte violenta de la comadrona, podría considerarse perfectamente un cuento no-fantástico. La peste, la muerte, la devoción por los dioses y la creencia en ellos...el nacimiento del hijo no como acto de fe, de redención, sino entrevisto, más bien, como parte de un mundo de miserias (no todas físicas). Dos líneas me impactaron, porque creo que en ellas está buena parte de quién es la protagonista:
”No voy a decir que pensaba en ti. Tú eras solo una molestia en mi vientre que me volvía torpe y débil. No, no pensé en ti. Pensé en mi. No quería morir. “
”A veces echo de menos sus ojos. Podía hablar con ellos cuando la enfermedad le quitó la voz. El hogar que había intentado crear estaba en sus ojos”

Y el final. Me gustó. Leí en los comentarios anteriores que quizás podría desarrollarse más, el cómo o el dónde se encuentran. Personalmente, lo prefiero tal cual está. El no conocer la historia intermedia creo le da más fuerza a la relación entre ella, sus dioses y ese hijo por el que sangró, pero al que abandona a su suerte.

Un abrazo,
Esther

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Elisabet
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Oct 02, 2006
Mensajes: 749
MensajePublicado: Mar Sep 04, 2007 10:37 am    Asunto: Responder citando

Hola, Raelana,

Está muy bien escrito y mantienes el interés vivo hasta el final. Siendo cruel, el cuento tiene toques muy humanos, sobre todo cuando la narradora habla de los ojos negros de su esposo. "Hablar con los ojos" es una imagen que me gusta y que utilizo a veces en mis escritos, también.

"Murmuré su nombre y volvió la cabeza, mirándome con aquellos ojos oscuros que todavía podían hacerme temblar..."

"A veces echo de menos sus ojos. Podía hablar con ellos cuando la enfermedad le quitó la voz. El hogar que había intentado crear estaba en sus ojos".

No entiendo muy bien por qué la madre odia tanto a su bebé. ¿Quizás porque en él reconoce un fiel reflejo de sí misma, y ella se teme a sí misma?

"Tu padre había cerrado los ojos y yo miré los tuyos buscando su sombra en ellos. Pero tus ojos son dos saetas verdes, como los míos, y no vi el reflejo del calor de tu padre en ellos."

"No te pareces a él. Te pareces a mí. Eso me da miedo".

Sin embargo, aunque lo abandona, le deja algo que le garantizará la vida: "Te di la única herencia que podía darte, la señal de Morgion. No morirás como murió tu padre. Era lo único que podía hacer por ti." Algo de instinto maternal le queda.

Otro momento que me choca un poquito es cuando la comadrona la raja. ¡Esa mujer es increíble! El dolor debió ser lo bastante atroz como para hacerle perder el sentido o desgañitarse a gritos. Pero no. Pese a lo sangriento de la escena, ella se mantiene extrañamente fría y lúcida. Le duele más cuando la comadrona le intenta arrancar el medallón... Imagino que es debido a las hierbas tranquilizantes o a que, finalmente, es un relato fantástico y tu protagonista debe tener cualidades excepcionales.

En fin, esa mezcla de sangre, crueldad, fatalidad del destino, secretos oscuros y humanidad cruda es ideal para relatos como los que te gustan. No he leído las crónicas de Dragonlance, pero imagino que son así.

En cuanto al título... Bueno, el vino aparece al final. Se supone que el chico trabaja en un mesón y sirve vino a la mujer andrajosa que se sienta a una mesa, sin saber que es su madre... ¿Es algo así? Supongo que en un contexto más amplio que desconozco ese vino tiene su importancia.

Me gustó leerte. Saludos,

Elisabet


_________________
Elisabet
http://comollegarapublicar.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Draconiae
Peregrino
Peregrino



Registrado: Sep 10, 2007
Mensajes: 45
Ubicación: Santiago, Chile
MensajePublicado: Sab Sep 15, 2007 6:45 am    Asunto: ¡Fantastico! Responder citando

Raelana:

Hace mucho, muchisimo tiempo que no leia un cuento tan bueno. Oscuro, por un lado, y dolorosamente honesto el narrador, por otro, al punto que se sienten escalofrios porque el personaje se hace creible y eso, precisamente, es lo que da pavor. El final, si bien esta mas insinuado que dibujado, es el apropiado: a pesar de todo, ella es la madre y ese es un vinculo que nunca se pierde. La escena en que lo odia porque acapara la atencion de su padre, la encontre muy real, apropiada para la voz que ha mostrado la madre.

Discrepo, muy respetuosamente eso si, con las opiniones que dicen que hay que leer la saga de la dragonlance para entenderlo. Perfectamente pudo estar ambientado en otro mundo imaginario y se habria entendido de todos modos. Me parece un cuento independiente con mucha fuerza.

Lo siento si me extendi, el cuento de veras me gusto mucho.

D.O.


_________________




Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
JJT
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jun 12, 2007
Mensajes: 701
MensajePublicado: Jue Sep 20, 2007 1:17 pm    Asunto: Responder citando

Hola Raelana me he leido tu relato y lo he disfrutado pese a desconocer absolutamente el mundo de Dragonlance. Pero he encontrado un relato bien escrito,fácil de leer y oscuro como a mi me gustan,lograr recrear muy bien la atmósfera malsana del parto,la peste, el dios malvado, el bebé que no es normal, la violencia... lo dicho iba un poco con prevención en mi ignorancia por si Dragonlance eran elfos y enanos y me he encontrado un buen relato Wink

_________________
http://jjt-textossecretos.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
raelana
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 19, 2005
Mensajes: 612
MensajePublicado: Jue Sep 20, 2007 2:21 pm    Asunto: Responder citando

Gracias por vuestros comentarios, me alegra que os haya gustado Very Happy


Elisabet, Morgion es dios de la enfermedad y ella no siente dolor porque es una clériga de ese dios y él la libera del dolor aunque sufra la peste. Sin embargo el medallón es el simbolo que la ata al dios, y arrebatarselo sí es doloroso. No sé si me explico bien Embarassed
El vino no tiene ninguna importancia. El vino es sólo una metáfora, en él la mujer recuerda los ojos de su marido y, con eso, todo lo que fue su vida anterior.

Dragonlance es literatura juvenil y mis temas no suelen serlo tanto, por eso muchas veces choca lo que encuentras en mis relatos con el mundo en el que los ambiento. Quizás debería inventarme un mundo propio pero me resulta tan complicado hacerlo. Cuando leo vuestras historias y veo que habéis podido crear un mundo propio y créible me da una enorme envidia, yo nunca he sido capaz de hacerlo.

Muchas gracias por leerlo. Wink

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
UweVegas
Mito
Mito



Registrado: Aug 29, 2007
Mensajes: 4560
Ubicación: 初夜権
MensajePublicado: Jue Sep 20, 2007 10:27 pm    Asunto: Responder citando

Hola Raelana,

uauauh, que recuerdos mas agradables me ha traído leerte. Ya tenía olvidado el mundo de la dragonlance y tú me lo has acercado de nuevo.

Recuerdo que hace veinte años yo también era un gran fan de Weis&Hickman y coincido con el comentario de Cromber. En aquellos tiempos la regla era "si no hay más, contigo Tomás" ja ja ja. A mi edad me fascinó todo de ese mundo.

Me ha gustado tu relato, me ha parecido muy morboso e impactante !!!


Abusando de tu confianza, me tomo la libertad de meterte el dedo el ojo haciendote la siguiente referencia Laughing Twisted Evil :

(y si te molesta mi estilo, dímelo y me corto para la próxima vez)

En los siguientes párrafos se me han amontanado las imágenes con referencias directa o indirectamente oculares:

"...verla morir.

Intentó escapar, salir por la puerta, como si al salir de la casa pudiera escaparse de la mano del dios. Vi como se desplomaba junto al umbral, llorando, mientras su cuerpo robusto se consumía y su piel se desprendía ante sus ojos.

Morgion estaba complacido. Tu padre, cansado por la fiebre y el dolor, se sumió en un sueño tranquilo. Tu dejaste de llorar. Tu padre había cerrado los ojos y yo miré los tuyos buscando su sombra en ellos. Pero tus ojos son dos saetas verdes, como los míos, y no vi el reflejo del calor de tu padre en ellos.

A veces echo de menos sus ojos. Podía hablar con ellos cuando la enfermedad le quitó la voz. El hogar que había intentado crear estaba en sus ojos. Los abrió, por última vez.

Me miró.

Te miró.

Te miró y yo te odié"


Aunque no me hagas mucho caso, eh, que a mí me amamantó un beholder.




Besotes y ánimo, que el cuento está muy bien !!!

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
raelana
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 19, 2005
Mensajes: 612
MensajePublicado: Sab Sep 22, 2007 5:47 pm    Asunto: Responder citando

XDDDDDDDDD ¡¡Claro que puedes meterme el dedo en el ojo siempre que quieras!!! Wink Desde luego, los ojos son parte importante del relato pero no me había dado cuenta de que había tantas referencias. Buena puntualización.

Es bueno saber cómo se ven las cosas desde fuera así que no te cortes con los comentarios. ¡¡Muchas gracias!! Very Happy

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tierra de Leyendas Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:0.12 / php time:76 ms