SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


144 conectados
142 anónimos
2 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·La otra historia del temple
·Conversaciones con Miguel Hernández
·Aires del sur (tercera tanda)
·El orden de la vida
·El péndulo familiar

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Noticias CF: Exposición en Madrid sobre el horror en el siglo XIX
·blog_ Noticias CF: Fallo del I Concurso INTERAC de guiones de ciencia ficción
·blog_ Athnecdotario incoherente: Pícnic a la luz de la luna, de Nick Antosca
·blog_ Rescepto Indablog: En busca de tres mundos (Los Señores de la Instrumentalidad IV)
·blog_ Athnecdotario incoherente: Tom Z Stone (Omnium), de Joe Álamo.

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - Juego de Cuentos Encadenados - 2a parte
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

Juego de Cuentos Encadenados - 2a parte
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... , 26, 27, 28  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Al otro lado del espejo
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Vie Ene 15, 2010 9:47 pm    Asunto: Responder citando

Qué ingenuidad. Qué linda simpleza. Cuanto más observo a los hombres, menos creo en mí, ja, ja. Tan poco suspicaces y míralos, ahí siguen. Ya verán, ya.
Mientras tanto, ellos compran, evalúan, analizan, piensan. Todo lo hacen para conseguir una meta o varias. Cada uno crea su propio ideal de vida y se pelea por hacerlo realidad. Unos, el de la riqueza a toda costa; otros, igual, pero con más o menos escrúpulo. Los hay que encuentran su estímulo en una recompensa tras la muerte, mientras a otros no se les da ni mucho ni poco por ello. Reyes, hombres de estado, políticos, mercaderes, agricultores quieren hacer algo con su tiempo para lograr un fin. Bueno, como si no quisieran invertir su vida en ningún proyecto, o no pensaran en absoluto, es lo mismo. Un inmenso ejército de hormiguitas, o cigarras, andando, quietas, muertas, vivas, tratando de ser felices, de crear su paraíso aquí.
Para cualquier paso que den en ese sentido, antes han tenido que recabar los datos, medirlos, valorarlos. Y este es el punto débil de todo el armazón. Usan medidas, confían en unos conceptos pequeñitos que llaman unidades, y con ellos se proponen describir el mundo. De hecho, lo conocen a través de la medida.
Aquí es donde entra en utilidad mi invento que, después de setenta años encerrado en casa, trabajando sin descanso en él, ya he logrado que funcione. Y vaya si lo hace. Qué sucedería si no hubiera ningún patrón de medida, si no existiesen referencias. No es ningún delirio de vejez. La máquina findemundo que he inventado distorsiona la realidad hasta hacerla inmedible. Así, un metro ya no cubrirá siempre la misma distancia, el kilogramo algunas veces pesará menos y otras menos aún. El segundo dejará de ser fiable. Ya no valdrá contar horas o días pues el esfuerzo sería vano. Se podría dar el caso de que un mismo tipejo tuviera, en un momento, el equivalente a dos años y, seguido, a ciento veinte. Lo que todavía ignoro es qué resultará distorsionado, si el tiempo mismo o la unidad de medida. En caso de que sea el primero, ja, ja, ja, la cosa derivará en un desastre mayúsculo. Pues si el personal excede de la longevidad habitual en vida humana, hecatombe al canto. Lógicamente, una persona que, de repente, cuente con doscientos cincuenta años, malamente sobrevivirá. Habrá de morir forzosamente de vejez súbita. Una mortandad impredecible y repartida aleatoriamente. Ahora bien, lo que tengo archicomprobado es que yo, mientras, viviré en mi burbujita a salvo de tanta tribulación.
Seguro que, para afrontar el problema, lo inmediato por lo que empezarán será por tratar de establecer nuevos módulos que sustituyan al sistema métrico. Pero na, na, no va a ser posible pues la naturaleza será formalmente inmensurable. Les dará qué pensar vivir en un mundo irreducible a nada seguro. Qué deducir de lo que es cambiante siempre.
No habrá datos fiables ni, por tanto, decisiones atinadas. Y en cuanto a las metas, el objetivo de cada individuo, su felicidad, los sueños, me temo que, sin una adecuada valoración de los recursos, se frustarán. Unas veces por exceso, otras por lo contrario.
Sólo una persona, yo, verá realizado su fin. Que será.... Esto... No me lo había planteado, pero... Ya está. Mi plan, mi deseo último: un mundo ecológico. Que toda esa gente vuelva a la caverna, al animismo. Solo así acabará la polución, y, de paso, que con ella también termine la contaminación de ideas, ciencias, tecnologías, creencias y demás nieblas que me abruman. Todos a tomar cada árbol por un espíritu, el rayo por la ira de algún dios, y la maldad por uno más de los comportamientos posibles, indistinguibles de otros. Pero, ahora que caigo, qué hipócrita soy. En realidad lo que quiero es que se haga mi voluntad, disfrutar de mi poder. Al fin y al cabo mi máquina subvertidora de la realidad únicamente obedece a su inventor, que soy yo. Les pediré dinero y metros cuadrados, muchos metros. Ah, pero si ya no valdrán las medidas. Bueno, pues nada. Entonces se acabó. A buscar otra meta. Ya sé: que caigan en el marasmo a donde me condujeron. Eso es lo que realmente ansío. Me echaron sin más, pues me desquitaré por ello. La venganza es otro buen objetivo. Un metro-kilo, una miserable unidad precipitó mi despido. El doce cilindros que diseñé se empeñó en rendir cuarenta y nueve kgm de par máximo, cuando los directivos de la empresa YÑD, para la que trabajaba, pretendían cincuenta. Qué más les daba uno más o menos, si ya tenían muchos. Quedarse sin alguno no se hubiera notado.
La radio sonó en ese momento. "Presidente de la famosa contructora de automóviles de lujo YÑD, ha hundido a la compañía por error al apretar el botón de autodestrucción en vez del que acelera la cadena de montaje".
Pero y ahora qué hago yo. Necesito otro deseo. Pero cuál. Y si se me ocurre alguno, ¿me dará tiempo a construir la máquina que lo realice? Con noventa años cumplidos hace un mes, no creo. Mejor me dedico a echar migas a las palomas en un banco de la plaza.

-Señor, déjeme un poco de sitio, que ahí a su lado le queda algo de hueco -una señora se dirigió al prodigioso ingeniero e inventor de la máquina findemundo. -Qué majas las palomas, ¿verdad? -insisitió la mujer. El ingeniero la miró sin mucha convicción.
-Mejor que las personas -respondió.
-No diga esas cosas, hombre. Mire, yo, de niña, vivía en ca de mis tíos, que los padres me los mataron por la política, y... Verá cómo después de contárselo se queda más contento. Pues como le decía...
La tarde pasaba tranquila entre paseantes, niños ruidosos, zanjas... El sol cogía de la mano a las sombras e iba tirando de ellas poco a poco y el averío, impaciente, hubo de buscar otro rincón, defraudado por la falta de celo que ponía el hombre en repartir alpiste. Y es que el inventor, atendiendo a la mujer, terminó por olvidarse de los pajaritos.

EMPRESA



Ultima edición por dafd el Sab Ene 16, 2010 2:21 am, editado 1 vez
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
mrsPitt
Leyenda
Leyenda



Registrado: Mar 02, 2005
Mensajes: 5231
Ubicación: En el bosque, pervirtiendo a unos pobres sátiros
MensajePublicado: Sab Ene 16, 2010 12:37 am    Asunto: Responder citando

La empresa quebró, no es fácil vender sueños rotos.


ROTOS.


_________________
Un hombre es como un arbusto de jojoba (erecto, rastrero perenne).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
imothep
Afincado
Afincado



Registrado: Oct 30, 2007
Mensajes: 256
Ubicación: Un Planeta llamado Tierra
MensajePublicado: Sab Ene 16, 2010 1:23 am    Asunto: Responder citando

Es el novio de tu hija, Armando –le recordó su mujer sin acabar de comprender el porqué de que siguiese dudando–. No encontrarás nadie mejor para ese puesto.
Lo sé, cariño lo sé. Te prometo ponerme hoy como último día para pensarlo, y decirle a la niña algo –respondió presumido y desde el baño, ante el espejo, mientras y tras exprimir el bote, gomina a su pelo le seguía echando.
<<¿Qué te pasa Armando?>> -le preguntó a su imagen, mientras en silencio seguía dudando.
Pues menudo era. Aún se miraba y se sorprendía de haber llegado tan alto. De chico de pueblo había pasado a ser todo un empresario. Y como su piso, el también era diáfano, ordenado, acogedor y de cabeza, bastante bien amueblado.
Nadie le había regalado nada. Era de esos hombres que se habían creado así mismo, y por norma general, en sus empleados buscaba gente igual. Almas que practicasen nudismo.
Sí, Domingo era un buen chico, y de buena familia. Algo bueno para su hija pero, ¿lo sería también para su empresa? ¿Cómo iba a reaccionar ante los malos momentos? Por Dios santo, el negocio se había convertido en una jauría de hienas. ¡No podía pasar de un bonito jardín de infancia para mayores de 25 en el que sus padres aún le mimaban con piruletas, al centro mismo de la sabana! Siempre había hecho caso a su instinto, y hasta ahora bien que le había funcionado.
-Bueno cariño me voy. Esta noche ya lo hablamos –dijo agarrando su chaqueta y las llaves de un coche rojo, de llanta 20 y recién encerado.
El bólido sólo por un momento fue el último en incorporarse al atasco. Suerte de ser el jefe y no tener miedo al tráfico. La Torre Cíclope I del distrito financiero podía verse claramente al final de aquel río de metal, humo y mala leche, serpenteante y concentrado. Allí se hallaban las oficinas centrales de la empresa, SU empresa. En ese momento la voz femenina que no sensual del GPS, tarde una vez más, intentó avisar de algo de por sí evidente:
-Retención en la vía del puente.
-Gracias por nada, aparatejo inservible – le respondió irónico y con gesto teatral.

Mario era licenciado en económicas, aunque la verdad, su Mater lo había realizado en un Mac Donald´s –eso sí, en uno serio, en pleno centro-. La carrera la consiguió a acabar a durar penas gracias a las becas. A algún que otro curso de postgrado también pudo optar avalado por unas notas realmente buenas. Pero, ¿eso era todo? Estudiar, especializarse y… ¿otra vez lo mismo? Se sentía como una boa con hambre mordiéndose la cola. Quería prosperar de una maldita vez. encontrar un trabajo a la altura de su currículum, pero por lo visto, la proporción era: a cuanto más currículum generes, menos puestos de trabajo obtienes. -Resultaba algo curioso para alguien de económicas.
Cada día infinito se encontraba un poco más cerca del número de veces que había oído el: “Gracias, ya le llamaremos”. Su madre, ya mayor, no entendía el porqué del fracaso de su hijo. Frustrado, resentido consigo mismo, y sobre todo, cansado, decidió que ya había tenido bastantes cierres a la 01:00 tirando ingentes cantidades de basura.
Aquel día salió de casa con sus mejores galas. Era un día importante. No iba a cualquier sitio, la cita desde luego era destacable. No todo el mundo podía alardear de saber cuándo le iba a llegar una como la suya, por lo que se dirigía bien dispuesto y decidido. No se lo había comentado a nadie, así que la sorpresa terminaría siendo sin duda mayúscula.
Al llegar comprobó que la Torre Cíclope I desde cerca era incluso más grande.

-Buenos días, caballero -saludó cortés nada más al ascensor montarse.
-Buenas días –contestó Armando, recién salido del garaje.
El ascensor era exterior, y podía verse como la ciudad se acrecentaba a cada metro de subida. No parecía tener fin, lo que hacía aún más doloroso para Mario no poder encontrar en ella un trabajo a su medida.
-Bonitos zapatos –irrumpió en sus pensamientos la voz de Armando.
-Gracias –contestó girándose y mirando al suelo, hacia el motivo de su reclamo-. Son algo viejos, pero los he limpiado.
-Siempre he creído que a los hombres se les puede conocer por lo limpios que lleven sus zapatos muchacho. Y le aseguro que los suyos hablan muy bien de usted, y de eso se algo. ¿A qué te dedicas? Si me permites que te tutee. ¿Trabajas aquí?
-No, que va –contestó poniendo su mejor sonrisa forzada pese a la desgana-. He venido por otro asunto. Soy economista aunque por lo visto, en lo mío no hay trabajo.
<<Casualidades a mí, "a estas alturas". ¿Justo el oficio para el puesto al que tantas vueltas le estoy dando?>>
-Pues debes de haber quedado con alguien importante, porque nos aproximamos a los pisos altos, y, o se ha apagado, o aún no has pulsado ningún botón en ese cuadro.
-En realidad voy al último, es por eso que he preferido esperar hasta que se hubiese bajado.
Armando, extrañado, estuvo a punto de decirle algo pero, el ascensor, en un repentino estornudo neumático se quedó parado.
-¿Qué ha pasado? –fueron las palabras que sustituyeron a las que en un principio había pensado.
-Parece que nos hemos quedado trabados. Probablemente será un pequeño fallo y en breve seguiremos avanzando –contestó Mario como si ya nada fuese a sorprenderlo en su estado.
-Vaya ¿También sabes de ingeniería?
Mario se encogió de hombros y respondió: -La verdad es que se poco aparte de los mecanos que montaba de pequeño, pero no es la primera vez que me sucede…
…esto –finalizó al tiempo que los dos y el ascensor volvían a ponerse en movimiento.
-Mira por donde, pues has acertado. Dime, ¿crees en el destino muchacho?
Tenía gracia que le preguntara eso justo en aquel momento de su vida.
-No lo sé, tal vez.
-¿Qué me dirías si te digo que yo soy el jefe de todo esto? Y bueno, que me gustaría hacerte una entrevista un poco más formal en un día de estos.
-Ya, claro, de acuerdo, un día de estos. Gracias por su ofrecimiento.
Lo cierto es que nunca había visto a nadie poner menos efusividad a tal ofrecimiento. Y aunque debió sentirse ofendido, lo que sintió fue en realidad aún mayor curiosidad por conocerlo.
-Pon tú la fecha –dijo con el tono del que en una timba sube la apuesta-. Mañana mismo tengo un hueco.
Lo pensó, lo miró a los ojos, bajo la vista, lo volvió a mirar nuevamente, y respondió: -Está bien, hecho –al tiempo que se agarraba con fuerza a la mano que Armando había dejado tendida en el aire.

10 minutos después, al salir del edificio, Mario pensó que era curioso que hubiese puesto tanto empeño en limpiar sus zapatos a conciencia. En un principio lo había hecho para que lo encontraran lo más decente posible en su último momento en medio de un lecho de cristales rotos, pero finalmente, se habían convertido en su último vínculo con el mundo, lo que quizás, hizo que prolongase su limpieza en exceso. Y al final, justamente aquello había dado alas a conseguir un empleo en el único sitio en el que no lo hubiese esperado ni en el mejor de sus sueños.
<< Hay que ver con la suerte, si al final va a llegar como las mujeres: cuando le da la gana. Por lo visto, solo se puede elegir cuando dejar de esperarlas a ambas >> -pensó echándose las manos a los bolsillos de camino nuevamente a casa.


LIMPIEZA

(PD: Siento haber usado una vez más "Empresa" a parte de "Rotos", pero ya lo tenía hecho, y cuando lo he ido a colgar me he encontrado Tu cuento mrspitt Embarassed

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Dom Ene 17, 2010 12:12 pm    Asunto: Responder citando

Las bajas se contaban a porrillo. No pudo sostenerse la línea de defensa y el enemigo pasó finalmente adelante abriéndose camino a cañonazo limpio. La manchas vertidas en el suelo probaban la generosa honra de los defensores y la codicia de los implacables atacantes.
-Tengamos la fiesta en paz. Tú a tu parte, yo a mi mundo.
El hermano tomó su tanque y, arrastrándolo sin alegría, abandonó el reino de la muchacha. Ésta miraba desconsolada el campo de batalla. Las cremas, frascos, los peines, pintauñas, pintalabios, toda su armada yacía fusilada por el parqué. De algunos botes, rotos en el baile bélico, se había derramado el contenido. Perfumes, ungüentos, colonias, -otrora el orgulloso icor de su ejército- ahora pringaban la tarima
-Me toca hacer la limpieza de la habitación antes de que mamá entre. Vaya niño.

HABITACIÓN

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
hgomez
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 05, 2008
Mensajes: 920
MensajePublicado: Lun Ene 18, 2010 1:42 am    Asunto: Responder citando

El humo iba ascendiendo en volutas llenando la habitación. Dicen que siempre hay una mujer como ella. Con el pelo perfectamente peinado y unas curvas que harían descarrillar hasta a la prudencia del más puritano. No es verdad, por lo general hay amas de casa con sospechas acerca de lo que hacen sus maridos, o ancianos que quieren saber que fue de sus amigos de infancia, y otras cosas por el estilo.
Pero ella. Ella era sin duda la mujer que todos imaginan entrando en el despacho de un hombre como yo. Con sus piernas largas, cruzadas para velar cualquier fantasía que podamos imaginarnos. Y esos labios perfectos, sensuales hasta cuando dejan escurrir entre ellos el humo del cigarro.
Hay una razón por la que todos imaginan siempre que estamos frente a una mujer como ella. Y por la que nunca la vemos dos veces.
Las volutas de humo siguen ascendiendo mientras llenan la habitación. Yo sólo puedo pensar en que mi carrera como detective privado ha terminado.

CRUZADAS


_________________
Blog/Web: http://www.inthenameofgoth.com/hectorgomez
Cuentos Mínimos: http://twitter.com/cuentosminimos
Apuntes de un Cuentista Mínimo: http://hgomezherrero.tumblr.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
imothep
Afincado
Afincado



Registrado: Oct 30, 2007
Mensajes: 256
Ubicación: Un Planeta llamado Tierra
MensajePublicado: Lun Ene 18, 2010 2:34 pm    Asunto: Responder citando

Su perfume despertaba la líbido de cualquier sujeto. Empujaba al más despistado en clase a permanecer atento. Sus ojos claros, su pelo largo y, cómo no, sus pechos, en una clase rebosante de pubertad como aquella, podían ser considerados factores de alto riesgo.
Era el primer día de aquella profesora de Inglés nueva. Al presentarse dijo que se llamaba Emanuelle, haciendo gala de su logrado acento por vez primera. Debía cuidarse en exceso, teniendo en cuenta el marcado gemelo que dejaba al aire una falda verde de no más de medio metro.
Juan se sentaba delante, y estaba absorto en sus pensamientos. Esperaba con impaciencia a que terminara de presentarse, convencido de que verla sentar, iba a ser todo un acontecimiento.
Y lo fue. Incluso vio más de lo que quiso ver. No supo cómo reaccionar al descubrir que en realidad, Emanuelle, era un tal Manuel. Y solo pudo si no esperar entre arcadas, que por favor durante la clase la nueva “Seño”, mantuviese sus piernas cruzadas.

GEMELO

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
hgomez
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 05, 2008
Mensajes: 920
MensajePublicado: Mar Ene 26, 2010 1:34 am    Asunto: Responder citando

Cierra el gemelo sobre el puño de la camisa. Poco a poco va deslizando sus dedos a lo largo de la fina capa de sudor de su torso, cerrando cada uno de los botones. El cinturón corre ágil rodeando su cadera hasta abrocharse en el último ojo del cuero. Sus dedos anudan los cordones de los zapatos con la fuerza suficiente, pero sin perder su hábil delicadeza. La chaqueta cae a la perfección sobre sus hombros. Se mira en el espejo. Repasa el peinado y limpia una minúscula pelusa de la solapa de su izquierda.
Se gira y se acerca a la cama. Se dobla con el brazo sobre el estómago, manteniendo el traje lejos de las sábanas, y besa a la mujer en la frente.
- Nos veremos pronto, cariño.
Se vuelve, y como una sombra con traje negro, se marcha.
Ella ni se mueve, desnuda entre la vorágine de sábanas blancas.
Con los ojos terriblemente abiertos, pero quieta, mientras del agujero de su frente sigue manando más y más de esa sangre roja.

IZQUIERDA


_________________
Blog/Web: http://www.inthenameofgoth.com/hectorgomez
Cuentos Mínimos: http://twitter.com/cuentosminimos
Apuntes de un Cuentista Mínimo: http://hgomezherrero.tumblr.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
mrsPitt
Leyenda
Leyenda



Registrado: Mar 02, 2005
Mensajes: 5231
Ubicación: En el bosque, pervirtiendo a unos pobres sátiros
MensajePublicado: Jue Ene 28, 2010 1:33 am    Asunto: Responder citando

El letrero de la izquierda indicaba desolación, y el de la derecha desesperación, decidió ir por el camino de enmedio.

Letrero


_________________
Un hombre es como un arbusto de jojoba (erecto, rastrero perenne).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Vie Ene 29, 2010 5:10 pm    Asunto: Responder citando

El forastero paró su caballo. Unos tipos desarreglados holgaban en el ribazo junto a la encrucijada.
-Buenas -saludó el del caballo.
-Yo que usted no seguiría la indicacion del letrero -le advirtió uno de los del grupo adelantándose a la pregunta que el forastero iba a pronunciar.
-¿Ah, sí? ¿Por?
-Salteadores. Le vaciarán lo que lleve en las alforjas.
-Gracias. ¡Ahora alivien las suyas! -exclamó el jinete sacando un trabuco.
-Pero si eso lo íbamos a hacer nosotros con usted -se quejó otro de los del grupo.
-No llore, que ayer asistí a un robo. Era mi bolsa. Se la arrebataron al que me la quitaba. Pero yo delante, no crean, avergonzando a mis robadores.
-Desde luego, qué tiempos -gimió el líder de los desarrapados, entregando un oropel, que no era suyo, al caballero.

CABALLERO

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Sab Feb 06, 2010 1:43 am    Asunto: Responder citando

Betsy acaba de tomar la cuerda de la ropa y ha hecho un nudo corredizo en ella. Luego pasa un extremo sobre el garfio que soporta la gran lámpara del salón. Subida a la banqueta, suelta un gran taco y se pone por corbata el lazo. El caniche, en estas, eleva su pata trasera contra el taburete y alivia la vejiga. Ella le gruñe que se largue.
Finalmente la compungida mujer se lanza desde su plataforma. El lazo es de saldos y la banqueta de las que hace el "caballero" de marido que tiene; pero el suelo es de buena ebanistería. La cuerda rompió, la banqueta se desencajó y algo blandito amortiguó la costalada de Betsy en el parqué. Afortunadamente para ella, el perro le hizo el menor caso y no se largó. Solo obedecía a su marido.


PERRO



Ultima edición por dafd el Vie Jul 20, 2018 12:30 pm, editado 3 veces
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
hgomez
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 05, 2008
Mensajes: 920
MensajePublicado: Jue Feb 11, 2010 6:09 pm    Asunto: Responder citando

Estoy desnudo. Llevo horas aquí, empapándome bajo la lluvia. Atado de pies y manos. Y con una correa al cuello como si fuese un vulgar perro.
No sé hace cuantos días me apresaron. Ni hace cuantos que empezaron a torturarme. Vine a este país, a esta guerra estúpida por él. Buscando venganza. Deseando poderles hacer pagar por lo que me habían quitado. Y ahora no soy más que un juguete en manos del enemigo.
Estoy tiritando, cubierto de barro y no puedo moverme siquiera a causa del frío y el dolor. Pero puedo sentir ese tacto recorriendo mi costado. La mano que asciende por mi espalda. Y ese beso en mi nuca.
Puedo reconozco esa voz suave, aterciopelada, susurrando en la lluvia. La de él. La de él, al que yo creía muerto desde aquel atentado.
-Lo siento, cariño. Siento muchísimo que tuvieras que escoger al bando equivocado en esta guerra.
Y vuelve a besarme en el cuello. Igual que cuando estaba vivo. Igual que antes de aquel atentado. Y yo no puedo más que llorar.
-Sí que lo siento de verdad.
Y me deja desnudo, llorando bajo la lluvia como si no fuese más que un perro. Sabiendo que he perdido todas mis propias guerras y que ya no tengo nada por lo que luchar.

BANDO


_________________
Blog/Web: http://www.inthenameofgoth.com/hectorgomez
Cuentos Mínimos: http://twitter.com/cuentosminimos
Apuntes de un Cuentista Mínimo: http://hgomezherrero.tumblr.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Jue Feb 18, 2010 12:31 am    Asunto: Responder citando

-Es un tipo raro. No pertenece a ningún bando.
-Pues peor para él. Ya vendrá rogando cuando "los otros" lo maltraten. Entonces le echaremos a la calle como a un perro. "Ahora es tarde, le diremos. No eres banderizo viejo, sino interesado".
-Desde luego. Por cierto, esta tarde hay baile y nombramientos. No olvides ponerte las medallas, que eso cotiza en el reparto de cargos.

BAILE

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
dalare
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 03, 2005
Mensajes: 1555
Ubicación: Vallisoletum
MensajePublicado: Mie Mar 17, 2010 10:24 am    Asunto: Responder citando

-Creo que hay pronto un concurso de baile, qué mala suerte -dijo uno.
-Y debe de ser claqué, lo que es todavía peor, -dijo el otro.
Pero el tercer zapato se alegró de haberse quedado sin pareja.

ZAPATO

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
hgomez
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 05, 2008
Mensajes: 920
MensajePublicado: Lun Jun 14, 2010 1:13 am    Asunto: Responder citando

Se puso los zapatos negros, empujándolos con cuidado para que entrasen en sus pies minúsculos. Siempre estaban brillantes, como nuevos. Mamá los limpiaba con cuidado antes de cada ocasión especial. Se levantó. Aún sonaban a cada paso como si los estuviese estrenando. Hoy sonaban más que nunca en medio de todo ese silencio.
Bajó por las escaleras con cuidado, agarrándose a la barandilla y marcando cada paso con ese taconeo cuidadoso de los niños. Mamá estaba fuera. Con su vestido negro. Si no hubiese estado llorando tanto habría estado guapísima. Había más gente. Todos vestidos de negro. Todos en silencio.
- ¿Cómo estás campeón?
Papá estaba sentado en las escaleras. Se le iluminó la cara y se lanzó a abrazarle.
- Mamá dijo...
- Shhh... Eso ahora da igual.
- Pero ella decía que no volveríamos a verte.
Papá suspiró. Como cuando pensaba si castigarle o no cuando hacía algo malo.
- Eso es porque no lo haréis.
- ¿Vas a irte?
- Sí.
- ¿Por qué?
Papá se encongió de hombros.
- Tengo que hacerlo.
Entonces le puso esa mano enorme en la mejilla y le acarició mientras le hacía cosquillas.
- No quiero, pero tengo que hacerlo.
- ¿Al menos vendrás hoy?
Le miró a los ojos y sonrió.
- Sí, no me lo perdería por nada.
Se cogieron de la mano y salieron de allí. Y aunque nadie pudiera verle, papá se sintió en ese momento más satisfecho que en toda su vida.

MEJILLA


_________________
Blog/Web: http://www.inthenameofgoth.com/hectorgomez
Cuentos Mínimos: http://twitter.com/cuentosminimos
Apuntes de un Cuentista Mínimo: http://hgomezherrero.tumblr.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Jue Jul 22, 2010 11:54 pm    Asunto: Responder citando

Una caricia y luego otra.
-El siguiente.
Dos brochazos y listo.
-El siguiente.
Felipe llevaba dos horas aliñando mejilla tras mejilla con su pintalabios de colores. Armado de este estilete, plasmaba los colores de su equipo en la cara de los aficionados antes del partido.
-El siguiete.
-¡Eh!, oiga. Mire a ver qué hace.
Felipe, del susto, tiró la brocha por los aires y dio un alarido. Tanto rato adornando mudos lienzos que el que rompió a hablar casi le para el corazón por la impresión.
-¿Qué?
-¿Cómo que qué? ¿Que no me ve? A mí me raspa con esa cosa y me descoloca todo.
Lo que Felipe se encontró fue un individuo hecho del revés. Con la piel por dentro y lo visceral afuera. Donde pensaba dar un zas y un zis con el pintalabios solo había el hueco del paladar con una lengua vuelta, también fibras y músculos tensos cogidos de unos huesos de aspecto inquietante, y si llega a meter el pincel ahí lo saca todo de contexto y lo revuelve para desgraciar al sujeto.
-¿Pues a qué pasa?
-Me han dicho que aquí uno se hace de un equipo. Y yo quiero ser de algo.
-¿Pero conoce qué debe saber? O sea, las costumbres, el lenguaje, la identidad en fin.
La cara del otro lo decía todo: no tenía ni idea.
-Usted debe ir allí con esos e imitarlos.
-¿No hace falta más?
-Nada hombre.
-Pensé que algún papel, o alguna ceremonia...
-Bobadas. Para ser de los nuestros todo eso sobra. Con querer basta.
Felipe acudió a su ubicación y animó como debía a los suyos. Sí que notó un extraño ruidito, como de tamborileo de huesos que lo inquietó durante un rato. Cuando se volvió para ver qué era, encontró la causa. Era el tipo del revés que aplaudía y meneaba todo aquel terrorífico cuerpo entrechocando huesos y vísceras con una energía endiablada.
Los demás de la cuadrilla de hinchas ya se habían hecho a lo raro del nuevo prosélito y todos juntos aplaudían y babeaban los goles del equipo de sus amores.

IDENTIDAD

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Dom Dic 05, 2010 4:49 am    Asunto: Responder citando

-Me gustaría saber qué soy.
-No, te corrijo. Te gustaría saber qué quieres ser
-¿Querer ser? Eso no me deja ser yo.
-Pero si es tu estímulo, te mantiene vivo.
-Pero me encierra, me asfixia.
-Ya está bien. Elige, de una vez, tu identidad.

Asfixia.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Igor
Afincado
Afincado



Registrado: Mar 05, 2009
Mensajes: 482
MensajePublicado: Mar Dic 21, 2010 3:10 pm    Asunto: Responder citando

—Tú no eres nadie para decirme que debo ser, quién quiero ser. Nadie.
—¡Oh! Vamos, pero cuántos años llevas diciéndome esas tonterías.
No respondió, se quedó calladito, mirándose fijamente en el espejo. El silbido del café, le recordó que debía tomar el desayundo.
Se sentó en el sofá del comedor.
«Hoy iré a comprar pan, luego algunas legumbres. Saludaré al peluquero y luego, para casa. Por la tarde miraré los correos. ¡Igual me llaman de algún lado! Luego telefonearé a mamá, a ver qué tal se encuentra. Luego cenaré y miraré la tele».
Las paredes del comedor nada dijeron. Afuera, amanecía. Ni tan siquiera el partido lo había distraído. Cuando se levantaba de la cama, la sentía. Hasta el café tenía sabor a ella. Las noches eran lo peor. Sí. Entonces la asfixia hasta parecía tomar cuerpo, al pie de la cama.

PAREDES


_________________
http://epicavamurta.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Jue Dic 30, 2010 12:54 am    Asunto: Responder citando

Paredes nuevas que nunca oyeron, que nunca vieron, qué mudas.
Las otras, las viejas que asistieron, olieron, las que tocaron devuelven recuerdos. Qué difícil olvidar envuelto en ellas, arropado en sus pliegues de lecho nupcial.

PLIEGUES

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Igor
Afincado
Afincado



Registrado: Mar 05, 2009
Mensajes: 482
MensajePublicado: Sab Ene 08, 2011 11:51 pm    Asunto: Responder citando

Los pliegues de su espalda dorada, lo eran todo para él. Pequeñas olas de calor cuando yacían en la cama, que podía arañar y pellizcar. Morder. Los pliegues bajo sus pechos como dos copas de champán, que amaba con la intensidad de un ciego. Los pliegues tostados de su trasero de mujer hambrienta. El último pliegue era la llave a la felicidad. Un viaje, una promesa, un todo de esos domingos aburridos, calcados y soñolientos que ella llenaba, con sus pliegues de amor.


CALCADOS


_________________
http://epicavamurta.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
imothep
Afincado
Afincado



Registrado: Oct 30, 2007
Mensajes: 256
Ubicación: Un Planeta llamado Tierra
MensajePublicado: Lun Ene 10, 2011 2:10 am    Asunto: Responder citando

Único, así era. Único para todo aquel que llegó a contemplarlo era tras era. Único en su género, superior en grado. Algo por lo que merecía la pena viajar duros días y largas noches, por desiertos baldíos y terrenos escarpados. Todo fuese por contemplarlo. Ni una montaña entera de lingotes de oro; ni el arca de la alianza o, la caja de pandora; cadavera de cristal; amuleto; antigualla o cualquier otra equiparable en su condición de maravillosa, ninguna, podía ser comparada con aquella en hermosura e importancia.
Fueron muchas las historias que de boca en boca, y como el viento, aireaban los callejones de los pueblos, cercanos y lejanos, todos ellos, a aquel en el que se hallaba el objeto. En un tiempo ya pasado de guerras y enfrentamientos, nada había, que superase en su capacidad de entretenimiento, al consistente en conocer de sus historias hasta el detalle más pequeño.
Nadie supo jamás hasta entonces su verdadero origen. Nadie se atrevió a beneficiarse de él y especular, por puro miedo a que cuando se supiese la verdad, algo o alguien, tomase represarías contra el cuentista no autorizado que había osado pronunciarse al respecto.
Pero cuál no sería la sorpresa, confusión y desconcierto, la que produjo descubrir que a miles de kilómetros de distancia, con el océano por medio, existía otro objeto que decían era igual a aquel que adoraban ellos. ¿Cómo era posible? ¿Cómo podía haber algo tan idéntico que le compitiese en lo bello?
La noticia esta vez voló como una garza al emigrar, de tribu en tribu, de chamán en chamán, y de gobernante en gobernante anidando en todos y cada uno de sus pueblos. Parecía obvio que no existía mejor solución para deshacer el entuerto, que viajar hasta ese otro lugar, en el que decían se encontraba su par, y así, con sus propios ojos poder compararlo al verlo.
Lo cierto es que al llegar no solo quedaron pasmados, pues como bien se decía ambos objetos eran calcados, sino que además, con solo mirarlo, descubrieron su verdad. Lo que hasta aquel momento había sido su secreto y fuente de su misterio, al fin, y solo para los que lo vieron, quedó al descubierto.

VIENTO

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2124
MensajePublicado: Vie Ene 14, 2011 12:37 pm    Asunto: Responder citando

Y el viento norte, harto de ser el malo de los cuentos de los hombres, decidió quedarse en su palacio.

PALACIO

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
hgomez
Terrateniente
Terrateniente



Registrado: Jul 05, 2008
Mensajes: 920
MensajePublicado: Lun Ene 31, 2011 2:33 pm    Asunto: Responder citando

Construyó un palacio, no un castillo de arena, un palacio con las piedras y las conchas que recogió aa lo largo de la playa. Lo levantó paciente, como un portento multicolor, allí donde rompían las olas, para dejarlo después brillando con la luz anaranjada del atardecer.
Las estrellas de mar se alzaron sobre sus torres como guardias y vigías, retorciéndose tras sus almenas de nácar, la espuma lo invadió con cada romper, dibujando tapices y blasones en cada uno de sus patios y pasillos. Y en la última hora, cuando la luna casi podía besar al mar, un enorme cangrejo ermitaño se coló entre sus portones, con su paso ladeado, avanzando despacio hasta la sala del trono. Y mirando a uno y otro lado, viendo aquel minúsculo ejército invertebrado que había reunido para él el mar se proclamó Rey de las Mareas.

VIGÍA


_________________
Blog/Web: http://www.inthenameofgoth.com/hectorgomez
Cuentos Mínimos: http://twitter.com/cuentosminimos
Apuntes de un Cuentista Mínimo: http://hgomezherrero.tumblr.com/
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Al otro lado del espejo Todas las horas son GMT + 1 Hora
Ir a página Anterior  1, 2, 3 ... , 26, 27, 28  Siguiente
Página 27 de 28

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:1.34 / php time:163 ms