SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


267 conectados
267 anónimos
0 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·Poemas sin primavera
·Alexis en la ciudad sitiada
·El interviniente Petroni
·Conjurar el miedo con la palabra
·Los caminos perdidos

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Noticias CF: Fotos del GolemFest celebrado en Valencia
·blog_ Noticias CF: Portada y contenidos de la antología de cf "Efeméride"
·blog_ Noticias CF: Subasta de trajes y objetos de series de cf
·blog_Mar de tinta: Señoras que se empotraron hace mucho
·blog_ Noticias CF: Los replicantes de 'Blade Runner' protagonizan el día 29 la Noche Negra de Avilés

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - Relato de año nuevo
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Relato de año nuevo

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tierra de Leyendas
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
ch3p3
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 05, 2005
Mensajes: 2183
Ubicación: La Quinta Alauda
MensajePublicado: Dom Ene 01, 2006 7:30 pm    Asunto: Relato de año nuevo Responder citando

Very Happy Hola a todos, en medio de las festividades de año nuevo un extraño impulso me obligó a sentarme frente al ordenador y este relato fue el resultado.
Espero que les guste para inagurar el nuevo año. Wink

LA CALLE MOLDOVA”

“ La guerra es el campo de juego de la bestia que anida en el subconsciente de los hombres”

El sonido de la artillería soviética retumbaba en los oídos del joven Kurt Vogel como si se tratara de una macabra sinfonía salida del mismo infierno. Por tres días su compañía había sostenido la posición ante los innumerables contraataques lanzados por los rusos en un intento desesperado por retomar el control de la encrucijada de escombros que había sido el centro de Stalingrado unas cuantas semanas atrás. Las calles atestadas de vehículos en llamas y despojos humanos atestiguaban la crudeza de los enfrentamientos.
Kurt miró alrededor mientras el hedor de la carne quemada invadía sus pulmones y se le adhería a la ropa como una siniestra mancha invisible. Se estremeció al escuchar nuevamente el lento y doloroso quejido procedente del otro lado de la calle; un ronroneó casi sobrehumano que le puso los pelos de punta. Aunque su visión de la esquina estaba bloqueada por un blindado soviético que ardía cerca de las ruinas de lo que debía haber sido una inmensa tienda de departamentos, el joven *panzergrenadieren se las arregló para arrastrarse como una serpiente a través de las montañas de escombros hasta una posición favorable desde la cual pudiera tener buena visibilidad de la calle.
La sangre se le congeló en las venas al encontrarse frente a frente con la mirada sin vida del sargento Wienkler, después de rodear un gigantesco trozo de concreto que partía en dos la vía. El horror dio paso a una curiosidad morbosa cuando Kurt se acercó al cuerpo destrozado por la metralla y extrajo de él todo cuanto podía serle de utilidad. Las galletas de avena y los dos paquetes de cigarrillos polacos fueron como una bendición para el famélico soldado que había terminado con sus raciones la noche anterior. Tomó una granada y dos cartuchos para la MP-40 que le colgaba del hombro, antes de echarle una última ojeada al rostro de su antiguo comandante, quién parecía reprocharle con los ojos vacíos el saqueo del cual había sido víctima, antes de enfilar por una estrecha abertura que comunicaba con el otro extremo de la calle.
Asfixiado por el polvo que flotaba alrededor, el germano salió de la abertura respirando grandes bocanadas de aire y con el rostro y el uniforme cubiertos por el polvo producido por los escombros. Alzó la mirada enrojecida y se encontró con un letrero amarillento y agujerado que rezaba: “Calle Moldova”, en caracteres cirílicos. De nuevo el lento y agónico graznido le hizo estremecer; un escalofrío bajó por su espalda al notar que el ruido parecía salir del interior del inmenso edificio medio derruido que ocupaba toda la manzana.
Obsesionado por aquel terrible lamento, Kurt se adentró en los oscuros pasadizos de la gigantesca edificación en busca del origen del sonido. Podía sentir como la tensión palpitaba en sus sienes a medida que penetraba por los estrechos y claustrofóbicos pasajes que amenazaban con engullirle. Alarmado al verse en medio de los destrozados pasillos en los cuales podría caer víctima de una celada en cualquier momento, el joven alemán afiló los sentidos mientras avanzaba como una pantera por los derruidos corredores guiándose tan sólo por el sonido que cada vez se hacía más claro y cercano.
El oscuro sendero de escombros terminó abruptamente en una estrecha bodega bañada por el sol; Kurt alzó la cabeza y descubrió que una gran parte del techo había sido arrancada por una gran explosión, probablemente un ataque aéreo. Ahora se estremeció al escuchar el escalofriante aullido muy cerca de él. Dejó la seguridad de las sombras y caminó hacia el centro de la iluminada bodega desde donde parecía originarse el sonido, sin preocuparse siquiera de la posibilidad de estar expuesto al fuego de algún francotirador ruso agazapado en el lugar.
Se quedo sin aliento al notar que el lamento parecía provenir de un gran boquete en medio de la bodega. Se abrió paso a través de los restos desperdigados de lo que fuera el techo del edificio, y llegó con sigilo hasta el profundo cráter desde donde parecía emanar el sonido. Al principio no pudo ver nada, estaba demasiado oscuro y la inmensa pila de metal retorcido amontonado alrededor evitaba que la luz solar alcanzara aquel rincón. Aunque no podía ver el fondo del pozo, si sabía que estaba inundado después de escuchar el rítmico golpeteo del agua estrellándose contra el fondo. Quedó paralizado al escuchar nuevamente el quejido; ahora al alemán no le quedaba ninguna duda de que se originaba en el fondo del pozo.
Extrajo una linterna de uno de los bolsillos de la polvorienta chaqueta y dirigió el delgado haz de luz hacia el tenebroso interior del boquete. Lo primero que descubrió fue una serie de rendijas que comunicaban con la calle y comprendió cómo había podido llegar aquel extraño lamento hasta el exterior del edificio. Movió la linterna hacia la derecha y ahogó un grito de horror al toparse con el cuerpo de una mujer flotando boca abajo en medio del agua turbia que llenaba el pozo. Sin duda se trataba de una víctima inocente, pensó el germano al ver que vestía ropas de colores y una gran pañoleta azul alrededor de la cabeza.
De pronto escuchó claramente el ronroneó y dirigió la luz hacia el extremo del boquete. Lo que descubrió allí le dejó perplejo, nunca hubiera cruzado por su cabeza toparse con algo así, no en medio del caos demencial en que se había convertido Stalingrado. Tiritando en un saliente del pozo se encontraba una pequeña de unos siete u ocho años; sus ojos azules refulgían aterrorizados al verse alumbrados por la linterna del alemán mientras el cabello rubio y enmarañado rodaba por un cuerpecillo frágil y famélico más pálido que una hoja de papel. Kurt comprendió de inmediato lo que había sucedido: en el afán de escapar del horror de la guerra, la madre intentó salir de la ciudad cortando camino por el edificio bombardeado y, junto con la pequeña, habían caído en el traicionero boquete que se había cobrado la vida de la mujer. Al inspeccionar detenidamente el accidentado pozo, Kurt descubrió que un gran trozo de metal retorcido emergía del agua fétida como una inmensa pica; en ese momento comprendió que era un milagro que la pequeña de ojos azules continuara con vida.
La criatura pareció entender que aquel hombre de aspecto adusto que la observaba con perplejidad era su única esperanza para salir del pozo frío y maloliente; alzó los frágiles brazos en dirección al germano, mientras repetía una retahíla ininteligible que Kurt no podía descifrar. Un oscuro deseo de sacar a la niña de la miseria cruzó por la mente del veterano soldado; sin embargo, la imagen de la pequeña fue suficiente para derrumbar el denso muro de insensibilidad que le había acompañado desde el inicio de la guerra.
Se libró de sus armas y de la pesada mochila que cargaba en la espalda y se arrastró hasta el traicionero borde del pozo. Se encontró con el rostro de la niña y pudo ver el horror reflejado detrás de sus pequeños ojos inocentes. No pudo menos que compararla con una liebre asustada mientras tiritaba en aquel fétido rincón. Examinó nuevamente el interior del boquete y suspiró con impotencia al descubrir que era imposible bajar por el borde, la superficie era bastante irregular y corría el riesgo de resbalar y quedar ensartado en los fierros retorcidos que emergían del fondo.
Desesperado ante los renovados gemidos de la pequeña, el germano fue en busca de algo parecido a una cuerda o una cadena para poder rescatarla; ya podía escuchar el ruido sordo producido por los blindados soviéticos al avanzar desde el otro extremo de la plaza y sabía que otro contraataque era inminente. Sintió deseos de dejar todo atrás y unirse a sus compañeros en el exterior, pero algo en el fondo del alma le impidió abandonar a la pequeña a su suerte. En medio de este arrebato emocional, descubrió un trozo de metal alargado semejante a una escalera que le podría servir para descender al pozo. Animado, se agachó de nuevo y le dirigió una cálida sonrisa a la pequeña, indicándole con un ademán que pronto le sacaría de allí.
Kurt se puso de pie, y en ese preciso instante un chasquido metálico le congeló el corazón. Se dio la vuelta y comprobó con impotencia cómo un infante soviético le apuntaba con un fusil “Makarov” con mira telescópica; sin duda se trataba de un francotirador; que no hubiera acabado con su vida era para él todo un misterio, los francotiradores del ejército rojo eran sombras mortíferas; lo único que delataba su presencia era el eco sordo de la una detonación antes de caer traspasado sin saber qué demonios había sucedido.
Por unos instantes los ojos grises y furiosos del soviético examinaron al alemán con curiosidad, al parecer lo tenía en su mira desde hacía largo rato y algo había evitado que halara del gatillo. El lamento de la pequeña pareció intensificarse mientras los dos hombres se miraban en medio de una creciente tensión. El ruso le indicó a Kurt que se hiciera a un lado con un leve movimiento del fusil y luego avanzó hacia el pozo sin quitarle los ojos de encima. Su rostro se congestionó al ver a la niña indefensa y observó de nuevo al alemán con incredulidad. Kurt entendió al instante que aquel hombre no podía creer que un cerdo fascista arriesgara su pellejo por salvar la vida de una niña rusa.
La dura mirada del soviético dejó escapar un brillo de humanidad, que el alemán comprendió de inmediato; sin perder tiempo, Kurt le indicó con la cabeza el rincón de la bodega donde se encontraba el trozo retorcido que podrían utilizar como escalera para rescatar a la pequeña. El ruso le echó una ojeada, y después de dudar por unos segundos le obligó a caminar hasta allí.
Kurt intentó por todos los medios mover el inmenso trozo de metal pero todos sus esfuerzos fueron en vano; tomó un nuevo aire y enfurecido aferró el trozo mientras los lamentos de la criatura castigaban sus sentidos. En ese instante el pesado fierro se aligeró y el alemán se sorprendió al encontrar a su adversario cargando el otro extremo. Con el rostro enrojecido por el esfuerzo, el ruso le indicó con la cabeza que siguiera adelante. Luego avanzaron con dificultad con la pesada carga a sus espaldas al cruzar el espacio que les separaba del cráter.
El fierro produjo un estruendo sordo al chocar contra el fondo del boquete. Kurt descendió despacio intentando no resbalar; sin embargo, en ese instante rozó un borde aserrado que le hizo perder el equilibrio; horrorizado, se dio cuenta de que no podría escapar del metal afilado que le esperaba en el fondo; en ese preciso momento un fuerte tirón evitó que su cuerpo se precipitara al vacío. Alzó la cabeza y vio el congestionado rostro del soviético mientras éste aferraba su brazo con ambas manos. Sin dar crédito a lo que había sucedido, el germano se limitó a asentir con la cabeza sin ocultar la sorpresa impresa en su cara. El soviético le devolvió el gesto y le señaló a la pequeña con profunda preocupación. Al fondo, el tableteo de las ametralladoras y las explosiones comenzaba a hacer eco en el derruido interior del edificio.
Al abrazar a la pequeña, Kurt pudo percibir el profundo estado de conmoción que la invadía; era lógico, pues había visto morir a la mujer que flotaba a pocos metros de ella; estiró las manitas en un intento vano de aferrarse al cuerpo inerte emitiendo un triste ronroneo, pero Kurt la envolvió en su propia chaqueta para evitarle el horror de sentir el contacto helado de un cuerpo sin vida.
Ascendieron por la improvisada escalera a un ritmo dolorosamente lento, pues el germano no deseaba dar un paso en falso que los arrojara a ambos a las garras de la muerte afilada que esperaba en el fondo. El rubicundo semblante del soviético apareció en la boca del pozo, al tiempo que extendía los brazos con creciente nerviosismo intentando tomar a la pequeña, mientras el infernal sonido del combate retumbaba por todos los rincones.
El soviético recibió a la niña con delicadeza y luego desapareció por un instante de la boca del cráter. Kurt se detuvo por unos segundos intentado tomar una bocanada de aire fresco en medio del hedor enrarecido que reinaba en el pozo. De pronto la figura del ruso apareció de nuevo apuntándole con el fusil.
Kurt se paralizó al ver el oscuro cañón, que como un abismo insondable apuntaba sobre su rostro; de inmediato comprendió que aquel hombre no había olvidado por un solo momento que eran algo más que dos seres humanos salvando la vida de una pequeña. Él había sido un estúpido al dejar atrás todas las diferencias que los separaban y actuar como deberían hacerlo los hombres razonables y civilizados ¿Pero quién podría culparle después de haber vivido los horrores de la guerra? se preguntó aceptando su destino con resignación.
En ese instante el soviético hizo un ademán con el fusil, indicándole a Kurt que se aferrara al cañón; una sonrisa de alivio se dibujó en el rostro del germano antes de apretar el arma con ambas manos para ascender hasta la superficie. Después del esfuerzo, ambos hombres permanecieron acostados sobre el piso intentado recuperar el aliento. El soviético cargaba a la pequeña en los brazos y le acariciaba el cabello enmarañado con profunda ternura; un gesto que le pareció demasiado extraño al alemán que los observaba con detenimiento. Parecía que la matanza que ocurría en el exterior hubiera pasado a un segundo plano mientras ambos hombres se dirigían una cálida sonrisa.
Kurt extrajo las galletas de avena de la mochila y las puso en las temblorosas manos de la pequeña; le dio un tierno beso en la frente al cual la criatura respondió con un fuerte abrazo que pareció durar toda una eternidad.
El soviético hizo un gesto afirmativo con la cabeza y le indicó con una mueca que tenía el camino libre para retornar a las líneas germanas; Kurt tomó la mochila y las armas y con un leve ademán se despidió de ambos, perdiéndose luego en los enmarañados pasadizos de la edificación derruida.
De vuelta al horror de la guerra descubrió que ya nada sería lo mismo después de lo acontecido en las ruinas de la calle Moldova. Una semilla de humanidad había sido plantada en el fondo de su alma y ahora sólo esperaba el momento propicio para germinar

* Granadero Panzer.


_________________
http://www.argothelerrante.blogspot.com


Ultima edición por ch3p3 el Mar Ene 10, 2006 5:16 pm, editado 7 veces
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
black-rain_
Peregrino
Peregrino



Registrado: Dec 18, 2005
Mensajes: 7
MensajePublicado: Dom Ene 01, 2006 9:29 pm    Asunto: Responder citando

Ch3p3, ojalá más gente tuviera los mismos extraños impulsos que tu y les llevaran a escribir esta historia al inicio de 2006, que a mí me ha parecido al menos, sobre todo, de esperanza. Nada mejor para comenzar el año.
Aunque hay una cosa que me chocó: el protagonista se llama Kurt, y me recordó enseguida al coronel Kurtz, de Apocalypse Now. Pero qué gran diferencia, desde luego(y eso que es solo una letra) Por otra parte, lo que más me ha sugerido el relato es que tales acciones fueran posibles, en mitad de la guerra,aunque jamás llegáramos a descubrirlas.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ch3p3
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 05, 2005
Mensajes: 2183
Ubicación: La Quinta Alauda
MensajePublicado: Dom Ene 01, 2006 10:04 pm    Asunto: Responder citando

Very Happy gracias por tus comentarios Black-rain Wink
Y acerca de lo que comentaste acerca de acciones de ese tipo en medio del horror de una guerra, espero con todo el corazón que si pudieran haber sucedido. Smile


_________________
http://www.argothelerrante.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Dua
Cacique
Cacique



Registrado: May 27, 2005
Mensajes: 2719
Ubicación: En la luna, siempre
MensajePublicado: Lun Ene 02, 2006 3:15 am    Asunto: Re: Relato de año nuevo Responder citando

En general no me llama el ambiente bélico, comencé con reservas, pero al cabo me ha gustado mucho tu esperanzador relato de año nuevo. Además de que soy de esas que todavía cree en la humanidad, está impecablemente escrito.

Un detalle muy menor, tienes excesos de espaciación en varios lugares, como:
ch3p3 escribió:
el germano fue en busca de algo parecido a una cuerda o una cadena para poder rescatarlaespacio; ya podía escuchar el ruido sordo producido pordos espacioslos blindados soviéticos al avanzar desde el otro extremo


_________________
"Hazles comprender que no tienen en el mundo otro deber que la alegría." Claudel
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Yahoo Messenger MSN Messenger
ch3p3
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 05, 2005
Mensajes: 2183
Ubicación: La Quinta Alauda
MensajePublicado: Lun Ene 02, 2006 4:45 am    Asunto: Responder citando

Very Happy Hola Dua, gracias por tus comentarios Wink
Acerca de los espacios en el texto, creó que sucedieron cuando tuve que hacer algunas correciones menores.


_________________
http://www.argothelerrante.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
-XPER-
Peregrino
Peregrino



Registrado: Sep 17, 2005
Mensajes: 38
Ubicación: por el momento en sedice, pero no se exactamente donde es eso x_X
MensajePublicado: Jue Ene 05, 2006 8:17 pm    Asunto: Responder citando

Espero, como black-rain_ ya lo dijo, que la gente tenga de este tipo de impulsos de escritor...a mi me hacen falta jejeje.
Pues al igual que Dua lo empezé con reservas, pero ::032 ::032 me parece que es EXELENTE, despierta las esperanzas y es de ese tipo de relatos del que no te safas, lo sigues tan a detalle que te atrapa.
Sigue escribiendo Exclamation

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ch3p3
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 05, 2005
Mensajes: 2183
Ubicación: La Quinta Alauda
MensajePublicado: Sab Ene 07, 2006 6:58 pm    Asunto: Responder citando

Very Happy Gracias por tus comentarios Xper, me alegra que te haya gustado. Wink

_________________
http://www.argothelerrante.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Gilgwaith
Leyenda
Leyenda



Registrado: Feb 09, 2005
Mensajes: 6163
MensajePublicado: Mie Ene 25, 2006 11:51 pm    Asunto: Re: Relato de año nuevo Responder citando

Hola Ch3p3, siempre es un placer leer relatos tuyos, aunque sea bastante después de su publicación Wink

Un buen relato si señor, para nada pesado. Muy bien descrito el ambiente, y muy esperanzador ese final que aunque se ve venir, no le resta enteros a la narración.

El único defecto a destacar son algunas frases mastodónticas que con alguna coma extra podría hacerse más llevadera, como la parte finale del primer párrafo.

Un saludo. Espero leer más cosas tuyas por aquí Wink

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Dua
Cacique
Cacique



Registrado: May 27, 2005
Mensajes: 2719
Ubicación: En la luna, siempre
MensajePublicado: Jue Ene 26, 2006 12:41 am    Asunto: Responder citando

jajajaja Lo he leído en voz alta y sí suena mastodóntico, pero está bien puntuada.

Cita:
Por tres días su compañía había sostenido la posición ante los innumerables contraataques lanzados por los rusos en un intento desesperado por retomar el control de la encrucijada de escombros que había sido el centro de Stalingrado unas cuantas semanas atrás.


Tal vez una coma iría bien como conseción al lector.


_________________
"Hazles comprender que no tienen en el mundo otro deber que la alegría." Claudel
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Yahoo Messenger MSN Messenger
Gilgwaith
Leyenda
Leyenda



Registrado: Feb 09, 2005
Mensajes: 6163
MensajePublicado: Jue Ene 26, 2006 2:36 pm    Asunto: Responder citando

Dua escribió:
jajajaja Lo he leído en voz alta y sí suena mastodóntico, pero está bien puntuada.

Cita:
Por tres días su compañía había sostenido la posición ante los innumerables contraataques lanzados por los rusos en un intento desesperado por retomar el control de la encrucijada de escombros que había sido el centro de Stalingrado unas cuantas semanas atrás.


Tal vez una coma iría bien como conseción al lector.


Sé que sería una pequeña concesión, pero la leche, me quedaba sin aire al leerla Very Happy

Pero como ya he dicho, no desmerece para nada el relato Wink

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
ch3p3
Cacique
Cacique



Registrado: Feb 05, 2005
Mensajes: 2183
Ubicación: La Quinta Alauda
MensajePublicado: Jue Ene 26, 2006 3:43 pm    Asunto: Responder citando

Very Happy Dua, Gilg, siempre es un placer conocer las opiniones de todos ustedes; a veces uno puede ver detalles que se le pasan por alto, los cuales a la larga pueden enriquecer más la narración. Wink

_________________
http://www.argothelerrante.blogspot.com
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor MSN Messenger
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Tierra de Leyendas Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:0.12 / php time:52 ms