SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


262 conectados
261 anónimos
1 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·Poemas sin primavera
·Alexis en la ciudad sitiada
·El interviniente Petroni
·Conjurar el miedo con la palabra
·Los caminos perdidos

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Noticias CF: Fotos del GolemFest celebrado en Valencia
·blog_ Noticias CF: Portada y contenidos de la antología de cf "Efeméride"
·blog_ Noticias CF: Subasta de trajes y objetos de series de cf
·blog_Mar de tinta: Señoras que se empotraron hace mucho
·blog_ Noticias CF: Los replicantes de 'Blade Runner' protagonizan el día 29 la Noche Negra de Avilés

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - LAS SOMBRAS- Meliot
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

LAS SOMBRAS- Meliot

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tierra de Leyendas
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Meliot
Gurú
Gurú



Registrado: Jun 08, 2005
Mensajes: 3828
Ubicación: Semuret y Helmántica
MensajePublicado: Dom Feb 12, 2006 8:13 pm    Asunto: LAS SOMBRAS- Meliot Responder citando

BUeno pues me estreno en TDL con un cuento que escribí hace tiempo y que surgió de una tarde de sábado ante unas cervezas con cada uno de los protagonistas de la historia.

Espero que os guste y sí no pues me lo comentais. Abierto estoy a críticas, fallos, sugerencias, etc...

La gente que lo ha leído ha comentado que daría para algo más que un relato, alguno incluso sugirió una serie de televisión.

Las Sombras


Desde el primer momento que conocí a Alec me impresionó. Alto, en forma aunque sin destacar, una mirada fría, sin emociones, apoyada por un par de inexpresivos ojos grises. Sus facciones angulosas, el rostro enjuto que mostraba dos hoyuelos bajo los pómulos. Lo que más destacaba en su cara era la nariz aguileña y el perenne tono broncíneo de su piel. Estaba claro quién era líder del equipo. Si el exterior era pulcro e inmaculado, el interior aun era peor, calculador, taimado, pero inteligente, tomando siempre la mejor decisión para el grupo. Nadie se había atrevido nunca a cuestionar su jefatura, hasta hacía bien poco, claro, pero esa cuestión se narrará más adelante.
Alec organizaba, planeaba, reclutaba, recibía las instrucciones de arriba, asumía los errores de todos como suyos propios. Nuestro jefe de equipo era, en definitiva, un cabrón parco en palabras, un individuo de trato difícil. De esos que no exteriorizan su ira, pero de los que sabes que están cabreados contigo porque la temperatura de la habitación sube diez o quince grados. En esos casos, lo mejor era rezar para que no te tocara a ti, porque no sólo te achacaba tus fallos en determinada operación, sino que también ponía en cuestión tu puesto dentro del equipo, tu valía. Te humillaba, te hacía considerarte prescindible para que siempre trabajaras al límite, todo esto sin levantar la voz un decibelio, sin que su cara se deformara, sin que su piel enrojeciera, sin que sus puños se crisparan. Alec era frío como un témpano. Lo peor de todo, aguantar sus broncas llenas de ironías, sarcasmos e insultos velados, todo ello con elegancia y seriedad. Hacía esto para sacarte de tus casillas, para presionarte, para que le enseñaras tu parte visceral, lo que significaba que a corto plazo te sustituiría por tu falta de flema. Alec te estaba probando a cada segundo, era cruel con los nuevos, también con los veteranos, pero al menos ya sabíamos por donde vendrían sus ataques.
De los quince aspirantes que entraron en mi fase de selección sólo uno fue capaz de resistir el encanto de Alec. Yo.
Al final del adiestramiento quedábamos cinco: Louis, armas de asalto; Merry, explosivos; Charles, sistemas informáticos; Alec, inteligencia y yo, David, vigilancia y francotirador. Las Sombras, así nos llamaban los periódicos, porque nadie nos veía, nadie sabía quiénes éramos. Nos temían desde los malhechores hasta los ciudadanos probos. Yo también tendría miedo de cinco tipos que no se sabe de dónde salen, y lo que es más importante quién les paga. ¿Son buenos o malvados? ¿Esos individuos los pagamos con nuestros impuestos? Todos estos debates suscitábamos en la opinión pública.
Interveníamos por nuestra cuenta, mucho antes de que llegara la policía o los de operaciones especiales. Gracias a nuestra infraestructura de inteligencia, de lo que Alec sabía mucho pero nada nos decía. Las cinco agencias de información del país efectuaban purgas internas con el objeto de investigar cuál era nuestro origen, dónde estaba el fallo en la cadena de inteligencia, quiénes eran los funcionarios que nos pasaban la información y cómo nos financiábamos. Por supuesto no lograron averiguar nada, porque nuestros métodos y orígenes habían sido meticulosamente planeados durante decenas de años. Nosotros conocíamos que nuestro presupuesto, equipación y sueldos derivaban del erario público. Hasta ahí. ¿Cuál era el punto dónde estaba el agujero? ¿Quién era nuestro agente dentro de la administración? O agentes. Alec no explicaba nada, mejor no insistir.
Hacer bien tu trabajo era la mejor forma de evitar pensar que no existías, sin familia a la que echar de menos, sin amigos con los que tomar cervezas e ir de cena, sin estar vinculados a nadie ni prisioneros de los sentimientos de una pareja. Permisos de conducir, afiliaciones al seguro médico, declaraciones de impuestos, todo falso. Movido y elaborado desde dentro del sistema. Hecha la ley, hecha la trampa.
El campo de entrenamiento era una vieja base de la fuerza aérea, abandonada hacía mucho tiempo. Lo más cercano a lo que podíamos llamar casa que teníamos. Pasábamos allí cerca de un mes al año, pues estábamos en movimiento continuo. Nos transportaban en furgones blindados, como a los presos. Nunca pudimos entablar conversación con los conductores, pero siempre eran los mismos. Ni tampoco llegamos a conocer a las personas que preparaban la comida, hacían la cama, limpiaban nuestras habitaciones, lavaban y planchaban la ropa y trajes de combate... Se supone que se trataba de nuestro cuartel general, aunque viajábamos por todo el país la mayor parte del año. Resolvimos secuestros de aviones, suicidas con bomba... Por citar unos pocos, otras muchas consistían en violar los sistemas de seguridad de empresas de alta tecnología y marcharnos por el camino por el que habíamos venido sin tocar nada. Neutralizar a determinados tipos que no interesaba que continuarán viviendo. Sí, lo confieso he matado, pues estos últimos encargos eran mi ocupación. No se siente nada especial por haber asesinado a un hombre, no tengo remordimientos en decirlo. Supongo que con los años me he contagiado del carácter de Alec. Y no sé si eso es bueno o no.

Las Sombras éramos un misterio envuelto en un enigma. Un entramado tan bien encajado y engrasado que sólo un hilo nos unía a la realidad. Una república independiente dentro de la burocracia del estado, que conocía que estábamos ahí pero que no era capaz de encontrarnos. Éramos un problema del tamaño del abastecimiento del petróleo para el gobierno. En definitiva, un enorme grano en el culo de cualquier político, ya que no podían atribuirse nuestros méritos ni tampoco controlarnos.
Como siempre ocurre, el típico parlamentario entrometido —llamémosle A—, pretendía demostrar nuestro origen, si nos financiaba una entidad privada nos transformaría en los nuevos demonios, enemigos de la libertad y la democracia. Si no, propondría nombrarnos héroes nacionales por decreto.
Así que, a este efecto se creó una comisión parlamentaria. Los noticieros no hablaban de otra cosa, era titular de apertura a cinco columnas en los diarios, las tertulias radiofónicas estallaban en ondas de encendidas discusiones sobre las Sombras... Todo el país nos tenía en la boca de una forma u otra. La comisión comenzó a trabajar sin ruido mediático y una entente cordial desconocida hasta la fecha entre los dos partidos mayoritarios.
Entonces sonó la voz de alarma, se encendió la luz roja, nuestros pensamientos se llenaron de interrogantes y signos de admiración, pues por sugerencia de la comisión a propuesta de A, el presidente había ordenado reorientar los satélites espías militares para que nos rastrearan en territorio nacional. Más los avances de las investigaciones para discernir nuestro origen.
Por primera vez en seis años, las Sombras estaban siendo acorraladas por el mismo sistema que las había visto nacer, las había alimentado y entrenado. Así que apostamos fuerte, en realidad Alec decidió y yo lo secundé. Enciende la mecha y sal corriendo se llamaba según Alec.

Para encender nuestra mecha, necesitábamos un operativo mucho mayor del empleado jamás, teníamos luz verde, nosotros actuábamos, decidiendo qué hacer, eligiendo sin preocuparnos por las consecuencias. Secuestramos al presidente electo de la nación y salimos corriendo.
¿Reivindicación?
Después de una semana de desplome en los mercados bursátiles y del consecuente caos en el que habíamos sumergido al país, dimos señales de vida.
Charles, nuestro experto informático creó un virus que introdujo en los nodos principales de la nación y contagió toda la red, desde la compañía de teléfonos, las casas de apuestas, el ministerio de Hacienda, bancos, el top ten de las empresas privadas… Todo el país dependía del ratón de Charles. La infección iba acompañada de un acrónimo de unos y ceros que, sustituidos en una serie alfanumérica, podía obtenerse el siguiente mensaje: Lo tenemos nosotros. No lo liberaremos hasta que los satélites vuelvan a sus órbitas originales y se disuelva la comisión.
No había forma de dilucidar de dónde provenía el virus. Teníamos el destino de de una nación en nuestras manos, si no hubieran sido tan curiosos… Yo me sentía poderoso, quería saltar de alegría… Pero Alec aconsejaba lo contrario, nuestro desafío no era un juego. Ellos o nosotros, sólo eso importaba, nada más. Nuestra supervivencia dependía de quién ganara el pulso.
Al día siguiente del ataque informático, el gabinete de crisis se reunió y tomó decisiones, reubicó los satélites. Sin embargo, la comisión no podía disolverse así como así, pues era un órgano independiente del gobierno.
La respuesta fue detonar los explosivos, diseñados y controlados por Merry, que llevábamos colocando un mes en transformadores eléctricos de las dos capitales. Veinte millones de personas sin energía eléctrica. No hubo comentarios al respecto de los políticos. El pillaje tomó las calles.
El primer ministro fue bien tratado, mandamos un correo que contenía un video con el presidente atado y con su cara deformada, y uno de nosotros golpeándole con la culata de un arma. No pudieron rastrearnos.
¿Acaso no se daban cuenta de lo qué éramos capaces de hacer?
A las pocas horas la comisión fue disuelta por su presidente.
El máximo mandatario fue liberado magullado y salvo. Acto seguido presentó al parlamento su dimisión irrevocable.
Nuestras operaciones continuaron, el país se fue recuperando poco a poco de los estropicios que habíamos causado, nadie volvió a comentar nada de nosotros.

Las elecciones presidenciales se acercaban, el candidato A (nuestro querido amigo),que concurría como candidato a la presidencia, había promovido de nuevo investigaciones, parte de su programa electoral incluía averiguar de una vez por todas todo sobre las Sombras. Qué poca memoria tienen los políticos… El candidato B era cobarde y nada quería saber del tema.
Alec sugirió la eliminación de A. Un magnicidio retransmitido por televisión a todo el estado en horario prime time, sería en el último debate electoral y delante del candidato B. Estupendo, dije.
Merry estaba de acuerdo, ponía alguna objeción sobre la forma de entrar y salir del estudio en el que se celebraría el debate. Louis, prefería amenazar con falsos explosivos ocultos en la sala y obligar a escoger al público presente entre sus vidas o la de A. Me gustaba este Louis. Alec indicó que estaría bien, muy dramático, dijo, pero no contábamos con el suficiente tiempo para semejante escenificación. A pesar de todo, tomaríamos prestada la idea de los falsos explosivos para controlar al público. El cerebro, él, planificaría todo. Cada uno tendría su guión de lo que debería hacer, él, el director de escena. Yo, vigilaría desde las alturas del estudio, cualquier heroicismo terminaría en una fracción de segundo, que sería lo que tardaría en apretar el gatillo de mi rifle.
Charles ponía pegas, no veía clara la intervención desde el punto de vista operativo, ni personal. Ahora resultaba que tenía moralidad y escrúpulos.
Lo que vamos a hacer no está bien, dijo, no entiendo que lo permitas, Alec, creía que no éramos terroristas. Reconócelo Alec, continuó, todo esto se te ha ido de las manos.
Alec me miró y Charles siguió viendo inconvenientes. Mientras, me levanté de la mesa y me acerqué a él. Desenfundé mi pistola y la apoyé contra su nuca.
¡No David! ¡No! ¡Por favor!, imploró.
Sus sesos se desparramaron por toda la mesa. No se podía tolerar que pusiera en cuestión el liderazgo de Alec. Habría que buscar un sustituto y entrenarle a tiempo. Una verdadera contrariedad, pensé mientras me limpiaba.
Alec sonreía de forma abierta, en la mueca más sincera que yo le hubiera visto desde que le conocía.
Por cierto, nuestro plan fue un éxito, el programa más visto de todos los tiempos según los estudios de audiencia.


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
dStrangis
Cacique
Cacique



Registrado: May 08, 2005
Mensajes: 2126
Ubicación: Pons Ferrata et Helmantica
MensajePublicado: Dom Feb 12, 2006 8:38 pm    Asunto: Responder citando

No imagino con quien serían esas cervezas Rolling Eyes .
Ni quien es David Rolling Eyes Rolling Eyes .
Y sigo pensando que esto hay que ampliarlo. Que podría salir algo grande.
Y suerte el miércoles. Laughing


_________________

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Fizban
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 11, 2005
Mensajes: 1697
Ubicación: Según llegas a la luna, a mano derecha.
MensajePublicado: Sab Feb 18, 2006 10:49 pm    Asunto: Responder citando

Magnífico, Meliot. Simple y llanamente magnífico ::050 ::050 ::050 ::050

_________________
El orgullo divide a los hombres; la humildad los une (Sócrates)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
quiquearan
Colono
Colono



Registrado: Nov 28, 2005
Mensajes: 144
Ubicación: madrid
MensajePublicado: Dom Feb 19, 2006 1:37 am    Asunto: Responder citando

me ha parecido impresionante, felicidades
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
JuanCarlos
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 07, 2005
Mensajes: 2788
Ubicación: Alicante
MensajePublicado: Dom Feb 19, 2006 9:26 am    Asunto: Responder citando

Tiene muy buen sabor, consigues el ambiente adecuado con facilidad.

Estoy de acuerdo en que puede ser la semilla de una serie, de TV o de lo que sea y puedes llevarlo en muchas direcciones, incluso hacia una reflexión ética sobre la violencia del estado y sus consecuencias, al estilo de lo que debería haber sido "Munich"


_________________

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
kitiarak
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jul 11, 2005
Mensajes: 1286
MensajePublicado: Dom Feb 19, 2006 1:34 pm    Asunto: Responder citando

Impresionante.

_________________
Felix qui potuit rerum cognoscere causas
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Meliot
Gurú
Gurú



Registrado: Jun 08, 2005
Mensajes: 3828
Ubicación: Semuret y Helmántica
MensajePublicado: Mar Mar 07, 2006 1:49 pm    Asunto: Responder citando

Pues gracias por vuestros comentarios. ¿Alguno pensáis que sería posible una situación com o la del cuento en la actualidad?

Un saludo.


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Fizban
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 11, 2005
Mensajes: 1697
Ubicación: Según llegas a la luna, a mano derecha.
MensajePublicado: Mar Mar 07, 2006 5:00 pm    Asunto: Responder citando

Lo veo bastante complicado, pero quizás...Hay que tener en cuenta que estamos hablando de EEUU Rolling Eyes

_________________
El orgullo divide a los hombres; la humildad los une (Sócrates)
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Naturopata
Administrador
Administrador



Registrado: Feb 16, 2005
Mensajes: 6996
Ubicación: Rio de Janeiro - Brasil
MensajePublicado: Mar Mar 07, 2006 6:05 pm    Asunto: Responder citando

La mera identificación de la existencia de ese grupo ya es un fracaso para el grupo. Alárgalo, y que exista una filtración por parte de quien les creó, una filtración que adjudica a "Las Sombras" todas las acciones espectaculares y fuera de la ley habdidas durante los últimos veinte años, acciones en las que, por otra parte, tiene pocvo que ver. Hasta ese momento no son nada, no hay nadie detrás de los ajustes de cuentas, ni detrás de tantos otros delitos de los que nunca sabemos nada porque el afectado prefiere la discrección (atracos informáticos a bancos, robos de secretos industriales...).
No les ubicaría en ningún cuartel general, no aporta nada a la historia, sólo problemas reales. El entrenamiento se les supone, tan sólo son un grupo que se reune para sus acciones, en el que de vez en cuando falta alguien... Y al final del relato, otra acción y falta alguien más...


_________________
En Brasil, desde 2009
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Meliot
Gurú
Gurú



Registrado: Jun 08, 2005
Mensajes: 3828
Ubicación: Semuret y Helmántica
MensajePublicado: Mie Mar 08, 2006 1:27 pm    Asunto: Responder citando

NO tiene por qué ser USA-América necesariamente, podría ser cualquier país europeo occidental (menos España, claro) y Canadá. No me gusta dar referencias claras de países en mis cuentos.

Sí, es posible que el elemento del cuartel general no esté muy bien traído, pero como dije al principio del relato, tendré que hacer una revisión dura para sacarle todo el partido posible al cuento. Gracias por los comentarios.


_________________
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tierra de Leyendas Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:0.5 / php time:59 ms