Conan en el cómic y tiras de prensa, por Javier Arnau y Rafa Esteve

Este artículo pertenece al grupo: 

Especial CONAN


Conan es probablemente uno de los personajes más conocidos entre los aficionados al género fantástico. A lo largo de estos artículos se hace un extenso repaso a los relatos originales, sus seguidores y las adaptaciones al cine, televisión y cómic.



CONAN EN EL CÓMIC

En 1969, en cómics Marvel, una de las dos principales editoriales editoras de cómics de EEUU, se dan dos circunstancias que, unidas, vinieron a significar mucho en la vida de nuestro bárbaro favorito: por un lado, se reciben miles de cartas solicitando adaptaciones al cómic de personajes literarios —Tarzán, El Señor de los Anillos, JohnCarter de Marte, DocSavage, etc; por otro lado, la idea por parte de los responsables de Marvel de ensanchar el horizonte de los cómics fuera del ámbito de los superhéroes.
Así, Stan Lee —director editorial— y Roy Thomas —director editorial asociado—, convencen al editor de la compañía, Martin Goodman, de publicar una nueva serie. Se destina una pequeña cantidad de dinero a comprar los derechos del héroe de "espada y brujería" que eligiesen los editores; creyendo que los derechos de Conan, ya famoso por las novelas de los años 50 y 60, iban a ser exorbitantes, se elige Thongor, de Lin Carter. Pero su agente no lo permite, por el poco dinero que le ofrecían.

Deciden entonces ponerse en contacto con el albacea literario de R.E. Howard —creador de Conan, Kull, Solomon Kane, etc—, Glenn Lord, consiguiendo los derechos por mucho menos de lo que esperaban, bajo la óptica de que un cómic podría hacer ganar lectores del héroe bárbaro.
Aún así, el dinero ofrecido era mayor de lo que se podían permitir, por lo que hubo que recortar gastos en los equipos creativos.
Por eso, del guión tuvo que encargarse el mismo Roy Thomas —que estaba guionizando superhéroes como Hulk y Vengadores—, y en la parte gráfica se hubo de prescindir de John Buscema, un enamorado del proyecto... pero a la vez el dibujante estrella de la casa y, por tanto, el de sueldo más alto. Se contrató a un joven inglés, que había hecho algún trabajo de relleno en los cómics Marvel; pero este nuevo talento estaba en Estados Unidos sin papeles y sin casa, realizando los dibujos en los bancos del parque, y fue devuelto a su país por las autoridades americanas. Hasta poder regresar a EE.UU, Barry Windsor Smith realizaba su trabajo desde su Gran Bretaña natal.

Al final, en 1970 aparece el primer cómic de Conan el Bárbaro,(1970–1993; 275 números) con Roy Thomas al guión —con el tiempo sería el guionista que mejor conocería el personaje, al que ya estará para siempre asociado en la mente de los lectores—, y Barry Smith a los lápices, con lo que fue éste el que nos enseñó por primera vez a Conan.

El Conan de Barry Smith es un joven cimmerio, de unos 17 años. Delgado pero musculoso, con un casco de cuernos en su parte frontal, y un extraño medallón.
Posteriormente, cuando la serie es ya un éxito, y Barry decide abandonar el personaje, se hace realidad la entrada de John Buscema en la serie, por lo que el aspecto del bárbaro cambiará —a veces incluso en las reelaboraciones de historias de B. Smith—, siendo bastante más adulto, más duro de facciones, y mucho más ancho de cuerpo; también desaparece el famoso casco.

El éxito del comic–book llevó a Marvel a plantearse publicar las aventuras del bárbaro en otros formatos. Así, en 1974 empezaría la publicación de The Savage Sword of Conan (1974–1995; 235 números), con formato de revista (magazine, en la terminología de la industria)

Teóricamente, «La Espada Salvaje de Conan» era un cómic más adulto que «Conan el Bárbaro». En «Conan el Bárbaro» se utilizaba la estructura habitual de otros cómics Marvel. Es decir, se narraba una historia de forma más o menos cronológica y lineal, con una trama que debía seguirse de número a número. Por su parte, «La Espada Salvaje» mostraba al personaje de forma más aislada: la mayoría de las historias concluían en el mismo número, lo que hacía mucho más interesante el material para el lector no habitual.

Estos no fueron los únicos cómics en los que apareció el personaje de Conan, pero sí los más importantes, por duración, éxito y calidad. Además de series limitadas y apariciones esporádicas —así como las adaptaciones de las películas, y varias novelas gráficas—, también habría que mencionar las series King Conan (1980–1989; 55 números), que trataba las aventuras de Conan como Rey de Aquilonia, y Conan Saga (1987–1995; 97 números), intento de reimprimir en orden cronológico historias publicadas anteriormente.

En los 80, Roy Thomas abandona el personaje y a Marvel, y comienza la peor etapa del personaje. Los editores y guionistas se limitan a repetir fórmulas y tópicos, y a exagerar los elementos sobrenaturales, añadiendo cada vez monstruos y criaturas más exagerados (cuando Conan siempre ha sido un personaje relativamente realista). Las ventas se mantuvieron gracias a la llegada de nuevos lectores atraídos por el paso del personaje al cine (sobre todo con la primera película).
A principios de los 90, Roy Thomas volvería a ocuparse del personaje, intentando retomar los orígenes «literarios» de los guiones para hacer que Conan saliera de su decadencia. Sin embargo, era demasiado tarde, fuera por los 10 años de baja calidad, o porque el mercado del cómic había cambiado y Conan no había sabido adaptarse. Así, «Conan the Barbarian» fue cancelada (teniendo que resolverse la trama en «La Espada Salvaje»). Un par de años después también desaparecería «The Savage Sword of Conan».
Desde Europa se intentó, con el consentimiento de Marvel EEUU, seguir con La Espada Salvaje de Conan. Se trataba de un proyecto de la Marvel Italia, que implicaría a autores sobre todo europeos (principalmente españoles e italianos) y a algún norteamericano. Pero por diversos motivos, la serie se canceló, incluso sin acabar de editarse lo que debería haber sido la primera serie. Porque a diferencia de lo comentado más arriba de que «La Espada Salvaje» de Conan mantenía sobre todo historias autoconclusivas, y de diferentes momentos de la vida de Conan, lo que se quiso hacer fue una especie de Conan el Bárbaro, contando una historia, una saga, que había que seguir número a número -aparte de las historias de relleno-. Pero ni eso se cumplió, ni todos los autores estaban por la labor. Así que en apenas unos quince números te encontrabas con historias que formaban parte de una historia mayor, historias autoconclusivas que no tenían nada que ver con lo que se había planteado desde la editorial, historias de relleno… Al final, como decimos, no funcionó, y se canceló sin haber acabado la «serie».

Actualmente:

En 2003, Dark Horse , la tercera editora de cómics de Estados Unidos, se hace con la licencia del personaje y empieza a publicar una nueva serie. Además, también reedita recopilaciones de los comics de «Conan the Barbarian» (recoloreados por ordenador), bajo la cabecera de The Conan Chronicles.

La nueva serie de Conan está escrita por Kurt Busiek y dibujada por Cary Nord, cuyos dibujos a lápiz son coloreados directamente por ordenador (sin pasar por el proceso de entintado habitual del cómic), lo que les da un interesante y original aspecto. El propósito de esta serie es contar todas las aventuras de Conan en orden cronológico, basándose únicamente en el material de Robert E. Howard y creando sus propias historias para rellenar los huecos. Las historias de la trama principal se han visto complementadas por historias «de relleno» realizadas por otros autores, que han tratado la infancia de Conan o momentos anecdóticos. Entre los autores que han participado o participarán se encuentran nombres tan aparentemente inesperados como Bruce Timm (creador de la serie de animación de Batman) o Mike Mignola (Hellboy).

Además de la serie regular, también se han publicado algunas miniseries, con lo que Conan vuelve a ocupar un lugar importante en las estanterías de las tiendas de cómics. Y, si los planes de Dark Horse siguen adelante, el Cimmerio ha vuelto para quedarse.

CONAN en las tiras de prensa

Con el éxito de cualquier personaje de cómic, viene indefectiblemente su paso a las tiras de prensa. Este paso supone varios factores que hacen variar la concepción del personaje:
· En un principio, cambia la periodicidad, pues las apariciones suelen ser diarias —pueden ser de lunes a viernes, o sólo de domingo, pero suelen acabar siendo diarias.
· Van dirigidas a otro tipo de público, generalmente el que no compra cómics, por lo que la ambientación de las historias debe ser diferente.
Por eso, tanto en el caso de Conan como de cualquier héroe que da el salto del cómic a los diarios, surgen las opciones de, o coger las historias con menos carga para los lectores no acostumbrados, y reescribirlas, o bien escribir historias totalmente nuevas, que no tengan mucho en común con las del cómic -aunque sean fácilmente reconocibles por el lector habitual del cómic.

Así, en las Dayli Trips de Conan aparecen nuevas visiones de historias ya realizadas anteriormente -como por ejemplo la famosa La Torre del Elefante, de la que existen no menos de tres versiones: B. Smith, J. Buscema y Alfredo Alcalá, siempre con R. Thomas al guión-, y se desarrollan tramas mucho más lights que en los cómics.


J.Javier Arnau
Rafa Esteve



A ver nuevas historias de"

A ver nuevas historias de" Conan La Leyenda" estan bastante bien .

Estoy interesado en poder

Estoy interesado en poder acceder a comics vía online, ya que vivo en Salto - Uruguay y se me hace imposible adquirir estas revistas.

Acabamos de colocar un

Acabamos de colocar un enlace visible donde se explica qué se ofrece en esta web y qué no se ofrece, qué está y qué no está permitido. Por lo cual, a partir de ahora, se dará por hecho que se han leido estas normas de uso.

En cuanto a lo que preguntas, lamentamos no poder ayudarte. Para más información, me remito al link mencionado:

> ATENCIÓN: Antes de enviar un comentario infórmate AQUÍ de los usos no permitidos <

http://www.sedice.com/portada/index.php?q=node/953

Gracias por colaborar.

Pido mil disculpas si se

Pido mil disculpas si se interpretó mal mi petición, leí el artículo y ahí dice que hay trabajos que los autores lo colocan online bajo su concentimiento. los busqué y no los encontré, y como existe este ámbito de información me tomé el atrevimiento de preguntar.

Re: Conan en el cómic y tiras de prensa, por Javier Arnau y Rafa

Me disculpo yo al no entender bien la pregunta ;)
Como se indica, mientras los contenidos o información solicitada sea bajo consentimiento de autores o editores, no hay ningún problema.