Distribuir contenido _Blogosfera

Reseña: La Ciudad de las Sombras, de Victoria Álvarez

blog_ Crónicas Literarias - 14 November 2018 - 1:05am

laciudaddelassombrasOctubre de 1985. Ruth, una joven bibliógrafa, se desplazará a Egipto para entrevistarse con la octogenaria Helena Lennox, de la cual está escribiendo su biografía. Mientras contemplan las hermosas vistas del Nilo, le narrará una increíble historia…

Viajaremos al pasado, a una India de los años 20; exótica y llena de peligros, cuando Helena era una adolescente inglesa de diecisiete años. Sus padres deben abandonar Londres para viajar a la India, donde unos compañeros arqueólogos han desaparecido en la misteriosa ciudad fantasma de Bhangarh. El espíritu aventurero de Helena hará que siga sus pasos días después y a escondidas.

La autenticidad de este libro es asombrosa. La autora ha realizado una investigación en profundidad dándole vida a la India para los lectores. Captura los matices sutiles como el olor, la textura y el tono. “Un mercado de flores, tantas que daban la impresión de estar brotando directamente de la tierra”. El esplendor en el que se envolverá nuestra protagonista, le hará creer que es un personaje de leyenda atrapada en un cuento de Las Mil y Una Noches. Mezquitas que parecen alcanzar el cielo. Entre callejuelas estrechas, pasadizos, especias, alfombras y sedas conocerá al príncipe Arshad en su palacio de ensueño. Sabrá sobre la escalofriante leyenda que esconde la ciudad fantasma de Bhangarh… Gracias a las increíbles descripciones de la autora, podemos ser transportados a este lugar exótico y experimentarlo tal como es. En lo bueno y en lo malo. Ya que en ningún momento olvida la miseria junto a un sistema de castas que llevan a la gran mayoría de personas a la discriminación. Recordad que por entonces luchaban por la independencia de los ingleses mientras tenían sus enfrentamientos con los indios musulmanes.

Mentiras y traiciones formarán parte del misterio sin dejar de lado su punto romántico: nos encontramos con un libro juvenil de aventuras en el cual Helena y su amigo Miles se comportan acorde a su edad y sus miedos. No esperéis diálogos increíbles, son chicos jóvenes, Victoria Álvarez entendió que debía estar a su altura y hacerlos lo más realistas posibles, dentro de la personalidad de cada uno. Helena, por ejemplo, es aventurera, descarada, respondona, se siente en cierta forma dueña de su propio destino, eso hará que sus diálogos vayan acordes con ella.

Escrito con una prosa que rebosa naturalidad, pero destacando la gran ambientación creada alrededor de la historia, giros inesperados os sorprenderán. Os quedaréis con ganas de saber más cosas de la India y sus costumbres. El libro en sí es tan bello como la historia. Una obra de arte dentro y fuera con ilustraciones de Lehanan Aida. Hermosa encuadernación en relieve que hace de esta historia un verdadero tesoro en todos los niveles. ¿El final? Seguirá con el misterio ya que es el primer libro de una trilogía.

Abrid sus páginas, perdeos entre ellas, perseguid el rastro del perfume de magnolias y esperad la continuación. Mientras tanto, soñad con palacios, ciudades perdidas, mujeres valientes y príncipes.

Mujercitas

blog_Mar de tinta - 13 November 2018 - 2:14pm
Alguien dijo alguna vez que la vida es demasiado corta para leer todos los libros que quisiéramos. La existencia del lector habitual con cierta amplitud de miras es un conflicto constante entre dedicar su tiempo a las novedades que llaman su atención o hacer lo propio con la interminable lista de volúmenes clásicos los cuales […]

Reseña: Sandman presenta Las Furias, de Mike Carey y John Bolton

blog_ Crónicas Literarias - 13 November 2018 - 1:05am

las_furiasNo creáis que todo lo bueno se perdió. Hay un lugar para la nostalgia, para volver a esas historias tan tremendas que tuvimos en su día (aunque vuelven a estar disponibles y en tapa dura) de aquella tan magnífica serie regular como fue Sandman, del tan aclamado hoy en día Neil Gaiman. Esa esquinita de disfrute, ese lugar se llama The Sandman Presents, una serie de one-shots y miniseries que exploran el mundo de la serie de Vértigo más vendida de la historia. Por que Vértigo lo vale, y por que ECC Ediciones nos lo trae calentito, The Sandman Presents, es un lugar donde volver a dar de lleno con grandes personajes como Lucifer, Merv Pumpkinhead, Las Furias, Tesalia, el Corintio… Y por lo visto más. Tiene que llegar más.

las_furias_0Sandman presenta: Las Furias está escrita por Mike Carey (Lucifer, Hellblazer) e ilustrada con un estilo muy realista y rompedor como el de John Bolton (User, Harlequin Valentine). Las Furias sigue a Lyta Hall en su búsqueda de venganza, redención y una reunión final con su hijo, el nuevo Rey de los Sueños, que será de todo menos lo que ella espera. Una mini sipnosis muy suculenta pero donde hay bastante más cada palabra que se aporta.

Los encantadores mundos que brotaron de la extravagancia que Sandman donó al mundo del cómic, en general, se han dividido en su propio universo y en ocasiones (fuera de Neil Gaiman), van teniendo cada uno de ellos su rinconcito de autor. De lo que cada uno aporta, supongo que bajo revisión de Gaiman, pues muchos de los elementos y personajes han sido extraídos para series e historias (incluso para lo que concierne a DC) tramas curiosas, algunas incluso bastantes desconcertantes y rompedoras. Por eso, a los que disfrutamos de aquella gran serie en su día, nos mola ver que algunas mantienen los ingredientes que la hicieron grande.

las_furias_5Lyta Hall tiene una de las historias más complicadas de la continuidad de los cómics. Os pongo en situación: antes de Crisis en Tierras Infinitas, originalmente era hija de Wonder Woman en Tierra-2. Pero antes de ser adaptada como hija de la súper heroína durante la Segunda Guerra Mundial, Helena Kosmatos era una Furia: un ser poseído y creado por las Euménides, temibles e implacables furias del mito griego encargadas de castigar a todos los que derraman la sangre de sus parientes… Bien. Después de una serie de cambios en el Universo DC, Lyta murió pero fue rescatada e incluida en el Reino de los Sueños, en aquella rarunada por entonces que fue una nueva serie llamada Sandman en los 70s, creada por Jack Kirby y Joe Simon, donde Lyta se casó con su fantasma y se mudó a ese mundo distante. Desaparecida durante años, finalmente dio a luz a un hijo llamado Daniel, que fue posteriormente secuestrado por Morfeo, el Señor de los Sueños.

las_furias_3Con una locura materna llena de venganzas frustradas, Lyta puso en marcha eventos ideados para dar muerte al Señor de los Sueños antes de que su bebé se convirtiera en el nuevo Maestro. Pero eso no ocurrió. Y con el paso de los años, el onírico Daniel devolvió a su madre a la Tierra bajo un hechizo de protección para evitar la venganza de las fuerzas sobrenaturales que había explotado u ofendido; pero Lyta estaba lejos de quedar sana. Sería una Furia por toda la eternidad.

Sandman presenta: Las Furias nos traslada tres años después del dramático drama cósmico del que os he hablado. Lyta es una mujer al límite, bajo observación psiquiátrica, dada a cambios de humor, actos autodestructivos, ataques de furia violenta y depresiones de gran alcance. Está a pocos minutos de ser abandonada y olvidada en una institución. Fuera de toda cordura y obsesionada con un niño perdido que en el mundo físico nunca existió, como último recurso, su médico convence a Lyta para que se una a una compañía teatral. Hecho que cambiará la historia. Su historia.

las_furias_4Elegante, peculiar e inmensamente atractiva si conoces todo lo narrado anteriormente. Uno de los epílogos nominales a lo que el Sandman de Gaiman propuso. Un tomito esencial si amas todo lo que concierne al mejor cómic con tratamiento y mezcla de mitologías que existió y probablemente existe pese a los años pasados.

Reseña: Laïyna, de Pierre Dubois y René Hausman

blog_ Crónicas Literarias - 12 November 2018 - 1:05am

LaiynaAnoche terminé uno de los más bellos álbumes fantásticos de cómic europeo que he leído, del año y diría que en mucho tiempo… Teniendo en mente aquella gran joyita de edición que también publicara Norma Editorial, El Gran Poder del Chninkel, de Van Hamme y Rosinski, allá por enero de 2017. Ahora, otra recuperación de un maravilloso relato de Fantasía con el magistral toque personal de Hausman como así atestigua la editorial y cosa que corroboro. ¡Qué maestría! ¿Cómo no apreciar la belleza de un cómic, de una historia fantástica diferente que llama la atención a los ojos incluso del no lector? Homenajes, joyas entre el fango a las que rescatar en el gran momento comiquero que vivimos. El talento de un artista, de un Laiyna01storyteller con el don de la imaginación; crear una trama en la que perdernos, soñar, imaginarnos allí o sufrir junto a los protagonistas… Una extraordinaria historia otorgada por especialistas de la BD como son Dubois y Hausman.

Si hace tiempo que no te ocurre, si quieres ser llevado por hadas, enanos, leprechauns, sumergirte en una atmósfera fantástica al estilo de films como Cristal Oscuro, Dentro del Laberinto o incluso Willow; estos dos álbumes, recogidos ahora en un integro tomo de tapa dura al estilo europeo.

Pero cuidado, no hay humor contundente aquí (cada cual su pelea), Laïyna es una historia, en muchos momentos, oscura y cruel. Con personajes que evolucionan a todos los niveles, envejecen o mueren, y todo esto ante los asombrosos ojos de un lector (yo, y posiblemente tú) encantado con el virtuosismo gráfico y narrativo que desprende la obra. Una historia de Fantasía pero con una enorme dosis de realismo en lo que respecta a la maldad del hombre como dueño de lo que no le pertenece.

Laiyna04¿Fantasía oscura? Podría ser un buen término para describir Laïyna. Hermosa, oscura, amada y odiada. Un díptico difícil de interpretar para algunos, el mismo que nos engatusa a los que amamos el mundo de los elfos, gnomos, dragones, hadas y seres antiguos, que son los encargados de criar a la pequeña Laïyna. Los hombres vienen a destruirlo todo. Algunos supervivientes escapan en último término para llevar la fantástica civilización del bosque a un lugar seguro. Laïyna aprendió el saber y todas las maravillas de los elfos. Por qué los dragones escupen fuego. Por qué las sirenas tienen cola de pez. Pero también aprendió a defenderse como una paladina de los bosques, el gen de unos padres luchadores recorren sus venas. Laïyna, hija de siervos, quedó huérfana muy pronto, sin embargo, parece nacida para liderar, arma en mano, a los seres faéricos, instruida por los grandes ritos mágicos desde su adopción. Ahora toca ponerse en la línea de batalla, ante la locura destructiva de los hombres que pretenden alterar la armonía de nuestra madre Tierra.

Laiyna05Pierre Dubois, legendario narrador de leyendas, y René Hausman, excelente iluminador de fábulas, crean en Laïyna un relato inolvidable. ¿Hay algo más poderoso que tener ese don ya sea con la narración o el dibujo, ese poder de trasladar a otras mentes a mundos distantes o hacerlos viajar en el tiempo de forma constante con una obra ilustrada?

Los diseños son preciosos, la historia atractiva, un regalo, una lectura obligatoria que Norma Editorial pone a disposición de ese lector selectivo de buenas historias en cómic europeo. Unas viñetas apoyadas en ese estilo caricaturesco y marionetero que tan bien mostró al mundo nuestro amado Jim Henson, el cual Laiyna02os aseguro que se enamoraría de Laïyna desde el minuto uno.

Un magnífico cómic. Un cruce entre heroica y fantástica, un deleite de aventura, una recomendación muy propia del señor Koreander (La Historia Interminable), íntimo amigo mío en mis sueños y en las noches que busco lecturas como gran adicto al género fantástico.

Escoria estelar IV

blog_ sevillaescribe - 11 November 2018 - 10:52pm
IV


De camino a la nave, contento por el dinero que me había ahorrado en el enmascarador, e ignorando las quejas de Roy porque decía que aquello no era lo que él había pedido, nos cruzamos con Ralphie y El Grumete, que también habían cumplido con su parte. Si a nadie se le ocurría montar una fiesta en la órbita de algún prostíbulo de ruta sideral, teníamos suficiente para una buena temporada. Aquellos dos también se quejaban de que les había dado poco dinero para todo lo que habían tenido que comprar, y que el material acopiado prometía más disgustos que satisfacciones. A fastidiarse tocaban, uno no monta un imperio comercial galáctico de la nada si no es a base de apretarse el cinturón y ahorrar lo máximo en todo lo que se pueda.

Llegamos al espaciopuerto poco después, junto a mi Lola. La rampa de carga estaba abierta, y allí se encontraba Words de brazos cruzados y con esa expresión que suele poner cuando tiene que decirme algo que no quiere decirme. No estaba para disgustos, llevaba un buen rato de buen humor y no me hacía ilusión perderlo, así que me tomé un par de calmantes antes siquiera de que me dirigiera la palabra.
―Capitán…
―¡No! ―alcé la voz, por si con el gesto de mi mano no fuera suficiente.
―Pero tienes que escucharme, esto es importante.
―No, ahora quiero tranquilidad. Esperaremos al cerdo de Wallnuts y nos marcharemos en cuanto llegue. Ya tendrás oportunidad de crisparme los nervios más adelante. Si ha habido algún problema con las armas, ya nos arreglaremos de alguna manera.
―No es eso, aunque si me hubieras dado más de dinero seguro que hubiera podido conseguir algo mejor.
―Otro con el tema del dinero. ¡Que hay que ahorrar, maldita sea! ¿Ves? Ya me estás crispando. No sigas por ahí, al menos hasta que nos hayamos marchado.
―Es que no nos podemos marchar ―me dijo cuando ya estaba a mitad de la rampa. Me detuvo en seco―. Bueno, al menos por ahora.
―Dawn, más calmantes, por favor.
―Si empieza a este ritmo, capitán, poco le van a durar los calmantes. ―Lo fulminé con la mirada―. Pero aquí tiene, son todo suyos.
―Gracias ―mascullé―. Habla ―volví con el comodoro.
―A ver cómo te digo esto…
―Preferiría con sutileza, pero es algo que no has conocido en toda tu maldita vida. Habla de una vez y acabemos cuanto antes.
―Me han estado siguiendo ―me relajé por un momento―. Me di cuenta a poco de salir del espaciopuerto y estuve intentando buscarle las vueltas para pescarlo, pero al final lo perdí.
―A nosotros también nos han estado siguiendo ―soltó Roy con su voz maquinal.
―¿Cómo? Y por qué demonios no me lo dijiste antes.
―No le di mayor importancia. Además, fue sólo un momento y después también se perdió.
―¿Que no le diste mayor importancia? Pero… ―Ya me estaban llevando al borde de un nuevo ataque, pero en esta ocasión no lo iban a conseguir. Respiré hondo―. Está bien, no pasa nada ―no me lo creía ni yo―, volvamos a la nave y ya hablaremos de ello con más tranquilidad cuando llegue Wallnuts y nos marchemos, eso no es ningún impedimento para que lo hagamos, no sé por qué has tenido que alarmarme innecesariamente.
―No, lo de que no podemos marcharnos no es por eso, te lo he dicho por aquello de contar primero lo menos malo. ―Estaba a punto de reírse o algo, pero se contuvo, sabía que lo hubiera frito con el láser allí mismo―. El tema es otro.
―¿Algún problema con la nave?
―No.
―Alguien con quien tenemos alguna cuenta pendiente y que ha hablado con las autoridades portuarias para que nos bloqueen, entonces.
―Tampoco.
―Te está haciendo gracia esto, ¿verdad?
―Hombre, un poco sí. Pero por respeto no me voy a reír.
―¡Habla de una maldita vez, imbécil!
―Ernst de Weiss no está a bordo. Al parecer se marchó con el mono un rato después de que lo hiciéramos todos los demás. ―Casi me arranco uno de los bolsillos tratando de sacar el comunicador.
―¡Félix! ¡Félix!
―¿Qué? ¿Qué?
―¿Dónde está Ernst de Weiss?
―¿No se lo ha dicho ya el comodoro? Se marchó un rato después de que lo hiciera usted, mi querido capitán, hará de eso poco más de unas tres horas estándar. No me dijo dónde iba ni nada parecido. El mono Carballo se fue con él.
―¡Y por qué no se lo impediste o nos avisaste!
―¿Me dio orden de que lo hiciera? Yo no lo recuerdo.
Estrellé el comunicador contra el suelo y grité, grité hasta casi quedarme afónico, maldiciendo a todas las generaciones pasadas, presentes y futuras de aquella panda de impresentables que por fin había conseguido que me diera otro ataque. Por suerte, y por los calmantes que ya me había tomado, aquello no llegó al colapso, pero a punto estuvo.
―¡Las armas! ¿Dónde están las armas pesadas que has comprado?
―Ahora mismo las traigo. ―Words salió corriendo a por ellas mientras los otros dejaban en la bodega de carga lo que habían traído.
Tres horas estándar era tiempo suficiente como para que Ernst de Weiss hubiera sido ya raptado, vejado, vendido o consumido por cualquier entidad con querencia por los humanos tiernos y a poco hacer. No había tiempo que perder, mucho dinero, mi honra y mi prestigio estaban en juego.
De nuevo todos juntos, Words repartió las armas. Aquello parecía ser los restos de un arsenal pre imperial o de alguna obsoleta fábrica del borde exterior.
―¿Pero esto qué mierda es?
―La mierda que he podido comprar con el poco dinero que me has dado.
―No sigas, no sigas por ahí o te aseguro que las pruebo todas contigo.
―Vale, no sigo.
―Señores, si es que se os puede llamar así, esto es de una importancia capital, así que dejaros de vuestras estupideces habituales, quiero seriedad y plena dedicación. Nos vamos a dividir para buscar al maldito heredero, que espero aún sea al menos reanimable o clonable o lo que sea, porque si yo me juego mi honor, vosotros os jugáis la vida… ―traté de darle fuerza a las palabras con una mirada asesina, aunque no sé si lo conseguí―. Roy se quedará aquí con ese engendro cuántico del que no quiero ni oír hablar, esperando a la llegada de Wallnuts e investigando todos los despegues que se hayan realizado en las últimas tres horas estándar y en adelante. Quiero el destino y la carga declarada de toda nave que haya salido de este miserable planeta, ya sea desde este espaciopuerto o desde cualquier otro punto de su maldita geografía. ¿Entendido, Roy?
―Por supuesto, capitán.
―Confío en ti, no te dejes nada sin rastrear. Luego, cuando llegue Wallnuts, que te lleve a los sitios que él suele frecuentar: sadotoriums, coliseos orgásmicos, salas de relax y prostíbulos más o menos comunes, aunque seguro que de estos últimos conoce menos.
―Apuntado.
―Tú, Ralphie, irás con El Grumete a toda taberna, sideopub, bar o cualquier sitio en el que ese borracho haya podido entrar en busca de una copa. Después iréis a salones de juego, timbas de groy y otros negocios del azar a los que me imagino también será aficionado nuestro amigo. No aceptaré excusas de que os sorprendieron ni nada parecido. Si hace falta, se dispara antes de preguntar, y si no hace falta, también. O volvéis con él, o no volvéis, ¿entendido?
―Entendido, capitán.
―A sus órdenes.
―Words y yo barreremos todos los negocios de trata de esclavos, delicatesen para razas antropófagas, tratantes de órganos y pieles, y salas de tortura recreativa. Y repito, las armas a mano por si hay que hacerlo por las bravas. Si la cosa se le pone fea a alguien, que avise a los demás y todos iremos allí a ayudar, si es que con esta mierda se puede ayudar en algo ―miré a Words; éste se encogió de hombros―. Sorprendedme para bien de una maldita…

―¡Capitán! ―me interrumpió El Grumete.
Siguiendo el trazo de su mirada, me topé con una figura pequeña que daba bandazos en nuestra dirección: una sonrisa ebria con un gracioso salacot rojo y un uniforme a juego a la que sólo por esa vez, y sin que sirviera de precedente, me alegré de ver.
―¿Los monos transgénicos también beben? Vaya cogorza que lleva ―se rió Dawn; yo no le veía la gracia por ningún lado.
El bicho tardó en llegar a nosotros porque, aunque en línea recta el camino que nos separaba era corto, en el vertiginoso carrusel de su mente intoxicada las líneas rectas no existían. Lo dejamos acercarse hasta pararse frente a mí en precario equilibrio. Luego me sonrió una vez más, vomitó sobre mis botas, y se desplomó sobre su vómito. Ya me quedaba claro por qué Ernst de Weiss lo había calificado como magnífico compañero; compañero de borracheras, se entiende.
―¡Vamos, reanimad ahora mismo a este engendro! ―ordené mientras trataba de limpiarme la bota sobre él  y de paso me daba el gusto de patearlo un poco.
Roy trajo un potente estimulante intravenoso, el mismo que usamos cuando alguno de nosotros se pasa con la bebida o tiene un paro cardiaco, y se lo inyectó. Por desgracia, no pensó en que la dosis habitual para uno de nosotros podría resultar excesiva aplicada a un animal de un décimo de nuestra masa. Su reacción fue instantánea. Abrió los ojos, tembló, tuvo espasmos, y luego dio un salto hacia mí dando chillidos. Yo lo aparté de un manotazo antes de que me alcanzara, aterrizó sobre Words y le arañó la cara, después saltó sobre Dawn que, manoteando para quitárselo de encima, cayó al suelo, hasta que el bicho lo dejó en paz para seguir dando saltos y haciendo cabriolas, volteretas sobre el casco de la nave, uno que pasaba por allí, y mil y una acrobacias espásticas que por fin lo cansaron y lo dejaron con la lengua fuera frente a nosotros.
―¡Será hijo de puta el bicho! ―se quejaba Words mirando la sangre en sus manos.
―Eso para que aprendas a reírte de mis aversiones ―me vengué. Luego apunté con mi arma al mono―. ¿Te vas a estar quieto de una vez? El animal alzó los brazos pidiendo tregua y dio un paso hacia mí―. ¡Ni se te ocurra! Y ahora dime, ¿dónde está tu amo? ―Se tocó la garganta e hizo una serie de gestos.
―Creo que quiere su holopantalla ―aclaró Roy.
―Tráesela.
Una vez con el dispositivo en la mano, nos informó: “Se lo han llevado”.
―¿Que se lo han llevado? ¿Quién? ¿Adónde?
“No lo sé”, pudimos leer.
―Al menos te acordarás de dónde pasó.
“Más o menos”, se rio por primera vez desde su desplome sobre mis botas.
―¡Pues llévanos allí! ¿A qué estás esperando?
El mono se puso en marcha y nos hizo señas para que lo siguiéramos.
―Roy, tú te quedas aquí a esperar a Wallnuts; los demás, conmigo. Preparad las armas.


Como ya me imaginaba, el lugar a donde nos llevó estaba en el centro de la conocida como “zona ebria” de Pisarat II, una amalgama de negocios para borrachos amontonados unos sobre otros, algo muy práctico cuando apenas puedes dar dos pasos seguidos pero no tanto cuando buscas algo o al alguien. El garito elegido por el heredero, supuse que el enésimo de la ruta que siguió ese día, era uno conocido como “El séptimo asteroide”, una tasca vil y maloliente de esas en las que nunca estás seguro si el barman quiere emborracharte o más bien envenenarte para vender tu cadáver después. El cargado ambiente interior estaba poblado por una mezcolanza de razas y especies como sólo en Pisarat II puedes encontrar, la mayoría delincuentes de mayor o menor pelaje, cazarrecompensas, prófugos imperiales y toda suerte de individuos altamente peligrosos capaces de acabar con Ernst de Weiss en un suspiro por cualquier nimiedad que pudiera considerarse ofensiva. Mal empezábamos, sobre todo teniendo en cuenta el precario armamento con el que el ceporro de Words nos había pertrechado, una basura comparado con el muestrario de surtidores de muerte hipertecnológicos que allí había. Quién dijo miedo.
         Me acerqué a la barra para preguntar al barman, una especie de babosa multitentacular cuyas características lo hacían ideal para trabajar en ese tipo de negocio.
         ―Hola, amigo, ¿reconoces a éste? ―señalé al mono. Su reacción fue instantánea.
         ―¡Boñiga de bontag! ―medio pronunció con lo que debía ser su boca, un agujero baboso rodeado de seudópodos, al tiempo que, de no sé dónde, sacaba un arma con cada uno de sus tentáculos para encañonar al mono.
Como éste se ocultó detrás de mí, el encañonado fui yo. Por mi parte también alcé el arma para encañonarlo a él, al igual que Words, Dawn y El Grumete. Otro camarero también sacó su arma para apuntarnos a nosotros, y así, como en una reacción en cadena, todos los presentes sacaron sus armas para amenazar a sus respectivos enemigos, declarados o no, al espécimen por el que sintieran más aversión, o simplemente al desconocido que tenían más cerca.
―Está bien ―respiré hondo―, tranquilo todo el mundo. Parece que hemos comenzado con mal pie, nada que no se pueda solucionar con un poco de charla civilizada.
―Quiero que te lleves eso de aquí ahora mismo ―dijo el barman sin dejar de apuntarme.
―Te comprendo, yo soy el primero que no quiere tener nada semejante a menos de un año luz de distancia. Por desgracia, es mi carga hasta que termine con el encargo que tengo entre manos. Ahora lo que ando buscando es la otra parte de mi carga, el que venía con el mono, un humano de no mucha estatura, con más pelo en la perilla y el bigote que en la cabeza, y que seguro te ha hecho ganar dinero bebiéndose todo lo que hayas tenido a bien ponerle por delante. Si me dices dónde está, o dónde puede estar, te estaré eternamente agradecido y me marcharé de aquí llevándome este engendro conmigo y asegurándome de que no lo vuelvas a ver en toda tu vida.
―Te he dicho que quiero que te lleves eso de aquí. Y también quiero que te largues tú, ahora mismo.
―A ver, a ver que parece que no nos estamos entendiendo.
―No, el que no entiendes eres tú: ¡lárgate y llévate al mono! Si no, te volatilizo.
―Bien, ya te he dicho que entiendo tu postura. Además, veo que eres un negociante serio y con arrestos, con lo cual te has ganado mis respetos. Pero no sé si te has dado cuenta de que somos unos cuantos los que también te estamos apuntando, no sólo yo, y el que me volatilices, si es que lo haces antes que yo a ti, no va a evitar que éstos te den lo tuyo. ¿Comprendes? ―se lo solté todo junto, sin respirar; quién dijo miedo.
―¿Estás de broma? ―dijo entre risas―. Ni aunque vuestras armas fueran algo serio y no la mierda que tenéis en vuestros rígidos y escasos tentáculos, me impresionarías.
Aquello me escamó y empecé a sospechar por qué. Pero no tuve mucho tiempo para pensar en ello, el cañón de plasma que llevaba entre las manos empezó a ronronear y a calentarse de forma sospechosa. Miré al señalizador de carga y al aviso de error y fusión inminente. Había que reaccionar rápido.
―Está bien, me has convencido, me rindo. Ten mi arma ―se la arrojé.
―¿Cómo? ―dijo recogiéndola con el único tentáculo que le quedaba libre. Estaba claro que tenía mucho más valor y arrogancia que inteligencia.
―¡Todos al suelo! ―me lancé en plancha.
La explosión fue ensordecedora, los fragmentos del barman saltaron por todos lados al tiempo que comenzaba un tiroteo generalizado y a quemarropa que duró un buen rato. Yo me oculté bajo el cadáver de uno de los primeros en caer, un ser peludo de casi tres metros de alto que funcionó como excelente cobertura. Desde allí abatí con mi láser a un par de tipos que se cruzaron en mi campo visual, y también pude comprobar cómo los chicos se batían el cobre a las mil maravillas a pesar de la inferioridad tecnológica manifiesta de nuestras armas. Eso sí, al menos las suyas no explotaron, aunque no las tuve todas conmigo hasta que todo terminó y desconectaron los sistemas de recarga.
Todo había salido bien, mis muchachos estaban todos vivos y enteros, y no quedaba allí nadie que pudiera hacernos frente. Desarmamos al resto de supervivientes y los encerramos en el almacén que se abría tras lo que quedaba de barra. Después cambiamos la chatarra con la que habíamos combatido por aquel surtido de armas de verdad que había junto a los cadáveres o aún aferrados por los restos de apéndices de algunos de ellos. Cada uno cogió lo que pudo y quiso, yo me hice con un boonizador turano que debía valer casi una décima parte que mi Lola.
―Esto está mejor ―dije mirando con deleite aquella maravilla―. Y ahora no hay tiempo que perder, hay que buscar al barman antes de que vengan las autoridades, que seguro ya han sido avisadas.
―¿Al barman? ―preguntó Dawn.
―Muchacho, ¿por qué crees que el tipo se mostraba tan desafiante? ¿Simplemente porque era un imbécil? Pues no, además de un imbécil era un tansuur, uno de esos bichos raros capaces de renacer de uno de sus trozos, por muy pequeño que sea. El problema ahora es adivinar de cuál de los muchos que hay por aquí lo hará.
―Yo ni siquiera sé qué trozos son suyos y cuáles de otros ―dijo Words sosteniendo un jirón de gelatina chamuscada frente a sus ojos.
―Pues como no lo hagamos, habremos perdido la pista y al heredero, así que vosotros mismos.
Sentí que algo me tiraba de la pernera. Cuando miré hacia abajo, vi al maldito mono sonriéndome. De la impresión, di un salto que me encaramó a una de las pocas mesas que aún quedaban en pie.
―¡Que no me toques! ―grité.
Luego me fijé mejor, pero no en el mono, sino en el trémulo trozo de carne que tenía en la mano. Todos nos quedamos mirando cómo aquello, poco a poco, se transformaba en una versión reducida del barman.
―Capitán, esto me trae a la memoria una leyenda atemporal…
―Déjate de historias raras, que no tenemos tiempo ―callé al Grumete―. Ya es nuestro. Marchémonos de aquí ahora mismo.




Aquí todas las entregas publicadas en este blog. 

Publicado originalmente en La consulta del doctor Perring



Leer más...

Jornada de la TerBi: Foto de la entrega del premio a Ángel Rodríguez Sánchez

blog_ Noticias CF - 11 November 2018 - 5:36pm
Foto de la entrega de la mención de reconocimiento a Ángel Rodríguez Sánchez por su colaboración con la TerBi, elaborando los trofeos que se entregan en el certamen de la TerBi y en los premios honoríficos
  Ricardo Manzanaro Arana, de pie e interior

Fotos de la Jornada de la TerBi

blog_ Noticias CF - 11 November 2018 - 5:32pm
Fotos de la Jornada de la TerBi de ayer1. Foto de la gente que asistió a la jornada, que fue mucha, especialmente para ver la presentacion de Ruben, que luego estuvo firmando libros un rato
2. Presentacion de "La influencia de lo oculto" de Ruben Ramirez y con el editor Joseba Paulorena3 y 4.Foto de los dos autores que presentaron libro, Juan Manuel Sánchez Villoldo, Ruben Ramirez, de Joseba Paulorena, editor de las dos novelas en ec.o ediciones y del homenajeado Angerues Rodriguez Sanchez. Los tres primeros llevan precisamente placa realizada por Angel Rodriguez

 una o varias personas e interior 1 persona, sentado, teléfono, tabla e interior 2 personas, personas de pie e interior 4 personas, incluido Juan Manuel Sánchez Villoldo, personas sonriendo, personas de pie e interior

Premio especial honorífico TerBi a Ángel Rodríguez Sánchez

blog_ Noticias CF - 11 November 2018 - 3:00pm

La TerBi ha decidido ofrecer un premio de agradecimiento de la TerBi por su labor realizando los estupendos premios que entrega la TerBi y sus otros objetos como pines y otros. 
Aqui una foto de la entrega a Ángel Rodríguez Sánchez (Angerues Rodriguez Sanchez) del premio
 Ricardo Manzanaro Arana, de pie e interior

Premio TerBi Honorífico "in memoriam" a Domingo Santos

blog_ Noticias CF - 11 November 2018 - 2:57pm
La TerBi decidió hace poco otorgar su premio honorifico a Domingo Santos por su gran labor en pro de la cf. Lamentablemente, tras comunicárselo Juan José Aroz, tres dias después falleció. Hemos decidido dárselo in memoriam. En esta foto la intervención de Juanjo hablando de Domingo Santos durante el homenaje que hicimos durante la jornada
 1 persona, sentado e interior

En defensa del altar de la victoria, de J.F.P.R. Tales

blog_ Athnecdotario incoherente - 11 November 2018 - 11:58am

Por Soraya Murillo.

 

Roma, verano de 384.

Una ciudad donde las prostitutas y afeminados hacían negocio repartiendo placeres y enfermedades por igual, se jugaba a los dados o al tres en raya, con apuestas que conducían, en muchos casos, a la esclavitud o a la muerte. Donde tahúres, magos, alcahuetas y curanderos ofrecían sus servicios. En esos tiempos, los romanos se dividen en cristianos y creyentes de los antiguos dioses, todos conspirando para llegar al poder de un imperio que, poco a poco, se va desmoronando. Esto traerá grandes cambios.

Mientras que el Imperio Romano se fracciona en tres partes, cada una regida por un emperador, los hunos buscan territorios donde asentarse, llegando aquí probablemente al ser expulsados de sus tierras y amenazando las fronteras del Imperio. La nación goda (tribus germánicas) pactan con Roma para establecerse en las provincias de Mesia y Tracia. A cambio de territorio protegían la zona, sirviendo en el ejército romano. Hasta que vieron que podían ser ellos los amos…

El cristianismo goza del respaldo de los emperadores, primero con el edicto de 313 y posteriormente con su imposición definitiva con el edicto de Tesalónica de 380. Pero un grupo de senadores urden un plan para conseguir que el joven Valentiano II ayude económicamente a los cultos paganos y restituya la estatua de la diosa Victoria. Unos monjes destruyen un santuario dedicado a la diosa Diana, en lo profundo de un bosque.

Vais a leer la historia de la definitiva desaparición del paganismo bajo Teodosio.

Los libros no deberían escribirse para contentar lectores, siempre deben de pertenecer al autor. El escritor al que vais a leer es licenciado en Historia, narró basándose en sus propios conocimientos, no queriendo en sí agradar a nadie, sino exponer lo que ocurrió destacando su punto de vista. Puedo decir con ello que es un libro muy honesto. Rehace situaciones, inventa personajes dentro de otros reales para desarrollar una historia llena de acción y que el lector no pierda interés o le abrumen los hechos históricos. Me ha sorprendido gratamente la forma con que lo ha narrado, un estilo pulido muy parecido a cómo se escribía la literatura clásica. Como una introducción, os diré que en el Bajo Imperio había un sinfín de cultos y entre ellos el cristianismo. El cristianismo es un credo monoteísta y por tanto excluyente, aunque la propia doctrina en sí no, por eso tuvo problemas desde un principio donde se les acusó del incendio de Roma en tiempos de Nerón o cuando, por ejemplo, no aceptó los cultos imperiales que otros no tenían problema para hacerlo, como se puede ver en la famosa carta de Plinio el Joven a Trajano sobre cómo tratar a los adeptos de esta religión. Pero eso ya lo dejo ahí, pues es un tema con mucha complejidad. También el autor toca algunos asuntos refiriéndose al sincretismo que se dan en las religiones, es decir, lo que una toma de la otra, ya sea para adaptarse o por influencias.

Los romanos tenían una gran conciencia de ser romanos, por eso algunos creían que no debían abandonar a los antiguos dioses, pues, al hacerlo, al dejar de lado los antiguos cultos, no protegían Roma.

Entre libros griegos que describen lugares donde existen plantas con forma de mujer que devoran hombres o sitios misteriosos más allá de las columnas de Hércules, templos cuya sangre de sacrificios mancha el mármol blanco, los cristianos hacen propaganda de su doctrina. J.F.P.R. Tales moverá unos personajes con una historia pasada y futura, hilará historias, algunas humorísticas que me recordaron a las andanzas de Quijote y Sancho. Otras, en cambio, serán bélicas, religiosas e incluso místicas. Vivencias de cada uno de ellos, romanos y godos, así como la nueva fe cambiará a sus amigos y antiguos esclavos.

Con un vocabulario muy rico nos adentra en el comportamiento de los primeros cristianos, la lucha de diferentes religiones por mantenerse y con ellas el poder del Imperio. También nos hará cuestionar lo endeble que es todo lo que nos rodea.

Página a página nos acercará hacia el final, a la espera del dictamen del emperador, pero no por eso abandona lo sobrenatural, de la mano de la bruja Equilona.

Una gran novela histórica bien documentada, grandiosamente bien escrita y en la cual, si nos detenemos un momento a pensar, mucho de lo que nos narra lo estamos viviendo actualmente con las doctrinas políticas totalitarias.

Tal vez sea por eso que dicen que la historia, por muy antigua que sea, está condenada a repetirse.

Muy buen libro que os recomiendo. Sí, en España se escriben grandes obras. Aquí aplaudo una de ellas.

https://www.casadellibro.com/libro-ibd-en-defensa-del-altar-de-la-victoria/9788417382001/6563286

 

 

Reseña: La Catedral de la Luz, de Rubén Laurín

blog_ Crónicas Literarias - 11 November 2018 - 1:05am

lacatedraldelaluzLa Catedral de Magdeburgo fue una de las primeras catedrales góticas de Alemania. Oficialmente, es la catedral de los santos Mauricio y Catalina. Allí puede contemplarse la efigie de un caballero medieval de rostro negro. La pregunta que se hace nuestro autor es: ¿qué llevo a un escultor del Siglo XIII a representar un santo como un hombre negro? De ahí surge la novela que vais a leer. Una narración histórica en la cual se mezclarán personajes ficticios y reales. Rubén Laurín se adelantará en el tiempo a varios hechos y fechas para situar mejor su historia.

Los Alpes galos, verano, 285 d.C. El emperador romano Maximiano envía al centurión Mauricio y a su cohorte tabana a una misión al otro lado de los Alpes. Todo dará un giro con un nuevo mensaje del emperador. Una profetisa le revelará el misterioso futuro que le espera al centurión.

1215. Faltan doce años para que los caminos de unos jóvenes, Moritz, Helena, Ansgar, Gotthart y Matilde se crucen en Magdeburgo.

1219. Moritz, un superviviente de la tribu Wendo, la cual atacaron los sajones matando a toda su familia, encuentra en la escultura su forma de olvidar la matanza. Esa habilidad no pasará desapercibida al constructor de catedrales Bohnsack, que se lo llevará con él para la maravillosa construcción del templo sagrado. De París llega un reputado escultor, entre ambos comenzará a tejerse una peligrosa rivalidad que empeorará cuando ambos se sientan atraídos por Helena, la hija del constructor. Todos ellos pronto sabrán de Matilde, una mujer con un don muy especial.

Ante la atenta mirada del arzobispo de Magdeburgo la catedral empieza alzarse ante el sudor, hambre y accidentes de los trabajadores. Usaban palancas y poleas, andamios. No tenían la soberbia de la ingeniería romana, pero levantaban templos majestuosos con decoración en relieve. Entre cambios de estaciones, hermosas vidrieras de colores, grandes bosques y guerras, conoceremos la vida pasada y presente de los principales protagonistas…

Una novela ficticia con hechos y algunos personajes reales, en la cual destacará el pertenecer a diferentes clases sociales o los castigos a las madres solteras.

Me gustó la novela. Más allá de la construcción de la catedral se narran las vidas de las personas. En ellas recae todo el peso narrativo. En ningún momento os abrumaréis con los datos históricos, ya que estos son pocos y bien centrados. La vida misma, tal cual, en la Edad Media, alrededor de la fe y la superstición. Con todo lo que eso conlleva: odios y venganzas. Unos morirán y los nuevos nacimientos ocuparán su sitio. Por que al final es la piedra la que posee la eternidad.

Se comenta mucho sobre la cólera de Dios, pero yo pregunto: ¿es la ira de Dios o la de los hombres?

Vivir

blog_ Películas y libros míticos - 11 November 2018 - 12:45am

Hoy es lunes. Da igual que sea lunes. A las cinco cincuenta suena la alarma del móvil. Has abierto los ojos y te has sentado al borde de la cama. No quieres moverte. Hace tiempo que no tienes ganas de vivir. Te levantas y vas al cuarto de baño. Evitas mirarte al espejo. Te desnudas de espaldas a él. No quieres verte porque ya no te reconoces. Bajo el agua caliente relajas tus músculos. Te liberas. Sabes que es lo más cerca que estarás de la felicidad en todo el día.  Has metido todas tus cosas en el bolso. Ya tienes el abrigo puesto. Abres la puerta y sales. Te detienes en el rellano. ¿Llevas todo? Las llaves, el móvil, el monedero. Parece que lo tienes todo. Tomas el ascensor y sales a la calle. Allí te asalta una duda. ¿Te has tomado la pastilla de la depresión? Tienes que volver a comprobarlo. La olvidaste.Otra vez en la calle. Te diriges hacia el metro. La gente camina rápido. Tú también, pero  miras hacia abajo mientras lo haces. Qué graciosa, imita al abuelo-  decían cuando eras niña.En el suelo ves un papel escrito a mano. No puedes evitar cogerlo. ¿Crees que son mensajes en una botella? ¿Qué alguno irá dirigido a ti? Los príncipes azules no existen. Pero siempre te agachas. La mayoría de las veces son listas de compra o anotaciones incompletas. Éste no. Te emocionas al leerlo.«Te espero mañana a las seis en C/ México, 66. No lo olvides».Doblas el papel cuidadosamente y lo guardas en el pequeño bolsillo interior del bolso. No quieres perderlo.En la oficina buscas la dirección en Internet. Joder. Hay que cruzar toda la ciudad para llegar hasta allí. Pero lo harás. Cada día.Porque no has querido ver que «mañana» podría haber sido ayer o anteayer o hace un año. Porque en la ciudad hay una calle del mismo nombre y en la Comunidad hay dos más. Has empezado por la que está más lejos.¿Te has dado cuenta?Ahora tienes algo por lo que vivir.

La tempestad, Calibán y la monstruosidad del Otro

blog_ Rescepto Indablog - 10 November 2018 - 12:48pm
William Shakespeare no siempre gozó del exorbitante reconocimiento del que disfruta hoy en día dentro de las letras inglesas. Aun siendo un autor muy popular en su propia época, su estrella declinó durante los siglos XVII y XVIII y solo empezó a verse encumbrado de nuevo con el auge del romanticismo a principios del siglo […]

Tiempo de caza, de José A. Bonilla

blog_ Athnecdotario incoherente - 10 November 2018 - 10:00am

Por Jorge Herrero.

Tiempo de caza es una novela que contiene todos los elementos para hacer de esta historia una lectura adictiva. Tiene viajes en el tiempo, aventuras a cada cual más sorprendente, grandes misterios y revelaciones que harán que el lector no pueda dejar de leer hasta llegar a la última página.

El autor ha pasado del steampunk de su anterior novela, Sombras de metal, al tecnothriller con el más puro estilo del mejor Michael Chrichton. Pero no se queda solo en eso, si no que también se notan las influencias de las novelas de aventuras clásicas, tomando referencias de gente como por ejemplo Ray Bradbury, más concretamente de su relato El sonido del trueno, por destacar alguna de las más evidentes. Las demás las tendrán que descubrir los lectores que se adentren en esta apasionante novela.

Como digo, Tiempo de caza es una historia de viajes en el tiempo principalmente, pero como verá el lector, va mucho más allá y no se queda solamente en eso. Es una novela rica en detalles, donde se nota el trabajo del autor en temas de documentación, para dotar de cuerpo a la trama y hacerla más creíble, teniendo en cuenta que es una novela de ficción. Es una historia que atrapa al lector desde la primera página. José A. Bonilla se toma su tiempo para presentar a los distintos personajes que irán saliendo, la información esta dosificada de una manera muy lograda y acertada, logrando captar la atención del lector y mantenerlo enganchado, deseando saber más sobre la trama, lo que le hará que no suelte el libro hasta acabarlo.

Puede parecer que otra historia de viajes en el tiempo no vaya a aportar nada nuevo al género, pero como el lector descubrirá leyendo Tiempo de caza, no es otra novela más. El autor ha sabido dotarla de entidad, con un estilo propio como ha hecho con sus anteriores novelas. Está escrita de una manera amena, pero a la vez está bien elaborada, con momentos más tranquilos que se alternan con otros donde la acción no da ni un solo momento de respiro, tanto a los protagonistas como a los lectores, teniendo como resultado una trama bien equilibrada. Una de las cosas a destacar es la parte dedicada a los viajes en el tiempo; se nota que el autor ha trabajado mucho esta parte, para que resulte creíble, y no haya anacronismo ninguno. Los personajes viajarán tanto al pasado como al futuro, con resultados sorprendentes.

José Bonilla ha sabido llevar a sus personajes al límite, exponiéndolos a situaciones que les harán actuar de manera distinta a sus principios e ideales, con situaciones sorprendentes y que dejarán con la boca abierta al lector.

Tiempo de caza es una novela que no tiene nada que envidiar a otros títulos escritos por autores foráneos. Es una historia bien escrita, con un ritmo ágil, buenos diálogos, giros inesperados y con unos personajes bien perfilados. Todo esto hará de este libro una lectura entretenida y que no se hace nada pesada. El autor demuestra con este título que no se conforma con escribir lo mismo una vez tras otra, si no que se atreve con cualquier género, logrando salir airoso y con una muy buena nota.

A destacar la edición que han hecho la gente de Dilatando Mentes, muy trabajada y maravillosa, como suele ser habitual en ellos. La portada y las ilustraciones han sido realizadas por Cecilia García, y tengo que decir que ha hecho un trabajo espectacular, dotando a la novela de una fuerza aún mayor, siendo el resultado final algo que no tendría que perderse ningún lector.

En definitiva, Tiempo de caza es una novela muy recomendable para todo aquel lector amante de las buenas lecturas, indistintamente del género al que pertenezcan. Una historia que atrapa y que hará pasar muy buenos momentos con su lectura. Solo me queda felicitar al autor por esta novela y a la editorial por su trabajo en la edición y por haberla publicado.

Sinopsis:

El magnate de las comunicaciones Alan T. Henderson lo tiene todo en la vida: éxito, dinero, y está a punto de casarse con su prometida, una famosa modelo internacional. Sin embargo, un inesperado encuentro con el inquietante doctor David McLawson y la invitación a formar parte de su elitista club de caza harán temblar los cimientos de su mundo, sumiéndole en una vorágine de acontecimientos que le llevarán a desafiar los límites de las leyes físicas en una cuenta atrás por salvar su vida… y la de toda la humanidad.

¿Qué se esconde tras la Magnetophysics Corporation, el innovador complejo científico propiedad del doctor McLawson? ¿Por qué pagar diez millones de libras por formar parte de su misterioso club? ¿Será capaz Alan de asumir las terribles consecuencias de infringir las tres estrictas reglas que deben cumplir sus exclusivos miembros?

Un tecno-thriller de aventuras y ciencia ficción a través de las líneas temporales que te dejará sin aliento.

 

 

Reseña: Mandrake, el Mago 1965-1968, de Lee Falks

blog_ Crónicas Literarias - 9 November 2018 - 1:05am

mandrake1965-1968A Mandrake no lo busqué yo. En mi primera década de vida (no sé asegurar la edad, unos ocho años o así) ya era evidente en la familia mi afición a escribir historias de aventuras y terror, leer libros y por supuesto, cómics. Las dos primeras no venía “de serie” pero en el tema cómic influía bastante mi tito americano y mi abuelo. Mis mejores “camellos”. Sabían como tenerme a su lado. Fue en una de esas mercancías donde me encontré la primera vez con Mandrake. Un libro-cómic en el que el mago blandía su capa, abría sus manos cual pájaro poderoso y a un lado se veían autorretratos de personajes como Lothar, la princesa Narda…

mandrake1965-1968_02Mandrake, el Mago fue una tira cómica creada para un periódico por Lee Falk (años antes de que ideara El Hombre Enmascarado). Mandrake comenzó a publicarse el 11 de junio de 1934. Phil Davis pronto asumió el cargo de ilustrador, mientras que Falk continuó a los guiones y no mucho después fue distribuido en formato cómic por King Features Syndicate. Mandrake, el Mago (junto a Phantom Magician en Las aventuras de Patsy), son considerados por ciertos historiadores, los primeros superhéroes de la historia de los cómics.

Continúa adelante este genial proyecto que Dolmen Editorial publica dentro de la denominada Colección Sin Fronteras. Un lugar entre tanta novedad actual, una esquinita del mundo del noveno arte dedicada a mandrake1965-1968_05esos viejos antiguos del lugar que tanto y tanto dieron que hablar… En el mundo de la viñeta. Nostalgia pura. Pero bien recopilada en sendos tomos apaisados en tapa dura por los cuales muchos abogamos por su gran facilidad de lectura. Tiras de prensa que fueron antepasados del comic. Una maravilla recordarlas, recuperarlas, por su maestría y dinamismo en los guiones y dibujos.

Mandrake, el Mago 1965-1968 contiene las Sundays Pages publicadas entre dichos años. Como es habitual en la colección, el escritor Rafael Marín abre con un artículo sobre el personaje donde hace un mandrake1965-1968_04exhaustivo aunque no muy extenso análisis. Donde descubriremos curiosidades desde el nacimiento del héroe hasta su paso por el cine. A continuación, a través de diversas historias (nueve en total) somos partícipes de los poderes de Mandrake, un mago cuyo poder principal se basa en una técnica hipnótica inusualmente rápida. Un ilusionista a grandes rasgos, cuyas víctimas suelen ser una gran variedad de villanos, donde se incluyen gángsters, científicos locos, extraterrestres y personajes de otras dimensiones. El relato llamado Los Astropiratas, me encantó.

En varios momentos del tomo veremos a Mandrake mostrar otro tipo de poderes, como volverse invisible, cambiar de forma, levitar o incluso la teletransportación. Su sombrero, capa y varita, poseen grandes propiedades mágicas que con el tiempo Mandrake aprenderá a usar. Pero mola ver su acercamiento a la realidad (y al lector) ya que nuestro héroe trabaja públicamente como mago de escenario para ganarse la vida. Aunque lo que gusta de verdad es ver que pasa gran parte de su tiempo luchando contra criminales y combatiendo entidades sobrenaturales. Además mandrake1965-1968_02Mandrake vive en Xanadú, una mansión inteligente en la cima de una montaña en el estado de Nueva York (¡Hey, Steve Ditko y Stan Lee! ¿Y ese Doctor Extraño? Ay…). Todos, y digo todos, bebemos de una fuente. Cuentan que existió un tal Leon Mandrake, un mago de escenario real que estuvo actuando durante más de diez años antes de que Lee Falk introdujera el personaje en tiras cómicas. También conocido por su sombrero de copa, bigote de caminito de hormigas y capa escarlata. Quizás fue el origen de tira cómic. Aunque en otros lares se dice que este hombre cambió su nombre artístico a Mandrake para que coincidiera con la popular tira de entonces. ¿Qué fue antes el huevo o la gallina?

Grandes personajes, una gran variedad, aparecen en la serie. Lothar es el mejor amigo de Mandrake y su compañero de lucha también. Lothar es príncipe de una poderosa confederación de tribus selváticas. mandrake1965-1968_06Narda es la princesa de la nación europea Cockaigne (gobernada por su hermano Segrid). Hay una considerable atracción entre ella y Mandrake. Theron es el director del Colegio de Magia (Collegium Magikos) ubicado en el Himalaya. Tiene cientos de años y se mantiene vivo gracias aun cristal que protege. Hojo es el chef de Mandrake en su casa de Xanadú y el jefe secreto de la organización internacional de lucha contra el crimen Inter-Intel. Además, de un experto en artes marciales. Y más, más personajes: el jefe de la policía Bradley, mandrake1965-1968_01Magnon el Emperador de la Galaxia, Lenore, hermana menor de Mandrake y exploradora. Karma, novia de Lothar, princesa africana que trabaja como modelo… Y luego están los villanos. También una buena variedad donde La Cobra es el enemigo más malvado y peligroso, némesis de Mandrake.

Para su tiempo e incluso en ciertos detalles ahora, una obra de arte.

Reseña: Efialtes, de Daniel Aragonés

blog_ Crónicas Literarias - 8 November 2018 - 1:05am

efialtesPor lo general, las novelas de tipo surrealista intentan que te sumerjas en una situación como si fuera real, dejando al descubierto el mecanismo de la narración sin ocultar que es todo ficción. Es como si te contaran algo basado en la realidad, pero luego se desarrolla de manera absurda u onírica y ves que no, que todo es un cuento, una mentira, un mundo paralelo. La historia que vais a leer aquí transcurre en un ambiente de sadismo que, bajo un mundo onírico, el autor plantea problemas existenciales en situaciones de extrema violencia, torturas, vejaciones; donde leerlo te revuelve el estómago. Pero si intentas visualizarlo en tu mente para comprender lo que te está describiendo, entenderás que va más allá del equilibrio mental humano.

Daniel Aragonés quiso dejar una historia especial que no se pareciera… O al menos, alejarse de lo ya escrito sobre ese mundo y vaya, si lo consiguió. Desde luego, con esta novela rompe con lo usual. Desea convencerte de que el hecho de que algo no pertenezca a tu mundo físico, no significa que no exista y no pueda interactuar. Danilo Argento, un escritor, despierta dentro de un teatro en ruinas después de haber sido secuestrado. Tiene la boca cosida. No entiende nada. Dos hombres y dos mujeres le acompañan en su cautiverio.  Una de ellas cuelga de un cable de acero suspendida en el aire. La bestia gobierna dicho lugar y le dará al escritor un libreto para que él lo complete. Se trata de la obra de Efialtes.

No existe la piedad; el horror y las torturas se juntan con el sadismo de descuartizar bebes, bocas y ojos, vaginas cosidas, arañas que crecen dentro de las personas, enanos que ríen viendo el espectáculo. ¿Qué tiene que ver todo eso con un pueblo llamado Loarre en la provincia de Huesca? ¿Y con una mansión donde los poderosos sodomizan a mujeres y hombres hasta la muerte? Entonces, cuando creemos entender, cuando pensamos que simplemente estamos ante una realidad secundaria y que a la vez, lo que relata nuestro autor no tiene nada que ver con dicha realidad, entonces nuestro protagonista Danilo despierta del coma…

Ya podéis empezar a leer y dejaros la cabeza para poder razonar lo que está ocurriendo o lo que no. Se pierde la capacidad de distinguir los sueños de la realidad. No sabréis si sigue en el mundo real o todo es una mentira de su cerebro en coma. Pero ¿qué más da? No vais a poder parar de leer porque todo ese sufrimiento, las náuseas, el ensañamiento, salvajismo se encuentra narrado de forma soberbia, moviendo el Terror con una prosa, digno del mejor novelista. Sus escenarios cambian con una sencillez increíble, descolocándote siempre de la idea que tenías de la historia. Un autor que sabe cómo debe escribirse algo para que el lector entienda todo en las últimas páginas.

Maravilloso sin más. Una novela de surrealismo sádico bestial. Dejándonos guiños del funcionamiento de la sociedad y de las miserias que esconde. Una atrocidad que no deja respiro, de universos posibles, con un final demasiado horrible de asimilar. Aunque lo que más dolerá será el por qué. Entenderlo hará que maldigáis el momento de haber empezado el libro. Como digo siempre que leo historias que me impresionan, es necesario que este libro acabe en vuestras manos, no tenemos tantos autores que dejen trabajos de esta categoría.

Crónica de la presentación en Málaga de "La danza del gohut"

blog_ Noticias CF - 8 November 2018 - 12:00am

Crónica de Paco Mancera Romero de la presentación de “La danza del gohut”
Si lo puedes decir en menos, para que lo vas a decir en más.
Presentación de La danza del gohut de Ferran Varela el 26 de octubre de 2018.
El pasado viernes 26 de octubre de 2018 a las 19:30 hora, en la malagueña librería En Portada Cómics tuvo lugar la presentación de la novela La danza del gohut del barcelonés Ferran Varela Navarro editada por la malagueña Ediciones El Transbordador.
Nos dio la bienvenida Pilar Márquez, la comodora en jefe de El Transbordador, tras los habituales agradecimientos cedió la palabra a Manuel Berlanga editor del añorado fanzine Berserkr. Manuel nos recordó que con sólo tres cuentos publicados Ferran ha generado gran expectación entre los aficionados, destacó los dos cuentos publicados en las antologías seleccionadas por Mariano Villareal. El veterano aficionado vasco ha concadenado una larga serie de antologías de éxito donde mezcla sin pudor, el mejor género fantástico internacional con el patrio sin chirríos estridentes. Se da la feliz circunstancia que Mariano prologa esta novela.




Manuel preguntó al autor ¿Quién es Ferrán Varela? El apelado se definió como un chico normal que se ha alimentado de literatura de género, cómics y videojuegos, con un perfil bajo en las redes sociales pues las detesta. Escribe y busca hacerse un hueco, que consiguió de la mano de Mariano y ahora se confirma con esta publicación. Pilar intervino para hacernos saber cómo supo de la existencia de Ferran: fue a través de la página web de la editorial en el formulario de contacto, sin recomendaciones de ningún tipo. Las líneas de presentación captaron su interés, que se confirmó con la lectura del texto que precedían. Tal fue su reacción que es el primer autor que firmó dos contratos de edición simultáneamente, uno es este y el otro verá la luz en 2020.
Manuel recordó que el autor se mueve cómodo en los relatos y fue en la TerBi (Tertulia de Ciencia Ficción de Bilbao) donde se dio a conocer a los aficionados. Posteriormente llegó el cuento Profundo, profundo en la roca de la antología Dark Fantasies. Antologia de fantasia oscura(2017) seleccionada por Mariano Villareal. Berlanga, de los méritos narrativos del actor, destacó la concisión, el uso preciso y exacto de las palabras para contar una historia completa. El elogiado confirmó que él se fogueó en el microrelato, afirmando: “Si lo puedes decir en menos para que lo vas a decir en más ¿Para aburrir al lector”
Tras semejante declaración de intenciones me quedé con ganas de intervenir, cosa que no hice, pero que ahora enmiendo añadiendo:
“Para sacarle su dinero”Ahí está George R. R. Martin que necesita 1300 páginas para contarnos una historia de 200. Pero claro el editor no cobra lo mismo por 4 libros de 325 páginas que por uno de 200. Cuestión que explicó muy, pero que muy bien su editor español, que lo contó con pelos y señales a El País, con motivo del lanzamiento de la novela que venía a revolucionar definitivamente el género fantástico patrio (aquíel enlace a la entrevista). Manuel afirmó que los textos de Ferran piden una continuación, que si bien es cierto que las historias son conclusivas, el universo creado grita ser extendido. Sin embargo los tres miembros de la mesa de la presentación concluyeron que la historia de gohut es esa y no hay más. Berlanga destacó que en los dos relatos analizados y la novela que nos ocupa los protagonistas son personajes femeninos, Ferran intervino rápidamente para comentar que se ha dado esta circunstancia, pero que elige el sexo del protagonista según lo requiera la historia. Añadió sin embargo, que como la fantasía es la literatura más cercana al mito, le permite trabajar con los arquetipos, el inconsciente colectivo de Carl Jung, el viaje iniciático del héroe de Joseph Campbell. En estos niveles el género del personaje no sólo es sexual, sino simbólico. De tal forma que el arquetipo de la madre es eminentemente femenino, se relaciona con la bondad, la protección y con el orden en el mundo. Por ello en los cuentos infantiles los protagonistas suelen ser huérfanos y suele haber una madrastra mala que ha usurpado su papel. El huérfano-héroe se ve obligado a salir al mundo a restablecer el orden. Sus tres textos requerían de personajes femeninos porque pensaba que la evolución lógica del arquetipo femenino, en estas tres historias, encajaba mejor que el masculino.

Pilar y Manuel pidieron al autor que resumiera la historia. Ferran accedió: La danza del gohut es una novela corta de fantasía oscura que narra la historia de Leara, una tutora plebeya de la ciudad estado Tiuma que recibe el encargo del noble más poderoso de la ciudad para reeducar a su hijo, que estuvo cautivo de los gohut durante cuatro años y ha vuelto completamente roto, irreconocible. Su misión es reeducarlo para reintegrarlo en la sociedad. Esta es la premisa inicial. Se tratan tres temas principales: el primero el crecimiento personal como único modo de tomar las riendas de tu vida, el segundo es la dicotomía social (relación de intercambio) entre la seguridad y la libertad, analizando ¿Dónde está el punto de equilibrio? y ¿Quién lo marca? ¿La sociedad o el individuo? El tercer punto analizado es la reinserción de los reos en la sociedad y si es posible readaptarlos. Enfatizando si la sociedad realmente quiere aceptar de nuevo a alguien que ha delinquido contra ella.
Mariano Villareal en el prólogo comenta:“… Varela construye un mundo rico y verosímil, con un enfoque mucho más literario y transcendente de lo que suele ser habitual en el subgénero. Un texto laboriosamente trabajado pleno de bellas y originales metáforas magníficamente engarzadas en la trama y que aprovecha el estereotipo para facilitar la fluidez de la historia. …”
Pilar destacó que la fuerza de las obras de Ferran radica en la potencia de las propuestas que expone en sus obras, nunca fáciles pero si ricas en matices. Manuel quiso destacar el canto a la libertad que encierra esta novela. Muy en el estilo de las obras de Úrsula K. Le Guin. Ferran admitió que no ha leído nada de Úrsula, pero prometió enmendarlo en breve. Manuel también destacó la semejanza en su simbología con la de Robert Howard, y la habilidad para incrustar alegorías en las descripciones más épicas. El autor si reconoció la influencia del autor de Conan




Manuel le soltó casi a quemarropa si se consideraba ¿existencialista o nihilista activo? Ferran contestó a lo gallego: ¿Por qué elegir? Sin embargo se reconoció defensor, para sus personajes, de abandonarlos a sus instintos destructivos y reconstruir después.

Pilar llamó la atención sobre el lenguaje y el uso de los nombres en la novela. Destacó la facilidad con la que introduce palabras de otro idioma (inventado) que se entienden sin necesidad de dar más explicaciones. Para Manuel los nombres gohut son muy importantes en la novela. Ferran lo confirmó y para incentivar las preguntas del público adelantó que quien le preguntase recibiría su nombre gohut. Según nos explicó Ferran uno de los tropos de la literatura fantástica y del monomito es que el nombre es el reflejo del alma. ¿Cómo puedes tener libertad si tienes un nombre que no has elegido? Existen muchas culturas humanas que en el rito de iniciación, el individuo escoge su nombre de adulto.

El escritor quiso aprovechar que el ilustrador del libro se encontraba presente en la sala para resaltar el gran trabajo realizado en esta portada. Afirmó que Manu (Manuel Gutiérrez Tejedor) evidencia que es guionista de cómics, no en vano ha sabido captar en la portada toda la historia narrada. Tomó la palabra el ilustrador y nos enseñó los bocetos que realizó para la portada. A Manu le hubiera encantado tener más información sobre los protagonistas, pero se le privó intencionadamente, incluso la única petición recibida de autor y editora, fue que no se le viera la cara al protagonista. Pilar le preguntó al escritor por el juego “El asalto al castillo” que aparece en la novela corta. Manu añadió ¿si tiene reglas este juego? Si, fue la respuesta. La protagonista, Leara, establece un primer contacto con el personaje a través de este juego, al que era muy aficionado antes del cautiverio con los gohut. El escritor admitió que tuvo que parar de escribir y diseñar completamente el juego para poder seguir contando la historia, y eso a pesar que su aparición en la trama es pequeña. Sin embargo se percibe como muy  trabajada. Pilar destacó que Ferran actúa justo al contrario que muchos autores y tal como nos contó Jesús Gordillo en la presentación de Dioses, fantasmas o Demonios:el autor debe evitar colocar toda la documentación con la que ha trabajado en la novela, y no intentar recuperar el tiempo invertido en ello y sólo colocar lo justo. Pilar afirmó que en eso Ferran es un maestro: sólo da lo necesario.

Se abrió el turno de preguntas del público. La consabida pregunta sobre el sexo del protagonista mutó, ya que en este caso no tenía cabida al ser la protagonista mujer. Por ello se le preguntó si la inclinación sexual de la protagonista era una de las que tan en boga está entre los autores pertenecientes al fandom más activo. El autor contestó que Leara no es lesbiana pero que el tema si aparece en la obra. La inclinación sexual es parte importante de la libertad individual, por lo que si se contempla, si aparece explícitamente. Pilar quiso destacar que sin realizar ningún alarde, Ferran consigue obtener más impacto en el lector abordando esta cuestión, que otros autores que han promocionado su obra precisamente por el tratamiento de estos temas, pero por desgracia sin su acierto.

Se le preguntó por la novela que está preparando ¿mantendrá la concisión? El autor nos aseguró, sonrisa en ristre, que dará lo mejor de sí mismo y espera conseguirlo.

Tras las firmas del autor e ilustrador, se inició el tercer tiempo. Para ello cruzamos la calle y entre refrescos y bebidas espirituosas se comentó largo y tendido las novedades editoriales pendientes, que irán viendo la luz en este su blog amigo.by PacoMan



Reseña: La Vampira de Venecia, de Lorenzo Fernández Bueno

blog_ Crónicas Literarias - 7 November 2018 - 1:05am

cubierta_La vampira de Venecia_011018_LOGO2.inddPara escribir su thriller, el autor se basa en un hallazgo real que un equipo de antropólogos localizó en Viena, sobre un supuesto entierro ritual de una mujer a la que se acusó de vampira. El escenario de esta historia de misterio tiene su propia personalidad distintiva, con calles estrechas y oscuras donde un ambiente lúgubre y tenebroso acompaña a nuestro principal protagonista Maurizio Roncalli, joven antropólogo que trabaja para la policía republicana.

El profesor Adriano Toscanelli, junto a su equipo, desentierran en la isla de Venecia a un grupo de apestados que inexplicablemente no fueron quemados como se hacía en el protocolo de esos casos.  Entre todos ellos hallaron un cráneo de mujer bien conservado. En el interior de la boca había un ladrillo de gran tamaño. Mitos que se remontan miles de años atrás cuentan que así se mataba a los no muertos. Alguien borró una inscripción que se encontraba en el cráneo. Mauricio será llamado por el profesor Adriano para formar parte de la investigación.

La novela nos adentrará en tres épocas diferentes. La primera será en la actualidad con el enigma que envuelve a Mauricio. Un hombre con un pasado tortuoso del que apenas recuerda nada, aunque poco a poco, su mente va acercándose a la verdad… En la segunda, nos adentraremos en el siglo XVIII. Mediante unos diarios de un médico militar sabremos de una misteriosa epidemia en la Europa del este. (Estos escritos son auténticos, no inventados por el autor). Leeremos unos hechos documentados.

Siglo XVI, el Papa Sixto V, de todos los Papas, el más desconocido, tenebroso y oscuro. Tenía un miedo ancestral a la muerte rodeándose de nigromantes, alquimistas, magos. Cada una de estas épocas aportará una nueva intriga en la que el Papa Sixto V tendrá un papel muy importante.

Ya habréis entendido que no es una novela típica de vampiros. No hay castillo, no hay capas, lobos, lunas llenas, ni niebla. Ni siquiera aparecerá un carruaje. Aunque en toda la novela el autor dejará constancia de la fascinación que tiene por el tema del vampirismo. Es una novela con un misterio que empezó muchos siglos atrás y quedó escrito en unos diarios. Una búsqueda que nunca tendrá fin. Porque tú, sí tú, quien está leyendo esto, ¿qué haríais por no morir? ¿Por no desaparecer de este mundo como si nunca hubieras existido? Una novela donde todo parece acelerarse para que el lector no tenga tregua, pero no por ello busca el autor un final precipitado. La novela culmina magníficamente.

Le introdujeron a una mujer viva un ladrillo en la boca, desencajándole la mandíbula. La prensa se refería a ella como «La Vampira de Venecia». Pero no os equivoquéis, esto es solo una parte de un misterio mucho mayor donde la iglesia juega un papel que cierto día empezó un Papa…

Lorenzo Fernández Bueno nos deja así un libro entre lo histórico y la ficción. La realidad y el misterio. Manejando con un vocabulario sencillo, tres lugares de los cuales se nota la documentación que llevó a cabo para escribirlo. Sin tregua, nos llevará de un sitio a otro a cuestionarnos por qué o quién. Cuando la respuesta siempre estuvo ahí. Desde el principio.

Jornada de la TerBi: presentación de "Los exiliados de la hélice"

blog_ Noticias CF - 6 November 2018 - 10:01pm

Otra de las presentaciones que tendrá lugar en la próxima jornada de la TerBi será la de “Los exiliados de la hélice” de Juan Manuel Sánchez Villoldo. Se trata de una continuación de “Las guerras del código”. Al igual que la anterior, esta la publicará EC.O EdicionesUna expedición científica se pierde en su camino hacia el glaciar Matanuska, en el invierno de Alaska. Nacen dos niños en unas instalaciones de alto secreto pertenecientes ejército de los Estados Unidos.Los indios Athabascan informan de una actividad inusual en la que una de las criaturas míticas de su cultura es protagonista. Mientras tanto, militares curtidos ven cómo son incapaces de mantener el equilibrio psicológico, y sus mentes pierden en control sin ninguna explicación.En medio de todo ello Julián Mozzi, un hombre que soporta sobre los hombros la pesada carga de su pasado, se ve obligado a ponerse de nuevo al frente de la UIRS para detener una nueva invasión de los llamados «seres no humanos».Los rangers del comandante Mozzi abandonan el desierto de Nevada y deben adentrarse en el inhóspito paisaje de Alaska, donde la naturaleza no les dará tregua, y hacer valer su lema. «Golpea como un mazo, aguanta como un yunque»Mientras tanto, una vez más, las intrigas palaciegas en el interior de los que controlan las acciones del ejército vuelven a interferir en la misión de los que dan la cara por el conjunto de la humanidad.No son héroes, no son conocidos. Soldados y científicos deben jugarse la vida a sabiendas de que nunca serán aplaudidos por ello. Tras «Gotten Wille» y «Las guerras del código», los hombres de la «Unidad de Intervención Rápida Salem» tienen que salir al paso de una intriga que va más allá del combate cuerpo a cuerpo. Los NHB (not human beings o seres no humanos) demuestran que no son hordas incontroladas, sino que han urdido un plan y que tienen sus propios generales para una guerra que no dan por perdida.
La jornada de la TerBi es este próximo sábado a partir de las 11.30, en el CC de Ibaiondo (antiguo CC La Bolsa), en la Calle de la Pelota

Gladiator

blog_ Rescepto Indablog - 6 November 2018 - 1:35pm
Philip Wylie es uno de los autores de ciencia ficción más singulares que ha habido, pues se desmarcó de su contexto para producir en los EE.UU., desde 1930, una ciencia ficción más cercana en espíritu al romance científico británico que al pulp americano, con una acusada inclinación filosófica, lo que sin embargo no le impidió ejercer […]