Reseña: Danza de Tinieblas de Eduardo Vaquerizo, por Alejandro Guardiola

Danza de Tinieblas
Autor: Eduardo Vaquerizo
Editorial / Colección: Minotauro / Ucronía
Género: Ciencia Ficción, Aventuras
Edición: Rústica
Año Publicación: 2005
Ilustrador:
Traductor:
Diseño o fotografía de portada: Opalworks
ISBN: 84-450-7553-5, 978-84-450-7553-1
Idioma: Español

Finalista del premio Minotauro 2005

Corre la primavera de 1571. Felipe II muere a causa de un accidente durante una cacería. Su hermano, Juan de Austria, regresa victorioso de la batalla de Lepanto para ocupar el trono. Así se forja una España distinta, que en 1927 conserva todos los territorios del imperio, está enfrentada con Roma y aún acoge a moriscos y judíos.

En el Madrid de este país, el cabo de alguaciles Joannes Salamanca es llamado a investigar la muerte en extrañas circunstancias de un joven judío. Junto a un inquisidor y la bella Rebeca, pronto averiguará que éste es uno más de una serie de asesinatos que parecen responder a un intento de desestabilización del Estado por parte de siniestros grupos que ambicionan el poder. Tras numerosas desventuras, Joannes, héroe a su pesar, deberá enfrentarse a perversos gólems y tremendos artefactos.

Seres fantásticos, judíos poderosos, cabalistas y cortesanos intrigantes se conjugan en esta apasionante novela de historia alternativa, que resulto finalista del Premio Minotauro 2005.

Eduardo Vaquerizo nos presenta en su novela una España que aún conserva las posesiones ultramarinas del siglo XVI. Además, en este Imperio universal que perdura a principios del siglo XX, los judíos y los moriscos no han sido expulsados de la península. Los primeros, tienen una gran influencia en la economía y en la política del Imperio. Cabe contar que artilugios y máquinas habituales para nosotros en la actualidad, no existen. Hay tecnología pero no la electricidad. Por ejemplo, no contamos con el motor de explosión, los autocoches, trasunto de los utilitarios y berlinas, se mueven impulsados por vapor con carbón como combustible. O las máquinas de cábala, una especie de ordenadores. En general, el lector asiste a un Madrid oscurecido y ennegrecido por el hollín de la hulla. También es creciente una oscuridad metafórica provocada por fuerzas invisibles que pretenden poner en jaque la estabilidad del Imperio.

Joannes Salamanca, cabo del cuerpo de alguaciles, entre otras de sus obligaciones, tiene que ayudar a un Inquisidor en la resolución del crimen de un joven judío cabalista, perteneciente a una de la familias judías más poderosas del Imperio. El problema es que no se trata del primer judío de buena familia que ha sido asesinado. Joannes, el Inquisidor y la bella Rebeca, hermana del fallecido, pondrán en juego sus habilidades, conocimientos e influencias para dar con el paradero del asesino que va sembrando Madrid de cadáveres de cabalistas. El delicado equilibrio que mantiene cohesionado al Imperio es puesto en cuestión, las revueltas de los anarcolistas y las represiones convierten Madrid en poco menos que un lugar del que es mejor escapar.

Vaquerizo, en un soberbio ejercicio de imaginación y originalidad, nos cuenta esta narración policiaca, con la novedad del marco de la ucronía histórica. El protagonista resulta un personaje atractivo y bien esbozado, curtido en varias guerras como soldado y que maneja el revólver Villegas como nadie. Joannes no es todopoderoso y también se lleva algún que otro puñetazo y bala perdida, sin embargo, no duda ni un segundo en utilizar los trucos más sucios para vencer en una refriega. Lo cierto, es que resulta inevitable la comparación de Salamanca con Alatriste. Aunque a cada uno lo suyo, no tienen nada que ver el uno con el otro.
La trama de Danza de Tinieblas va avanzando despacio y en un par de capítulos, el personaje parece tan despistado como el propio lector. A pesar de ello, el autor encauza el argumento cuando parecía estar decayendo el interés y la acción. El último tramo de la novela, quizás, no se encuentre al mismo nivel que el resto de la obra. Pero, hay que admitir que hablamos de una novela muy ambiciosa, bien resuelta. Cabe destacar el magnífico manejo del lenguaje que trae a la memoria a los Clásicos del Siglo de Oro en un continuo esfuerzo por conseguir la palabra adecuada para cada pasaje.

Cualquier aficionado al género debería tener esta novela de Eduardo Vaquerizo entre las indispensables de los autores nacionales.

Danza de Tinieblas fue publicado en 2005 por Ediciones Minotauro y resultó finalista del Premio Minotauro.

©2007, Alejandro Guardiola

La Vieja Raza