blog_ sevillaescribe

Distribuir contenido
Colectivo literarioÁngel Velahttp://www.blogger.com/profile/16730431677045179229noreply@blogger.comBlogger1097125
Actualizado: hace 4 horas 5 mins

Novedades editoriales: Sin habitación propia, de Carmen Moreno

14 February 2019 - 9:53am
NOVEDAD: Sin habitación propia.Autora: Carmen Moreno.Prologo: Mado MartínezPáginas: 417ISBN: 978-84-17646-20-2PVP: 15€
Para que nosotras llegásemos hasta aquí muchas mujeres dejaron la vida en el camino. Este libro no es más que un reconocimiento a algunas de ellas, desde Safo a Marilyn Monroe, pasando por Sylvia Plath, Alfonsina Storni, Alejandra Pizarnik, María Polydouri, Karin Boye, Marina Tsvietaieva, Antonia Pozzi, Elise Cowen…El libro se divide en tres partes: -Un estudio introductorio sobre el suicidio y la creación -Una introducción a cada autora desde los últimos momentos de su vida -Cinco poemas de cada una de ellas. La obra literaria en sí comienza con Safo, así que nos da igual: siempre es necesario volver a leer a Safo. Pero antes de leer algunos de sus poemas tenemos tres páginas en prosa en las que, sorprendentemente la leemos a ella, a la propia musa de Lesbos en primera persona, desmintiendo aquella leyenda sobre su suicidio por amor a un hombre. Y precisamente es Safo la que nos da la mejor pista sobre el concepto que subyace tras este libro: Si conseguimos ignorar la incertidumbre sobre ‘qué’ es lo que estamos leyendo y simplemente nos sumergimos en la propuesta, confusa pero muy atractiva, de la autora, vamos leyendo poemas de escritoras que tienen en común el hecho de haberse suicidado. Releeremos con gusto a ‘viejas conocidas’, como PlathStorniTsvietaieva o Pizarnik, y descubriremos con más gusto todavía a otras como Elise CowenAntonia Pozzi o Karin Boye. Antes de los poemas de cada una de ellas, Carmen Moreno nos hace una breve introducción ficcional en la que resalta generalmente las relaciones de cada autora con los hombres (padres, maestros, amantes, maridos…) que las atormentaron. En estas introducciones Moreno se mete en la piel de las propias poetas o da voz algunos de los protagonistas de sus vidas. Y en las últimas páginas del libro descubriremos, quizás con sorpresa, a Marilyn Monroe como poeta, leyendo a la propia Safo y cerrando así el círculo de esta obra. Tras leer Sin habitación propia habremos leído mucha poesía interesante, agrupada con un criterio original (el del suicidio) y habremos disfrutado de la arriesgada apuesta de Carmen Moreno por recrear la voz agonizante o el contexto opresivo de todas las poetas. Sin embargo, es probable que todavía no se haya borrado de nuestra mente parte de la incertidumbre inicial sobre los objetivos y planteamientos de la autora. Al igual que tampoco tendremos muy claro de dónde han salido las traducciones de las autoras no hispanohablantes, pues sólo se citan traductores en algunos de los poemas. Afortunadamente, hoy en día tenemos a ‘San Internet’ para ayudarnos, mostrándonos en algunas de sus webs (como la de la propia autora) que Sin habitación propia era un proyecto personal, de más de cinco años, que pretendía no sólo ser una antología poética, sino también un coro (una única voz, suma de voces) de mujeres que quizás no pudieron gritar en vida sus angustias, pero “a las que nadie pudo arrancarles la lengua”. Un proyecto que ha implicado la traducción, por parte de Carmen Moreno, de obras que no estaban disponibles todavía en castellano y que incluso son difíciles de encontrar en su idioma original. Así como uno de los primeros trabajos en incluir a Marilyn Monroe como poeta. Toda una serie de factores y consideraciones que realzan el valor de este libro.



CARMEN MORENO es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Cádiz, Máster en Contabilidad y Finanzas por el CEREM International Business School y también ha realizado el Máster en Edición por la Universidad de Salamanca. En 1996 trabajó con el escritor gaditano Fernando Quiñones en sus libros Crónicas Yugoslavas2 y en Y al Sur, Jimena.En esos años colabora en varias antologías, así como en Diario de Cádiz y en la cadena SER. En 2006 se traslada a Madrid, donde trabaja como Asesora técnica de cultura para el Ministerio de Igualdad y como correctora ortotipográfica para las editoriales Fondo de Cultura Económica de España y Hotel Papel. En 2009 trabajó temporalmente como guionista de televisión para el programa de Televisión Española “Cifras y Letras”. Entre los años 2009 y 2010 trabajó como Asesora Técnica de Cultura del INJUVE en Madrid y como colaboradora de Revista de Letras. En 2011 y recuperando la vinculación con la ciudad que le vio nacer, lanza Colaterales, una plataforma ciudadana de fomento de la lectura y las artes en la ciudad que tuvo su sede en el Café Teatro Pay Pay. En 2014 regresa definitivamente a Cádiz natal, donde comienza su labor editorial al frente de Cazador de Ratas (posteriormente reconvertido en Cazador). Sello con el que en 2017 recibió el premio Ultratumba por su apuesta editorial en el género de terror y/o gótico.También ha participado en diversas actividades de fomento de la lectura y la escritura para el Ayuntamiento de Cádiz y la Diputación Provincial de Cádiz. Con esta institución recorrió toda la provincia con el programa El club de las poetas muertas. También colabora habitualmente con el Centro Andaluz de las Letras (CAL), en programas como el PoetiCAL. Carmen Moreno se ha mostrado como una firme defensora de los colectivos LGTB+ en la literatura, dando voz a los colectivos menos favorecidos. Así, tanto desde su labor como novelista como desde la vertiente de editorial ofrece una visión dura y firme de lo que conlleva la lucha contra el machismo en su campo de trabajo, reivindicando a las mujeres como protagonistas de las obras.Leer más...

Novedades editoriales: "Consecuencias naturales", de Elia Barceló

12 February 2019 - 9:00am
NOVEDAD EDITORIAL: "Consecuencias naturales.
Autora: Elia Barceló
ISBN: 978-84-947958-6-2
e-ISBN :978-84-947958-7-9
Páginas: 280
Precio: 16,00 €
Epílogo: Teresa López-Pellisa

Unos cuantos siglos en el futuro, las y los habitantes de la Tierra han alcanzado muchas metas deseadas: bien en materia de viajes espaciales, bien en sus políticas de igualdad entre hombres y mujeres, presentes en todos los ámbitos de la sociedad y el idioma. Además, lejos de estar solos en la galaxia, parece que hay varias especies humanoides, entre las que se encuentran los misteriosos y reservados Xhroll.

El contrapunto a todos estos progresos es el teniente Andrade, miembro de la tripulación de la nave donde se dará el primer contacto entre terrícolas y Xhroll. Su intención: ser el primero en acostarse con una de las hembras de otra raza alienígena. Este primer contacto traerá consigo unas consecuencias inimaginables para ambas razas.Combinando humor ácido en una trama de apariencia ligera, y en diálogo constante con los prejuicios de nuestra sociedad, «Consecuencias naturales» no solo ilumina el lado oscuro de nuestros roles de género, sino que consagra a Elia Barceló como una de las autoras de la ciencia ficción imprescindibles en nuestra lengua.Aún vigente en su mensaje un cuarto de siglo después de ser escrita, recuperamos este texto esencial de la ciencia ficción feminista en nuestro idioma. Acompaña a esta historia un epílogo de Teresa López-Pellisa, que aporta las claves y el contexto de su publicación.⚠ Aviso de contenido: esta novela contiene escenas de violación.


Elia Barceló estudió Filología Anglogermánica en la Universidad de Valencia y Filología Hispánica en la Universidad de Alicante y se doctoró en Literatura Hispánica por la Universidad de Innsbruck, Austria. Está entre las personas más versátiles del panorama literario español; se la ha llamado la «dama de los mil mundos» y está considerada como una de las tres escritoras de ciencia ficción más importantes en lengua española. Ha ganado multitud de premios dentro de los diferentes géneros en los que ha trabajado. Ha sido la primera autora en ser galardonada con el Premio Gabriel.Leer más...

Novedades editoriales, "¿Nos hacemos unos griegos?, de José Juan Picos Freire

10 February 2019 - 9:09am
NOVEDAD EDITORIAL ¿Nos hacemos unos griegos?
Autor: José Juan Picos Freire
Páginas: 349
ISBN:978-84-17646-17-2
Colección: Zambrano
PVP.: 18€¿Es verdad que por culpa de la virginal e inteligente Atenea perdieron las atenienses su ciudadanía? ¿El viril Hércules gozó de incontables amores masculinos y tuvo un fondo de armario de lo más femenino? ¿Quién fue el primer gay de la mitología griega? ¿Por qué las reinas de las amazonas, las hermanas de Wonder Woman, tenían a los eunucos por los mejores amantes del mundo? ¿Cómo se defendió la sonriente Hestia del acoso de los dioses varones? ¿Qué tiene que ver el lujurioso Zeus con la escurridiza Mística de X-Men?Historias tan jugosas como estas, jamás contadas por un profesor de Clásicas, las podrás disfrutar en ¿Nos hacemos unos griegos? (LGTBI en el Olimpo y su vecindario), del productor ejecutivo, guionista de televisión y escritor José Juan Picos.Si hay una constante en la mitología griega es el sexo. Por satisfacer su lujuria olímpica, dioses y héroes estaban dispuestos a pagar cualquier precio, siempre sobre las cabezas de otros. Tan intensas eran sus pasiones que saltaban continuamente de un género a otro, gozando sin cuento de los placeres del opuesto y del suyo propio. Por eso, ¿Nos hacemos unos griegos? (LGTBI en el Olimpo y su vecindario) presenta un catálogo mitológico de la diversidad de género que sorprenderá tanto a los iniciados como al público en general.Esta obra es, además, una pequeña venganza contra los dioses y los héroes, pues en estas páginas se desvela su cara oculta: cruel, despiadada, lasciva… Pero también comprenderemos su olímpico deseo de disfrutar de la vida, que inspiraba todos y cada uno de sus eternos días. Al fin y al cabo, eran tan humanos como nosotros. Recuerda que si los dioses gozaron e hicieron gozar, sufrieron e hicieron sufrir, es porque sus hazañas son invenciones nuestras y ahí reside su verdadera eternidad.

JOSÉ JUAN PICOS FREIRE:  Guionista y escritor. Doctor en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Nació en Melilla, se crió en Madrid y ha vivido en Caracas, Bogotá y Manhattan, aunque sus raíces familiares, el amor y la literatura -no necesariamente por ese orden- lo han llevado a vivir en La Coruña.
Leer más...

Novedades editoriales, "Miniguia para turistas en regiones extrañas, Lola Robles.

7 February 2019 - 8:00am
NOVEDAD EDITORIAL: Miniguía para turistas en regiones extrañasAutora: Lola Robles ISBN: 978-84-17646-16-5 Colección: BarcelóPáginas: 130PVP: 6€Esta miniguía viene a complementar el magnífico estudio, En regiones extrañas, de la misma autora por la que fue galardonada con el Ignotus 2017 al mejor libro de ensayo.Una guía para no perderse por las tierras de la literatura de género que Lola nos obsequia desde la generosidad y el amor que profesa a la ciencia ficción, la fantasía y el terror.Si quieres ir más allá de los límites adéntrate en Regiones extrañas.

LOLA ROBLES:  (Madrid, 1963) es licenciada en Filología Hispánica y escritora. Ha publicado las obras de ciencia ficción La rosa de las nieblas (Kira, 1999), El informe Monteverde (2005, traducida al inglés por el sello estadounidense Aqueduct Press en 2016 y que en 2018 aparecerá de nuevo en la editorial española Crononauta, en una edición corregida, ampliada e ilustrada), Flores de metal (Equipo Sirius, 2007), Historias del Crazy Bar y otros relatos de lo imposible (Stonewall, 2013, junto con Mª Concepción Regueiro Digón), Yabarí (Cerbero, 2017) y El árbol de Sefarad (Cerbero, 2018).
Ha investigado y escrito sobre ciencia ficción escrita por mujeres, en particular españolas, y su relación con el feminismo y al teoría queer, destacando sus artículos «Escritoras españolas de ciencia ficción», aparecidos en la revista digital SuperSonic nº 4 y 5, y que ganaron en 2017 el Premio Ignotus al mejor artículo.
Leer más...

Novedades editoriales: "Durmientes" de Juan Antonio Oliva Ostos.

5 February 2019 - 8:00am

NOVEDAD EDITORIAL - "Durmientes" de Juan Antonio Oliva Ostos.
Portada e ilustraciones interiores de Cecilia G. F.
Prólogo de David Luna Lorenzo.
Postfacio de J. Valor Montero.
Géneros: Ucronía, Ciencia Ficción, Fantasía.
Páginas: 410


20 de abril de 2012. Desde Germania, capital del Reich, la población conmemora la victoria en la Segunda Gran Guerra mientras continúa pendiente de la tensa geopolítica con el imperio japonés. 
Mientras tanto, en la base científico-militar de Neuwerk, Martin Löwe, piloto de hipersueño, desobedece una orden expresa y salta en solitario por primera vez al mundo paralelo de Odinthal, poniendo en riesgo el proyecto Durmientes que pretende la hegemonía mundial nazi. Al otro lado, en el fantástico archipiélago Eden, Malva, capitana de quinturia, despierta angustiada. Los sueños extraños han regresado e incluyen a sin alas. Los vientos de ambos mundos, fríos como los pensamientos de tiranos, no tardarán en encontrarse.
Para comprar o leer las primeras páginas

JUAN ANTONIO OLIVA OSTOS (Sevilla, 1976). Aunque siempre ha vivido en Cataluña, en algún lugar rodeado por un anillo de montañas al que él se refiere como: La Comarca. Escribe lo que le gustaría leer y es un apasionado de la Ciencia Ficción, la Fantasía y el Terror. Autodidacta hasta que en 2010 conoció la Escuela de Escritura del Ateneo Barcelonés, dónde no ha dejado de formarse hasta el día de hoy. Ganador del I Premio Interius con el relato: El juego de los escarabajos (Triskel Ediciones, 2017). Ganador del II Concurso Donbuk de relatos de terror con el relato: Entre penumbras (Donbuk Editorial, 2017). Ganador en la edición de febrero de Relatos Recitados con el relato: Payaso (EC.O Ediciones Cívicas, 2017). Finalista en el IV Concurso de Relatos Breves de Ciencia Ficción, Olesa de Montserrat (2017) con el relato: Més enllà del vent (Más allá del viento). Y finalista en la categoría Adulto en Catalán del VII Certamen Inspiraciencia-CSIC 2017 con el relato: Pols d’estels (Polvo de estrellas). También obtuvo una mención de honor con el relato Inorgánica en el concurso de Space Opera de la web Fabulantes (2018). Ha sido seleccionado en varias antologías como Microcuentos 451 (Kelonia Editorial, 2017). La antología solidaria 40 Relatos de Fantasía y Ciencia Ficción (Grupo LLEC, 2017). Kaidan - Cuando Vienen del Otro Lado (Cooljapan.es y Ediciones Babylon, 2018). Además, forma parte de la colección Sangre Digital (Tinta Púrpura Editorial, 2018) con el relato: El futuro que nos montamos. Las Guerras Infinitas fue editado por Cazador de Ratas Editorial en 2018. Colabora en la web El Gato de Vader cuyo lema es: Soy Friki – Soy Cultura.Leer más...

Novedades editoriales: #NotAllDemons, de Silvia Barbeito

3 February 2019 - 9:12am
Novedad editorial: #NotAllDemons
AUTOR: SILVIA BARBEITOPÁGINAS: 243BOLSILLOISBN: 978-84-17646-22-6 PVP: 6,00€

Comprar aquí

SINOPSIS: El Comité de Asignación de Tareas Infernales (CATI) ha vuelto a designar a las demonios como súcubos, negándoles la posibilidad de ser algo más que un adorno del averno. Si al despertar de la conciencia entre las hembras infernales le añadimos un simple salero, la revolución feminista ya puede empezar. Con sus aliados, con los #NotAllDemons y hasta con una cabra fusión. Y orgasmos en tres dimensiones. Ha llegado la hora de conseguir lo que les han negado desde el principio de los tiempos. Ha llegado el tiempo de luchar.SILVIA BARBEITO nació en el año 69, lo que ya explica muchas cosas. Sarcasmo no es su segundo nombre, pero solo porque sus padres no se lo pensaron bien. Y porque todavía no hablaba cuando fueron al Registro. Aunque estudió Derecho, la mayor parte de su vida laboral la dedicó a otras actividades que incluían trato directo con el público, así que se vio forzada a escribir para encontrar un modo de matar a sus peores clientes de forma legal e impune. Aunque sus primeras novelas, Más allá del Velo, Velo de silencio y Velo de sangre, que conforman la trilogía del Velo, fueron publicadas por un sello de novela romántica —romance paranormal—, no hay más que ver los títulos de algunos de sus relatos que han formado parte de antologías para saber que algo no funciona bien en su cabeza: Todo empezó con aquella maldita lavadora, parte de la antología: “Peste”; o “Patas” (Antoloxía de contos fantásticos). En la actualidad trabaja como correctora y prepara sus planes de dominación mundial liderando una manada de perras. Aún no ha conseguido que ataquen cuando grita «Dracarys», pero está haciendo progresos.

Ahora en la preventa podéis conseguir:
-Libro firmado por la autora
-Marcapáginas 
-Envío postal gratis por Correos 
-Esta chapa:


Leer más...

Novedades editoriales, "Asesinato en los 7 dragones", de Rafa Heka

1 February 2019 - 9:20am

NOVEDAD EDITORIAL: "Asesinato en los 7 dragones"
Autor: Rafael HekaPortada: Mariana Palova
Páginas: 293
ISBN: 978-84-17646-19-6
Colección: Necromantia
PVP.: 8€
En un mundo de soles inamovibles, un mundo en donde el ardiente océano de la luz pasó a llamarse Sija Marek y el gélido archipiélago de las tinieblas, Mrak Marek, un afamado torneo de cartas mantendrá pendiente a cuantos ven en él posibilidades de fortuna. Enanos, elfos, vampiros o magos son algunos de los habituales de la umbría podada “Los 7 Dragones”, situada en la desaconsejable franja crepuscular conocida por la Linde.
Allí, y por unas jornadas, el renombrado lugar acogerá a los ocho afortunados jugadores elegidos al azar. Jugarán, recelarán los unos de los otros, tratarán de engrosar sus peculios con las diversas y exóticas riquezas de sus contrincantes, pero no podrán terminar. Sin previo aviso, uno de ellos aparecerá asesinado en extrañas circunstancias. Después, otro se suicidará.
Como dictan las propias reglas del torneo, la Orden será avisada y el Inquisidor Dorcas Doscuervos, aquél cuya sola mención hace temblar a propios y extraños, se personará en el lugar para desentramar un crimen aparentemente imposible…
RAFAEL HEKA (Valladolid 1975). Cursa estudios de Economía, Finanzas y Gestión Empresarial (1995-2002) y se diploma en Historia y Estética Cinematográfica a través de la Universidad de Valladolid (1995-1997). Por esos años creará y dirigirá para ésta las revistas culturales Céteris Páribus (1996) y Activo20 (filial de Artículo20) y colaborará de articulista para el diario vallisoletano “La Tribuna de Castilla” (2000) con reportajes centrados en el mundo del cine. El año 2006 será el momento en el que se publicará su primera novela de ciencia-ficción cómica, “La venganza de la diosa Graya”, de manos de la editorial madrileña Megara Ediciones. Posteriormente, en el 2008, decidirá fundar “33 Ediciones” y continuar sus «Crónicas Globulares», dándoles una vuelta de tuerca para poder acercarlas más al cómic, a la novela pulp por entregas y a la narrativa cómica más gamberra.
Tomando de referencia los estudios del físico teórico Michio Kaku, desarrollará una línea narrativa dramática basada en realidades alternativas donde poder crear una cosmogonía que especule con las distintas consecuencias de desarrollos teológicos heterodoxos. En los últimos años funda el colectivo literario vallisoletano “Los Perros del Coloquio” justo a otros escritores de la región (2012 – actualidad), con quien publicará dos antologías (2013, 2014) en colaboración con el Fondo Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, y un texto coral titulado “Caricias y batallas” bajo el sello de Ágora Ediciones (2014). También, ese mismo año, fundará colaborativamente la Asociación Castellano Leonesa de Fantasía, Ciencia-Ficción y Terror (2014).-->Leer más...

Novedades editoriales: "Duende", de Ramón San Miguel Coca

27 January 2019 - 9:00am
NOVEDAD EDITORIAL: "Duende".Autor: Ramón San Miguel Coca Páginas:107ISBN: 978-84-17646-18-9
Colección: Bolsillo
PVP: 6€
Sevilla, finales del siglo XIX, cuando el cante y baile flamenco empiezan a florecer y llamar la atención. En uno de los cafés cantantes más famosos de la época, el de Silverio Franconetti (cantaor y empresario auténtico de esa época) surge una nueva estrella, un guitarrista capaz de despertar las emociones más profundas, un artista con duende, como suele decirse.


Su fama llega hasta Madrid, donde un joven mecenas de las artes, Félix Camporreal, aficionado al flamenco que en su momento divulgó ese arte y actuó como agente, decide que debe presenciar esa actuación. Acompañado de uno de sus protegidos, un pintor, se planta en Sevilla para verle actuar. Su sorpresa es mayúscula al reconocer al artista: un antiguo conocido suyo, guitarrista con buena técnica, pero mediocre. ¿Cómo es posible que dicho guitarrista sea ahora una estrella? ¿Qué ha ocurrido para que su toque desprenda tanta emoción, tanta tristeza?

RAMÓN SAN MIGUEL COCA es santanderino aunque reside en Guadalajara desde hace muchos años. Es licenciado en Ciencias Químicas y trabaja como Director Técnico en una empresa de Protección contra el Fuego.Se inició en esto de la escritura en 2004, cuando contactó con aficionados a la Saga de los Aznar, serie de ciencia ficción hispana de los años 70. Durante este periodo escribió un par de novelas y varios relatos cortos y novelettes. Tanto las novelas como los relatos han sido publicados por la Editorial Silente en su colección La Nueva Generación.Aquello le animó a lanzarse a escribir sus propias historias. Fuera ya de la Saga de los Aznar, su producción se centra sobre todo en el relato de fantasía oscura y ciencia ficción. Ha publicado sus cuentos en antologías como las editadas por al AEFCFT: Visiones y Fabricantes de Sueños, En Calabazas en el Trastero: Tijeras (Saco de Huesos), Historias Asombrosas (Sicifiworld) y más recientemente en Herederos de Chtulhu (Kokapeli), El futuro es Ahora y El Genero Z está muerto (James Crawford Publishing), y Donde habitan Androides y Monstruos (La pastilla roja).También ha publicado relatos en Sitios web especializados como El sitio de Ciencia ficción y NGC3660, y revistas electrónicas: Planetas Prohibidos y Alfa Eridia.Otra faceta suya son los microrrelatos, muchos de los cuales han sido recopilados en la antología electrónica Minimalarium. Además, las antologías Grageas 2 (Argentina), Historias del Dragón y Microcuentos 451 (Kelonia Editorial) incluyen también colaboraciones suyas.Duende fue nominado a los Premios Ignotus en 2011, quedando en 2ª posición en votos. También su novela corta, Armada redentora fue nominada a los premios Ignotus en dicha categoría, así como los relatos Materia de sueños, Procedimiento de rutina, El experimento que nos dio fama y fortuna y Lidia y los hombres feos. Procedimiento de rutinaademás también lo fue al I Premio de las Editoriales Electrónicas quedando en cuarto lugar y apareciendo en la Antología recopiladora de los ganadores.Ha ganado hasta tres veces el concurso Barbara Watt y el Karendon A en las dos ocasiones en que se convocó, ambos promovidos por los aficionados a la Saga de los Aznar.  Su microcuento La primera expedición ganó el Premio del Jurado Seleccionador de Microcuentos 451.  También ha ganado el campeonato de los Dardos al Sol, dentro de las Microjustas Literarias.En 2011 su cuento corto Astronauta en la playa resultó ganador del prestigioso premio Domingo Santos de relato de la AEFCFT.Actualmente tiene en espera de publicación una Novela corta y varios relatos.Leer más...

¿El tiempo es relativo? 13

25 January 2019 - 9:00am

—¿Qué hacemos ahora?
Manolo observaba el portal con cierta desgana. Sabía que llevaba a otro lugar distinto de los otros dos. Se acercó y la curiosidad le tentaba a echar un vistazo en su interior pero sabía que era prioritario encontrar la manera de llevar a los dobles a sus respectivos universos. Se giró e hizo una señal a Rubén para que sacara la piedra de la máquina. Rubén lo hizo y una mano atravesó el portal agarrando a su amigo y llevándoselo hacia otro universo. Se quedó petrificado. No sabía bien que hacer, si salir corriendo o volver a insertar la piedra y que con un poco de suerte fuera en la misma posición y se mantuviera abierto el portal. Mientras seguía en ese bucle el otro Manolo se había desmallado previo grito de estupor y Rubén 2.0 se acercó a él para socorrerlo. El portal se cerró y su amigo quedó encerrado en ese universo desconocido.

Manolo se encontró en un lugar completamente desértico. Duna tras duna en todas direcciones. Seguía teniendo el brazo izquierdo agarrado por alguien. Se giró y allí frente a él estaba don Aurelio aunque con una diferencia, tenía la piel amarilla.
—¿Don Aurelio?
—No precisamente. Me llamo A4-AA y me queda poco tiempo. Dame la piedra por favor.
—No la traigo conmigo.
—¿Y cómo viajas sin ella? Tampoco tienes un dispositivo —dijo señalándose la muñeca. Llevaba una muñequera metálica.
—Tengo una máquina en el otro lado.
—Interesante. —Tosió y cayó de rodillas—. Cada vez me noto peor.
—¿Puedo ayudarte?
—No. Estoy cercano a mi muerte. Los seres como yo sabemos cuándo llega ese momento fatídico de toda vida. Y el mío está al caer.
—Lo siento.
—No lo sientas. Todo llega para el que sabe esperar y yo llevo esperando mucho tiempo. Espero que tu especie tenga más suerte que la mía.
—¿Tu especie?
—Sí —dijo desvaneciéndose poco a poco—. Suerte.
Se desvaneció convirtiéndose en polvo delante de sus ojos. Lo único que quedó de él fue la muñequera que llevaba, la cual cayó en la arena a plomo. La observó durante largo rato. No sabía si debía cogerla o no. Al cabo de un rato observando esa muñequera metálica cayó en la cuenta de que no tenía manera de salir de allí. Estiró el brazo y la electricidad estática hizo acto de presencia, un pequeño calambre sacudió su mano. Miró a su alrededor y pensó que era normal la descarga. Dicen que se producen por la sequía ya que el viento es un mal conductor. Aquel sitio tenía pinta de no haber recibido una gota de lluvia en mucho tiempo. Volvió a observar la muñequera. Era plateada y no tenía marca ni rastro de arañazo alguno. En el centro había un orificio del tamaño de la piedra. Imaginó que se introduciría ahí, lo que no sabía era como funcionaba. De improviso unas manos lo agarraron de los hombros y tiraron para atrás de él introduciéndolo en otro portal.
—¡Ya lo tengo, cierra! ¡Rápido! —gritó Rubén.
—¡Suéltame! ¡Tengo que cogerla! —dijo Manolo zafándose de quien lo sujetaba.
Trató de ir hacia el portal pero una decena de manos lo agarraron. Alguien se tiró encima de él para inmovilizarlo y medio sollozando observó como el portal se cerraba. Las manos cejaron en su empeño y Manolo se pudo liberar. Encolerizado se dirigió a la máquina en busca de la piedra pero frenó en seco al ver la cantidad de dobles suyos que había allí.
—¿Qué pasa aquí? —titubeó tratando de serenarse.
—Pues que hemos abierto demasiados universos paralelos buscándote hasta que por fin hemos dado contigo.
—Pero si hay aquí veinte personas por lo menos.
—Te he dicho que hemos abierto demasiados ¿no? —carraspeó Rubén—. Pero tranquilo que he llamado a don Aurelio, le queda poco para llegar.


Don Aurelio fue recibido amablemente por la madre de Manolo. Rubén abrió la puerta del sótano y lo introdujo a toda prisa dándole las gracias a la madre de su amigo. Acompañó al profesor hasta abajo y con un simple “todo despejado” avisó a todos de que podían salir. Tras el estupor inicial comprendió poco a poco que sus alumnos habían estado jugando con cosas desconocidas para ellos. Tras la explicación pertinente el profesor sonrió y contestó:
—Sabía que tenías algo ¿Por qué no me dijiste nada de la piedra?
—No me fiaba don Aurelio. Perdóneme.
—No hay nada que perdonar. Entiendo tu postura. Yo tampoco te fui sincero del todo. Mira mi muñeca —dijo remangándose la camisa. Manolo se quedó boquiabierto. Tenía una muñequera igual que el otro—. Yo fui el primero que intentó viajar en el tiempo y encontré tu mundo. Si me das la piedra y vuelvo a mi punto de origen podría reiniciar todo esto y volverías a la normalidad. Todo esto no habrá pasado.
Manolo dudó un instante. Si le había engañado antes como saber que ahora no mentía. “Difícil decisión” pensó. Agarró la piedra y en un impulso se la dio temiendo no arrepentirse luego.
—Gracias —dijo mientras la introducía en la hendidura de la muñequera—. En unos minutos desaparecerán todos estos dobles y volveréis a la normalidad.
El profesor tocó la muñequera y desapareció. Esperaron unos minutos y nada. Pasó una hora y allí seguían todos. Manolo empezó a arrepentirse de haberle dado la piedra y más cuando su madre llamó a la puerta para bajar al sótano a coger algo.
—A ver como salimos de ésta.
—Matiza pimpollo —dijo irónico—. Es tu casa y son tus problemas.
—Pero también son tus dobles.
—Ahí me has cogido. Abre la puerta antes de que tu madre se enfade y ya iremos pensando en algo para salir de este embrollo. —Se giró y dando voces a todos los dobles les ordenó que se escondieran lo mejor posible rezando de que la madre no buscara algo que estuviera cerca de su posición.
Epílogo
Don Aurelio apareció en una pequeña habitación donde había un escritorio y una cama donde descansaba un cuerpo.
—T7-TT, lo has conseguido —dijo con una media sonrisa.
—Sí, aquí la tengo señor. —Le mostró la piedra.
—Si ese ingrato y desgraciado de P9-PP no nos hubiera engañado no habría pasado nada. —Tosió.
—Señor, relájese, no merece la pena alterarse por semejante gusano.
—Perdona. El ímpetu me puede.
—Maestro coja la piedra y gobernemos este mundo.
—Me temo que me queda poco, estoy muy enfermo y además A4-AA todavía no ha llegado.
—Y no llegará señor. El que me dio la piedra lo vio morir en un desierto. Lo siento.
—Era un buen guerrero. Entonces solo quedamos tú y yo.
—Sí.
—Y a mí me queda tan poco.
—No diga eso señor. Todavía nos da tiempo de llegar a la baliza que pusimos en el antiguo Egipto.
—Sí. —Tosió—. Pero tú eres el elegido para llevar a cabo nuestro plan. Yo en mi estado de salud actual no duraré mucho. Confió plenamente en ti.
—Lo haré por usted señor.
—Lo sé. Pon la piedra en mi muñequera —dijo señalando a la mesita que había al lado de la cama.
Don Aurelio o T7-TT se acercó con sumo cuidado y extendiendo la mano agarró la muñequera. Era igual que la suya solo que detrás del orificio donde se introducía la piedra en vez de poner T7-TT ponía Gran Maestro. Introdujo la piedra y apretó.
—Señor, prepárese porque aunque no quiera se viene conmigo. —Lo abrazó y ambos desaparecieron de la habitación.
Al abrir los ojos aparecieron delante de una pirámide rodeados de una gran multitud. Tras ellos una mujer con media melena y cargada de joyas los miraba elevada en una silla sobre cuatro esclavos.

—Con usted queríamos hablar señorita —dijo don Aurelio o mejor dicho T7-77.

¿Fin?Leer más...

Presentación en Librería Término de "Donde el perdón no llega"

22 January 2019 - 9:00am
El jueves 24 de enero a las 20:30 Ángel Vela estará presentando su novela "Donde el perdón no llega en la Librería Término de Alcalá de Guadaíra C/ Pescadería, 2. ¿Qué tienen en común un violento exconvicto que sobrevive en Jalisco haciendo lo único que se le da bien y una viuda que vio asesinar a sus hermanas y que lucha a diario por alimentar y proteger a sus  hijas en un entorno tan hostil y cargado de peligros que llegar vivo al final del día se podría considerar un triunfo?¿Y estos con un joven neuropsiquiatra que abandona una carrera meteórica en los Estados Unidos para regentar el ala de psiquiatría de un modesto hospital de Morelos?¿Qué historia se esconde detrás del alebrije que el joven lleva a todas partes?¿Hasta dónde estaría dispuesta a llegar una madre por proteger a sus hijas o vengarlas?Se toma un entorno rural y otro psiquiátrico. Se maceran con una porción generosa de drogas, litros de alcohol, unas gotas de veneno y un buen chorreón de lágrimas, sangre y vómito. Se añaden asesinatos brutales, vejaciones, suicidios, pesadillas recurrentes, trastornos mentales, tortura física y psicológica y una pizca de traumas.
Se cuece a fuego lento hasta que esté dorado y solo entonces se incorporan los machetes y las armas de fuego, y se salpimenta con mentiras, miseria y traición.Se sirve con una salsa de humor negro y una guarnición de anécdotas deportivas, animales exóticos y artesanía de la tierra, y la historia ya está lista para ser degustada hasta apurar el plato.Ángel Vela combina en su puchero macabro dos historias que se entremezclan para formar una novela oscura y malsana en la que no todo es lo que parece. Una espiral de sufrimiento que consumirá hasta destruir a cuantos caigan en ella. Personajes esclavos de sus instintos, de sus pasiones y miedos, o incluso de su pasado o su futuro. La venganza hace que todo se hermane para descubrir que esta anida donde el perdón no llega.ÁNGEL VELA RODRÍGUEZ  (Sevilla, 1976). Gracias a los cuentos que le narraba su madre se sintió atraído por la literatura incluso antes de saber leer. Desde ese momento, junto con el cine, se convirtió en su mayor fuente de ocio. Además, es un friki de pro y un gran fan y cocinero de tortillas de patata con cebolla.Pertenece al colectivo literario Sevilla Escribe. Ha publicado relatos, reseñas, artículos y columnas de opinión en revistas, e-zines y páginas web. Además de ganar algunos concursos de género epistolar y de relatos, y participar como jurado en otros tantos, ha publicado en antologías colectivas. En la actualidad colabora activamente en la revista La Cabina de Nemo y trabaja en una novela con tintes de terror paranormal ambientada en el Japón feudal. Donde el perdón no llega, una historia de costumbrismo sucio, ambientada en México, es su primera novela publicada por Cazadores de ratas.Sus obras suelen mostrar elementos de terror, fantasía oscura, realismo sucio y humor negro.

EventoLeer más...

Literariamente jóvenes. Encuentro de literatura en Alcalá de Guadaíra

20 January 2019 - 8:19am

"Literariamente Jóvenes: Encuentro sobre literatura juvenil y fantástica" que tendrá lugar el 25 y 26 de enero de 2019 en la Biblioteca Alcalá de Guadaíra (Ayuntamiento Alcalá de Guadaíra), ubicada en Plaza del Perejil.
ProgramaciónInscripciónAutores invitadosPresentación
Enlace al evento


Leer más...

¿El tiempo es relativo? 12

18 January 2019 - 9:00am

El trastero era de nuevo un dormitorio pero en esta ocasión estaba decorado de manera ostentosa. Dos paredes contiguas estaban pintadas de color rosa y las otras dos de color rojo. Manolo recordó cuando de pequeño escribía cartas de amor en San Valentín a sus compañeras de clase y lo que todas las niñas le decían: “rosa con rojo no pega, es de hortera”. Dos mesitas de noche con una lámpara en forma de flamenco y una bombilla naranja en cada una custodiaban una cama redonda con una colcha de corazones rojos y blancos. La lámpara de cristales del techo y el armario rosa hacían el conjunto más esperpéntico, si se podía.

—Manolo no tengo muy claro donde estamos ¿y tú?
—No lo sé pero desde luego la casa de éste no es —respondió señalando a Rubén 2.0 sin siquiera mirarlo.
La puerta del sótano se abrió y Rubén de un salto se volvió a esconder tras la cama. Manolo lo observó y con un gesto de la mano le indicó que saliera de su escondite, no merecía la pena esconderse otra vez, debían afrontar juntos lo que ese nuevo mundo les deparaba. Y bajando la escalera se veía a Manolo con un chal de plumas morado, una camiseta rosa, unos leggins rojos y unas manoletinas rosas.

—Lo que me faltaba —dijo Manolo.
—¿Quién anda ahí? Tengo el número de la policía marcado en el móvil, solo tengo que llamar y un coche patrulla estará aquí en —se interrumpió al verse abajo con dos Rubén al lado—. ¿Pero esto qué es, una broma?
—Yo paso de explicarle a ése nada —dijo Rubén 2.0 mientras su igual se reía a carcajadas.
—No esperaba menos. Volvámonos y cerremos el portal.
Manolo se giró en dirección a su trastero pero una idea le hizo pararse en seco. Echó una ojeada a su doble y después otra a Rubén 2.0, podría salir bien.
—Rubén ve delante. —Le guiñó un ojo—. Yo tengo que hablar una cosa con ellos.
—Escúchame Rubén 2.0 necesito que busques una piedra azul en esa mesita de noche de ahí. —Señaló en dirección al lado izquierdo de la cama—. Yo iré en busca de la otra que tengo en la máquina, creo que así podremos ir a tu mundo.
—¿Seguro?
—Soy un físico muy famoso en mi mundo —mintió—. ¿Si no cómo crees que habría construido esa máquina? Confía en mí.
—De acuerdo.
Se giró en dirección a la mesita de noche indicada por Manolo. Los dos ignoraron la cara de estupefacción del otro Manolo que con el teléfono móvil en la mano no daba crédito a lo que veía.
—¿Y yo qué hago?
—Tú te quedas ahí tranquilo y cierras los ojos. Es un mal sueño.
Manolo cruzó el portal y salió corriendo en dirección a la rueda de potencia, la puso al mínimo pero en esta ocasión no se atrevió a coger la piedra. Rubén lo observaba y no daba crédito.
—¿Los vas a dejar encerrados?
—Sí y reza para que se cierre rápido.
—Pero quita la piedra.
—No, creo que la piedra es la clave para abrir un portal y no otro. No la muevas.
El portal seguía allí. No encogía ni desaparecía. De repente apareció una figura. Era Rubén 2.0 y su cara lo decía todo, se había dado cuenta de lo que tramaba Manolo.
—Me ibas a dejar allí con el mono de feria ése, ¡serás!
Manolo lo agarró por los brazos y forcejeó un poco. Con una mirada le pidió ayuda a Rubén. Entre los dos lo cogieron en volandas y lo lanzaron al portal pero chocaron de frente con el otro Manolo que intentaba entrar. Salieron trastabillados hacia la máquina y cayeron sobre ella. El otro Manolo salió corriendo en su dirección y el portal se cerró tras él.

—¿Estáis bien?
—¡La máquina! —gritó Manolo—. Ayudadme por Dios, tenemos que arreglarla.
Observándola silenciosamente no encontró nada raro ni fuera de lugar, solo que la piedra había caído al suelo. Volvió a insertarla con mucho cuidado. El poco tiempo que había tenido para asimilar todo lo vivido también le había servido para observar que dependiendo de la postura en la que colocara la piedra iba a un universo distinto. Solo había un problema, que no sabía si estaba colocándola igual que antes o no.
—¿Capullito? —El otro Manolo miraba a Rubén—. Soy yo, tu pimpollo.
—Perdona pero no te conozco y desde luego no soy tu capullito.
—Ya me lo dijo el rubio. Venís de este mundo. Pensé que a lo mejor era una broma tuya mi amor.
—Ufff. —Tardó unos segundos en echar el aire que tenía en los pulmones—. Joder, que miedo da tu universo. Manolo, tú y yo pareja ¿Te imaginas?
Manolo miraba pensativo la piedra incrustada en la máquina. Por más que entornaba los ojos no conseguía ver si estaba igual que antes. Su intuición le decía que no.
—El otro día al salir de clase me dijiste pimpollo y nunca antes me lo habías dicho.
—¿Yo? —dijo extrañado—. Nunca te he llamado así.
—¿Tendrá algo qué ver?
—Te estoy diciendo que nunca te he llamado pimpollo, hostia.
—Lo que tú digas. Pero te gusta mi madre y hay un universo en el que se muere mi padre y te vas con ella. Y me llamaste pimpollo y ahora éste me lo llama también. Es muy raro.
Un nuevo portal se abrió justo delante de la escalera.
—Este portal es distinto —añadió.Leer más...

¿El tiempo es relativo? 11

15 January 2019 - 9:00am

El torrente de sensaciones y sentimientos que acompañó a Mariano durante el instante que atravesaba el portal se convirtió en mera desidia al comprobar que no había atravesado ningún túnel ni nada por el estilo, simple y llanamente entrar por el portal era como cruzar cualquier puerta de su casa. Lo que si llamó su atención fue que había aparecido en el mismo sótano que había abandonado pero con el mobiliario de su dormitorio. Estaba todo exactamente igual, el mismo póster en la misma pared, los mismos libros en la misma repisa en el mismo sitio. Todo igual. Ante tal cúmulo de información no se percató de la presencia de su amigo tirado en el suelo tras su empujón.

—¡Estás loco Manolo! ¡Podrías haberme matado, subnormal!
—Tranquilo —comentó embelesado en todo lo que le rodeaba—. Es increíble. Esto tiene que ser broma. Una de esas cámaras ocultas que a la gente divierte tanto. Eso o que realmente lo que me dio don Aurelio fue peyote y estoy flipando.
—Ahora que lo dices ¿no es está tu habitación?
—Sí.
—¿Y no es este tu trastero?
—Sí.
Rubén se quedó en silencio observando todo a su alrededor, después echó una ojeada a su amigo. En verdad lo estaba flipando. Una duda le asaltó y no pudo reprimir el instinto más básico de todo hombre. Le dio una colleja a Manolo.
—¿Pero qué haces? —preguntó un dolorido Manolo.
—Resolver una duda y un asunto pendiente que tenía. La duda es que al dolerte no se trata de un sueño así que no hemos sufrido ningún accidente y por ende no estamos en coma ni nada parecido. El asunto pendiente es que te debía una después de empujarme a un portal sin saber lo que hay al otro lado. Ya estamos en paz aunque aún hay algo que no veo claro ¿hemos viajado en el tiempo?
—Ni idea.
El ruido de la puerta del sótano interrumpió la charla. Rubén que era más ágil y tenía la cama cerca se tiró a esconderse tras ella. Manolo se quedó inmóvil mirando a la parte superior de la escalera. Rubén le hacía señas para que se uniera a él. Su amigo no reaccionaba.
—¿Manolo eres tú?
Veía la figura bajando por la escalera y no daba crédito a lo que sus ojos le mostraban. Parpadeó un par de veces. Miró a su izquierda donde su amigo estaba escondido tras la cama con los ojos entrecerrados y tapándose la boca. Otra mirada a la escalera donde la figura estaba ya a medio camino. No podía ser. No podía ser Rubén.
—¿Manolo eres idiota o qué? Te estoy hablando.
Trataba de organizar su mente sin volverse loco pero lo que estaba viendo superaba con creces los niveles de raciocinio de una persona normal. Rubén con una bata de seda roja había bajado las escaleras del sótano. Y si lo de la bata era poco para colmo era rubio.
—¿Quién eres? —preguntó.
—Pues quien voy a ser pedazo de idiota. Soy Rubén ¿Y qué carajo te has hecho en el pelo que lo tienes moreno? ¿Y esta puerta qué es?
—Siempre he sido moreno y esa puerta mientras no la toques irá todo bien.
—¿Qué no la toque? —dijo incrédulo—. ¿Pero quién te crees que eres para darme órdenes?
—Tu mejor amigo ¿no?
—Desde que murió tu padre hace un año no. Ahora soy tu padrastro.
Manolo se quedó blanco. En el futuro su padre moría y su mejor amigo se quedaba con su madre. Este comentario hizo salir a Rubén como un resorte de su escondite. Y allí vio delante a su viva imagen rubia y en bata de seda roja.
—Soy yo.
—No, tú eres yo.
—Somos iguales menos en el pelo —dijo boquiabierto.
—¡Rubén! —Gritar su nombre hizo que los dos lo mirasen—. Un momento, Rubén eres tú y Rubén 2.0 tú —dijo señalándolos.
—No lo entiendo ¿Esto qué coño es? —dijo el otro Rubén agarrando la barandilla de la escalera para no caer tras el shock inicial.
—Verás, hemos venido del pasado, del año 2019 para ver cómo sería el futuro pero si como bien dices. —Tragó saliva—. Mi padre ha muerto no me interesa nada más, solo dime como murió. Lo arreglaré.
—Déjate de sandeces —dijo todavía un poco mareado—. Estamos en el año 2019.
—No puede ser ¿Qué día es hoy?
—¿Qué día va a ser? Uno de noviembre.
Rubén y Manolo se miraron. No habían viajado al futuro. Era la misma fecha.
—¿Me estás diciendo que aquí, en este universo por decirlo de alguna manera, estoy con la madre de éste? —dijo señalando a Manolo.
—Sí —respondió.
—Esto es el colmo. Mi padre está muerto y a ti te preocupa que aquí eres el noviete de mi madre. Vámonos. Vamos a solucionar esto como sea.
Manolo se dirigió al portal, echó una mirada encolerizada a Rubén y éste lo siguió. Con un simple hasta luego se despidió de su doble rubio e inició la marcha hacia el portal. Ambos cruzaron con caras largas. Manolo se dirigió a la rueda que daba potencia al mecanismo y la giró hasta apagarlo. Pero la piedra siguió brillando y el portal no se cerraba.
—¿Pero qué demonios pasa aquí? —preguntó Rubén exaltado.
—Ni idea. Debería haberse cerrado al manipular la rueda. Se habrá quedado algo de energía residual en los circuitos. Esperemos que se cierre pronto.
—¿Y si quitamos la piedra?
—Buena idea, voy.

Manolo se dirigió al centro de aquella máquina con cautela. No quería romper nada ni tampoco hacerse daño cogiendo la dichosa piedra.
—¿Pero esto qué es? —dijo Rubén 2.0 asomando su cabeza por el portal.
—¡Corre Manolo, quítala que éste se nos cuela! —gritó Rubén.
Manolo agarró con fuerza la piedra y la separó de la máquina pero el portal no se cerró. Rubén 2.0 observaba todo a su alrededor tras traspasar completamente el portal. Al instante se cerró tras él.
—No me lo puedo creer ¿Tu padre no le ha hecho un vestidor a tu madre en tu cuarto? Será idiota. Por esa mujer hay que hacer lo que sea aunque ella no te lo pida.
—¡Rápido, pon la piedra otra vez! —gritó Rubén.
Manolo la volvió a colocar y de una zancada agarró la rueda y le dio potencia al máximo. Un portal se abrió tras el escritorio. A ambos les extraño que fuese en otro lugar distinto al anterior pero no había tiempo para pensar en una minucia como esa. Agarraron a Rubén 2.0 por ambos brazos y se introdujeron con él a través del portal.
—¿Pero esto qué cojones es ahora? —preguntó Manolo indignado.

Leer más...

IX PREMIO TERBI DE RELATO TEMÁTICO FANTÁSTICO "POSTAPOCALIPSIS"

13 January 2019 - 9:00am
Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:8.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:107%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;}

TerBi Asociación Vasca de Ciencia-Ficción Fantasía y Terror convoca su IX Premio TerBi de relato temático fantástico.
Bases

1. Se abre la recepción de relatos originales inéditos, no premiados en otros concursos, ni presentados con igual o distinto título a otro premio literario pendiente de resolución, escritos en castellano y que puedan ser encuadrados dentro de los géneros de Ciencia-Ficción, Fantasía o Terror.

2. El argumento deberá especular sobre el tema: “Postapocalipsis”. Los relatos deberán situarse en un futuro posterior a un colapso de la humanidad. El escenario podrá ser una guerra mundial, un desastre ecológico, químico, biológico, etc. En ningún caso se aceptarán relatos que incluyan zombis y vampiros.
3. Los relatos que el jurado considere que no se encuadran en el tema “Postapocalipsis”, serán descalificados, sin posibilidad de ser votados.
4. El autor o los autores deberán ser mayores de edad.
5. El plazo de recepción de originales comenzará al hacerse públicas estas bases, finalizando el 15 de marzo de 2019. Se aceptarán textos remitidos con esa fecha.
6. Se admitirá un solo texto por autor, hasta un límite máximo de 8.000 palabras. Sólo se aceptarán obras redactadas en formato word, rtf o pdf con letra Times New Roman, cuerpo 12 e interlineado a doble espacio, con un margen de 3 cm ambos lados. No serán admitidas las obras editadas con versiones antiguas de procesadores de texto, siendo labor del participante asegurarse de la compatibilidad, bien utilizando un formato estándar como el RTF o bien realizando la conversión correspondiente a una versión del formato más actual de. doc ó. pdf. Los relatos que no se ajusten a estas normas serán descalificados. En el encabezado o pie de página figurara el título de la obra y las paginas estarán numeradas.
7. No se admitirán faltas de ortografía.
8. Los originales deberán presentarse por correo electrónico a la siguiente dirección: certamenterbi@gmail.com. Se incluirán dos archivos: uno cuyo nombre será el título del relato y el seudónimo del autor, y un segundo archivo cuyo nombre será el título del relato, el seudónimo del autor y la palabra PLICA y que contendrá todos sus datos personales: nombre y apellidos, D.N.I. o documento identificativo del país al que pertenezca el concursante, dirección completa incluido el país, teléfono y dirección de correo electrónico.
Ejemplo.
Fichero 1: Titulo del Relato – Seudónimo. doc/. rtf ó. pdf.Fichero 2: Titulo del Relato – Seudónimo — PLICA. doc/. rtf ó. pdf.
9. Si el relato o la plica no cumplen con los puntos anteriores, el relato participante será descalificado.
10. El premio podrá declararse desierto.
11. El autor, por el solo acto de enviar un relato a concurso, se hace responsable de que la obra es original y de su propiedad.
12. Unos días antes de la entrega del premio se anunciará la lista de finalistas (con seudónimo), que estará compuesta por un máximo de 5 relatos. Los jurados del concurso se reservan el derecho de reducir esta lista de finalistas si no se alcanza un nivel de calidad aceptable.
13. Se concederá al autor del relato vencedor un trofeo conmemorativo.
14. Todos los relatos presentados recibirán acuse de recibo y no se mantendrá más contacto con el autor hasta la finalización del concurso, salvo que éste resulte premiado.
15. El jurado estará formado por escritores del género fantástico y socios de la TerBi. El acta del jurado se hará pública en el Acto de la TerBi que se celebrará en el primer semestre de 2019, en una fecha que se comunicará oportunamente en el grupo de Facebook de la TerBi www.facebook.com/groups/60167318666/ y en los blogs de la Asociación: terbicf.blogspot.com.es/ / notcf.blogspot.com.es/
16. El relato ganador será publicado en el fanzine que edita la Asociación, pudiendo ser también publicados los relatos finalistas si los editores del fanzine así lo consideran.
17. Los escritores conservan en todo momento sus derechos de autor sobre las obras presentadas. Todos los textos finalistas ceden automáticamente el derecho de reproducción durante un año, por una única vez en las publicaciones web y en el fanzine de la TerBi, comprometiéndose a mantenerlo inédito (tanto en papel como en versión digital) hasta después de dichas publicaciones, y renunciando los autores a cualquier remuneración económica o de cualquier otro tipo en esta edición.
18. Los miembros del jurado y sus familiares no podrán presentar obras a concurso.
19. Cualquier imprevisto no contemplado en estas bases será resuelto por la organización de este concurso.
20. La presentación al concurso implica la total aceptación de estas bases.

Leer más...

El test de Rorschach-Perring - Paciente 08: Roberto Malo

11 January 2019 - 9:00am


Vuelve el Test de Rorschach-Perring, vuelve a La consulta del doctor Perring como el turrón en navidad, y viene con un autor dispuesto a pasar por las diez manchas y dejar su alma desnuda en el proceso. Hoy está con nosotros un hombre condenado desde que fue inscrito en el libro de familia, señalado por su naturaleza descubierta, adjetivado en toda presentación… Sí, hoy está con nosotros Roberto Malo, el autor (con XCAR Malavidaa los dibujos) de Supermala (Editorial Cornoque, 2018), cómic con el que está dando más vueltas que un trompo y se le está viendo hasta en las fotos que manda el telescopio Hubble. Vamos allá…


Bio: Soy cuentacuentos, guionista y escritor. Un cuentista, vamos. “Supermala”, mi nuevo tebeo, es ya el libro número treinta que me publican. Así que supongo que ahora es un buen momento para mirar hacia atrás y hacia adelante. Tengo un blog muy resultón donde está toda la información: http://robertomalo.blogspot.com.es

Eres absorbido por un cómic antropófago y, al asimilarte a su mundo, te transformas en un superhéroe, Super Compensado, porque todos tus superpoderes irán con taras anejas, como por ejemplo tener super vista… de cerca pero acompañada por miopía, o moverte a una increíble velocidad… para ser cojo, o volar… con cuidado y bajito porque no sabes aterrizar y siempre te pegas el costalazo. En fin, elige cómo será Super Compensado según esas premisas, que en eso tú tienes experiencia…
Pues esto me recuerda a mi primer cómic, “Veo por ti”, dibujado maravillosamente por Chema Cebolla. El protagonista, Paco Mendo, es ciego, invidente, pero puede ver, extrañamente, cuando hace el amor. Este hecho insólito propiciará todo tipo de situaciones delirantes, divertidas y tremendamente románticas. ¡Un tebeo buenísimo!  Y ahora después de este paréntesis promocional (soy un esclavo de la promoción, lo siento), te respondo, venga. Pues me imagino un superhéroe que se mueve rapidísimo, a una velocidad portentosa, pero que es torpe de narices, así que siempre se está golpeando con todo el mundo y con todas las esquinas. Algo como “Flash”, pero en zote. Más bien sería “Plash”, ya que siempre está tropezando.

Estás en la piel de Publio Cornelio Escipión, cariñosamente apodado en los burdeles de Roma como “el Africano”. Frente a ti, el gran ejército de Aníbal. Éste es uno de los nudos gordianos de nuestra historia, y la decisión tuya: ¿Atacas y que sean los dioses los que dicten vuestro destino y el de Roma? ¿Le pides otra semanita de tregua porque esto de la guerra es muy cansino y total, tampoco corre tanta prisa? ¿Aprovechas que ya tenéis a toda la peña junta para montar un fiestón con vinos, trompetas, bailarinas, elefantes, griegos juguetones y todas las movidas molonas de aquella época? Elige y explica…
Pues la fiesta, claro, me lo pones fácil. Haz el amor y no la guerra. Y más si te apodan “el Africano”, hay que lucirlo. Una orgía siempre queda la mar de bien, y con trompetas, elefantes, bailarinas y griegos, miel sobre hojuelas. Te confesaré algo: siempre he acariciado la idea de acabar alguna novela con todos los protagonistas montando una gran orgía. No sé por qué, ciertamente, pero me parece un brillante colofón. Y el recurso se puede utilizar también muy acertadamente en las serie de televisión. Con “Friends” o con “Big Bang Theory”, por ejemplo, quedaría genial. Y con “Los Serrano”, desde luego,  este final hubiera quedado mucho mejor.

Dios nunca ha sido mucho de escribir, él es más de diluvios y zarzas que arden, de responder con relámpagos y dar voces. Incluso la Biblia, su obra más famosa, se dice que la escribieron otros. Por eso, ahora que se acuerda de su hijo caído Satán y que son las fechas que son, te pide ayuda para escribirle una postal navideña, algo para que se acuerde de él y limar asperezas. También te dice que si te lo curras bien y le gusta tu nota, te tiene reservado un adosado en el Cielo de agárrate y no te menees. En fin, tú mismo…
Querido Satán:Ahora que llega el frío, en estas fechas tan señaladas, no puedo evitar pensar en ti, que estás ahí abajo con ese eterno calorcito del Infierno. Igual fui muy duro contigo, no sé. Le he dado muchas vueltas, no te creas. Cuando eres Dios, le das vueltas a todo. Bueno, a lo que vamos. Me gustaría que subieras, que nos viéramos para ponernos al día. Tenemos tanto de qué hablar… Eres malo, pero sé que tienes un gran corazón. Escúchalo y sube a verme.
Querido Dios: No soy malo, de verdad, pero cuando te llamas Satán, pues bueno, qué quieres que te diga, algo del nombre siempre te tira para hacer travesuras y bromas a todas horas. Pero solamente eran eso, Dios Padre, bromitas sin importancia. De verdad. Me arrepiento, me arrepiento muchísimo. Tengo un pronto un poco tonto, vale, pero soy buena gente. Nada me gustaría más que volver a tu lado. Gracias por tus palabras de Dios. Nos vemos en nada.

Yo no he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser, aunque seguro que está tela de chulo, pero sí que me acuerdo de una lejana época en la que a los comics les llamábamos tebeos y los héroes eran Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, Carpanta, Pepe Gotera y Otilio… ¿Te acuerdas? Pues dinos cuál era tu favorito de por entonces y por qué.
Bueno, yo los sigo llamando tebeos, que ya tengo una edad y hay cosas que cuesta cambiar. El primer tebeo que recuerdo es “El guerrero del antifaz”, que mi padre nos compraba a mi hermano mayor y a mí. Qué tiempos. Y mi personaje favorito, ya unos años después, yo diría que fue “El mercenario”, de Vicente Segrelles, con esas viñetas al óleo que me fascinaban sobremanera. Tengo la colección entera, por supuesto.

Se dice que todo el mundo tiene su lado animal: algunos son astutos zorros que se la pegan a todo el mundo; otros son fieles perros, muy cariñosos con los suyos y algo guarretes por aquello de olerse por detrás; otros son sutiles felinos, estilizados y muy suyos; otros son claros porcinos, porque la gente les comería hasta los andares… En fin, háblanos de tu lado animal…
Pues creo que me encaja lo de ser algo perro, sí. Soy muy fiel, tremendamente fiel, y cariñoso hasta el hartazgo. Y algo guarro, venga, así que soy un cacho perro, está visto. No hay ninguna duda. Curiosamente, me gustan mucho los gatos. Pero para ser gato, hay que ser gato.

Roberto, noticia chunga, estás muerto. Ya, ya sé que soy un poco brusco, que debería haber empezado por aquello de “Roberto se subió a un árbol…”, pero queda muy largo. El caso es que, como ya imaginarías cuando te aprendiste el apellido, vas al Infierno. Una vez allí decides apuntarte a una actividad lúdica conocida como “Gran Hermano Escritor”, donde te juntarán con otros nueve escritores fallecidos para que os tiréis los trastos entre vosotros. Elige a tus nueve compañeros y di con quién harías camarilla y a quién fastidiarías.
Pues en el infierno haría camarilla con David Jasso, gran amigo escritor, que desde luego le pega ir al Infierno de cabeza con las historias que escribe. Haría camarilla también con José María Tamparillas, por aquello de la rima fácil y porque en el Infierno (si hay bar) creo que mi amigo estaría muy a gusto. Haría camarilla asimismo con Daniel Tejero, gran amigo que con semejante apellido tiene el Infierno como destino seguro. Y haría camarilla con Jesús Mesa, que tiene buen apellido pero es buen amigo y no nos dejaría solos.Y haría camarilla con Javier Mateos, gran amigo que al ser pelirrojo tiene el Infierno asegurado. Y haría camarilla con Joe Álamo, gran amigo que al ser inglés no le queda otra que ir al Infierno, eso está claro. Y como he escrito libros (maravillosos, por cierto) con todos ellos, nos llevaríamos todos estupendamente y no fastidiaríamos a nadie, y no escojo más escritores, ya vale, que si no esta entrevista va a ser eterna como el Infierno.

La gente es muy injusta, Roberto. La gente no suele apreciar el esforzado trabajo de esos dramatis personae que dan vida a las historias de las que tanto disfrutamos, y menos el de los personajes secundarios. Sólo se habla de novelas, de autores, de protagonistas… pero ¿y los secundarios? Ayuda a la Asociación de Secundarios Sin Fronteras y háblanos de tres personajes secundarios que te hayan marcado (no el autor o la novela, sino el secundario en sí).
Tres grandes secundarios, a bote pronto: Nan-Tay, en “El mercenario”, ya que antes lo mencionaba. Me enamoré de ella en cuanto apareció en “La fórmula”. Blood, el perro de “Un muchacho y su perro”, de Harlan Ellison, ya que antes hablábamos de perros. Y Pailay, en “Día de perros”, ya que antes nombraba al gran David Jasso (y al pensar en perros me ha venido a la mente esta gran novela y este gran personaje, que como buen secundario sale en otras obras de Jasso).

Te veo… como Sauron con su gran ojo (el día que pida presupuesto para la lentilla lo va a flipar), y te he visto tocando muchos palos, muchos formatos y tonos, pero ahora quiero que te mojes como un feligrés baptista. Elige un formato y sólo uno: novela, relato, cuento teatralizado, comic; y elige un género y sólo uno: fantasía, ciencia ficción, terror, humor. Explica tus elecciones.
Afortunadamente, puedo tocar todos los palos, y así lo seguiré haciendo. Pero si tuviera que escoger solamente uno me pediría cómic (pero haría luego cuentacuentos teatralizado con él, que los cuentacuentos molan). Y el género que sea, pero con humor, siempre con humor. Me encanta la fantasía, la ciencia ficción y el terror, y se pueden mezclar divinamente. Pero para mí el humor es el ingrediente fundamental. Las grandes obras ganan con humor, aunque la crítica nunca lo valore en su justa medida.

¿Te acuerdas de los Casio, esos relojes con un chino dentro de los que todos hemos tenido alguno (el de la calculadora era un flipe)? Pues resulta que el chino interno del Casio5000 que te has comprado es un manitas y ha transformado el reloj en una máquina del tiempo que te traslada al medievo… Vaya marrón, ¿no? Encima, con tus dotes de urbanita del siglo XXI lo único que te queda para ganarte la vida allí es tu faceta de cuentacuentos. Menos mal que el señor de las tierras en las que estás necesita juglar nuevo (el anterior hizo una representación mala y/o inadecuada y lo usaron para otro entretenimiento, esta vez mortal). En fin, teniendo en cuenta los antecedentes, yo que tú elegiría con cuidado qué representar y cómo…
Bueno, me lo pones fácil. Podría contar muchos de mis cuentos ambientados en la Edad Media. Está feo que lo diga yo, pero son buenísimos y enganchan al más pintado. “La madre del héroe”, por ejemplo. Siempre triunfa.

Cómo avanza la ciencia, Roberto, yo me acuerdo de la época en la que podías decir que no había un teléfono cerca para eludir una cita, pero ahora con los móviles… En fin, el caso es que acaban de clonar a un neandertal, y para irlo introduciendo en nuestra época y nuestra forma de vida han decidido que se vaya preparando con algunas obras literarias antes de que se pegue el susto al ver la realidad. Convence al equipo de educadores de Grom (el neandertal) para que Super Mala forme parte de esa batería literaria de aprendizaje. Tienes cien palabras.
Pues “Supermala” le vendrá de perlas para ponerse al día, desde luego. Es un tebeo costumbrista (aunque tenga elementos fantásticos) que refleja muy bien la sociedad actual, con sus grandes problemas (violencia de género, abuso infantil), sus trabajos, sus relaciones de pareja… Un buen muestrario para entender el mundo actual, y muy ameno y divertido además. Y muy emotivo; alguna lagrimilla se echará, por muy neandertal que sea, que a todos nos emociona el milagro de la vida. 


También puedes leer éste y todos los demás Test de Rorschach-Perring en La consulta del doctor Perring


Leer más...

¿El tiempo es relativo? 10

9 January 2019 - 9:00am

Solo escuchar el clic de la llave al entrar y girar en la cerradura y su madre asomaba la cabeza por la cocina. Estaba un poco nerviosa ya que hacía dos horas había recibido su mensaje diciendo que llegaría tarde y empezaba a impacientarse. Había metido la comida en el microondas y lo programó dos minutos, así en cuanto llegara solo tenía que cerrar la puerta y comería caliente en un santiamén. Su padre, con un libro entre las manos, también se acercó al pasillo para recibirlo. Se había quitado las gafas y las guardó en el bolsillo de la camisa. Alguien alguna vez en algún sitio le dijo que sin gafas parecía más duro. Seguramente le habrían tomado el pelo pero él lo creía así. Y allí estaban los dos observando a su hijo recién llegado sin decir palabra. A Manolo esos silencios lo mataban. Daría lo que fuera por llegar antes que sus padres a casa y no tener que aguantar aquel teatro para demostrar su preocupación por él, y más hoy que tenía su cabeza llena de fórmulas y ecuaciones. Con un simple todo bien trató de escabullirse del interrogatorio. Fue imposible.

—Pero se un poco más explícito, por favor —dijo el padre.
—Lo único que os puedo decir es que me ha ido todo bien.
—Cariño. —Su madre levantó el labio superior enseñando un colmillo a modo de sonrisa—. Solo queremos saber cómo te va ¿Es malo qué unos padres se interesen por sus hijos?
Esa sonrisa, la temía más que a nada en este mundo. Salía única y exclusivamente cuando su madre quería conseguir una respuesta positiva a su pregunta. Una vez se le ocurrió llevar la contraria y no decir lo que ella quería escuchar. Los vellos se le erizaron al recordar aquel suceso de lo paranormal. Solo le faltó levitar y hablar en hebreo. Su madre enfadada era peor que un tifón.
—Mamá —comenzó titubeante—. No te falta razón, pero es que vengo muy cansado después de tantas horas en el instituto y solo necesito descanso.
—¡Ay mi niño! Corre siéntate en la mesa que enseguida te sirvo la comida.
—Un momento —interrumpió el padre—. Por muy cansado que estés tienes que responder a una pregunta. Tu madre me ha dicho que te has quedado en clase de refuerzo dos horas ¿Para qué asignatura necesitas clases de refuerzo?
Manolo agachó la cabeza tratando de ganar algo de tiempo e inventarse una excusa que sonara medianamente real. Sabiendo que sus padres eran bastante conocidos en el pueblo resultaba imposible nombrar a un profesor sin que ellos supieran más tarde la verdad. Había que afrontar la realidad. Tenía que ser sincero.
—No era para mí. Fue para Rubén. Necesitaba ayuda en el proyecto que le estoy ayudando y me pidió que me quedara con él. Ya sabes cuatro ojos ven más que dos.
Fue sincero a medias pero bastó. Su padre lo miró duramente mientras hablaba pero al terminar comprendió que era por una buena razón, ayudar a su compañero. Miró a su mujer y asintió, ella se fue corriendo a cerrar el microondas y él apoyando una mano en el hombro de su hijo le indicó el camino al salón y se fue a poner la mesa.
Eran las seis y cuarto y acababa de terminar los deberes, los había hecho a velocidad de vértigo, algunas preguntas las había respondido de forma impulsiva y aun sabiendo que estaban mal no se molestó en repasarlas. Todo por ganar el máximo tiempo posible para así bajar al sótano antes de que llegara Rubén. De hecho también había comido bastante rápido. Objetivo conseguido.
Al salir del cuarto dirección al sótano escuchó el timbre de la puerta. Rubén llegaba antes de tiempo. Su madre le abrió.
—Buenas tardes Rubén. Pasa ¿Quieres tomar algo?
—Buenas tardes, muchas gracias señora pero he almorzado hace poco y no me apetece tomar nada. Es usted un encanto, Manolo no sabe bien la suerte que tiene al tenerla como madre.
—Anda, sígueme pelota —dijo Manolo con indiferencia.
—No es peloteo, es una observación.
Manolo cerró la puerta del sótano, encendió las luces y bajando las escaleras le recriminó a Rubén que siguiera tirándole los tejos a su madre. Éste optó por callar, no quería empezar una discusión que les llevara a nada. Manolo se acercó a un escritorio y abrió un cajón cerrado con llave. Allí estaba la piedra de la fábrica. Manolo se acercó al conjunto de sábanas y fue destapando todas las mesas.
—Manos a la obra. Imagino que tenemos mucho trabajo por delante después de todas las fórmulas que don Aurelio te corrigió.
—La verdad es que no. —Manolo hizo una pausa dramática al ver la cara de su compañero—. Imaginas mal. Las fórmulas las llevé mal aposta. Solo necesitaba tiempo para ver si tu profesor sabía lo que hacía y ver en que estaba fallando. Y lo vi.
Se dirigió al fondo del cuarto y sacó tres generadores más. Con ayuda de Rubén los enchufó a la maquinaria central. Según Manolo lo que fallaba era que había utilizado la piedra como fuente de energía y era más un catalizador.
—Podría ser nuestro dispositivo que haga de baliza.
Colocó la piedra en el centro de la maquinaria y se apartó. Al encenderla se iluminó y agarrando fuertemente la rueda la giró al máximo entrecerrando los ojos. La luz no se había ido y una especie de portal se había abierto al lado de la escalera. Se miraron sorprendidos.

—Ha funcionado —dijo Rubén.
—¿Acaso dudabas de mí?
—No, peor ¿ahora qué?
—Pues habrá que cruzar ¿no?
—Venga, aquí te espero.
—Creo que no. —Manolo lo miró y lo empujó hacia el portal—. Vamos los dos.

Leer más...

III PREMIO PÉREZ-TAYBILÍ DE RELATO 2019

6 January 2019 - 11:34am
Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:8.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:107%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-fareast-language:EN-US;}


Medina Mudéjar Baños árabes convoca a través de su proyecto cultural Medina Cultura en colaboración con el Ayto. de Toledo el III Premio Pérez-Taybilí de relato 2019.
Género: Relato corto Premios: 1º Premio: 700 €  2º Premio Ticket regalo de Medina Mudéjar “Pack Garcilaso para dos personas”
Abierto a: mayores de 18 años sin restricciones de nacionalidad Entidad convocante: Medina Mudéjar Baños árabes País de la entidad convocante: España Fecha de cierre: 14 de febrero 2019

Bases:

1. Podrán participar escritores de cualquier nacionalidad, mayores de 18 años y residentes en España. 

2. La temática de la obra será completamente libre.

3. Cada autor/a podrá presentar un único trabajo inédito en castellano, que no haya sido premiado con anterioridad, ni hallarse pendiente de resolución de otros concursos.
4. La extensión de los trabajos será de un mínimo de cuatro folios y un máximo de seis, en Times New Roman 12, interlineado de 1,5. Todas las hojas deberán ir numeradas y con el título de la obra en la parte superior derecha.
5. Las obras deberán enviarse en formato PDF acompañadas de un documento en el que figuren el título del relato y los datos personales del autor (Nombre y apellidos, fecha de nacimiento, dirección, teléfono de contacto, email y Nº DNI o Pasaporte)
Los documentos deberán enviarse a: coordinacion@medinacultura.com
6. Plazo de presentación se abrirá el 2 de enero y se cerrará el 14 de febrero de 2019 a las 23:59h (hora española).
7. Se entregará un primer premio de 700€ y un segundo premio en forma de Ticket regalo
“Pack Garcilaso” valorado en 225€ (Incluye: Alojamiento en Riad Medina Mudejar + Comida o cena degustación en Restaurante La Clandestina de las Tendillas + Baño árabe y masaje de 25 minutos en Medina Mudéjar + Ruta Monumental o nocturna – a elegir – con Cuéntame Toledo)
8. El jurado está compuesto por: Charo Fierro (editora Huerga y Fierro) Isabel Ordaz
(actriz y escritora) Esther Garcia Llovet (escritora) Rubén Hurtado (escritor)
9. Podrán ser descartados los relatos que se envíen en otro formato al requerido, contengan faltas ortográficas, una redacción incorrecta o no se ajusten a las bases del concurso.
10. El fallo del jurado se comunicará a todos los participantes mediante una notificación que se enviará vía email. Los nombres de los ganadores serán publicados en nuestra página web así como en las redes sociales de Medina Cultura y Médina Mudéjar en marzo de 2019.
11. Los relatos ganadores de esta edición y las anteriores serán publicados en un libro que se presentará en la ceremonia de entrega de premios.
12. El acto de entrega de premios tendrá lugar en abril de 2019, en Toledo en presencia de los miembros del jurado y autoridades locales.
13. Los autores premiados estarán obligados a asistir al acto de entrega o delegar en alguien que les represente.
14. La participación en el certamen supone la aceptación completa y sin reservas de las presentes bases.


Leer más...

¿El tiempo es relativo? 9

5 January 2019 - 9:00am

Tras cerca de una hora arreglando fórmulas y resolviendo ecuaciones, descubrió la razón que tenía aquel eslogan publicitario de una marca de neumáticos que decía, la potencia sin control no sirve de nada. No era necesario dar una energía de 1.000 julios a algo que con 200 funcionaba. Las ansias le habían jugado una mala pasada. Al terminar, el profesor le dio una última advertencia.

—Ten mucho cuidado con lo que haces. Piensa que cambiar algunas cosas puede afectarnos a todos. Imagina que consigues viajar al futuro y ves que tu padre se ha arruinado porque compró acciones en bolsa de acero por ejemplo y cayó en picado, mientras el cartón subió como la espuma, eso sí la situación de extrema pobreza que vive tu familia hace que estéis más unidos que nunca. Pero vuelves y convences a tu padre de comprar cartón y cuando vuelves a mirar al futuro ves a tu padre inmensamente rico, pero separado de tu madre y peleado contigo. Ahora le dices que guarde el dinero en un banco a plazo fijo, y resulta que el banco quiebra porque invirtió en acero. Pues le dices que lo guarde en una caja fuerte en casa y unos ladrones entran para robarle y lo matan. El futuro es complicado y si tocas lo más mínimo puede ser peor. E incluso el saber lo que va a pasar te puede poner en predisposición a ello y que al final, llegado el momento, no pase por distintas causas ¿Me entiendes?
Manolo bufó. El objetivo principal de viajar en el tiempo no era tratar de favorecer a su familia o a él mismo, era más bien científico. Aun viendo un futuro desalentador no haría nada por cambiarlo o al menos eso creía.
—Don Aurelio quédese tranquilo. Mi viaje será por mera devoción científica, no para ver los números de la lotería.
—Y recuerda —insistió—. Nada de agujeros de gusano, por minúsculo que sea adiós planeta Tierra.
A Rubén que hasta ese momento, y por salir del más absoluto de los aburrimientos, había estado dibujando en la pizarra una nave espacial abduciendo al profesor y a Manolo, le llamó la atención esa última frase.
—Eso molaría. Todo un planeta viajando por un agujero de gusano hacia un universo paralelo.
—¿Quién ha dicho nada de universos paralelos? —le reprochó Manolo.
—Pero es una observación interesante —añadió don Aurelio—. Si cambias algo del pasado ¿quién te asegura que no siga existiendo ese universo que has cambiado? ¿Y si cada vez qué viajas en el tiempo cambiando algo estás originando un universo paralelo?
—Guay. —Rubén estaba mirando al horizonte pero no observaba nada, toda la acción ocurría en su cabeza. Se veía saltando de un universo a otro—. Un mundo en el que todos somos peces y vivimos debajo del agua. Otro donde somos seres microscópicos. E incluso uno donde somos seres unicelulares y gobiernan la Tierra los dinosaurios. Dinosaurios evolucionados que tras la caída del meteorito sobrevivieron y tienen superpoderes y…

Una tos forzada lo sacó de sus universos paralelos ideales. Lo miraban esperando que volviera al mundo real sin dinosaurios y en tierra firme no bajo el agua. Recogió su mochila y señalando el reloj indicó que era la hora de marcharse.
—Un placer don Aurelio. —Manolo se despidió del profesor tendiéndole la mano—. Espero volver mañana con buenas noticias.
—Lo mismo digo. Pero espera. —Anotó algo en un papel y se lo dio—. Es mi número de teléfono, ante cualquier problema o duda, llamadme.
Se estrecharon la mano. Manolo y Rubén se marcharon mientras el profesor recogía su escritorio. En el pasillo se encontraron con el profesor de gimnasia, la excusa de que venían de una clase de refuerzo le bastó, y continuó su camino. Al salir del colegio Rubén le preguntó por la piedra extraña que se encontró en la vieja fábrica de pintura.
—Sabía qué hacía mal en decírtelo. Eso no se lo podemos decir a nadie, queda entre nosotros dos.
—Pero él nos ha ayudado. Te ha resuelto todas las dudas que tenías en tus malditas fórmulas. Es de fiar.
—¿Y cómo lo sabes? No sabes nada de él. Solo que es tu profesor de física y un flipado de los extraterrestres hasta tal punto que cree que el origen de los viajes temporales se debe a ellos.
—También tengo como amigo a un flipado de los viajes temporales hasta tal punto que en vez de utilizarlo en su propio beneficio dice que lo hará por el bien de la ciencia.
Manolo no pudo más que sonreír y asentir. En el fondo tenía razón, se estaba obsesionando con el tema y hasta que no consiguiera una evidencia de su viaje no pararía. Llegaron a la puerta de su casa y se citaron a las seis y media. La excusa, seguir con el falso proyecto de ciencias de Rubén. Manolo entró en su casa y se preparó para el interrogatorio ritual de todos los días.

Leer más...

El test de Rorschach-Perring - Paciente 07: Pedro Moscatel

3 January 2019 - 9:00am

Nueva sesión de terapia en La consulta del doctor Perring, séptimo test de Rorschach-Perring que os traemos. En esta ocasión nuestro paciente es ni más ni menos que Pedro Moscatel, al que tenemos on-fire después de sus últimas publicaciones (“Te prohíbo volver a dormir”, Cazador de Ratas 2018; “Quintaesencia”, Apache Libros 2018)  y también un poco cansado después de la Hispacón 2018 que se ha pegado el muchacho.

Nació en el año noventa en algún rincón de Extremadura, pero tras pasar la mayor parte de su vida dando tumbos por Aragón se deja llamar «extremaño» y se siente ciudadano de ninguna parte.Lleva toda la vida escribiendo, aunque le parece más complicado cuanto más aprende. Mientras sigue intentando pillarle el punto, ha ido acumulando entre sus publicaciones tres novelas, dos libros de cuentos —con su hilo central, los dos— y una veintena de relatos en antologías de varios autores, uno de los cuales fue traducido al inglés. Abandona regularmente un sitio web en la dirección www.pedromoscatel.es.También toca la guitarra en lugares de mala reputación (como por ejemplo, su casa, entre escenario y escenario), escucha la música más horrible y estridente que encuentra y por el día se dedica a la informática. Se le puede ver en saraos y convenciones literarias como la Hispacon mencionada más arriba.Hace diez años soñaba con ganarse la vida escribiendo: ahora casi cruza los dedos para que no sea así.

En la novela “El señor de las moscas” se habla de… Bueno, de muchas cosas, pero sobre todo de lo cabrones que pueden llegar a ser los niños, tú sabes. Yo recuerdo momentos de ser un niño cabrón, muy cabrón, y todo el que conozco igual. Venga, confiesa, cuéntanos ese momento en el que fuiste un auténtico niño cabrón, con todas las letras, las palabras y el peor de los significados posibles.
De cabrón nada, yo era bueno, bueno. Si te dijese que una vez le tiré un tarro lleno de hormigas a mi hermana, o que desmenucé un paquete entero de cigarrillos de mis padres y les puse las virutillas de tabaco entre las sábanas de su cama, o que tiré una bomba fétida en un ascensor, te estaría mintiendo. Lo juro.
Como tantas veces cantó el Sherpa, mi rollo es el rock, y el tuyo también, no lo niegues, así que dinos a qué leyenda del rock muerta resucitarías y a qué concierto le llevarías.
Aunque me duela decirlo: algunas estrellas del rock tienen pinta de ser un poco gilipollas en el tú a tú. Se me ocurre que debe molar ver un concierto de Metallica con el fantasma de Cliff Burton. Pero para pasar un buen rato creo que me iría con B.B. King, Nina Simone o Janis Joplin al concierto de una banda amateur.
Vaya dilema, Pedro, resulta que has conocido a un tal Morfeo y a su banda de amigotes raros y te ha dicho que tu realidad es una simulación y que hay que luchar y tal. Por otro lado, un comercial de telefonía llamado agente Smith te dice que si no echas cuenta al otro plasta y cancelas la portabilidad, piratea el programa para concederte cinco deseos y aquí todos contentos con la simulación. Tú eliges. Si son los deseos, di cuáles.
Voy a fingir que elegiría la realidad y la lucha por quedar bien (y porque durante los escarceos en la matriz podría llevar una gabardina de cuero súper molona). Pero seguramente elegiría los deseos. Escogería el filete de ternera ese, que llevo soñando con él desde el estreno, la terraformación de Marte, la vida eterna y un primigenio mascota. Ah, y que las máquinas se pasen al código abierto. Verás qué risas.
¡Qué mal está el trabajo, joder! Resulta que te consigues un currito bien pagado, aunque sea de peón de obra en el extranjero que queda muy lejos, en un sitio llamado Babel, te lo curras pero bien, y a mitad de obra un tal Dios se mosquea porque la construcción no tiene licencia de altura y os condena a todos los trabajadores a hablar otro idioma. ¡Es que no hay derecho! En fin, dinos qué idioma (no vale el español, of course), y por qué.
Arameo. Para jurar.
 Y ya no hablando de idiomas, sino de acentos, dinos los tres acentos con los que más te gusta escuchar tu propio idioma (dominicano, gallego, argentino, mexicano, vasco, andaluz, canario, catalán, cubano… ¡qué vergel!).
De menos a más, mis tres preferidos son: catalán, gaditano y asturiano imitando a un gallego.
Lo siento, compi, pero acabas de morir. Las circunstancias son lo de menos, lo importante es que te criogenizan y, como supondrás, te despiertan en el futuro. La cosa no ha ido del todo mal en lo que al cuerpo se refiere, pero lo que es la mente… Sólo se ha podido salvar un año de tus recuerdos, un año de experiencias y vivencias en el que basar tu yo renacido, con el que definirte. Elige ese año y cuéntanos por qué es el elegido.
Escogería el último. Vivimos de batallitas, así que podría creerme todas esas historias adornadas y exageradas sin recordar que son adornadas y exageradas. Chúpate esa, realidad. Eso sí, no garantizo que la montaña de ego que pudiera salir de ahí se mereciese un carnet de persona.
Qué vicio más malo el de beber, ¿verdad? Que te lo digan a ti. En fin, te has pegado una farra que ha dejado temblando las destilerías de media Europa, has sido malo, y va a tener consecuencias, pero tú decides cuáles: se presenta en tu casa una muchacha embarazada que no conoces y te dice que vas a ser papi; se presenta en tu casa un oficial de la Legión Extranjera y te dice que tienes que presentarte ahora mismo en el cuartel y que si no, con el documento que firmaste, vas a prisión militar (y que tiene ganas de verte rapado, que no le gustan tus pelos); se presenta en tu casa un alienígena de aspecto vagamente humanoide pero muy cariñoso que te pregunta por qué no le has llamado después de vuestra noche de amor y pasión. Tú elijes y dices por qué.
Lo de la paternidad inesperada dentro del alcoholismo tiene un toque beatnik, y tener un churumbel es algo que no me tira para atrás. Pero lo del alienígena humanoide gana. Quiero ver rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Quiero ver cómo se pliegan los trisolarianos. Quiero saber por qué cuarenta y dos. ¡Llévame contigo, Glorfkrax!
Recibes una llamada a cobro revertido de Dios (¡qué gurrumino!), y te dice que, después de leerlo y releerlo infinidad de veces, ha decidido que el Génesis no está muy bien escrito, que no tiene tirón, y que tú eres uno de los escritores elegidos como candidato a reescribirlo. Te pide una cata de cien palabras, el inicio, para ver si le convences y te contrata. Adelante.
Esto es la Biblia. La puta Biblia. Y comienza así:
¡Pam!
Como un bofetón en un entierro. Como una patada a un anciano. Con una jodida explosión de mil trillones de teratones, de una intensidad tan enorme y blasfema como solo un Dios puede imaginar. Como solo yo puedo imaginar.
Porque sí:
Yo soy Dios.
Y sí:
Lo del Big Bang fue cosa mía.
Primero la nada, la ausencia absoluta, y de repente, ¡pimba!, el puto universo acelerando a toda hostia y en todas direcciones, elongando el significado de «ninguna parte», refutando ad aeternum la noción de límite.
Yeah
¿Te han dicho alguna vez que te sienta bien el negro? Pues ahora te lo dice ni más ni menos que el director editorial de una “mayor”, y que si lo haces bien en lo que respecta a ciertas memorias, después te publicarán la novela que tú quieras en tirada y con promoción acorde a la editorial. ¿Aceptas ser el Kunta Kinte de esas memorias? Si es así elige entre Joselito, El Príncipe Gitano, Isabel Pantoja, La Terremoto de Alcorcón o Cristiano Ronaldo, y di por qué.
Le escribiría sus memorias al Príncipe Gitano, pero solo para averiguar quién le convenció de que hablaba inglés más que suficiente para cantar In the Ghetto. Quiero encontrar a ese ser de luz que tanta felicidad nos ha dado y devolverle una pequeña parte de todo ese gozo con un abrazo y unas cañas. Luego ya lo del contrato editorial me lo pensaría. Se está muy a gusto aquí, al calor infernal del underground.
Se va el planeta, se va se va, se va por la barranquilla… Da igual si es un petardazo en plan “Fight fire with fire”, una pandemia zombi provocada por una hamburguesa en mal estado o Dios jugando a las canicas y los meteoritos, el caso es que la civilización tal como la conocemos va a desaparecer, y un grupo de cien personas, muy previsoras ellas, se ha preparado un refugio de los más molón en el que pasar los tiempos oscuros. Tienen provisiones para años, y les sobra sitio para cien libros con los que pasar el tiempo. Tienes cien palabras para colar “Te prohíbo volver a dormir” y “Quintaesencia” entre los elegidos (las mismas palabras para dos libros, por abusón).
Te prohíbo volver a dormir es una novela frenética, divertida y sobrecogedora, y además es la única novela de tentáculos y cosas que existe en el mundo. Eso dice mi editora. Sabe de lo que habla, ha editado la única novela de tentáculos y cosas que existe en el mundo. Quintaesencia, por otro lado, es una novela que especula con la idea de que miles y miles de millones de años en el futuro, cuando hasta el universo mismo se acerca a su fin, todavía quedan coletazos de civilización humana. ¿Qué mejor esperanza para perderse en ella durante un apocalipsis?


También puedes leer éste y todos los demás Test de Rorschach-Perring en La consulta del doctor Perring

Leer más...

¿El tiempo es relativo? 8

1 January 2019 - 9:00am

—De acuerdo. Pero deberías de establecer unas prioridades. Es decir, tener claro lo que quieres.
—Lo que quiero es viajar en el tiempo.
—Sí. Admito que tu entusiasmo es mayúsculo pero piensa un momento. —El profesor cerró los ojos—. ¿Quieres ver a Julio César en la antigua Roma o quieres ver el mundo dentro de mil años?

Manolo con la boca abierta lo observaba absorto en su fascinación. No sabía si darle un golpe y devolverlo a la realidad o dejarlo allí donde estuviera hasta que el encanto desapareciera. No hizo falta el golpe, tras unos segundos de silencio volvió en sí.
—¿Y? —preguntó.
—Pues la verdad es que las dos ofertas son seductoras pero me quedaría con la del pasado.
—Craso error Manolo. La mayoría, por no decir la totalidad, de los expertos opinan que el viaje al pasado es imposible. Una vez que construyes una máquina solo puedes viajar al futuro ya que ésta solo te permite volver al momento en que saliste. Por decirlo de alguna manera la máquina hace de punto de partida y únicamente puedes avanzar al frente.
—¿Entonces todas las supuestas evidencias de viajes al pasado son falsas?
—¿Supuestas evidencias de viajes al pasado? —preguntó estupefacto.
—Hombre, ¿nunca ha oído hablar de John Titor? En los comienzos de internet decía que venía del año 2036, que Estados Unidos se había dividido en cinco regiones menores, que el medio ambiente y las infraestructuras habían sido devastadas por ataques nucleares y las demás potencias mundiales habían sido destruidas. De momento no se ha cumplido ninguna predicción, pero quien sabe.
—Eso en mi tierra se llama loco.
—¿Y la película de Charles Chaplin que se ve a alguien hablando por una especie de teléfono móvil?
—Llamémoslo audífono de la época.
—¡Claro! ¿A ver qué se le ocurre con éste? Es el incidente Moberly-Jourdain, en 1901 las dos historiadoras se mudan a Versalles y deciden dar una vuelta por la zona con la mala suerte de perderse. De repente se encontraron rodeadas de personas con ropajes antiguos, gente tirada en la calle con viruela y dice que se cruzaron con una mujer muy parecida a María Antonieta. Todo muy desagradable pero poco natural, veían las cosas sin efectos de luz, ni sombras ni viento. Al contarlo todos se rieron de ellas diciendo que era mentira, pero ahí queda eso. Tampoco se lo cree ¿verdad?
—Yo diría que la ingesta de setas alucinógenas produce visiones. Blanco y en botella.
—¡Es increíble! También me dirá que lo que pasó en China es el ansía de notoriedad de un arqueólogo.
—A ver Manolo, es que en China han pasado muchas cosas.
—En el año 2008 se encontró una tumba nunca abierta con un ataúd de 400 años y dentro había un reloj de unos 100 años con las 10:06 y la palabra suizo detrás.

—Ves eso sí me resulta interesante. De todo lo que has dicho es lo único que podría demostrar lo anteriormente dicho por mí. —Un ronquido interrumpió la explicación del profesor. Rubén que se había sentado en un pupitre cercano dormía como un lirón—. ¿Todo bien por ahí Rubén? —le gritó.
—Sí don Aurelio –dijo sobresaltado—. Todo bien, gracias por preguntar.
—Bueno después de este breve inciso continúo. —Acercó una silla al escritorio y se sentó al lado de Manolo—. Como bien sabrás hay gente que piensa que los extraterrestres llegaron a la Tierra en la época de los faraones. Supongamos que es cierto y partiendo de esa base imaginemos que pusieron una especie de baliza en ese punto del tiempo. Y tu pregunta será por qué. Pues porque ven que ese mundo al que han llegado en ese momento del tiempo es lo bastante atrasado como para no suponer un problema si hiciera falta conquistarlo. Piensa, eres el enviado de otro mundo en los confines de la galaxia y ves este pequeño planeta azul tan atrasado. Es una mina. El problema lo tienes al volver a tu planeta. Has viajado por la galaxia a años de luz de tu planeta durante eones. Mientras para el viajero ha sido un año o dos para el resto de su especie no. Y te encuentras un planeta vacío, eres el último superviviente de tu raza. Jodido, lo único que te queda es volver a la baliza que pusiste en la tierra y disfrutar lo que te quede de vida. Por eso creo que todas esas evidencias de viajes al pasado no son más que un extraterrestre riéndose de nosotros. Poniendo un reloj en una tumba. Dando un audífono que en realidad es un teléfono móvil. Y haciendo que dos mujeres vieran lo que él quería que vieran. Lo de John Titor no tiene otra explicación que un loco. Ves como con una hipótesis todo se ve mejor.
—Don Aurelio perdóneme pero su hipótesis es rara de cojones.
—Ya, pero no por eso dejar de ser cierta. Después de esto llega la pregunta del millón ¿Tienes un dispositivo que te haga de baliza o vas dando palos de ciego?
—Claro que…
—No, no tenemos dispositivo —interrumpió Manolo a Rubén—. Pero palos a ciegas dimos ayer unos cuantos cuando se nos fue la luz. Creo que buscaremos un generador más potente. Después de esta maravillosa clase de viajes temporales necesito que me ayude con las fórmulas. Creo que he podido plantear algunas mal y se nos está echando el tiempo encima.
Manolo sacó de su mochila un cuaderno y se lo enseñó a don Aurelio. Rubén los miraba extrañado ¿Por qué no decirle al profesor lo que había encontrado en aquella fábrica?

Leer más...