Distribuir contenido PORTADA

Reseña: Flash. Impulso, de Mark Waid, Mike Wieringo y Carlos Pacheco

blog_ Crónicas Literarias - 15 January 2018 - 1:05am

flash_markwaidLos guiones de los 90s de Mark Waid rompieron moldes estructurados de ciertos personajes, y abrieron toda una isla mágica repleta de un sin fin de aventuras de lo más entretenidas. El guionista Mark Waid dijo sí en 1992 a manejar el barco del Corredor Escarlata, el cual navegaba un poco a la deriva. En ese preciso momento, la serie se volvió nuevamente fresca, con aventuras ideales para el personaje que se hacía o se sentía mayor de algún modo, y necesitaba que su legado prosperase. El comienzo de una nueva etapa, el comienzo de la recuperación, se inició con Nacido para correr, donde algunos ya sabíamos pero otros descubren que Wally West era el fan número uno de Flash y que, cuando por fin conoció a su ídolo, sufre un accidente similar al del Velocista Escarlata y se convierte en Kid Flash. El joven más rápido del mundo. Y así vivimos juntos sus primeros pasos para este chico que parece nacido para… Ah, ¿ya lo he dicho, no?

flash_markwaid04¿No? Mark Waid tomó las riendas de la serie y cada número era esperado con ansia como una de las mejores grapas del momento en USA. Sólo por eso la recuperación de estos números tan maravillosos en sendos integrales en tapa dura de la mano de ECC Ediciones, es casi un delirio. Después de publicar dos tochales como Flash: Nacido Para Correr y El Regreso de Barry Allen, ahora llega el turno de Impulso. Más caña de lomo de la buena. De la roja. Una de las etapas más recordadas del personaje.

Impulso contiene algunos números de la Justice League Quaterly (exactamente el 5-6-8-9), que son la antesala o precuela de ciertas tramas que vienen a continuación. Comienza Impulso con el número #84 de Flash, pero anteriormente se cuenta algo completamente diferente en el Justice League Quaterly #5, ya que los miembros de dicho grupo están siendo atacados misteriosamente, y robados sus poderes. Unos números donde aparecen nuevos personajes para el mundo DCíta como son Fire and Ice, Global Guardians y el General flash_markwaid02Glory. Así que tened cuidado con lo que deseáis, el profesor Ivo ha enviado varios de sus robots más avanzados para reunir los metapoderes de algunos de los superhéroes más poderosos de la Tierra. Y es así como la vida de Wally West transcurre a velocidad de vértigo. En un tiempo récord, se enfrenta al villano Razer, al superhéroe Argus, a la impaciencia, al mal humor que produce el estrés, a unas navidades muy especiales por su temperatura inadecuada y a un juicio que podría terminar con su carrera. Nunca mejor dicho. Aunque todo esto y mucho más queda estático cuando un acontecimiento frena el avance del señorito West: ha vuelto, una eminencia de la velocidad como el caballero Barry Allen. Ahora se hace llamar Impulso.

Os lo resumo un poco más: el nuevo Flash intenta evitar que Razer provoque un desastre en el centro comercial. Linda Park investiga a los trabajadores de Razer, mientras Flash intenta derribar a Razer. Flash y Argus intentan descubrir los flash_markwaid01secretos del dispositivo dejado por el Combine. Una ola de calor y crimen llega a Keystone City en Navidad. Una reunión de Wally West con la mujer que lo demandó por negligencia lo lleva a un frenesí de lucha contra el crimen. Se establece un mandato por el cual el nuevo Flash no podrá usar sus poderes. Frustrado por su incapacidad para ayudar absolutamente a todos, Wally aumenta su propia velocidad con la fórmula de velocidad de Johnny Quick. Los resultados son más de lo que esperaba. Iris Allen llega del futuro, trayendo con ella a alguien muy especial. Flash persigue a Barry Allen (Impulso), mientras que su novia Linda Park es atacada por Kobra. Un problema de crossover en Hora Cero. Una grieta temporal resurge y lo que espera al otro lado de la Waverider es totalmente considerable como para echarse para atrás…

Así, a groso modo, no me digáis que no os resultan aventuras de lo más atractivas para sumergirte nuevamente en lo que más le gusta al aficionado al pijameo. Son los mejores años de Flash como personaje, de eso no me cabe duda. Saltos temporales y más guiones con villanos clásicos flash_markwaid03como Abra Kadabra dando por saco. Mark Waid (autor de obras cumbres como Kingdom Come) se asocia con los dibujantes Mike Wieringo y Carlos Pacheco para presentar a Impulso y sentar las bases de una nueva mitología asociada a la figura del Velocista Escarlata.

Los fans pedíamos esto, todo bien recopilado en una ediciones magníficas como solo gusta tener lo mejor del cómic clásico de superhéroes. ECC Ediciones continua dándonos vida con cada “roja” publicación. La mejor etapa del más atractivo velocista de todos los tiempos.

La opinión de Soraya: Veinte, de Manel Loureiro

blog_ Athnecdotario incoherente - 14 January 2018 - 1:11pm

Por Soraya Murillo.

Si debo decir la verdad, tenía dudas de si opinar o no sobre este libro. Siempre lo hago de los que me han gustado, para que sepáis de ellos. Pero aquí me encontraba con la duda. ¿Me ha gustado lo bastante para escribir un comentario?

Puse en una balanza imaginaria lo bueno y lo malo, y sí, hay suficientes razones para emplear mi tiempo con la reseña. Aunque ando por el face, en realidad vengo de un foro de lectura donde junto a otros lectores solíamos comentar libros. Algunos se vinieron a Facebook y me vine con ellos. ¿Por qué os cuento esto? Porque una vez discutimos el motivo que ha llevado al escritor Dan Brown a ser uno de los escritores más vendidos, cuando solo aportaba aventuras y no dejaba ningún poso de grandeza en sus obras. Entonces alguien dijo: Si ayuda con sus libros a que la gente lea, ya es un logro… Y pensé, bueno, que razón no le falta.

Vais a leer seiscientas páginas de una historia distópica sobre la vida en la tierra después de un apocalipsis. El autor al terminar el libro dejó un pequeño escrito en el que se preguntaba: ¿Qué pasaría si quisieran destruir la raza humana y saliera bien?

Empecemos.

Unos días antes de Navidad el mundo entrará en un caos de muerte. La humanidad (sin que se sepa el motivo), se está suicidando de las maneras más horribles imaginadas, pero lo terrorífico es que lo hace con una sonrisa en su rostro. Un camión militar recogerá a los supervivientes que fueron vacunados a tiempo y entre ellos, estará nuestra protagonista, Andrea.

Dos siglos más tarde, Andrea sigue viva, la vacuna tuvo el don de darle la inmortalidad a ella y a otros vacunados. Ahora viven en un asentamiento de los pocos que quedan en la tierra. El suyo lleva el nombre de La lanza. Prácticamente viven como en la edad media, apenas sin medios, donde los llamados ancianos (gente inmortal), enseña a los nuevos jóvenes todo aquello que recuerdan de sus tiempos para seguir vivos. Más o menos llevan una vida tranquila, donde una extraña leyenda cuenta sobre la vida en el interior del bosque, de aquellos que ellos nombran como los hostiles. Una mañana, sobre los campos sembrados encontrarán docenas de pájaros muertos. La pesadilla empezará de nuevo: la plaga antigua ha regresado y el numero veinte será la línea entre la vida y la muerte.

Creo que este resumen es suficiente para despertar vuestro interés, así que ahora vayamos a otro asunto, las preguntas: ¿Qué clase de plaga hace que la gente se suicide? ¿Quiénes son esos que llaman Los hostiles? ¿Por qué volvió de nuevo el apocalipsis? ¿Quién es en realidad Andrea? Tranquilos, encontrareis la respuesta para todo, el autor se tomó su tiempo para que podáis entender las cuestiones que propone la novela.

Y volvemos al principio de mi escrito. Entonces… ¿es un libro a lo Dan Brown? Sí, lo leeréis prácticamente de una tirada, aunque sean seiscientas páginas. Loureiro escribió una novela adictiva, de fácil lectura, de las que yo llamo pasar páginas y seguir leyendo. ¿Entonces es un mal libro? No, no lo es. Hay una diferencia muy importante: El autor supo dejar un fondo para que en algún punto os detengáis y penséis. Me preocupaba ese grupo de jóvenes que de repente se ven con la responsabilidad de seguir adelante prácticamente solos, ya sabéis. A veces dices: “joder, yo con esa edad no pensaba como un adulto”. Manel fue inteligente, dejó que fueran los llamados ancianos, los maestros encargados de formarlos y tutelarlos a todos. Y así sí, cuando te enseñan aprendes; tengas la edad que tengas, aprendes.

Las primeras páginas son bestiales, cómo trasmite el miedo, dejándote solo con la imagen que se ve detrás de un cristal, esa gente muerta, ese vació, ese silencio…

Los hostiles, ya, sé lo que estaréis pensando: “va, ya sabemos quiénes pueden ser…” Pues mirad, el autor pensó lo mismo, y no, no son lo que creéis, ahí jugó bien. Más, sí hay más, ya os dije que hay un trasfondo en el libro por el cual merece que esté escribiendo todo esto.

Manel, comentará lo que ocurre cuando un individuo llega al mando (esa persona no inventó nada nuevo, sino tomó el dominio), el poder absoluto y para ello hay que someter a los demás. Obligarlos a hacer lo que uno desea y a aquél que simplemente te contraríe en lo más mínimo, se le elimina. Reducir todos a su voluntad, y convertirlos en ovejas. Un mundo sin normas, porque cuando hay normas, el rebaño que ha creado puede pedirle a él mismo que las siga. Sin ellas, no tiene que dar explicaciones ni someterse.

Aprenderemos que nunca debemos dejar que nadie piense ni tome el control por nosotros.

Quizás demasiado larga, podía haber llegado al mismo final con menos páginas. Una humanidad que se niega a desaparecer, donde el ADN es la clave de toda la historia.

Una novela juvenil que sí merece la pena ser leída, donde nuestro autor dejará unas terribles palabras finalizando el libro. Y el resultado es estremecedor, porque es una posibilidad real.

https://www.amazon.es/Veinte-Autores-Españoles-e-Iberoamericanos/dp/8408165143/ref=asap_bc?ie=UTF8

 

 

Página sobre distopías españolas

blog_ Noticias CF - 14 January 2018 - 12:18pm
Interesante página sobre distopías españolas. Contiene un largo listado de distopías españolas, incluidas varias de "Espiral CF"
http://spanishdystopias.com/es/bienvenidos/ 

El Círculo: Paso 2 (2ª parte) Las palabras cobran vida: La novela y su primera adaptación en RINGU (1995)

blog_ Athnecdotario incoherente - 13 January 2018 - 8:34pm

Segunda parte de la serie de artículos dedicados a The Ring.

Por José Luis Carbón Tirado.

En 1991 se publicaba en Japón la novela Ringu, del autor Koji Suzuki (nacido en 1957). Rápidamente se convirtió en lo que ya popularmente se conoce como best-seller. Ya sabemos que un gran nivel de venta no está relacionado con su valor artístico. No obstante, también es cierto que puede darse el caso de novelas superventas con una calidad literaria fuera de toda duda. En nuestro caso, hay, como es de esperar, opiniones para todos los gustos. En mi caso estoy entre los que considera Ringu una buena novela a la que le faltan algunos puntos para ser considerada como excelente. Nota a tener presente: mi desconocimiento de la lengua japonesa condiciona la lectura en una traducción al castellano (la de Javier Calvo, para la editorial Mondadori) que hace que no podamos disfrutar de la obra al 100%. Las metáfora, los dobles sentidos, los tempos narrativos, en fin, todo lo que tiene que ver con las palabras, se pierde, huelga decir, en una traducción, por lo que en algunos momentos, durante la lectura de la obra, podemos tener siempre esa sensación de que nos perdemos algo.

Para aquellos no que no hayan leído la obra vaya el primer apunte: leer la novela después de haber visto la película, o películas, tiene su lado bueno: volver al origen de todo, al parto de Sadako. De hecho, en mi caso, y en el de la mayoría de aquellos o aquellas que conozco, hambrientos de literatura y cine fantástico y de terror, me leí la novela después de haber conocido visualmente varias entregas de la saga. Eso es algo anecdótico, en cualquier caso. Si no hubiera leído la novela, no cambiaría la opinión que tengo de las películas. O viceversa.

La novela se inicia de la forma más directa posible. La información justa para situarnos en un paraje urbano actual (el de 1991 no dista mucho del de 2017, acaso más luces de neón y un móvil para cada ser viviente, cuando el sol deja de ser naciente). Un piso en Yokohama. Una joven, Tomoko Oishi, en casa, sola. Es verano. Hace calor. Demasiado calor aunque fuera verano. Tomoko siente dolor en el pecho. Teme a algo o alguien relacionado con algo que le pasó. Algo que le pasó a ella y a unos amigos. Como podemos observar, ya de entrada nos situamos en la esfera de lo que se conoce como ghost story, las  maldiciones, junto con otro gran tema de la literatura fantástica: la haunted house. De tanto una como de otra, grandes fuentes de todo el fantastique, bebe Ringu. De eso y de lo que se llama leyenda urbana.

Este collage de elementos es el que configura la novela de Suzuki y el que condiciona parte de su contenido. ¿Es original la novela? Naturalmente, el tratamiento que se le da a los fantasmas o a los elementos que aparecen en las casas encantadas (y dentro de ellas, las que tienen como protagonista a un pozo) sí podríamos considerarlo novedoso (imagen creada en la mente y grabada en una cinta VHS). Por lo tanto, el hecho de leer la novela ahora nos quitaría ese elemento ¿sorpresa? Puede ser. Pero al leer la novela te mueves en un terreno siempre apasionante: el ir viviendo todo en tu pensamiento en un tempo subjetivo, el que tú marcas, el que visualizas en esa película, una nueva versión que nos hacemos si hemos visto la versión de Nakata. Y por eso recomendaré leer la novela sabiendo que es la ficción de la que parte todo. De lectura ágil, directa (domina el diálogo en buena parte de los momentos más angustiosos de la trama), la novela logra transmitir el terror de forma paulatina a medida que vamos descubriendo más sobre la maldición de Sadako. Como muy bien apuntó Andrés Díaz Hidalgo en 2015 (1): “El libro transmite con gran maestría, gracias a la prosa de Koji Suzuki, una sensación de opresión y horror que se va incrementando lentamente. Como si fuese testigo del fin del mundo, el lector tiene la impresión de que ese mal que crece y se aproxima a Akasawa y su familia, como un gigantesco monstruo, no va a poder ser contenido.” La perspectiva del tiempo (26 años de su publicación) hace que podamos criticar ciertas escenas ambiguas (en el personaje de Ryuji, del que se dice que violó en secundaria a una chica y más adelante que no había tocado a ninguna mujer) o momentos muy repetitivos como el esquema narrativo en el que Akasawa, el periodista que investiga los extraños sucesos que rodean la muerte de unos jóvenes, en el que está su sobrina, va descubriendo poco a poco todo el misterio de Sadako casi página a página, sin descanso, a partir del video maldito que él mismo vio, en cada una de sus breves escenas.

Cuatro años después de la publicación de la novela, en 1995, la productora japonesa Fuji Television Network produjo para el incipiente mercado del Laser Disc el film Ringu, dirigido por Chisui Takigawa, su segundo trabajo tras la interesante serie de terror Yo nimo kimyo na monogatari (1990-1992).

Recordemos que el Laser Disc fue el primer sistema de almacenamiento en disco óptico que se comercializó en el mundo. De hecho, fue mucho más popular en Japón que en los USA. Y de hecho se hizo muy popular esta primera versión de la historia de Sadako en Laser Disc.

El film Ringu (abreviación de su título original: Ringu: Jiko ka! Henshi ka! 4-tsu no inochi wo ubau shôjo no onnen) se presentó en l cadena de televisión Fuji Film y más tarde se editó como Ring:Kanzenban (la palabra japonesa kanzenban sería el término que se usa para referirse al lanzamiento especial de una obra impresa o fílmica). Así en esta nueva edición, lo especial aparece en algunas escenas de desnudos. No conozco edición en DVD pero sí se puede ver en el canal YouTube (2) la versión íntegra con subtítulos. Aunque la imagen deje mucho que desear, al menos puede verse completa.

El film, telefilm o TV-movie, como aparece en diferentes páginas web o blogs, es la única versión conocida que sigue casi línea a línea la novela de Koji Suzuki. Y eso es precisamente lo que la hace tanto innecesaria como interesante: innecesaria porque a excepción de algunas escenas, el resto es plano, sin alma, un encadenado de secuencias que en una novela al ser leída atraen de una forma distinta pero al ser vistas no atraen; interesante porque al ser la primera versión, podemos comparar con el resto de versiones, ver la lectura de la obra en su mismo contexto histórico y social.

La novela es un thriller con momentos de terror. Esta primera versión busca el terror más efectivo. Como comenta con gran acierto Mark Hodgson en su blog Black Hole (3): ”It’s fascinating to watch one of the greatest ever ghost stories being treated like a bad horror movie. Over-the-top camerawork, flashing lights, and exaggerated acting all demonstrate perfectly how not to film Ring”. En efecto, Ringu es efectista, ya desde sus primeras imagines, en las que el compositor Yoshihiro Ike (uno de los más prolíficos compositores japoneses) marca en sus tonos lo sobrenatural, con ascensos de volumen, ambiente opresivo con el estilo electrónico, muy a lo Goblin en las primeras películas de Dario Argento (no es casualidad que films como Suspiria –1977- o Tenebre -1983- hubieran sido auténticos éxitos en Japón). Lo que pasa es que si en los films del maestro italiano la música era un buen amante de la imagen, en nuestro caso, Ringu, flojea, chirría en la mayor parte del metraje.

Sólo en varias escenas aflora verdadero cine y parte del espíritu de la obra de Suzuki:

-la escena en la que Akasawa ve el video maldito

-la escena en la buscan los restos de Sadako en el pozo

-la escena en la que Ryuchi ve el espectro de Sadako

En la primera escena, Akasawa, periodista interpretado, y a la vez sobreactuado, por Katsunori Takahashi, ve el video maldito que ha producido varias muertes. En el hotel da al play del VHS y todo a su alrededor cambia de color, de forma, la pantalla traspasa más allá (algo que el film de Hideo Nakata llevará hasta sus últimas consecuencias). La planificación de esa escena es interesante. Y por una vez, la música está en consonancia con la imagen, lo mismo que el excelente trabajo de sonido. Una lástima que no hayan tenido esto en cuenta para otras secuencias menos efectivas pero no menos trascendentales en la búsqueda de la verdad por parte de Akasawa y Ryuchi. Y la interpretación, en esa sobreactuación, en esta escena irónicamente se convierte en adecuada. Lo que ve en el video es literalmente lo que se dice en la novela. Uno de los temas de la novela, la vampirización de la imagen, lo observado como nueva realidad, está aquí presente. Somos lo que vemos. Nacemos y morimos con las imágenes. Y en la historia del video maldito, literalmente es ver su contenido, y morir. La muerte desde el más allá.

La escena en la que tanto Akasawa como Ryuchi (interpretado, y en este caso, magistralmente, por Yoshio Harada) buscan los restos de Sadako en el pozo es de las más interesantes de la película. Llegamos ya a ese momento donde todo lo que han podido averiguar el periodista Akasawa y el profesor Ryuchi ha de tener sus frutos en los restos de Sadako, lo que esperamos como público, lector o espectador. El pozo, ese símbolo de portal al inframundo, se convierte en metáfora de la maldad humana. En la novela fue lanzada a él en un acto de suicidio: Nagao, doctor que cuidaba de su padre, sintió un deseo incontrolable de poseerla, y al descubrir que poseía feminización testicular, se alejó, pero Sadako entró en su mente y éste, al sentir miedo, la lanzó viva al pozo.

En la versión todo esto aparece. Y es ahora, al volver al pozo, cuando todo se remueve, tanto literalmente (han de quitar agua y barro) como temáticamente (Sadako, sus restos, su alma, necesita ser sacada del pozo). El pastiche visual en esta escena es muy sugestivo: Akasawa está sacando agua del pozo, que pasa a Ryuchi. El reloj de Ryuchi va marcando los segundos que faltan hasta las 22:10. Algo fuera de la casa se dirige hacia ellos (un plano calcado de la obra seminal de Sam Raimi, Evil Dead -1982-). Akasawa oye risas. Unas manos le abrazan de espaldas. Es Sadako. Y mientras se abrazan, Ryuchi le grita desde arriba. Baja a ver a su compañero. Akasawa está abrazando a un cráneo, el de Sadako. Una escena bella.

 

Nota: Los dos siguientes párrafos contienen spoilers de la novela de Suzuki y el film Ringu (1995)

Y por último, la escena en la que Ryuchi se encuentra con el espectro de Sadako. Que esta escena sea la continuación de la anterior es la muestra que el film deja lo mejor para el final. Como ya ocurre en la novela, el desenlace conlleva tener presente todo lo presentado. Y es precisamente el final en ambas obras lo mejor: ese angustioso y trepidante clímax en el que por un lado las palabras, en la novela, y por otro las imágenes, en el film, se revelan adecuadas, emotivas, bellas. Pero en el film tenemos una visualización de lo que en la novela es una intuición. Sadako es un ente en la novela, presente, omnisciente durante todos los pasos de Akasawa y Ryuchi para resolver el enigma de las muertes tras la visión del video. En el film de 1995 Ryuchi ve al espectro de Sadako, cual fantasma decimonónico, aunque con una diferencia: Sadako va desnuda, con un bebé entre sus brazos, y aparece ante él con las rayas típicas que podíamos ver siempre en una cinta VHS (detalle simpático, a la vez que sociológico: Sadako desnuda, pero con un halo de esplendor que impide ver sus partes íntimas). Sadako estrangula a Ryuchi. El sortilegio no ha funcionado para este personaje, como sí lo hizo para Akasawa. El hecho de que Akasawa hiciera una copia para Ryuchi de la cinta maldita lo salva de esa maldición que Sadako impuso a aquellos que vieran la cinta. Y el mismo Akasawa, a la vez, tendrá un dilema, cuando se dé cuenta que sólo te podrás salvar cuando hagas una copia de esa cinta y la pases a otra persona, y este otro haga lo mismo. Y el dilema es: le digo a mi familia que haga la copia y la pase a mis suegros, y así los salvo, o no les digo nada y así al morir, todo acaba y se salva la humanidad. Tema eterno el de la muerte, y mucho más el del dolor por la pérdida de los seres queridos. El propio escritor Koji Suzuki manifestó en una entrevista en 2003 en Japan Review, a propósito de su novela más conocida y las diferentes adaptaciones que había tenido, cómo este tema le influyó en la concepción de la novela (4): “Cuando escribía esta novela estaba cuidando de mis dos hijas. (…) De esta forma el tema de Ring es realmente sobre el amor que tengo a mis hijas. En mi libro, no hay una heroína, sino un héroe: Akasawa Kazuyuki. Es un padre. Tiene una hija y una esposa. Y como muchos hombres, su mayor miedo es perder a su esposa o hija.”

El pozo, que desde la mitología, fue requerido como un principio femenino, ese vientre de la Gran Diosa. La mujer, ya desde la más remota antigüedad, fueron consideradas seres mágicos: sangraban y no morían. Por supuesto, la fertilidad está muy presente en la historia de Sadako: se dice que tiene feminización testicular o también llamado Síndrome de Insensibilidad Androgénica (nota), lo que la imposibilita para concebir. Todo esto no lo podemos perder de vista cuando vemos las películas de la saga Ringu. Y de ahí que la escena de Sadako con el bebé en brazos tenga tanta importancia. Es una yurei, un fantasma atado a este mundo por su trágico trauma, y también un onryo, ser espiritual que quiere venganza (5). El personaje de Ryuchi investiga sobre el tema y al recordar que los virus usurpan estructuras vivas con el fin de reproducirse, da la pista para que la maldición se rompa: copiar la cinta y mostrarla a otra persona. El círculo, de momento, no se cierra.

PRÓXIMA ENTREGA:

EL CÍRCULO: EL PASO 3: LA VERSIÓN QUE CAMBIÓ EL CINE DE TERROR Y LAS SECUELAS DIRECTAS:

  1. 1998 –Ringu (The Ring) -Director: Hideo Nakata
  2. 1998 –Rasen (Ring: The Spiral) -Director: Joji Iida
  3. 1999 –Ring 2 (The Ring 2) -Director: Hideo Nakata

 

NOTAS

(1)  reseña.org/thering-kojisuzuki-78/

(2)  https://www.youtube.com/watch?v=ow3G7e_EN-Y&t=912s

(3)  http://blackholereviews.blogspot.com.es/2006/08/not-on-dvd-9-ring-kanzenban-1995-first.html

(4)  http://jornadasdeliteraturaycineuma.blogspot.com.es/2013/04/entrevista-koji-suzuki.html

(5)  Recomiendo para un vistazo rápido a los diferentes seres mitológicos japonenes el artículo web: https://conoce-japon.com/cultura-popular-2/mitologia-y-folclor-japones-yurei/

 

 

Sue Burke publica su primera novela "Semiosis"

blog_ Noticias CF - 13 January 2018 - 7:32pm
Sue Burke publica su primera novela "Semiosis". Comienza cuando un grupo llega a un planeta habitable, llamado "Pax". Destaca su ecología, puesto que las plantas son sintientes. Y les llama la atención un tipo de bambú, que resulta ser inteligente.
https://www.thestar.com/entertainment/books/reviews/2018/01/12/under-the-sea-and-where-maybe-the-grass-is-greener-in-the-latest-science-fiction-books.html 

"Gemini Man" con Will Smith y dirigida por Ang Lee

blog_ Noticias CF - 13 January 2018 - 7:31pm
Después de más de 20 años de intentos y rumores, parece que avanza el proyecto titulado "Gemini Man". Inicialmente lo iba a producir y fue pasando de mano en mano y con diferentes actores como posibles protagonistas - Harrison Ford, Clint Eastwood y Sean Connery -. Finalmente va a ser Ang Lee el director y Will Smith el protagonista. Ahora se conoce que está en negociaciones Clive Owen. Trata sobre un asesino que debe luchar contra un clón suyo más joven.
http://www.syfy.com/syfywire/clive-owen-joins-ang-lees-gemini-man-opposite-will-smith 

Se publican dos libros acerca de China Mieville

blog_ Noticias CF - 13 January 2018 - 7:16pm
Se publican dos libros acerca de China Mieville. Uno se titula "Art and Idea in the novels of China Mieville" escrito por Carl Freedman. Y el otro, "China Mieville: Critical Essays" es una colección de ensayos sobre el autor
https://lareviewofbooks.org/article/thinking-weirdly-with-china-mieville/#

Las cámaras del horror de Jules de Grandin

blog_ Rescepto Indablog - 13 January 2018 - 5:18pm
Con mucha diferencia, el autor más popular de Weird Tales no fue Clark Ashton Smith, ni H. P. Lovecraft, ni siquiera Robert E. Howard. Esa distinción corresponde inequívocamente a Seabury Quinn, creador del segundo detective paranormal más prolífico de la edad de oro del arquetipo: el médico francés Jules de Grandin. Entre 1925 y 1951 […]

Reseña: Nick y el Glimmung, de Philip K. Dick

blog_ Crónicas Literarias - 13 January 2018 - 1:05am

nick-y-el-glimmungPara cierta gente de edad en la que me incluyo, novelas como las que reseño hoy, pueden verse como un proceso de liberación. Philip K Dick nunca vivió para ver publicado Nick y el Glimmung, novelita muy original y en cierto modo juvenil, que recientemente ha publicado el siempre recomendable sello de literatura fantástica Minotauro. Es una solemne incursión en el mundo de la Ciencia Ficción “casera” con una prosa de tendencia muy natural y atrapante como solo los maestros como Dick sabían hacer.

Como os decía, Nick y el Glimmung es la única novela juvenil de Philip K. Dick publicada post mortem. Además, hasta el momento había permanecido inédita en castellano. Una historia de las que siempre me gustaron. Muy rica en glosario, compendio, es decir, en todo tipo de criaturas fantásticas que aparte de nuevas son extrañas, maravillosas, y lo mejor de todo, aterradoras. El aporte ético sobre el bien y el mal es innegable. Quien conozca a Philip K. Dick sabe de sobra que sus historias de CF siempre-siempre esconden un mensaje que trasciende o hace referencias a problemas internos del ser humano. De tramas filosóficas se les suele tildar. Yo no llego tan lejos. Es capaz de crear fantasía mágica que llega a tu corazón y cautiva, a la vez que es capaz de orientar al lector en ciertos temas. Incluso en esta historia juvenil intenta hacer un esfuerzo por que seamos considerados con el prójimo; ya sea humano o animal. El mensaje es claro.

Pero mientras tanto, disfrutar con una historia ya curiosa desde el principio, Dick nos lleva a un planeta Tierra muy singular. La novela comienza con Horace, el gato, un felino que está escribiendo una novela para niños. Un momentazo donde ya como lector pensé: «¿Una criatura que es en realidad el autor?». Esto ya mola. Pero como por desgracia, este tema jamás lo sabré; sigo. Se cuenta la historia de Nick, un chico encantado con su querida mascota, el gato. El problema es que los gatos, así como los perros o cualquier otro animal de compañía, no son admitidos en ese supuesto planeta Tierra de alguna época futura donde Nick reside. Así que no le queda otra que buscarse un nuevo hogar, un planeta donde su mascota no sea perseguido como a un delincuente. Pero el problema no está en irse, están en dónde irse. No es fácil dar con las coordenadas precisas de un mundo libre de restricciones insensatas. Por no decir, un lugar donde resida la paz. Busca y busca, pero al final, el planeta que los espera está lleno de nuevos peligros, inmerso en una guerra interminable y donde un nuevo inquilino, sin duda, es un enemigo.

Philip K. Dick (1928-1982) fue un prolífico escritor estadounidense, que influyó bastante en el género de la Ciencia Ficción. Dick trató temas como la sociología, la política y la metafísica. Toda una serie de temas semiocultos entre sus escritos: empresas monopolistas, gobiernos autoritarios y los diferentes usos que un futuro le pueda dar a la conciencia del ser humano. La novela El hombre en el castillo, galardonada con el Premio Hugo de 1963, fue unos de los máximos estandartes de su obra. Pero luego vinieron otras muchas tramas que incluso últimamente hemos podido ver llevadas (tarde) a la gran pantalla. Toda una vida literaria de treinta y seis novelas y más ciento veinte relatos cortos encumbran a Dick, como uno de los grandes autores del género.

Ni que decir tiene que no me pensé dos veces en hacerme con Nick y el Glimmung, cuando me enteré de su publicación. Dick es sinónimo de calidad. Expresiones bidimensionales, las esperanzas truncadas de un niño, todo aliñado con encuentros con wubs, trobes, nunks, spiddles, werj, klakes y por supuesto el glimmung; criaturas de pesadilla que quizás brotan de una hipotética Alicia en del País de las Maravillas dickensiana. Los adultos en esta novela están ausentes. Pero aparecen en la medida que pueden aparecer. Al otro lado del libro.

Finalistas al Premio Philip K. Dick

blog_ Noticias CF - 12 January 2018 - 6:14pm
Se han anunciado los finalistas al Premio Philip K. Dick, para obras publicadas originalmente en rústica. El 30 de marzo se dará a conocer el ganadorThe Book of Etta, Meg Elison (47North)Six Wakes, Mur Lafferty (Orbit)After the Flare, Deji Bryce Olukotun (The Unnamed Press)The Wrong Stars, Tim Pratt (Angry Robot)Revenger, Alastair Reynolds (Orbit)Bannerless, Carrie Vaughn (Mariner/Houghton Mifflin Harcourt)All Systems Red, Martha Wells (Tor.com)
http://locusmag.com/2018/01/2018-philip-k-dick-award-nominees/

Reseña: Grandes Autores de Batman. Secretos, de Sam Kieth y Alex Sinclair

blog_ Crónicas Literarias - 12 January 2018 - 1:05am

batmansecretosEl otro día en un seminario surgió una pregunta trascendental: ¿Por qué robar dinero es incorrecto? Alguien contestó que si mantienes ese dinero, te perseguirá para siempre en tu consciencia. Otros alegaron que eso dependía de la idea del bien y del mal de cada uno; pues lo que para unos está mal para otro puede resultar necesario ante su situación social, por ejemplo. Peores consecuencias. Mi mente comiquera se evadió por un momento y recordó el tomito que acababa de terminarme de leer en el metro, uno recientemente publicado por ECC Ediciones en su línea Grandes Autores de Batman. En cierto modo, la idea, tenía bastante que ver con el tema tratado. Batman: Secretos, de Sam Kieth había tratado curiosamente el tema que estábamos debatiendo en la conferencia. Pero esperad, que os cuento:

La historia comienza cuando el Joker es liberado de prisión. Parece otro. ¿La famosoa reinserción es posible? El susodicho parece haber renunciado a sus métodos delictivos y ahora batmansecretos02tiene intención de realizar una campaña mediática contra la figura de Batman… Pero por lo legal. Necesita promocionar su libro, esa misma arma que tirará por tierra todos los métodos creados para el arresto y destrucción de “gente anegada por el estado” por el orejas picudas. La operación incluye fotografías, acusaciones de agresión, asesinatos y todos los golpes bajos a “ese defensor de Gotham” que ha empleado dichas malas artes durante los últimos años. Un montaje que el Caballero Oscuro sufrirá bastante por contrarrestar.

Sam Kieth usa la idea generalizada que Frank Miller manejara en su día en El Regreso del Caballero Oscuro, y que viene a colación con lo que os mencionaba en el primer párrafo de la reseña. Si vas a robar, ¿por qué no robar a los mejores? Sin duda, Kieth elabora un miniserie digna del mejor detective de todos los tiempos. Esas tramas en las que mientras lees, te desubicas tanto con los hechos que jamás por un momento piensas en que deparará todo.

batmansecretos04Cierto y verdad es, que Kieth tiene el don de dibujar uno de los mejores Joker que se han creado para el noveno arte. Macabro y terrorífico como él solo; líneas por silueta donde encontrar personajes, pero peor aún, villanos cuya sonrisa y dientes irregulares asustan al más pintado. Tan divertido como macabro. No sé si bizarro sería la palabra correcta, pero miedito da, desde luego. Funciona.

En el tema argumental, Kieth propone el mantra de que todo el mundo tiene secretos. Pero del tipo que alteran vidas y te van destruyendo lentamente por dentro… Aunque los saques. Se podría argumentar, por supuesto, que el secreto de Batman (o el de Bruce Wayne), aparte de su alter ego, son todos esos hechos deleznables que ha elaborado contra los malhechores y que yo diría que casi no se ven en ninguno de los otros cómics de pijameo. Kieth insiste que el batmansecretos05secreto de Batman no sea tanto sobre la identidad, más bien un trauma infantil y la maldad empleada con ciertos malos-malutos. Kieth agrega un amigo de la infancia de Bruce llamado Mooley, ahora un periodista respetado, además del secreto que ha estado guardando durante años.

Como ya he dicho, el arte de Kieth da miedo. Quita cordura en ocasiones. Lo que yo daría por ver a este autor en una macabra historia de Terror de la mano de Joe Hill o su padre (el Rey del Terror, ya sabéis). Quizás a muchos de vosotros, no les guste que este arte también se cebe con el Caballero Oscuro y se presente así un ser estirado que uno no sabe como interpretar en ocasiones. A mí si que me mola la originalidad. En la variedad está el gusto, friends.

batmansecretos03Terminando, en Batman: Secretos, Kieth lucha por encontrar el equilibrio entre sus dos grandes temas. Explora además la relación entre Batman y el Joker en una serie de interludios. Estos interludios hacen referencia a otras historias clásicas de Batman (específicamente La Broma Asesina, de Alan Moore), un frenesí mediático que rodea la rivalidad de los personajes y los secretos que comparten. Con una guinda como colofón: la última batalla entre Batman y el Joker de la miniserie, es totalmente épica.

El corazón de las tinieblas

blog_Mar de tinta - 11 January 2018 - 1:27pm
El señor Kurtz, sentado sobre su trono de calaveras en lo más profundo del Congo, es uno de los grandes personajes de la literatura universal. “El corazón de las tinieblas”, el libro clásico de Joseph Conrad, vuelve a las librerías españolas con una edición ilustrada ideal para bibliófilos, de mano de Libros del Zorro Rojo. […]

Undécimo aniversario

blog_ Rescepto Indablog - 11 January 2018 - 1:17pm
11 de enero y un año más Rescepto Indablog ha desafiado a la lógica y ha conseguido alcanzar un nuevo aniversario, el undécimo ya. La verdad es que resulta difícil determinar qué contaros. Sí, está el tradicional desfile de cifras, que pondré en marcha en unos párrafos, pero eso es algo que a estas alturas […]

El monstruo encapuchado

blog_Mar de tinta - 10 January 2018 - 12:35pm
Todo el mundo habla del terrible monstruo encapuchado. Tres valientes amigos se han propuesto encontrarle. ¿Será el monstruo tan terrible como aparenta? Steve Antony, autor e ilustrador de cuentos infantiles, invita a los más peques de la casa a vencer su miedo a lo desconocido. Con unas ilustraciones divertidas y una historia con muchas sorpresas, […]

Comienza serie basada en relatos de Philip K. Dick

blog_ Noticias CF - 10 January 2018 - 10:32am
Este viernes Amazon Prime emite el primer episodio de "Philip K. Dick´s Electric Dreams", basada en relatos de Dick. La serie tiene 10 episodios. Una de las productoras ejecutivas es Isa Dick Hackett, hija del escritor. Entre los intérpretes Steve Buscemi, Anna Paquin y Geraldine Chaplin.
https://www.wsj.com/articles/philip-k-dicks-electric-dreams-brings-sci-fi-writers-short-stories-to-the-small-screen-1515510000 

Antología inspirada en el universo de "Black Mirror"

blog_ Noticias CF - 10 January 2018 - 10:22am
Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4
/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin-top:0cm; mso-para-margin-right:0cm; mso-para-margin-bottom:10.0pt; mso-para-margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"Times New Roman"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin;}
Está en marcha una antología titulada “De espejos negros (y siervos de un dios digital)” con relatos inspirados en el universo de la serie “Black Mirror”, pero con nuevos temas y totalmente original “Nos hemos reunido diez escritores de género, junto a un locutor, (Noviembre Nocturno), para escribir esta antología de relatos de ciencia ficción inspirados en la visión del futuro cercano que nos brinda la serie de mediometrajes Black Mirror. Cada una de las historias de nuestro libro son originales y tratan temas relacionados con la realidad virtual, la ingeniería genética, las inteligencias artificiales o la impresión 3d. Buscamos ofrecer un espacio de reflexión sobre cómo estas tecnologías pueden cambiar nuestro mundo tal y como lo conocemos.”
La financiación ya está conseguida y ahora se ha puesto en marcha una segunda campaña para que todos los ejemplares sean ilustrados por el portadista Edgar Cueto
“Desde hace unos días, hemos comenzado la campaña de financiación del libro a través de la plataforma Verkami. A fecha de hoy ya hemos conseguido alcanzar nuestro objetivo básico así que la publicación está asegurada. Nuestra campaña continuará abierta hasta el 30 de enero y, si conseguimos reunir una mayor cantidad de mecenas, podremos mejorar el acabado de nuestra antología añadiendo ilustraciones a cada uno de los relatos.”
https://www.verkami.com/projects/19411-antologia-inspirada-en-black-mirror-de-espejos-negros-y-siervos-de-un-dios-digital 

Reseña: Duelo, de Renaud Farace (Basado en un relato de Joseph Conrad)

blog_ Crónicas Literarias - 10 January 2018 - 1:05am

Duelo_cover_es.inddEn Ponent Mon deben tener un buen ojeador trabajando en la BD. Cada obra que leo de dicha editorial, como mínimo, es de notable alto. Quizás, con el paso de los años mis gustos hayan cambiado, me he vuelto más sibarita o como me dijo el otro día uno: «Sencillamente, es que solo tienes buenas palabras para lo óptimo». Sí que es cierto que muchos me remiten a que el cómic europeo es para gente pudiente y quizás con ello imaginan que yo voy todo el día en zapatillas y bata de seda con una copa en la mano… Uufff, para nada. Solo haced caso a lo que respondo yo ante esos comentarios: «Sólo hay que ser selectivo». Una buena elección, informarse, tomar una buena decisión, ir a lo seguro para saber que en lo que inviertes, es bueno de verdad. Y sólo así te valdrá la pena. Pagas por calidad, por un momento bueno, merecedor de un buen lector que busca sensaciones en la tormenta.

Una terrible buena opción si te gusta el género histórico, junto a la calidad del buen cómic europeo, es sin duda esta nueva joyita traída a Duelo00nuestros lares por Ponent Mon. Duelo es una novela gráfica bajo la premisa básica de un cuento del maestro literario Joseph Conrad, el cual a su vez se inspiró en una noticia veraz de la época. Con una sinopsis muy potente pero también una simple línea directiva que permite a Renaud Farace desarrollar y enriquecer con algunas libertades el tema denominado en su día, el denominado “Choque de los Titanes” ya existe en formato cómic.

Una historia que por la repercusión que tuvo en su época, hoy en día no dudaríamos en tildarla de viral. Dos húsares, dos caballeros de distinto rango del ejercito de Napoleón, enfrentados por un oscuro asunto de honor, los cuales van desafiándose una y otra vez, y que pese a estar prohibido los duelos por el Pequeño Emperador, estos dos camaradas militares se empeñan en seguir desafiándose. Duelo a duelo, convertidos en enemigos para siempre, tanto que hasta sus destinos no dejan de cruzarse una y otra vez como si aquella que teje los hilos estuviera jugando con ellos a un juego macabro; encontramos en Duelo una historia divertida y sangrienta a la Duelo01vez.

Como os decía, una adaptación libre del relato El Duelo, creado por Joseph Conrad e inspirado en personajes reales. Comentando desde un primer momento como Napoleón I, después de una tremenda carrera militar que tuvo en vilo a toda Europa, desaprobaba los duelos entre los oficiales de su ejército. Se conoce que el emperador que se hizo con casi toda Europa no era buen espadachín así que sentía poco respeto por la tradición. Es por eso que Duelo, ambientada en la Europa de las guerras napoleónicas, nos lleva a recorrer un decorado tanto de altas alcurnias como a escenarios rurales donde prima siempre el conflicto prolongado que los oficiales Feraud y D’Hubert, tenientes del 4º y 7º regimiento de húsares (las unidades de caballería originarias de Hungría), mantuvieron a lo largo del tiempo.

Duel_TRIPA_ES_2018_edu.inddAsí como Feraud es apasionado e impulsivo, D’Hubert es firme, mesurado y racional. Dos contrapuestos que tienden a encontrarse por primera vez después de que a D’Hubert le encomienden la misión de arrestar a Feraud, por su constante desafío a la norma. Y peor aún, su afinidad a seguir batiéndose en duelo a cada momento como si su vida dependiera de ello. Un primer encuentro que cambiará para siempre la vida de ambos. Feraud, indignado por las intenciones de D’Hubert, alega falta de honor hacia el compañero y lo reta (como siempre) a batirse en duelo. Un primer encuentro que se desata al final como una confusión, un malentendido sin importancia, pero que eternizará y repetirá cada vez que los dos oficiales se encuentren a lo largo de las Duelo06campañas napoleónicas…

Las circunstancias son diferentes cada vez (arma, lugar, grado de intimidad), una variedad en la viñeta histórica que introduce una atmósfera especial para cada encuentro y evita la monotonía de la repetición. Además, ambos oponentes se vuelven más complejos a lo largo de los años y sus enfrentamientos como el Yin y el Yang, se oponen, se complementan y percibes que en realidad no pueden existir el uno sin el otro. Hasta una lucha final digna de recuerdo. De hecho, os aseguro que la escena final permanecerá en vuestras mentes durante bastante tiempo.

Lo más y mejor de leer historias así, es que amas el género histórico y te aficionas aún más a él. Provoca además que indagues y que acudas a informarte sobre la historia real, y como cuenta la historia veraz que se sucedieron los hechos. Como mínimo, querrás leer la obra de Conrad si no lo hiciste aún y teniendo este genial tomo entre las manos, te dices a ti mismo que queda muy bien colocadito en tu cómicteca…, y que no desespere, que volverás a retomarlo en menos que canta un gallo.

Duelo02En Duelo, no debemos olvidar el toque de humor de la dimensión romántica que aporta ligereza, porque detrás de cada hombre, está la mujer… o las mujeres. Hechos que bien remarca en el cómic el autor. Además de un genial dinamismo de ciertas escenas sociales y reacciones de personajes secundarios que alimentan la “gracia” del momento. Duelo se convierte así en una obra imprescindible, no solo como lectura dentro del universo conradiano, sino como una novela gráfica que al menos debería leerse una vez en la vida.

Última etapa: Los MAESTROS siguen vigentes, cuarenta años después.

blog_ Athnecdotario incoherente - 9 January 2018 - 8:27pm

Por R. G. Wittener

Resulta muy curiosa la manera en que el destino hace que ciertos elementos acaben cruzándose en tu vida. Y, sí, eso significa que creo en que las casualidades ocurren. Pero es que resulta muy difícil no hacerlo, cuando te ocurren cosas como la compra del ejemplar de este libro. Porque llegó a mis manos en una compra de una librería “de viejo”, y yo no soy un gran cliente de las librerías de segunda mano. Ni siquiera un cliente asiduo. He visitado alguna, haciendo tiempo mientras esperaba a que llegase el amigo con el que había quedado, y he hecho uso de sus servicios para regalar algún libro que ya no se podía conseguir de otra manera; pero ese es el escaso bagaje de mi experiencia con estos comercios. En comparación con ciertas amistades, casi no soy ni un novato. Claro que, si no me preocupase el espacio que iban a a acabar ocupando en mi casa, quizás dejaría sueltas las riendas a mi curiosidad lectora y atacaría sus estanterías con más fervor. El hecho es que, durante la última HispaCon, y aprovechando el tiempo libre que me había quedado entre una charla y otra, me fui paseando por los puestos de las distintas editoriales y librerías. Con más intención de mirar y apuntar títulos con vistas a un futuro que con la idea de comprar, por miedo a volverme a casa con el doble de peso en la maleta. El caso es que uno de ellos, una librería de segunda mano, tenían bastante rebajados los precios. Y reconocí las portadas de varios libros de ciencia-ficción y fantasía, por los ejemplares que había leído en la biblioteca del barrio cuando era un adolescente y podía dedicarle toda la tarde a la lectura. Así que empecé a curiosear y a pensar en la cantidad de textos “clásicos” del género que aún tengo en el debe de lectura, y mi habitual renuencia a saturar la biblioteca de mi casa se relajó por un instante. Y, pensando en que lo mejor era jugar sobre seguro, escogí un par de libros cuyos autores estaban más que reconocidos. Pero ni por asomo se me podía ocurrir que iba a dar con semejante tesoro al elegir este ejemplar, de entre todos los libros que descansaban allí sus añosas portadas.

¿Por qué digo que este libro es un tesoro? Pues porque Última Etapa es una antología cuyo formato, si nadie se ha atrevido a imitarlo, debería de recuperarse ya. Ahora mismo. Aunque, si se publicase una antología a imitación de ésta, me pregunto si repitirían las temáticas. ¿Eliminarían alguna para introducir otras? ¿Harían la lista más extensa? ¿Son las predicciones sobre el cambio climático un tema con entidad propia, o seguiría dentro de la categoría del fin del mundo? Me gustaría verlo, desde luego. Y estoy seguro de que hay autores más que capacitados para compararse con los maestros de sus páginas, y presentar propuestas igual de válidas (Orson Scott Card, William Gibson, Úrsula K Leguin, Tim Powers, Greg Egan…). No solo por la calidad de sus textos, si no por las reflexiones finales que cada uno de sus autores expresaron respecto al tema que se les propuso, y las obras que ellos mismos recomendaron para quien tuviera interés. Cualquier aficionado a la ciencia-ficción que comprase este libro a mediados de los setenta, es probable que acabase leyendo veinte o cuarenta novelas y relatos de los mencionados en esa sección. E incluso a día de hoy es una guía más que válida para introducir a alguien en la época clásica del género.

Y ya, sin más preámbulos, paso a comentar los relatos que conforman la antología.

 

-Compramos gente, de Frederik Pohl.

Con la premisa de hablar sobre el Primer Contacto, Pohl desarrolló un relato muy crudo del que nadie querría ser protagonista. Y, salvo por el hecho de que su historia se fundamenta en la disponibilidad de la tecnología del “ansible”, lo que nos propone resulta terroríficamente plausible. Primero, porque las distancias que nos separan de otras civilizaciones avanzadas serán, con toda seguridad, astronómicas en un sentido muy literal; y las condiciones medioambientales en las que vivan tan diferentes, que nunca sería posible un “cara a cara”. Y en segundo lugar, porque creo que la naturaleza humana sería capaz de aceptar las condiciones de esa “compra de personas”, ya que está planteada muy bien para jugar con el conflicto interno entre valores morales y beneficios económicos. De hecho, el relato Space Traders, de Derrick Bell (convertido en guión para un episodio de una serie de ciencia-ficción negra, llamada Cosmic Slop, emitido por la HBO) sospecho que le debe bastante al relato de Pohl.

-Los exploradores del voor, de Poul Anderson.

Cuarenta años después, su propuesta puede seguir teniéndose en consideración como una opción válida a los problemas de su temática: la exploración del espacio. El principio tecnológico del relato, por desgracia, sigue siendo una utopía; pues aún no somos capaces de transferir el contenido de un cerebro humano a un procesador informático, y mucho menos lograr que la clonación física vaya pareja a una imitación de la personalidad del individuo inicial. En cualquier caso el relato, moviéndose entre lo romántico y lo dramático, elucubra con solvencia sobre qué sería de unos seres sentientes “obligados” a una eternidad de autoconsciencia sin todo aquello que los definía. Y plantea una interesante dilema sobre la forma de colonizar exoplanetas.

-Grandes giras de evasión, de Kit Reed.

Ante una temática como la inmortalidad, la autora planteó un remedo de solución, un tanto naïf, al dilema de la vejez. Y aunque su idea podría ser del agrado de muchos, no resultaría práctico (si bien soslaya el problema de la superpoblación de una humanidad inmortal). Al tener como protagonistas a un grupo de ancianos, y sobrevolar alrededor de ellos el sueño de recuperar la juventud, no pude evitar que me recordaran a la película Cocoon (y, de hecho, algún personaje me resultó bastante familiar); pero, a pesar de haber calificado su propuesta como inocente, el trasfondo del relato no deja de ser terrible: el deterioro de la edad, y el desesperado anhelo de conseguir lo que les ha vedado su clase social (porque aquí, como sería de esperar en la vida real, la inmortalidad está solo al alcance de quien puede pagarla).

-Esquemas para tres narraciones enigmáticas, de Brian W. Aldiss.

Inclasificable. Un ejercicio literario que ignoro si alguien había probado antes, o si se han atrevido a imitar después. La temática (el espacio interior), le sirve para explorar la consciencia propia de un modo muy poco ortodoxo. Porque, en ese contexto, creo que la propuesta de Aldiss no puede ser más genial. Como escritor, no se me ocurre mejor manera de describir la manera en que trabaja mi mente, que a través de la sinópsis “improvisada” de un relato; o de tres, como es el caso. Una lectura un tanto lisérgica ante la que nadie puede quedar impasible.

-¿Qué es el hombre?, de Isaac Asimov.

Usando la misma fórmula que lo convirtió en un clásico de la edad de oro de la ciencia-ficción, Asimov se despacha con una vuelta de tuerca irreversible contra los conceptos de su universo literario. Parece lógico que los responsables de la antología pensasen en él para hablar sobre robots y androides… Y eso es lo que hace aún más curioso que, el mayor exponente de la literatura de robots, aprovechase la oportunidad  para escribir su “último relato” sobre el tema; describiendo el discurso lógico que podría llevar a una IA autoconsciente a quebrar sus Tres Leyes de la Robótica. Ese ir en contra de su legado es lo más reseñable de una historia que, como suele ser costumbre en el maestro Asimov, no deslumbra con su prosa.

-Nosotros tres, de Dean R. Koontz.

Para cualquier lector familiarizado con el terror, la presencia de Koontz entre los autores anteriores le habrá resultado tan intrigante (supongo) como a mí, ya que nunca lo he relacionado con la ciencia-ficción. Aunque, desde luego, la temática que le ofrecieron (los niños extraños), suele tender a desviarse hacia lo oscuro y demostrar que la especulación científica no siempre es halagüeña (como el propio Koontz recuerda, al mencionar Más que humano entre las obras sobre la futura evolución de nuestra especie). Y aunque el concepto fundamental de su relato se puede catalogar de “ciencia-ficción blanda”, no tarda en sumergirse en las tenebrosas aguas del terror, con tres niños dignos de asustar a El pueblo de los malditos.

-Ratas espaciales del CCC, de Harry Harrison.

Al igual que Asimov, Harrison colabora en ésta antología con un relato que juega a ser “el último”. Con poco más que tres personajes, y un montón de estereotipos de la opereta espacial (armas desintegradoras, naves espaciales más rápidas que la luz, tecnología imposible…) articula una historia disparatada. Una parodia caústica que busca el corazón del género… para arrancárselo y pisarlo delante de nuestras narices. Aunque, quizás más interesante que el propio relato sea la reflexión final que la acompaña. Pues en ella postulaba Harrison que la space-opera era un género sin futuro y al que se debía enterrar a la mayor brevedad posible, pues ya había dado todo lo que podía ofrecer al desarrollo de la ciencia-ficción. Una condena que podía parecer irrefutable en 1975, cuando se publicó el libro… Y sobre la cual querría saber si meditó dos años después, con la entrada en escena de Star Wars.

-Viajes, de Robert Silverberg.

Todos somos hijos de nuestra época, y eso hace que muchas veces la sensación de familiaridad con un texto fluya en el orden inverso al que debería. Ese es el caso de esta historia de Silverberg, ya que todas las similitudes que pueda encontrar se basarán en obras posteriores a su relato, con casi total seguridad. Para empezar, su planteamiento de universos paralelos me recordó un poco a La tierra larga (salvando todas las distancias en sus fundamentos). Y, como aficionado a las ucronías, debo decir que admiro el trabajo de condensación de ideas que llevó a cabo con este relato. Solo en esas páginas hay bastante material con el que inspirarse para escribir una docena de novelas (aunque, como es de esperar, se dejase llevar por algunos de los tópicos de ese género). Y todo ello con la idea del viaje físico trasplantado al viaje entre universos: el impulso del retorno al hogar que anida incluso en los espíritus más vagabundos.

-El maravilloso y polivalente transmógrafo, de Barry N. Malzberg.

Mientras leía este relato, no dejaba de pensar en qué posibilidad había de que hubiese influído a Philip K. Dick parte de su ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?. Pero luego, revisando la cronología, descubrí que el Órgano de ánimos de Penfield podría ser anterior. En cualquier caso, el temor a que la humanidad pierda el contacto con la realidad (o decida evadirse por completo de un mundo que no le resulta soportable), parece que fue la previsión más evidente para ambos autores. El tema de la máquina incontrolable, en ese aspecto, sigue siendo igual de tenebroso, con la televisión como máximo exponente, incluso sin una revolución en la realidad virtual.

-El humo de su cuerpo se elevó para siempre, de James Tiptree Jr.

Este es el relato que más me chocó de la antología. Quizás porque se vale de un lenguaje “sucio”, que no tengo vinculado con los autores de esa época. Y, además, el narrador deja escapar ciertos toques de obsesión enfermiza que te hacen sospechar del  protagonista. Prefiero pensar que, como justificación de su historia, Tiptree escarba en las partes menos agradables de la naturaleza humana para poder dejarnos con ese sabor amargo al final de la narración; ya que, al fin y al cabo, cuando a alguien le plantean hablar sobre lo que puede quedar después del holocausto, no debe de ser fácil imaginarse un cuadro bucólico. Su reflexión final también es bastante interesante, al especular sobre las razones para el rechazo de los lectores hacia las distopías, y porque reconoce haberse inspirado en algunas ideas de un antiguo parapsicólogo para plantear el relato.

-Algo para nosotros, temponautas, de Philip K. Dick.

Supongo que, si algo define la base de la ciencia-ficción, es la idea de “ir más allá”. Por eso, muchos de sus temas son “el viaje”. Y además de otros mundos y los universos invisibles, el viaje en el tiempo es un clásico desde los inicios del género. Pero cuando el tema se deja en manos de Dick, resulta sencillo saber que no vamos a circular por una trama al uso. Así que aquí nos encontramos con la historia de unos viajeros del tiempo, narrada en clave similar a las misiones de la NASA en la época de la carrera espacial, con un desastre, y unos personajes que se han visto arrastrados a una trampa temporal que hasta el último momento no se revela en toda su crudeza. Un ejemplo de cómo ese espíritu optimista de la edad de oro de la ciencia-ficción se había desvanecido por completo a mediados de los setenta.

Es todo lo que puedo contar, salvo animaros a buscar un ejemplar en alguna biblioteca y comenzar a disfrutar de su lectura. Y, por supuesto, que os atreváis a desafiar a la casualidad, entrando en la librería de segunda mano más cercana.