SEDICE


Ayuda a Sedice
Necesitamos tu ayuda para mantener Sedice funcionando.
Aceptamos donativos con Paypal:

Para más información clica aquí


Conectado
Registro:

Apodo:
Contraseña:
Código de Seguridad: Codigo de Seguridad
Pon el código de seguridad:


Eres un usuario anónimo. Puedes registrarte aquí


145 conectados
143 anónimos
2 miembros

[más info sobre el foro]


Rincón del Autor
Conversa con el propio autor


NORMAS
NORMAS de comportamiento


Comentarios en leelibros
·Simbología secreta de Perito en lunas de Miguel Hernández
·Mangaka lágrimas en la arena
·Bocadillo de balas
·Lágrimas de sal
·Lágrimas de sal

Leer más...


Google Chrome
Si usas Google Chrome, prueba el tema de Sedice


PORTADA
·blog_ Crónicas Literarias: Reseña: The Question. El Diablo Está en los Detalles, de Rick Veitch y Tommy Lee Edwards
·blog_ Crónicas Literarias: Reseña: Abe Sapien. Volumen 1, de Mike Mignola, Scott Allie, John Arcudi y los Hermanos Fiumara
·blog_ Mi mundo como escritora: ¡Estrenamos canal!: Historias de Laura ya tiene su primer relato
·blog_ Noticias CF: Antología de relatos publicados en "Ficción Científica"
·blog_ Noticias CF: Antología en inglés de Félix J. Palma

Leer más...

Sedice.com :: Ver tema - [Relato] Trauma
 FAQFAQ   BuscarBuscar   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 

[Relato] Trauma

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Al otro lado del espejo
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
Schizophrenic_Malkavian
Peregrino
Peregrino



Registrado: Feb 20, 2008
Mensajes: 4
MensajePublicado: Dom May 25, 2008 10:09 pm    Asunto: [Relato] Trauma Responder citando

Me presento mi nombre es Clifford, ahora solamente me llaman Cliff. Para calmar mi alma contaré lo que sucedió que me pudo, por mi culpa murió un inocente… si no me hubiera ido seguro seguiría vivo.

Tengo 50 años, el pelo canoso como la mayoría de gente de mi edad, no estoy gordo ni flaco. Cursé estudios de medicina en la Universidad de Nueva York, cuando hice las prácticas en el hospital me cogieron enseguida porque según ellos tenia muchas ganas de aprender, esa es una de mis virtudes.

Yo trabajaba en el hospital Sound Shore, todos los días eran normales hasta que un día, un caluroso día de verano escuchamos un golpe contra la puerta, una de mis compañeras llamada Rosa por su precioso pelo del mismo color corrió hacia allá.

Yo no me enteré solo escuché que pedía una camilla, después pasaron por mi lado. Un precioso y pálido joven yacía inconsciente, su rostro estaba cubierto de sangre.

-Lo han lanzado desde un coche. –Gritó una señora.

Todos vieron horrorizados como la angustiada señora sufría un ataque al corazón, se la llevaron a una sala. Yo tonto de mí entré a la sala de urgencias donde estaba el joven agonizando.

Mis compañeras y algún médico con experiencia le hacían pruebas. Yo fue hacía su muñeca y le tomé el pulso, casi no se escuchaba. Le miré los ojos, sus preciosos ojos parecían que me suplicaban ayuda.

Le hicimos las pruebas, fue desolador. Un pulmón bastante deteriorado por el golpe al caer al suelo desde el coche en marcha. Los brazos uno de ellos partido llenos de cortes producidos con algo afilado. Uno de los ojos ya casi no existía, explosión del globo ocular. El riñón derecho no funcionaba y el otro estaba muy herido por decirlo así.

Pero lo más extraño es que le faltaba casi dos litros de sangre, estaba en coma. Lo llevaron a una habitación, todos nos imaginamos que no iba a salir de aquella noche pero no sucedió.

Vivió gracias a dios pero perdió toda la movilidad y seguro nunca habría vuelto a ver. Casi siempre su hermano le contaba cosas y lo paseaba por el hospital.

Sus amigos lo visitaban siempre, algunos de quedaban a dormir incluso. Todos los médicos y enfermeros le cuidábamos muy bien.

La noche de Halloween de 2006 por la mañana estuvieron sus amigos y su hermano como siempre. A la noche nadie se pudo quedar, por eso le prometimos a Jon (su hermano) que se quedaba en buenas manos.

Maldita la hora en la que dije eso, a las cuatro de la mañana salí hacia la recepción donde estaba la preciosa Estrella una mujer de cuarenta años, estaba muy enamorado de ella.

Al bajar una sensación de inseguridad me invadió al ver todo oscuro, lúgubre, y terriblemente solitario. Mi corazón se aceleró al ver que no había nadie donde recepción.

Empecé a correr hacia allí, no estaba no se porque me dio la impresión de que estaba en el suelo así que miré y allí estaba ella con sus preciosos ojos marrones cerrados. Cogiendola la acomodé en una silla reclinable, mis oídos se agudizaron. Escuché como alguien pisaba la hierba fresca del patio trasero.

Le di aire con una revista que había allí, a ella le encantaban las revistas del corazón como a prácticamente a todas.

Pronto una alarma despertó a todos los pacientes, venia de la sala de enfermeras. Entré corriendo y vi que la máquina de la habitación ochenta y ocho estaba recta.

Corrí escaleras arriba y vi a Rosa corriendo, Violeta llevaba una maquina de reanimación.

-Dios que ha pasado, ¿cómo ha sucedido esto?

Escuché decir a la joven de pelo negro. Corrí hacia allá, al ver el panorama tan desolador me entró una arcada pero me contuve para no vomitar. La joven Violeta intentaba tapar la hemorragia del cuello. La raya de la pantalla era totalmente recta.

-Carga a 190. –Dije tartamudeando.

Le di una descarga pero no reaccionaba.

-Déjalo ya.
-No me doy por vencido.

Me remangué y empecé a hacerle el masaje cardiaco. Nada.

-Carga a 200. –Grité a la enfermera.

Los nervios me estaban matando y mi estomago se revolvía más. La joven de pelo violeta no podía parar la hemorragia. Cuando el aparato se cargó le di una descarga tan fuerte que dio un salto y cayó.

Tampoco respondió, todo estaba sin control. La sangre salía como una sádica cascada bajo su cuello. Una enfermera llorando empezó a hacerle el boca boca aún manchándose de sangre que salía constantemente por su boca.

Siguió tres minutos hasta que la sangre dejó de salir, la agarré por los hombros y se deshizo en lágrimas. La cara del joven se puso pálida, sin vida.

-Hora de la muerte… 4:30.

Después no se que pasó, cuando desperté estaba atado a una cama y me medicaban constantemente. Es el trauma de dejar morir a alguien que prometí que cuidaría.

Según me dijeron cuando me fui entró un loco y le cortó el cuello, parece que lo violó o algo así no me enteré de mucho ya que estaba muy mal, me daban ataques de nervios y estaba constantemente medicado como ya dije arriba.

Mi alma no estará contenta hasta que muera.

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Foros de discusión -> Al otro lado del espejo Todas las horas son GMT + 1 Hora
Página 1 de 1

 
Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro


Forums ©





Web site powered by PHP-Nuke

Web site engine's code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
server load avg:0.32 / php time:113 ms