SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


133 conectados
125 anónimos
8 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·La viajera del tiempo
·Ningún escocés verdadero
·El Incesto y otros relatos
·Mostar
·Un crimen de estado

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Rescepto Indablog: Nueva Amazonia
·blog_ Crónicas Literarias: Reseña: Grandes Autores de Wonder Woman. De Piedra, de Greg Rucka, Geoff Johns y VVAA
·blog_ Noticias CF: "Donde habitan androides y monstruos" antología solidaria
·blog_ Noticias CF: Libro sobre las novelas USA de bolsillo de terror de los 70 y 80
·blog_ Athnecdotario incoherente: Donde habitan androides y monstruos, una antología solidaria.

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - El hilo de los sueños
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

El hilo de los sueños
Ir a página 1, 2  Siguiente
 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Al otro lado del espejo
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Jue Ago 27, 2015 10:24 am    Asunto: El hilo de los sueños Responder citando

¿Por qué no crear un hilo para recopilar esos sueños curiosos, extraños, y que sin embargo, tienen una forma narrativa? Invito a todo el que quiera y tenga sueños parecidos a que se apunte.

Como me pareció interesante, llevaba casi una semana queriendo apuntar el siguiente en algún lugar en el que luego fuera fácil de encontrar:


******************

Me encontraba merodeando a las primeras horas del alba por unos bulevares amplios, aterrazados, rodeados de jardines. Parecía Londres, las zonas de Whitehall que se van acercando al Palacio de Buckingham, con ocasionales toques de Berlín y de los Jardines de Fuentenueva de Granada. Merodeaba, dije. No paseaba. Estaba allí con un propósito. Las sensaciones de espera, de expectativa, de precaución, me atenazaban.

Esperaba a mi contacto de los servicios secretos independentistas escoceses. Me habían contratado como agente secreto freelance porque me era más fácil pasar desapercibido en operaciones encubiertas que los escoceses de pura cepa de aquel servicio, fieles nacionalistas, que se empeñaban en ir por todas partes con falda.

Esperé un largo rato, mirando aquel cielo oscuro, azul marino y gris marengo, colores que yo identificaba con las últimas horas de la noche. Mi contacto no apareció. Probablemente él también llevaba falda. De repente el cielo clareó hasta un gris perla que, supongo que por velar la luz del sol, parecía iluminar desde todas partes. Era una luz intensa, pero fantasmal, que me hizo ver aquel lugar completamente distinto: no era Londres, no era Berlín, no era Granada. Eran los aledaños del Paseo Marítimo de Aguadulce, del centro comercial que los lugareños llaman las Fases. La luz comenzó a deslumbrarme y busqué la sombra del voladizo que hay frente a la tienda de artículos de submarinismo. Entonces comenzó a nevar.

Pronto se volvió blanco todo el paisaje. Las calles, los edificios, los jardines. No se veía a nadie en la mañana silenciosa. Los copos de nieve volaban perezosos frente a mis ojos. Adoptaban formas aún más variadas de lo habitual, que me recordaban a caramelos inmaculadamente blancos. Abrí la boca y permití que uno cayera sobre mi lengua. Era dulce, con un áspero toque a ceniza.

-¡Un volcán! - pensé en un súbito arrebato de alarma. Miré los cielos y en torno al horizonte esperando un resplandor rojizo y un estruendo fatal. Pero el gris y el silencio siguieron siendo dueños del paisaje y el sueño no siguió por ahí. El leve pero áspero picor de la ceniza se fue extendiendo de la boca hacia abajo; en poco tiempo alcanzó mis ingles.

-¡Me estoy meando! - me dije. Busqué a toda prisa un lugar donde descargarme. Afortunadamente éste no era uno de mis sueños de niño, en los que solía ocurrirme que iba ordenadamente al baño, orinaba con cuidado de no salpicar y a la mañana siguiente me despertaba sobre un charco de pis. Ya soy mayor.

En la misma esquina en la que me resguardaba de la nieve me desabroché la bragueta. Con el miembro cuidadosamente apuntado hacia un ficus meé a chorro, con tanta fuerza que una bruma amarilla de salpicaduras veló en parte mi vista. A través de la bruma vi llegar a una madre pija cuarentona vestida a la ibicenca con dos niños rubitos. A toda prisa intenté deponer y guardar las armas pero, por alguna causa inexplicable, la bragueta se negaba a admitir su habitual contenido. La maruja pija vino hacia mí a toda prisa, con los ojos muy abiertos en una expresión salvaje de desaprobación. Tanta prisa se daba que los dos pequeñuelos, cogidos de las manos de ella, iban casi a rastras.

La mujer se paró en seco a dos escasos metros de mí. Extendió uno de sus brazos, me señaló e hizo exactamente esto:



Me vi perdido. A los cargos de violencia de género y exhibicionismo probablemente se añadirían los de vertido tóxico, vandalismo con las plantas y espionaje. Rápidamente ideé una estratagema para salir con bien de todo aquello. Me hice el loco.

A voz en cuello y meneando las manos de forma torpe, como un inválido, me puse a gritar:

-¡SOY SUCNOLMAR! ¡SOY SUCNOLMAR!

Mientras hacía grandes aspavientos, gesticulaba como un loco. Adoptaba muecas y entonaciones que ahora, mientras escribo esto, me doy cuenta de que estaban copiadas de los gestos del hermano feo de los Hermanos Calatrava. Mis manos estaban mojadas de orina, y las movía tanto que salpicaba a todos lados, a las paredes, al ficus, a la madre y a los niños. La lluvia de gotias amarillas parecía no parar nunca. Incluso arreció. La madre se protegió la cara con las manos y comenzó a retroceder, mientras decía:

-El pelo, que me acabo de hacer el pelo.

Los niños la miraban muy serios. Uno, el más pequeño, un querubín de cabeza redondita, se me quedó mirando un instante y luego, con un hilillo de lágrimas cayendo de uno de sus ojos puros e inocentes, se volvió hacia su madre y dijo:

-Mamá, qué mala es la droga.

En ese instante me di cuenta de que el ficus en el que había orinado se movía. Aquella planta era realmente mi contacto, camuflado. Se quitó las ramas que lo camuflaban y apareció ante mí un escocés mojado y furioso, con una falda de patrones verdes y azules, diría que del clan Campbell. Me miró de muy mala manera y me dijo:

-¿Lo ves, imbécil? ¿Ves la que has liado? ¡Por eso la falda!

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Jue Sep 03, 2015 4:56 pm    Asunto: Responder citando

Esta tarde he soñado que estaba dentro de mi casa, en el recibidor, frente a la puerta de entrada (o de salida). Junto a mí había un padre joven y su hija que andaban por allí, como Pedro por su casa, y a los que yo dejaba estar "porque eran clientes" (no me pregunten; es la peculiar lógica de los sueños). La niña, de unos siete años, curioseaba todos los rincones y abría todas las puertas. De repente, abrió la puerta de la calle y allí vi, depositadas junto al quicio, dos bombonas de butano y, enganchada al tirador, una hoja de papel rayado, evidentemente arrancada de un cuaderno escolar, garrapateada suciamente a lápiz.

Pese a su tosquedad material el estilo de lo allí escrito era ridículamente relamido y anticuado, como de memorias de político de los años 1930 o de institutriz octogenaria. Afirmaba ser de un vecino, del que daba el nombre, y del que yo no recordaba haber oído hablar nunca.

"Estimado e ilustrísimo vecino"- rezaba la nota, o algo así- "sírvase aceptar este elegante obsequio (dos bombonas de butano, insisto) en compensación y a modo de disculpa por las diferencias que han asolado nuestras relaciones en las últimas jornadas, de las que me retracto fervientemente ...etcétera etcétera y mil cursiladas más... Suyo afectísimo y Seguro Servidor Hasta Que la Muerte nos Separe etcétera..."

-¿Pero este tío quién es? -exclamé- ¡Yo no lo conozco de nada!

- ¿No te acuerdas? -me dijo el padre de la niña- Es el vecino que en la reunión del otro día te acusó de estar exhalando a la atmósfera dióxido de carmono (sic, acabado en -mono).

Tal vez porque estaba a punto de despertar, en ese momento mi sueño devino lúcido, o, si alguno de ustedes no me entiende por culpa de mi estilo de institutriz octogenaria, empecé a darme cuenta de que estaba soñando.

¿Carmono?- me dije- Esto debe de ser una alusión subliminal a la delicada situación de la política madrileña (para los presentes que no lo sepan, la nueva alcaldesa de Madrid se llama Carmena, y uno de los políticos que la sustentan se llama Carmona).

Para acabar de demostrar las concomitancias capitalinas de mi sueño llegó en ese momento mi gato blanco, que de toda la vida se ha llamado Salti, porque es blanco como la sal y porque de joven era muy saltarín, y me di cuenta de que ya no se llamaba Salti, sino Sanchinarro.

En ese momento y en el mundo real, el más joven de mis gatos, uno que he recogido hace unas semanas, un cachorro muy juguetón, se abalanzó sobre mi pecho y me mordió la nariz, y ahí se acabó mi sueño.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Lun Sep 28, 2015 6:12 pm    Asunto: Responder citando

Encabezaba una columna de carros de guerra como los de las batallas entre egipcios e hititas. Íbamos vadeando una cañada ancha veteada de charcas poco profundas que resplandecían al sol y reflejaban las retamas. Dos series paralelas de lomas altas nos ocultaban las inmediaciones. En ellas, muy espaciadas, se alzaban cercas y cabañas en ruinas. El color de sus piedras desnudas iba quedando oculto por los brotes de las viñas abandonadas que habían crecido hasta enseñorarse del paraje. Era un hermoso lugar.

Y propicio para una emboscada, me quedé pensando. Un desasosiego acre se fue adueñando de mí. Miraba a un lado y a otro, esperando algo. Nada pude ver que despejara mi inquietud. "Los pájaros", me dije de pronto. "La señal son los pájaros".

No había pájaros en el cielo despejado de nubes. Pero unos trapos oscuros eran llevados por el viento, muy arriba, más lejos del suelo de lo que volaba ningún pájaro. Eran velas, velas negras de barcos.

"Es la señal."- me dije- "La flota. Tenemos que reunirnos con la flota"

Subimos a las lomas para ver el paisaje circundante. Dejó de soplar la suave y refrescante brisa y el seco aire del desierto nos golpeó en la cara.

---continuará-------

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Dom Dic 10, 2017 9:38 am    Asunto: Responder citando

Anda, si tengo el de los carros de guerra sin terminar. Otro día. Reservo este espacio para ello.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2044
MensajePublicado: Vie Dic 15, 2017 1:47 pm    Asunto: Responder citando

¿Y tú eras Ramsés o el hitita? Si es que es importante.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Nethescurial
Cacique
Cacique



Registrado: Sep 07, 2006
Mensajes: 2783
Ubicación: Madrid
MensajePublicado: Vie Dic 15, 2017 4:03 pm    Asunto: Responder citando

Dicen que uno es todos los personajes que aparecen en un sueño. Siempre me ha parecido de un atrevimiento excesivo decir eso, como si otros no pudieran entrar en tus sueños. Y no me refiero a nada parasicológico, sino al hecho continuo y cotidiano que "otros" entran en tus pensamientos.

Uyyy eso ultimo me ha quedado muy de esquizofrénico, que mira que tengo cosas, pero eso no.

Quiero decir: cuando uno piensa despierto, imagina o recuerda, aparecen otros personajes de tu entorno en la mayoría de los casos. A nadie se le ocurre decir: todos esos personajes son tu mismo. Pues no, todo el mundo ve claro que son representaciones mentales de entes ajenos a uno mismo.
En cambio en la actividad mental del durmiente es muy popular decir que todos los personajes del sueño le representa a uno. Es como si la despreciada teoría solipsista hubiera encontrado refugio en brazos de Morfeo.


_________________
"One question? Then I will ask of you the most secret of things... What is it like to be dead?"
"It is like crawling through a pile of bones with no top or bottom. A pile of bone without end! We are all here but we have never seen each other".
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Erik
Colono
Colono



Registrado: Feb 15, 2005
Mensajes: 146
Ubicación: Leera, entre ranas videntes
MensajePublicado: Vie Dic 15, 2017 7:15 pm    Asunto: Responder citando

Nethescurial escribió:
Dicen que uno es todos los personajes que aparecen en un sueño. Siempre me ha parecido de un atrevimiento excesivo decir eso, como si otros no pudieran entrar en tus sueños. Y no me refiero a nada parasicológico, sino al hecho continuo y cotidiano que "otros" entran en tus pensamientos.


Imagino que lo que quieren decir es que esos personajes son representaciones particulares de tu percepción de esas personas... de la misma forma que se puede decir que cuando otros entes ficticios/imaginados aparecen en un sueño, reflejan parte de los procesos (mayoritariamente subconscientes) mentales también de la persona que lo sueña, lo entiendan o no. Aunque estos objetos se vivencien como ajenos en el sueño, la representación es nuestra, y por tanto con un componente subjetivo que es difícil (imposible) de desgajar.

PD: Qué mala costumbre la del cliffhanger Razz


_________________
It began with six. It ends with five...
CdK Number: 7785
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Sab Dic 16, 2017 10:29 am    Asunto: Responder citando

Perdón, ya termino. Wink

Pues yo no era hitita ni Ramsés, aunque sin duda este último nombre vagaba entre los bastidores de mi sueño, porque, modificado, aparecía al final de la historia en la forma de Ramírez.

Pero no este Ramírez, bizarro espadachín, egipcio inmortal y mentor de elegidos.



Sino nada menos que éste, luthier de artefactos sonoros hechos con palanganas, político, presentador e hijo no reconocido de Johann Sebastian Mastropiero:



Pero como empezar por el final es una costumbre casi tan mala y tan antigua como el cliffhanger, jodido Homero, me pongo a la tarea.

Las primeras unidades de carros, que yo encabezaba, habían culminado un paso entre las colinas que nos permitía abandonar las bajas vaguadas por las que antes marchábamos, tan verdes y amenas, pero tan inseguras.

Sobre los nuevos oteros, la arena, el aire y el sol deslumbraban; eran tan claros, tan luminosos, que el cielo semejaba blanco, más que azul, y aquella línea lejana y difusa en el horizonte podía significar el mar, o sólo una espesa calima.

No había el más leve aroma marino en la brisa. Nos golpeaba un aire acre, tórrido y sofocante, como de un horno de asar pollos en el que sólo se cociera yeso. Fuimos bajando ordenadamente, en columna de a uno, hacia unas construcciones que culminaban la serie de colinas más bajas que se alzaban en las estribaciones inferiores de la sierra. Parecían torres cuadrangulares de ladrillo anaranjado, altas, sólidas, sin ventanas ni tragaluces, macizas y aisladas entre sí. No parecían afectadas por la plácida ruina de las cabañas en la cañada pero su solidez y su inexpresividad despertaban en mí una sensación ominosa.

No sé cómo, pero me quedé solo y desmontado, y anduve hacia las torres. Iba vestido moderno y formal, con corbata marengo, americana tal vez azul añil y mocasines negros, y en la mano un maletín de polipiel marrón, extrañamente ajado. El viento reseco del desierto seguía soplando, y no vi rastro de mis carros, ni me acordé más de ellos. Al pie de una de las torres esperaba un grupo de hombres trajeados y con maletines como yo, salvo que sus trajes y sus maletines eran negros.

Uno se acercó a recibirme. Era Ramírez. Me saludó sonriente, pero avieso y calculador, con esa mirada tan típica de los comerciales, y me dijo:

-Eh, ésta es una oportunidad inmobiliaria inmejorable, ¿viste?

Antes de responderle nada, un viento poderoso, pero no aplastante, sino fresco, limpio, sano, nos pilló por sorpresa y en vez de arrastranos, nos levantó en volandas, a los trajeados y a mí, y empezamos a volar en el seno de un aire agradable en el que flotábamos como burbujas o en el que nadábamos como bañistas que tras una travesía por el desierto han encontrado un oasis.

Ese fresco me despertó. Sospecho que el aire acondicionado entró en una de las muchas fases de encendido y apagado que tiene durante la noche. Y es que vaya, tener que poner al aire acondicionado para dormir a finales de septiembre, pero si me dejo las ventanas abiertas, pueden fácilmente entrar animales que quiero mantener fuera de casa y, lo que es peor, pueden salir animales que quiero mantener dentro.

(Todo esto porque quería escribir otro sueño que he tenido recientemente y había olvidado que dejé inconcluso éste. Me hago un té y veré si me da tiempo a contar el siguiente, que os va a gustar porque es de personajes Disney)

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Dom Dic 17, 2017 10:43 pm    Asunto: Responder citando

Hace unas noches soñé que era Blancanieves. No la de los Grimm. La de Walt Disney.



Estaba yo en casa, que supongo sería la de los enanitos, lavando, fregando y haciendo mis cosas. Ardillitas y pajaritos y muchas otras simpáticas bestezuelas revoloteaban ante mí, y tomaban amorosamente de mis manos con sus piquitos y garritas los platos, los cubiertos y los extremos de las sábanas.

Pero cada vez que lo hacían, me picaban o arañaban levemente, y me hacían sangrar por heridas minúsculas. Yo lo iba dejando pasar, sin darle más importancia, pero al final fueron tantas las heridas que me cansé y empecé a discutir con ellos.

-¿Qué hacéis?

-Lo que hacemos.

-¿Por qué lo hacéis?

-Porque lo hacemos.

-¿Qué sóis?

La conversación que iba poco a poco tomando un cariz más siniestro habria seguido por allí si no hubiera irrumpido en la casa un enano de aspecto extraño, de cara pálida y demacrada, chaqueta de cuero de motero y pinta de macarra. Se daba un aire a Lou Reed en la carátula de Transformer.



- Mira, tío, yo te los presento. -me dijo el enano- Ese pájaro de ahí se llama Hernia.

-Yo soy Lumbar - dijo un pajarito.

-Y yo Discal - dijo otro.

-De Hiato soy yo.

-Yo soy Fascitis, jijiji. - rió una ardillita. Y poco a poco sus voces se fueron entonando a modo de canción de aire medieval.

-Y yo Plantar.

-Y yo Tensión.

-De apellido Arterial.

-De apellido Ocular.

-De apellido Renal.

-Y Cardiovascular.

Los pájaros y bestezuelas me tomaron de mis dedos, de mis ropas, de las puntas de mis cabellos y medio bailando, medio por fuerza, me sacaron de la confortable casita al son de aquella tonadilla tan medieval que recordaba un poco al O Fortuna de los Carmina Burana y que poco a poco había ido transformando sus palabras en un farfulleo latino ininteligible en el que todos los versos terminaban en "ictus".

En un prado frente a la casa me aguardaba un ataúd de cristal perfectamente transparente y perfectamente abierto. Las pequeñas bestias me empujaban hacia allí al estribillo de "ictus, ictus" al tiempo que me tranquilizaban sin palabras, dándome a entender que todo iba a estar bien, que sólo tenía que tenderme allí en un dulce sueño sin más dolor ni tareas, plácidamente a esperar el beso del Príncipe Encantador que acabaría por liberarme.

-Que no, que no quiero. -me rebatía- Que me estáis engañando. Que el príncipe Encantador es el enano pálido de la cara esquelética que se parece a Lou Reed, y de Lou Reed no tiene ni pizca, que realmente yo sé que es un transformista de Vallecas que imita en plan cutre a los clásicos del rock y cuyo nombre artístico es Mamoncín.

"Que no, malditos bichos de mierda, que no, ni hablar. Que no me da a mí ese tío un beso. Que eso es un asco y una mariconada, y yo soy tan friki que no puedo ni soñar mi propia versión de "El Séptimo Sello" sin que salga vulgar, camp y hortera a colorines con chorreras. Chúpame la polla, Alan Turing, coño.

No sé en qué momento Lou Reed había pasado a llamarse Alan Turing. Entonces desperté.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2044
MensajePublicado: Jue Dic 28, 2017 11:33 am    Asunto: Responder citando

Ya que sueñas, en vez de Turing podía haber sido Maureen O'Sullivan o Cyd Charisse. Aunque uno no elige sus sueños. Ahora que lees esto, puede que se te cuelen estos dos ángeles en alguno más adelante.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Vie Dic 29, 2017 10:42 am    Asunto: Responder citando

Hace unos años tuve uno en el que salía Milla Jovovich, pero no lo puedo contar aquí. Wink Lo que no entiendo de ese sueño es el papel que representaban los periódicos deportivos viejos, el As, el Marca, con fotos de Romay, Butragueño y Míchel usados para empapelar la pared. Tal vez un guiño de mi crítico cinematográfico interior, que nunca duerme, que me estaba diciendo, "ehhh, que estás teniendo una fantasía de adolescente como las que tenías en los años 1980".

Aunque también podía haber contado este sueño ayer, que era el día, y luego haberlo borrado. Pensé hacer alguna inocentada de ese estilo (y Dafd me daba pie Wink ), pero en otros frentes fuera de este foro están los ánimos bastante encendidos y quién sabe si las listas negras hechas (ya pertenezco a unas cuantas), y no quería hacer nada que pudiera parecer machista y/o de mal gusto que, aunque borrado, alguien pudiera guardar y esgrimirlo dentro de equis años completamente sacado de su contexto. Cosas así se están haciendo y, lo que es peor, están saliendo rentables.

Tristes épocas éstas. Temíamos que nos quitaran la Navidad, y nos han quitado el Día de los Inocentes.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Dom Ene 28, 2018 4:46 pm    Asunto: Responder citando

He vuelto a soñar con Mamoncín. No es un sueño muy interesante, pero me llama la atención esto de los personajes recurrentes, que me ha ocurrido muy rara vez. ¿Estoy dando excesiva impronta a algunos elementos oníricos por el solo hecho de reseñarlos y por eso se repiten? Puede ser. No hay ningún enano en mi círculo inmediato por el que pueda sentir una tensión sexual no resuelta.

Relato el sueño, que anoto sólo por sus elementos revisitados. Es largo, deslavazado y una vez más advierto que no es muy interesante.

Formaba en una cola de señores cuarentones o cincuentones, todos calvos y con barba menos yo, que en la vida real no lo soy. Vi algunos rostros conocidos "de la vida real" que no nombraré porque algunos son del fandom y si leen esto pueden interpretar que es alguna mofa escondida o que les estoy llamando calvos. Íbamos todos muy serios y vestíamos un blusón, un "baby" como los que llevan, o llevaban en mis tiempos, los niños de las guarderías, de basto paño rayadillo a tiras verdes.

Estábamos en una suerte de patio de colegio, de muros de ladrillo sucio y desconchado, haciendo dos colas paralelas, una de niños, otra de niñas. La cola de niñas también se componía de señores mayores calvos con barba, pero el blusón era de organdí, bellamente ribeteado, muy de niñas. Dos altas y oscuras figuras de adultos nos aguardaban a la cabeza de las colas. Eran monjas con un hábito rojo y negro que recordaba a la reina de Corazones de Alicia, sus rostros casi por completo tapados por unas enormes y casi opacas gafas de culo de vaso estilo Mortadelo. A cada niño o niña con barba que llegaba ante ellas le daban una torta que el pequeñuelo barbudo se introducía rápidamente en la boca. Era la cola para comulgar.

Pero no comulgábamos todos lo mismo. Cuando las niñas con barba llegaban a su respectiva monja recibían una torta grande y pálida, de aspecto parecido a las tortillas mexicanas, que parecía comestible. En cambio, a los niños (con barba, y a mí entre ellos) al llegar a la nuestra nos daban, mal envuelta en una oblea fina y blanducha, una mojinosa y humeante mierda de équido que los niños con barba dejaban entrar en sus bocas sin pestañear y rumiaban a grandes mascadas. Entendí que para las niñas estaban reservadas las tortillas y para los niños los burritos. Me sentí obligado a protestar.

-¡No es équido, no es équido! - grité- ¡Seño Monja! ¿Por qué sólo las niñas se pueden dar a las tortillas? ¡A mí también me gustan mucho!

Me salí de la cola y tirando de las puntas del baby, me puse a bailar dando vueltas sobre mí mismo, de manera pueril. Mi crítico cinematográfico, que nunca duerme, me advirtió de que estaba imitando las maneras de María Antonieta de las Nieves, la Chilindrina.



Al tiempo que bailaba, cantaba algo así:

(con la tonada de "El patio de mi casa")

El babi de mi caca
es particular
porque es un contrusto
psicosocial

(con la tonada de "A mi burro, a mi burro")

Y si es un construsto
psicosocial
¿por que tiene que comer
mierda de cagar?
Que alguien me responda
la Virgen del Mar
porque es un construsto
psicoticosocial
pijótido social
que alguien me responda
o la Mari Mar

En el sueño las dos tonadas se mezclaban y las rimas eran más incoherentes que lo que describo, pero el resumen bien puede ser éste. La palabra "contrusto", aliterada, se iba transformando en "conflisto" y luego en "confistro". Las invocaciones a la Virgen se repetían también, aunque con menos frecuencia que "construsto" y sus variantes.

Cuando contrusto dejó paso definitivamente a fistro y hube pronunciado claramente esta palabra por tercera o cuarta vez las dos monjas mortadelos, que hasta entonces se habían limitado a mirarme con aspecto de desaprobación, como si eso fuera suficiente para reconducirme al orden, vinieron hacia mí a toda prisa y me agarraron.

¡Ecce homo! - gritó la primera- Ya lo tengo.

¡Quercus Ilex! - gritó la segunda- ¡Un andaluz! ¡No es de los hijos!

¡Morro Pertinax! - dijo la otra -
¡Por el baile lo has visto,

¡Ad Mari Busque Mari! -
Y por la Virgen, y por el fistro.

¡Que soy compañero, coño! - grité yo, sofocado bajo sus hábitos, mientras intentaba enseñarles una cartera que debía de contener mi documentación pero de la que se caían cromos de Oliver y Benji de los bollicaos - ¡Soy un pobre inmigrante mexicano, tengo derecho inalienable a comer tortillas y sólo puedo alegar en mi defensa que viva la Virgen de Guadalupe, la Cerveza Alcázar y las patatas fritas!

-¡Ostrax Petrinum! ¡Ha dicho coño!

- ¡Coñonialismo! - repuse- ¡He dicho coñonialismo! ¡Soy una víctima del coñonialismo, malditas imperialistas mafaldas! (¿?)

Lo de mexicano no coló, pero no comí mierda. Me llevaron en volandas a un oscuro sótano llamándome español, fascista y nazi. En el sótano había un embarcadero subterráneo en el que me aguardaba un submarino alemán como el de Indiana Jones. En la vela (se llama así la parte superior de los submarinos), junto a un águila alemana figuraba su nombre en letras de bronce:

CABO MACHICHACO.

En el interior del submarino me encadenaron a un remo, como en Ben Hur. En aquel momento me pareció lógico. En las otras bancadas, también encadenados, estaban los barbudos de los babis. Alguno de ellos aún masticaba, pausadamente, y asomaban a sus labios briznas de hierba verdimarrón, aún sin digerir.

-¿Por qué estáis aquí, si habéis comido hierba?

-Es nuestro privilegio. Además, ése de ahí se ha colado y ha comido tortilla.

-¡Pero remáis y coméis mierda! ¡Rebelaos!

-Contigo no, bicho. Ad curram et communico.

En ese momento apareció el cómitre, o sea, el que pega los latigazos. Era el enano al que en otro sueño he llamado Mamoncín. A los otros les daba latigazos, pero a mí sólo me tocaba la nuca con una varilla flexible, pero daba igual, porque yo estaba hasta los cojones. Con un esfuerzo supremo arranqué el remo de su tolete y le di con el remo en la cabeza. El enano cayó redondo a la sentina.

-¡Tengo las llaves! (¿?) grité. - ¡Rebelaos!

-Que no.

No me hicieron ni caso. Entonces comprendí que era el ciclo de la vida, que lo envuelve todo. Tomé al enano en mis brazos y lo alcé sobre mí, como en el Rey León.



Pero seguía tan enfadado que tras eso tiré al enano por la borda, mientras le insultaba y le decía de todo y buscaba un remo para seguir dándole en la cabeza mientras le gritaba "muere, capullo filiputi". Pensé en el parecido con algunos chistes de Forges y desperté.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Dom Ene 28, 2018 8:24 pm    Asunto: Responder citando

Cita:
¿Estoy dando excesiva impronta a algunos elementos oníricos por el solo hecho de reseñarlos y por eso se repiten?


Definitivamente sí. Esta tarde he echado una siesta y en esas libres y relajadas asociaciones de ideas por las que se suele discurrir justo antes del sueño me ha dado por recordar el final del sueño anterior y voilà, ¡el sueño ha continuado!

Al menos hasta cierto punto. La escena final, de tonos oscuros, interiores, de una galera, en la que elevaba mis brazos para pegarle un remazo al dichoso enano, se ha transfigurado en un cuadro casi estático, con fondo y figuras llenos de color y unas líneas de cómic a lo Don Lawrence. Donde yo, antes un galeote en babi de guardería. alzaba los brazos para asestar el golpe, ahora yo, un luminoso y bronceado atleta de proporciones olímpicas, elevaba con ellos a una bellísima diosa con un precioso y cortísimo quitón dorado y unas piernas y cachetes dignos de Wonder Woman.



Desde una peña azulada ante un cielo rosado que recordaba a algunos paisajes de la Sinfonía Pastoral de Beethoven en la película Fantasía de Disney di sin esfuerzo un salto sobrehumano con la cintura de la diosa entre mis manos. Caímos lentamente, como plumas, a una playa de agua muy poco profunda. Ha sido bonito, y el tacto soñado de la diosa me ha dejado en las manos una curiosa y muelle dulzura.

Ha durado apenas un instante, pero preferible mil veces a soñar con Mamoncín y Sor Mortadelo en un escenario a mitad de camino entre las mazmorras de un peplum y "Las cenizas de Ángela" en un sueño dirigido por Terry Gilliam. No hay color.


Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
polimiguel
Peregrino
Peregrino



Registrado: Jan 29, 2018
Mensajes: 3
MensajePublicado: Lun Ene 29, 2018 5:47 pm    Asunto: Responder citando

Los sueños es algo tan significativo en nuestra vida que e smejor no buscarles significado.

_________________
https://www.religiones.net
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2044
MensajePublicado: Lun Feb 05, 2018 9:40 am    Asunto: Responder citando

Pues no, no hay color. Vaya dos sueños diferentes. Será que el primero te vino tras un refrigerio de ardua sopa juliana y el segundo después de una dulce crema de calabacín. ¿La diosa del segundo sueño se llamaba Calabacina o Encina? Me gusta Encina: espinas y al mismo tiempo porte majestuoso.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Mar Feb 06, 2018 12:20 pm    Asunto: Responder citando

Ah, si. La encina. Una de las pocas plantas que amo lo bastante como para saberme su nombre en la Lengua Verdadera. Otras son el olivo y el pimiento picante.

Por cierto que mi crítico de cómics que nunca duerme me pasa una nota que dice que lo de "Viva el general Alcázar y las patatas fritas" es de "La Oreja Rota", de cuando van a fusilar a Tintín. Mi filólogo de guardia me dice que casi todos los latinajos tienen cierto sentido y contexto (ad mari ad usque mari: de mar a mar, ¡y en un contexto mariano!) salvo tal vez lo de Morro Pertinax, que también se entiende.

Definitivamente esta oniromancia (hum, tengo que averiguar si la práctica de anotar los sueños tiene algún nombre. Casi seguro que sí) está influyendo en mis experiencias en el mundo de más allá de la almohada. Me queda decidir si "prosigo el experimento" teniendo en cuenta este factor. También debo decidir si debo ser más selecto, si poner sólo los sueños de los que se pueda extraer un relato interesante.

"¡Rodrigo Tortilla! ¡Tú me has matado!"

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Mar Feb 06, 2018 12:21 pm    Asunto: Responder citando

Ay, Dios, También me sé el nombre latino de la Marijuana, y la odio con todas mis fuerzas, lo que me hace muy difícil la existencia en un país que cada día huele más a porro.
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Carneiro
Alcaide
Alcaide



Registrado: Feb 27, 2007
Mensajes: 1205
Ubicación: Catacumbas
MensajePublicado: Mar Feb 06, 2018 4:44 pm    Asunto: Responder citando

Ya Hipócrates defendía que los sueños no son más que avisos de desarreglos corporales. Entre los cuales incluía los mentales.
Luego estaban los pitagóricos y los estoicos, que los consideraban pura metafísica.
Y en esas seguimos.


_________________
Qualis artifex pereo

Nerón
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
dafd
Cacique
Cacique



Registrado: Jun 05, 2007
Mensajes: 2044
MensajePublicado: Mie Feb 07, 2018 8:42 am    Asunto: Responder citando

A mí me gusta la perspectiva de Freud, que no sacaba ni nada material para crónicas del corazón, o del hígado, o de más abajo (lo que no quiero decir es que yo la aplique, pues no tengo competencia alguna en el tema).
Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Toreador
Alcaide
Alcaide



Registrado: Jan 03, 2010
Mensajes: 1248
MensajePublicado: Mie Feb 07, 2018 12:39 pm    Asunto: Responder citando

Carneiro escribió:
Ya Hipócrates defendía que los sueños no son más que avisos de desarreglos corporales. Entre los cuales incluía los mentales.


Eso ha sido muy cruel por tu parte.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Al otro lado del espejo Todas las horas son GMT + 1 Hora
Ir a página 1, 2  Siguiente
Página 1 de 2

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:0.3 / php time:157 ms