SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


251 conectados
250 anónimos
1 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·Poemas sin primavera
·Alexis en la ciudad sitiada
·El interviniente Petroni
·Conjurar el miedo con la palabra
·Los caminos perdidos

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Noticias CF: Fotos del GolemFest celebrado en Valencia
·blog_ Noticias CF: Portada y contenidos de la antología de cf "Efeméride"
·blog_ Noticias CF: Subasta de trajes y objetos de series de cf
·blog_Mar de tinta: Señoras que se empotraron hace mucho
·blog_ Noticias CF: Los replicantes de 'Blade Runner' protagonizan el día 29 la Noche Negra de Avilés

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - CIRCULOS CONCENTRICOS
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

CIRCULOS CONCENTRICOS

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tierra de Leyendas
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Meliot
Gurú
Gurú



Registrado: Jun 08, 2005
Mensajes: 3828
Ubicación: Semuret y Helmántica
MensajePublicado: Dom Mar 05, 2006 8:55 pm    Asunto: CIRCULOS CONCENTRICOS Responder citando

Bueno pues esta es una de las primeras historias que escribí y como notaréis cuando la leais, influenciada por los mitos de Lovecraft. No es un gran cuento pero ahí está. Que os guste.



CIRCULOS CONCENTRICOS


26 – III – 19...

9: 31 P.M.
De nuevo una hoja en blanco. Mi más paciente compañero en los últimos tiempos. Mi más querido amigo, mi preciado confidente. Estoy mirando cómo se consume la cera, cegado por el resplandor de la llama. Doy vueltas a la vela, de manera que se desgaste de manera uniforme y no sólo por uno de sus lados. Enciendo una más, ésta más grande, la noche se abate con fiereza sobre nosotros y necesitamos más luz.
Escribo esto mientras el chico hunde una y otra vez el pico en el empedrado de la iglesia. Y pienso que necesito un cambio, una ilusión, una motivación que tire de mi apática vida. Esta investigación parece ser lo que llevo buscando tantos años. Me apasiona ser quien lo descubra.

10:48 P.M.
Todo está en orden. Todo va bien. He leído los libros con cuidado, repasado mis notas con esmero. No quiero dejar nada al azar. Podría ser peligroso. Se lo expliqué bien al chico cuando quiso unirse a mí. Le advertí sobre los males que podrían acechar detrás de todo esto, ni me escuchó. Está loco, no se atiene a razones. Tiene un ansia enfermiza por conocer, por descubrir lo que se esconde más allá de nuestra razón. Él es el motor de esta aventura, de todo este proceso. Me he sentido empujado, transportado a hacerlo. Mi habitual melancolía fue sustituida por una intrepidez, desconocida, anteriormente en mí.
La inefabilidad del hombre ante un final incierto. Quiero dejarlo, quiero abandonarlo todo y olvidar esta locura. Volver a mis manuscritos y mis libros, desempolvar mis viejos cuadernos...


11:39 P.M.
Cuando el chico dijo que ya estaba hecho, corrí raudo para ayudarle a mover la losa de su emplazamiento. La apartamos a un lado con esfuerzo y la apoyamos contra uno de los muros. Acercamos el fardo de útiles que traíamos y desenvolví un lienzo de lino que ocultaba media docena de toscas antorchas.
Prendí con mi encendedor la tela empapada de aceite. Ardió fogosamente unos instantes y luego la llama se estabilizó. Introduje mi mano con la antorcha por el agujero. El suelo de la cripta estaba más de quince pasos por debajo de nuestro nivel. Tiré la antorcha, que produjo un pequeño ruido y entonces alumbró todo el subterráneo.
Veníamos preparados para este contratiempo. Desenrollamos una escala de cuerda y con travesaños de madera y la afianzamos mediante los ganchos al borde de la abertura. Lancé la escala al vacío que se extendía ante nosotros y en cuanto tocó el suelo me dispuse a bajar por ella, no sin antes haber advertido al chico que volviera a enrollar el envuelto de lino y que trajera con él el fardo con las cosas que necesitaríamos más adelante.

00:44 A.M.
Fui bajando con cautela, la escala se balanceaba y las maromas crujían bajo mi peso. No portaba conmigo más que este cuaderno en el que he escrito unos minutos después.
Toqué con mis pies la piedra y le dije a mi acompañante que ya podía bajar. Yo le sostenía la escala para que no se moviera. Terminó el descenso y nos miramos, sin creernos que hubiéramos ido tan lejos con esta aventura.

01:27 A.M.
Me pregunté si merecía la pena, aun estábamos a tiempo de volver sobre nuestros pasos, pero en adelante no podríamos echarnos atrás.
Depositó el saco de lona cerca de la antorcha. Lo abrió y sacó otra, me la tendió y la prendí como hice con su gemela antes.
La alcé ante mí y descubrimos una antigua basílica construida en tiempos inmemoriales por algún tipo de culto pagano. Nos asombramos de la inmensidad de la nave que se extendía ante nosotros y que, aproximadamente, debía coincidir con la longitud de la nave mayor del edificio que se alzaba sobre éste.
¿Qué civilización podría haber erigido este antiguo templo?
¿Qué manos desnudas levantaron estos muros?
No lo sabía. Las primeras previsiones y la poca documentación que disponíamos, hablaba de una antigua cripta sellada durante la prohibición para evitar el contrabando. Nunca de una construcción de una época anterior. Lo cual hacía más valioso nuestro atrevimiento. Con tal de que no lo pagáramos caro...

02:07 A.M.
Recorrimos la nave en sus dos tercios, los muros habían sido encalados en un tiempo reciente, calculé una decena de años.
Buscamos infructuosamente un lugar que pudiera ser el depositario de las ofrendas del culto, mas no existía un altar propiamente dicho.
El tipo de construcción no era tosco, como cabría esperar, todo lo contrario. La piedra era granito y los sillares estaban bien trabajados. Este templo fue levantado por manos expertas. No cabía duda sobre ello.
Unos doce metros de muro a muro y alrededor del triple de la anchura, de los pies a lo que debería ser la cabecera. Pues no podía hablarse de cabecera en el sentido estricto, ni de ábside o altar mayor.
No veíamos imágenes ni ídolos que nos permitieran aventurar que culto se profesaba en este olvidado templo. De la arquitectura no deducimos mucho: una sola nave sin ábside, bóvedas de medio cañón y arcos de medio punto, estrechas arpilleras cegadas...
Entonces el chico llamó mi atención sobre algo que había descubierto. Allí en el suelo, hacia el centro de la nave aparecieron extraños símbolos similares al antiguo alfabeto rúnico. Pero aquello no eran runas, por lo menos no eran runas de origen celta, anglo-sajón, nórdico o eslavo, que yo conocía bien.
¿Son familiares para usted, profesor? me preguntó. Me temo que no respondí escuetamente. Pero los signos en los que estaban inscritos sí que los había estudiado. El Primer Sello de la Invocación, Círculo de Protección. En su interior, y más pequeño, el Segundo Sello, el Círculo del Conjurador. Es el lugar que buscábamos, afirmé con un gesto triunfal.

02:44 A.M.
Entre los dos acercamos el fardo a las inmediaciones del Símbolo. Extrajimos un par de faroles de aceite, unos pedazos de tiza de yeso y dos bolsas de cuero.
Habíamos tomado la precaución de no usar las antorchas ni los faroles en el interior de la iglesia, con el objeto de no llamar la atención de los curiosos, ahora no contábamos con ese problema
Junté los faroles, ya encendidos, en el círculo interior y procedí a repasar ambos diagramas con la tiza. Mientras, el chico me miraba estupefacto. Para él, una aventura de mozalbete que se tornaba en algo mucho más serio.
Profesor, ¿está seguro de lo que hace?
Completamente, contesté.



03:21 A.M.
Abrí una de las bolsas de cuero y comencé a extender una fina y clara arena por el exterior del Primer Sello, incluyéndome a mí en su interior. Chico, entra dentro. Si no, no obtendrás su protección. Como movido por un resorte, me obedeció y me observó hasta que terminé todo el contenido de la bolsa.
Ahora la segunda, ésta contenía un polvo rojizo. Fui cerrando el círculo con él, dejando al chico fuera. No preguntó nada, conocía cuál era su puesto en la invocación.
Nos miramos y le di permiso para comenzar con los primeros salmos. Entonaba los cánticos con una voz gutural y un tono monocorde.

03:38 A.M.
Estoy a punto de empezar mi parte de la invocación, para que quede constancia: Forrest J. Applewhite (rúbrica).

Nota para nuestros lectores: el texto que sigue a continuación es una reconstrucción elaborada por nuestros expertos calígrafos y contiene pasajes que pueden herir su sensibilidad.

Todo ha sido un fracaso. Un penoso y horrendo fracaso, pero... no tengo mucho tiempo. Él está cerca.
El chico... La invocación contenía un error, un estúpido fallo de traducción...
El círculo exterior se inflamó cuando terminé... no ocurrió nada... o eso pensábamos... ¡Desgraciados de nosotros! Pero, sh-sh, ya llega, está aquí. Debo irme. Antes de que me coja a mi también.
Cómo podría olvidar semejante horror, sus excrecencias, las deformidades, las pústulas, el cáncer viviente que constituía... eso...
Viene a por mí, soy el siguiente. No, yo lo traje y puedo devolverlo a las estrellas donde mora. Pero no, shhh, escuchad sus garras en la piedra, arañando lo que le separa de su presa. Buscándome, rastreando mi olor
Aun tengo el fuego. Sí eso haré. Puedo destruirlo y lo haré. ¡Ya ha salido! ¡No podré enfrentarme con él! ¡Ha escapado! ¡Está frente a mí!
Me señala con una de sus protuberancias...
Levanta el apéndice donde debiera tener la cabeza... ese rostro... esa cara... ¡El chico!

Final de la trascripción del diario del profesor Forrest J. Applewhite.

La madrugada del 27 de Marzo, un policía encontró al señor Applewhite corriendo desnudo por la calle. Había perdido el juicio, balbuceaba palabras inconexas como un niño, y de su boca manaba una espuma purulenta.
En la actualidad, se le ha declarado demente de forma oficial por un tribunal del condado y descansa en el hospital psiquiátrico local.
Jonathan Miller, el estudiante que colaboraba con el profesor Applewhite, sigue en paradero desconocido. Fuentes policiales sospechan que Applewhite —presunto miembro de una facción satánica— lo asesinó, escondiendo con posterioridad su cadáver.


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Egelion
Administrador
Administrador



Registrado: Jan 30, 2005
Mensajes: 1627
Ubicación: Ovieu
MensajePublicado: Dom Mar 05, 2006 11:27 pm    Asunto: Responder citando

Me ha gustado la forma en que mantiene el suspense, muy al estilo Lovecraft.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
ch3p3
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 05, 2005
Mensajes: 2183
Ubicación: La Quinta Alauda
MensajePublicado: Lun Mar 06, 2006 2:11 am    Asunto: Responder citando

Very Happy !Ah, como lo he disfrutado! Wink

_________________
http://www.argothelerrante.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tierra de Leyendas Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:0.13 / php time:45 ms